viernes, 26 abril 2019

Balance del Jueves Santo 2019

elcabildo.org hace balance de la Semana Santa 2019. Tras publicar cada día la crónica de la jornada, que trata de analizar aspectos generales acontecidos, llegada la Pascua, el equipo valora los días vividos cofradía a cofradía. Cada cofrade tendrá su opinión particular y este equipo comparte la suya: encendemos un ‘cirio’ para destacar aspectos positivos del día y un ‘foco’ para poner sobre la mesa realidades que consideramos mejorables.

· La cruceta musical: El pentagrama del Jueves Santo, minuto a minuto.

 

Sagrada Cena

Cirio. Enorme mejoría en la candelería de la Virgen de la Paz, que lucía velas rizadas y favorecían significativamente el conjunto. Trabajado el arreglo de los apóstoles del grupo escultórico. El trono de la Virgen de la Paz se acompasa, hoy por hoy, a los sones de una de las más atinadas crucetas musicales de corte alegre de la Semana Santa de Málaga.

Foco. A raíz de la inestabilidad del día, se advirtieron numerosas descoordinaciones del cortejo a partir de la plaza de Uncibay, con algún que otro descuelgue incluido.

Ante el nuevo Recorrido oficial. Salió beneficiada.

 

Santa Cruz

Cirio. Indudable acierto la incorporación de los faroles a los arbotantes, que remataron un atinado exorno general del trono. De regreso, además, el trono marchó bien llevado, cuando otros años ha tenido algún que otro problema.

Foco. La Hermandad merece una atmósfera más favorable en la que luzca como merece. El Sábado Santo está muy lejos, casi imposible, pero cuesta no pensar en esa jornada al disfrutar de este cortejo.

Ante el nuevo Recorrido oficial. Le beneficia el hecho de no abrir la jornada; se halla menos aislada.

 

Viñeros

Cirio. La incorporación de la banda Santa Cecilia de Sorbas le ha aportado enorme nivel musical al cortejo. Acertada la vestimenta de la Virgen, que se veía muy favorecida.

Foco. ¿Exigía una candelería un conjunto procesional tan peculiar?

 

Vera+Cruz

Cirio. A priori, dio la sensación de llevar un cortejo más nutrido que otros años.

Foco. Se asistió a la definitiva muerte de un carisma, con la eliminación de los capillos de los portadores y la incorporación de una banda de música, por demás, discreta.

Ante el nuevo Recorrido oficial. Al menos, con la nueva reforma, todas las secciones de Fusionadas regresan a la Catedral.

 

Zamarrilla

Cirio. Favorecedor arreglo de la Virgen, luciendo la corona que mejor le sienta. En el año más difícil, quizá, los nazarenos volvieron muy ordenados y sin apenas merma de ellos.

Foco. La candelería y los elementos del trono esta vez dificultaron la visión de la Virgen. Aunque no se puede decir que quedase mal a los sones de cornetas, se entienden poco estos cambios radicales de carisma en la música; hasta el año pasado, el Cristo de los Milagros marchaba a los sones de un exquisito repertorio de marchas lentas para banda de música.

 

Mena

Cirio. Destacada y muy amplia sección de nazarenos de vela de la Virgen de la Soledad, que otorgaban al cortejo un fantástico empaque. Tras la Dolorosa, se pudo escuchar un buen repertorio a cargo de su banda de música, con inclusión de la mayoría de las marchas propias y otras de corte clásico, muy adecuadas.

Foco. Quizá alternando más con marchas o localizando las interpretaciones de ‘El novio de la muerte’, ganaríamos en orden del público y el respeto del mismo hacia el cortejo y demás espectadores. La parafina que lucen los hachones del trono del Señor de la Buena Muerte y Ánimas desdice en un conjunto tan personal y acabado.

Ante el nuevo Recorrido oficial. Aunque pudiese beneficiar a la Congregación, que está por ver, desde luego perjudica a la ciudad, a la jornada en su conjunto.

 

Esperanza

Cirio. A pesar de cambiar su itinerario, se mantuvo una bendición del Nazareno fuera del Recorrido oficial, algo que es de agradecer. Clásico y favorecedor tocado de la Dolorosa. Aciertos en el exorno floral: se aplaude el protagonismo de las azucenas y la inclusión de lirios en el Nazareno, que vistió de liso. El trono del Señor mejoró su aspecto con el aumento de puntos de luz en los faroles que sostienen los ‘barrigones’. Pese al reto del recorrido, los tronos no parecieron notar el cambio.

Foco. Sensible paso atrás en la cruceta musical de la Virgen, que demandó algunas piezas de corte más lento o clásico. La banda de Miraflores, como mínimo, no tuvo su día. En cuanto a la banda de cornetas y tambores, como institución perteneciente a la Archicofradía, participó en la estación penitencial del Jueves Santo, como es deseable, aunque fuese por causas meteorológicas.

Ante el nuevo Recorrido oficial. Sale perjudicada, al modificar de manera notoria una tradición como la bendición del Nazareno mirando a su Archicofradía hacia calle Larios.