lunes, 15 abril 2019

Por encima de la improvisación

Un Domingo de Ramos está por encima de casi todo. Quizá una meteorología adversa sea su única ‘kriptonita’, pero no fue el caso. De hecho, pese al calor extremo de las horas centrales del día, con las bajas que generó en algunos cortejos incluidas, sería buena señal que el tiempo no cambie demasiado, pues las últimas previsiones no son halagüeñas a partir del Miércoles Santo. Así, la jornada, de la mano de sus hermandades, estuvieron por encima de la improvisación de la anunciada “mejora integral de la Semana Santa de Málaga”, que presentó debes inadmisibles, pese a su estreno. Si bien, nada dramático que pudiera echar por tierra el Domingo de Ramos. Con la vuelta de calcetín, recordó estampas ya vividas y que apenas se recordaban. Cuando llegue la Pascua, con más perspectiva, habrá que valorar si se gana más o se pierde. Y a qué hermandades beneficia realmente, cuáles son las perjudicadas y si tiene arreglo.

El nuevo Recorrido oficial de la Semana Santa de Málaga era el gran estreno de las cofradías de toda Andalucía. Las miradas estaban puestas aquí, como años atrás lo estuvieron en Córdoba, a ver qué podía ocurrir. Y se percibieron demasiados cabos sueltos y estampas inadmisibles: cuando la Pollinica había pasado por Tribuna, operarios aún se afanaban en rematar el montaje de algunas gradas de Molina Lario. Había vallas recién pintadas y se registraron numerosos problemas con la ubicación de los abonados. Peor fueron las viseras de los palcos de la plaza de la Marina y Molina Lario, que además de un bochorno estético, no funcionan para ofrecer una visibilidad óptima a la persona que ocupa una silla. Peor si cabe, los cortes entre cofradías: ninguna Cruz guía llegó pegada a la hermandad que marchaba delante. Si bien, no se registraron retrasos reseñables. Mención aparte merecen las erratas ortográficas de las vías de evacuación de “Especerías” y “Molina Larios” y la supuesta “permeabilidad” del nuevo trazado, que simplemente es mentira. El Recorrido oficial podrá mejorar lo que había, habrá que valorarlo en su debido tiempo, pero en ningún caso mejora la permeabilidad de la persona que desea moverse por el centro de Málaga para ver procesiones.

Todas las hermandades del Domingo de Ramos apoyaron el nuevo Recorrido oficial de la Semana Santa de Málaga, pero queda claro que no beneficia a todas. El Huerto es la gran damnificada. Duele ver el regreso de la Archicofradía al barrio de El Perchel y recordar lo que era hace poco más de una década, cuando salía de la plaza de Los Mártires y suponía el gran broche del día. Hace años que no se recuerdan unos tronos llegar como lo hicieron el Señor del Huerto y la Virgen de la Concepción, arrastrándose por Málaga y con sus filas nazarenas mermadas y descompuestas. El problema de verdad es que la solución no es el esperpento de rampa que había proyectada y -por suerte- no llegó. Los nuevos horarios dejan más sola de madrugada al Prendimiento y quitan protagonismo a Lágrimas y Favores, en favor de Humildad y Paciencia, centro de más miradas en una mañana que recordó a la de épocas pasadas cuando las procesiones de la mañana y la tarde estaban bien diferenciadas. Además de los cofrades de Cruz de Humilladero, el regreso de la Salutación resulta más arropado con el nuevo horario y su salida más cómoda, pero la gran beneficiada es la Salud, que protagonizó una de las mejores noticias con su entrada en San Pablo y momentos maravillosos con su callejeo de vuelta por la Trinidad. Por su parte, parece que tanto el Dulce Nombre como el Ecce Homo, quedan en una situación parecida con un modelo y otro.

Pero el Domingo de Ramos no todo es la ilusión del estreno. En la calle se ponen nueve cortejos nazarenos que ofrecen, en conjunto, un concierto maravilloso. Cabe subrayarlo porque la realidad actual no siempre ha sido así. Por encima de todo, Lágrimas y Favores es el gran cortejo nazareno del día. Pero mención especial merece la Salutación, que siempre llama a sus devotos a vestir la túnica nazarena, pero no porque sean pocos, sino porque entienden que pueden ser más. Es el camino a seguir. Numerosas las filas tanto del Prendimiento como del Huerto. Bien también las del Dulce Nombre, pese a que la misma jornada procesionan dos hermandades de Capuchinos. La sección más pobre que procesionó ayer fue la del Cristo de Humildad y Paciencia. Se percibe un estancamiento preocupante que debieran revertir en la mayor brevedad, aunque la Hermandad se ratifica cada año en un concepto propio con personalidad, que hay que aplaudir. Quizá simplemente faltan túnicas en el armario. La Pollinica sí requiere una reflexión aparte, aunque al retrasar su salida parece que de inicio fue más arropada. La cofradía llegó con una admirable compostura tras un recorrido irracional, pero sin ningún niño hebreo. ¡Absolutamente ninguno! Sirva como mejor ejemplo del absurdo de una procesión de niños que sale a las 10.15 y estuvo en la calle hasta las 19.00 horas. El Prendimiento sufrió un contratiempo en Carretería al caérsele una mano al Señor, que se le volvió a colocar tras una breve parada técnica.

En las primeras horas de la mañana se vivió un momento que jamás debiera repetirse. Más allá de los habituales toques de campana, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, no dudó en meterse bajo los varales del Señor de la Humildad y Paciencia a darle un tirón. Para mofa de todos los cofrades y desvirtuación absoluta de lo que significa vestir un hábito y participar en una estación de penitencia con una hermandad, las fotos circulan por las redes sociales. Cuidado que la campaña electoral está en marcha y los políticos son capaces de todo, los cofrades serán quienes tengan que poner los límites.

 

Problemas de seguridad

Durante el Domingo de Ramos, un total de 33 agentes de la Policía Local de Málaga se dieron de baja y se generaron problemas de seguridad, principalmente, en el regreso del Ecce Homo por la Cruz Verde, por un descoordinación en el corte del tráfico. Señalados por fuentes municipales por tratar de boicotear la jornada por una protesta laboral, fuentes del Sindicato Independiente de Andalucía (SIP-AN) denuncian que sufren una excesiva carga de trabajo y hay falta de personal. El operativo especial previsto hasta el próximo Domingo de Resurrección contempla 2.098 servicios. El despliegue de seguridad en el centro de Málaga prevé una media 210 agentes cada día, que se sumarán a los 322 efectivos de media que realizan cada jornada su servicio ordinario en los once distritos de la ciudad, según datos del Ayuntamiento de Málaga.