Martes, 16 Enero 2018 | Actualizado 16/01/18

Faltan
68 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".

Una repaso a las hemerotecas locales deja de manifiesto que lo único (casi) que se repite pasada cada festividad del Corpus Christi en Málaga, es el descontento generalizado que deja su celebración. Al menos entre los cofrades, aunque pocas voces se pronuncian públicamente. El obispo Jesús Catalá llegó a Málaga a finales de 2008, por lo que ésta ha sido su quinta procesión de Jesús Sacramentado como prelado malagueño. Dijo entonces que durante su primer año dejaría hacer para así conocer la Diócesis, antes de actuar en ninguna dirección. Un lustro después, no ha sabido reconducir una celebración que su antecesor en el cargo, Antonio Dorado, ya había dejado languidecida pero que, podría incluso haber perdido arraigo y sabor en estos últimos años. Si algo hay seguro es que el Corpus en Málaga se mueve a bandazos. Dificil así consolidar nada, ni crecer.

La celebración de las vísperas, pese a todo, parecía echar raíces. Fue de las últimas aportaciones de la era de Dorado Soto: El toque de fanfarrias desde la balconada de la Catedral, el pasacalles vespertino del sábado, con su correspondiente inauguración de altares... Todo debidamente anunciado con un cartel y en un programa que llegaba incluso a editarse en papel. Las vísperas, esta vez, se limitaron a una adoración del Santísimo en la Catedral, sin repercusión alguna a pie de calle. Salvo por los preparativos de los altares cofrades -el único colectivo de la Iglesia que se moviliza cada año para esta cita-, poco ambiente de Corpus se podía pulsar en Málaga este fin de semana. Y tras distintos cambios de horarios, esta vez la propuesta era celebrar la Misa Solemne por la mañana y la procesión por la tarde. Más cambios para tan pocos años.

El recorrido de la procesión nunca es el mismo. Siempre parecido al anterior pero nunca se repite, señal de que no termina de gustar. Este año se abrazó la plaza de Uncibay de salida y en el último tramo, evitó el paso por el trozo con circulación rodada de Molina Lario, donde la carroza había ofrecido años atrás estampas esperpénticas cruzándose con vehículos. Apostó por Sancha de Lara y San Bernardo El Viejo para buscar la calle Strachan. Mejor seguro, pero se antoja una vuelta innecesaria dada la respuesta de público en esa zona y las molestias que genera a empresarios. Este tramo siempre es el menos arropado en todos los sentidos. Pero queda la sensación de que la calle Larios hay que transitarla al completo pese a ofrecer distintas vías de salida. La primera mitad de la procesión estuvo bastante arropada de público pero la parte final y la entrada en la Catedral fue -nuevamente- desangelada.

La procesión del Corpus en Málaga se celebra en horario vespertino desde 2010, fue el primer gran cambio que aportó Jesús Catalá a la festividad. Dorado Soto ya lo había intentado antes en horario de mañana y de tarde. Desde entonces también el Santísimo sale bajo palio por la puerta de la Encarnación y es entronizado en la plaza del Obispo. Esto sólo pasa en Málaga, en el resto de grandes ciudades de Andalucía sale en su carroza. Pero dicen que dicta el protocolo para las procesiones sacramentales que la comitiva debe salir y entrar por la puerta principal del templo, aunque genere estampas que no contribuyen a la solemnidad que debiera existir. Véase especialmente el epílogo de la procesión. La mayoría del cortejo da por terminada la procesión antes de que el Santísimo entre en la Catedral. Cualquiera puede observar cómo muchas cofradías se escapan con sus guiones sin llegar a pisar las naves catedralicias y otras se escabullen en su interior. Y mientras Jesús Catalá imparte la bendición, la carroza entra por la puerta del Patio de los Naranjos, con suma discreción, pero sólo aporta confusión entre los asistentes.

Este 2013 fue el primer Corpus sin Jesús Castellanos, a quien muchos cofrades vimos estrellarse cada año contra el imposible de mejorar algo de esta festividad en Málaga. La última palabra en esta procesión se toma en la calle Santa María. La comisión de Culto de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa, que preside Rafael López Taza, por su parte, estuvo a la altura de las circunstancias y dispuso un altar muy trabajado en la plaza de la Constitución, con enseres y elementos de cultos de numerosas hermandades. También se apreciaron mejoras en la carroza, que salió con los faroles del trono de la Salutación, arcángeles de Salesianos y ánforas de la Sentencia y el Prendimiento.

El ritmo de la procesión fue más ágil y sin cortes reseñables esta vez, pero el cortejo siempre sorprende con perlas como la persona que portaba un sistema de megafonía movil e iba situado tras el pabellón basilical. Imposible de entender. En 2011 se instalaron altavoces por todo el recorrido y un 'speaker' desde la Catedral dirigió la procesión sin mucho éxito. Este año, una banda de música, la Trinidad Sinfónica, tocó tras el Santísimo. Tampoco se entiende la presencia de la Municipal en mitad del cortejo, donde viene saliendo incluso cuando la carroza iba sin música. ¿Qué tal si se incorporase alguna imagen procesional a la comitiva? El repertorio en ambos casos fue de marchas eucarísticas. Respecto al cortejo, la apuesta por organizarlo por arciprestazgos también va según los años. Como sea, las cofradías son siempre la columna vertebral, quienes nunca fallan pese a que algunas representaciones pudieran ser más nutridas. Las hermandades sacramentales fueron más próximas al Santísimo, mientras que el resto se dividieron por glorias y penitencia, primando a éstas últimas. Quizá cabría una reordenación según criterios históricos, independientemente del carisma de cada una. En todo caso, la procesión del Corpus es una cita de gloria.

Las únicas galas que lucieron al paso del Santítimo fueron las que instaló el Ayuntamiento en la calle Larios, los tradicionales reposteros. También pusieron los toldos, que ya se quedarán todo el verano. Por lo demás, apenas hubo vecinos que engalanasen sus viviendas. Respecto a los altares, cabe recordar que en el último Corpús de Dorado Soto, en 2008, se instalaron un total de 13. Este año sólo cuatro, que por orden de itinerario fueron el de la Agrupación de Glorias (Carmen de Pedragalejo), Rocío de San Lázaro, Agrupación de Cofradías (Sagrada Cena) y Humildad y Paciencia. La Virgen del Carmen y el Señor de la Sagrada Cena volvieron en procesión a los Santos Mártires, la primera en una carroza con ruedas y el segundo acompañado por la banda de cornetas de la Esperanza, que cumplía su 15 aniversario. La tertulia El Monaguillo, que dirige Juan Manuel Sánchez Quiñones, adornó tres escaparates de la calle Granada y sigue así fiel a su cita con la festividad del Corpus, pese a la prohibición de ocupar la vía pública a cualquier entidad que no tenga el visto bueno de Palacio. Suma 24 años de apoyo a esta festividad. En su momento, hubo asociaciones de fieles que desvirtuaron el concepto de altares centrando su montaje en la venta de recuerdos. Las medidas llevadas a cabo por el Obispado para erradicar éstos parecen haber aburrido a quienes sí montaban con criterio. Algo está pasando porque la realidad es que la respuesta se reduce a la mínima expresión en la actualidad.

Al menos este año las hermandades que quisieron pudieron portar cirios encendidos para acompañar al Santísimo, tras la incomprensible prohibición del año anterior. Los operarios municipales aplicaron a las calles del recorrido un producto para facilitar su limpiado. Es el protocolo habitual. Pero debió echarse pocas horas antes de la procesión y el pavimento parecía una pista de patinaje. Hubo resbalones. Sin mucho esplendor en general pasó otra festividad del Corpus Christi en Málaga. Lo peor no son las cosas que pudieran ser mejorables, sino la sensación de no existir un proyecto para que esta festividad recupere el esplendor del pasado. Según parece, Jesús Catalá tampoco tiene la respuesta.

Publicado en Málaga

En la Pascua celebramos el "paso", que Jesús hizo de la muerte temporal a la vida eterna. Este hecho es un acontecimiento único en la historia de la humanidad. Ningún ser humano antes que Él y nadie después que Él ha podido realizar este "paso"; pero Jesús de Nazaret lo ha hecho por su condición de Dios y Hombre a la vez. El fiel creyente, que se asocia a la muerte de Jesucristo en el bautismo, queda asociado también a su resurrección; su vida temporal queda impregnada de inmortalidad; su inteligencia limitada queda iluminada por la luz de la fe; experimentando el amor de Dios, queda capacitado para amar. En definitiva, el creyente puede realizar la "Pascua" con Cristo, dando el "paso" hacia lo eterno.

Por la fe se nos regala el don de vivir con esperanza y agradecimiento. Nuestra pequeñez y miseria es ocasión de misericordia; la humillación, de exaltación; las penas se truecan en alegría; y la amargura se dulcifica.

La Pascua nos permite traspasar nuestros cortos límites, porque se nos tiende la misma mano de quien resucitó a Jesús de entre los muertos. Por eso, «si vivimos, vivimos para el Señor, si morimos, morimos para el Señor» (Rm 14,8), que murió y resucitó por nosotros, rescatando nuestra vida. Desde su resurrección estamos en deuda de amor con Él; deuda impagable, que debe llevarnos a vivir sólo para Él, pues el amor sólo con amor se paga.

¡Feliz Pascua de Resurrección!

+ Jesús, obispo de Málaga

Publicado en Opinión / Tribuna

Autoridades civiles, cofrades y religiosas hablan del pregón de Rafael Pérez Pallarés:

 

· Jesús catalá, obispo de málaga y su diócesis

"Ha sido un pregón en el que se ha combinado el anuncio de la Semana Santa que es la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, donde ha entrelazado dentro del marco de Málaga las cofradías y los personajes. Es una construcción muy bonita y con un grandísimo contenido, el contenido de la fe. Ha sido en realidad el anuncio de la buena nueva. La muerte queda vencida por el amor y por la resurrección. Muy teológico, muy profundo. Más que arrancar aplausos como otras veces ha podido arrancar, más bien te invitaba a no a exteriorizar y hacer ruidos sino a interiorizarlo y meditarlo. Una auténtica meditación sobre la Semana Santa malagueña.

Ha tocado temas sociales pero la Pasión del Señor toca eso. La Resurrección del Señor transforma el pecado del hombre que son todas las miserias humanas, todas las manipulaciones y abusos... La Iglesia lleva programando esto hace dos mil años. Es sanar al hombre de todas esas cosas y por eso digo que es muy teológico".


· Francisco de la Torre, alcalde de Málaga

"Muy bien escrito y muy bien dicho y reclamado, con un conocimiento como es natural muy profundo. Ha ido trazando muy bien la descripción de la Málaga cofrade con momentos de la Pasión de Cristo. Me ha parecido un pregón muy profundo, muy espiritual y muy malagueño. Ha mencionado las distintas advocaciones de los cristos y vírgenes de nuestra Semana Santa. Me ha gustado mucho".

 

· Antonio Banderas, pregonero de la Semana Santa 2011

"Me ha parecido muy dulce, melancólico, marcada toda la narrativa y todo el ritmo por los espacios dejados por la música con reflexiones muy interesantes sobre la hipocresía, la mediocridad, el poder. Me ha encantado, me ha gustado sobre todo la dulzura con la que ha ido enlazando, como un bordado de un manto de Virgen, todos los personajes de la Semana Santa, incluido el Berruguita, para contarnos la Pasión de Jesús, que es al final el gran argumento de esa ópera a la que llamamos Semana Santa".

 

· Miguel Ángel Vargas, hermano mayor de la cofradía de la Salud

"Me ha parecido muy religioso muy profundo. Creo que ha trazado unas líneas de lo que debe ser el cofrade y dónde debe buscar sus fundamentos. Lo demás es importante pero el fundamento no debemos perderlo nunca y eso lo ha transmitido Rafa en su pregón".

Publicado en Málaga

En la Navidad celebramos la venida al mundo de Jesús, el Hijo de Dios; el Verbo eterno entra en la historia humana, haciéndose hombre. Desde entonces todo hombre, de cualquier época y condición, puede encontrarse personalmente con el Dios hecho hombre.

En el Prólogo del Evangelio de san Juan leemos: “La Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad” (Jn 1,14).

Quienes aceptan esta Palabra con un corazón sincero se abren a la presencia de Dios, que es Amor. La Palabra se ha encarnado en la historia en un Niño, nacido en un pesebre a las afueras de Belén. Lo más grande y hermoso se manifiesta de manera pobre y sencilla.

Dios ama al hombre, a quien ha creado a su imagen y semejanza (Gn 1, 27), y lo salva de la muerte, que sufre a causa de su pecado. El Hijo de Dios se ha rebajado hasta nosotros, para ofrecernos su gloria y su vida.

El Niño Jesús, nacido en Belén, es un canto a la vida; un canto al amor, porque es el amor de Dios hecho hombre, que habla a los hombres, que entrega su vida por amor, para devolverle al hombre su verdadera imagen. Dios ha querido hacerse hombre y compartir nuestra condición humana, para ofrecernos su vida divina. Éste es el gran misterio de la Navidad; por eso hacemos fiesta.

Pero esta verdad es creíble solo desde la fe cristiana. Hay una parte de nuestra sociedad que no acepta este acontecimiento histórico; y existe una profunda crisis de fe, que afecta a muchas personas.

Benedicto XVI, en un discurso a la Curia romana (2011) hizo una constatación muy realista sobre esta crisis de fe, tan evidente en Occidente, donde crece el escepticismo y la incredulidad.

La próxima Navidad está enmarcada en el Año de la fe, que el papa Benedicto XVI ha querido ofrecer a toda la Iglesia. En su carta nos recuerda “la exigencia de redescubrir el camino de la fe, para iluminar de manera cada vez más clara la alegría y el entusiasmo renovado del encuentro con Cristo” (Porta fidei, 2).

La Navidad es una ocasión propicia, para profundizar en el conocimiento del camino de acceso, que Cristo ha abierto a la humanidad para encontrarse con Dios.

Invito a todas las familias a vivir esta Navidad con un corazón agradecido. Conviene que hagamos sencillos gestos, que expresen nuestra fe: celebrar la Navidad en familia, poner el belén en casa, con la mula y el buey, encender una luz en el balcón, compartir con los más necesitados.

¡Feliz Navidad a todos!

+ Jesús, obispo de Málaga

Publicado en Opinión / Tribuna
Jueves, 25 Octubre 2012

Más allá de las procesiones

Año de la Fe, una oportunidad para organizar alguna procesión extraordinaria. El debate público de los cofrades se centra en el tema procesionista. No en vano, el fin último y primigenio de las cofradías es el culto público a Dios por medio de las imágenes, junto con los enterramientos. También el rasgo diferenciador con cualquier otro colectivo de la Iglesia. Pero aunque las tintas se carguen sobre ello, la realidad cofrade va más allá. Los cofrades son autocríticos y saben de sus deficiencias, pero lejos de las procesiones, las cofradías también son un referente dentro de la Iglesia en caridad, compromiso y participación, algunas de las directrices de la efeméride que se celebra hasta el próximo 24 de noviembre de 2013.

Las cofradías son la cara más amable de la Iglesia, trasnochada para la opinión pública en demasiados de sus planteamientos, incluso para miembros de la misma. La puerta de entrada para gran parte de la sociedad, que encuentra en estas entidades el mejor nexo con la doctrina cristiana. El concepto de religiosidad popular es un valor en alza en los tiempos actuales. Siempre las cofradías han sido una valiosa herramienta de evangelización mediante la catequesis en la calle. 

La formación debe de cuidarse para que las procesiones no ofrezcan un mensaje equívoco. Pero el compromiso de las cofradías no debe cuestionarse por parte de nadie. El obispo, Jesús Catalá, pide a los cofrades que se sumen a las actividades propuestas del Año de la Fe, a sabiendas de que son el mejor vehículo para hacer partícipe a la sociedad en general. Así se demostró en la visita de la Cruz del Papa en 2011. 

Pide que se cuide el proceso de admisión de hermanos, como debe de ser, pero también habría que recordar que antes de cerrar una puerta a los no bautizados, las cofradías son una de las más accesibles a nuevos cristianos. Abiertas siempre a quien quiera cruzar ese dintel mediante el Bautismo o quien, desde fuera quiera conocer nuestra Fe. En la experiencia de ser espectador, o incluso participando de las distintas procesiones, un no bautizado puede encontrar un camino de reflexión que sirva para encontrar a Jesús. Evangelizar que se llama.

El debate sobre un gran acto cofrade seguirá latente durante todo el curso. También la acción social y caritativa -mejorable, es de perogrullo, porque siempre puede ser mejor- que realizan las cofradías. Mientras los cofrades hablan de procesiones, es decir, de una evangelización a pie de calle, gratuita y universal, otros grupos sugieren abrir universidades privadas o trabajan en guetos cerrados, lugares en donde evidentemente es bastante fácil hallar una supuesta pureza de convicciones. Entre las directrices del Año de la Fe está “mostrar cuando sea oportuno nuestra condición de creyentes”. Pocos cristianos sacan pecho en público como lo hacen los cofrades, cuya labor va más allá de las procesiones.

Publicado en Opinión / Editorial

Por ahora, no habrá ningún acto cofrade extraordinario para conmemorar el Año de la Fe que acaba de iniciarse y se prolongará hasta el 24 de noviembre de 2013. El obispo Jesús Catalá ha recibido a la junta de gobierno de la Agrupación de Cofradías y le ha pedido que se sume activamente en las actividades pastorales propuestas. Según fuentes del propio ente agrupacional, los cofrades se han puesto a disposición del prelado malagueño para la realización de cualquier iniciativa extraordinaria, pero este asunto no se ha abordado durante la reunión celebrada este viernes 19 de octubre en el Seminario. En este sentido, ambas partes quedan emplazadas a un nuevo encuentro "más adelante".

 

2012_10_19_obispo_cofrades2

 

Las prioridades de Jesús Catalá durante el Año de la Fe pasan por la formación, quizá uno de los talones de Aquiles históricos de los cofrades. El obispo recordó a los responsables de la Agrupación la necesidad de que todos los cofrades estén bautizados. Es decir, las cofradías que no lo hagan deberán de ser más escrupulosas en la admisión de nuevos hermanos por petición expresa del purpurado.

Para profundizar en la formación cristiana, Catalá remite a los cofrades a las publicaciones pastorales. El obispo tiene claro que las cofradías son Iglesia y considera clave en este Año de la Fe reforzar si cabe los lazos y el compromiso cristiano.

 

Encuesta. ¿Cómo deben las cofradías conmemorar el Año de la Fe?

Publicado en Málaga

Ante la falta de un acto en agenda que represente a los cofrades malagueños en el Año de la Fe iniciado este 11 de octubre, la hermandad de Las Penas da un paso al frente y propone una salida extraordinaria con sus titulares. Esta corporación del Martes Santo propone procesionar en el trono del Cristo de la Agonía un stabat mater con sus titulares, tal y como están representados en el altar mayor del oratorio de Pozos Dulces. Diario Sur adelanta que la propuesta se llevará para su aprobación a una próxima junta de gobierno, antes de solicitarla al Obispado.

La Agrupación de Cofradías de Semana Santa también estudia ya distintas alternativas para conmemorar el Año de la Fe, además de participar de las directrices pastorales ya propuestas. Una de ellas es dotar de un carácter extraordinario el vía crucis del primer viernes de la Cuaresma, aunque habría que definir el modo. Desde San Julián no moverán ficha hasta reunirse con el obispo Jesús Catalá. Tras el puente del Pilar, a final de semana, hay previsto un encuentro con el purpurado malagueño. La junta de gobierno que preside Eduardo Pastor quiere conocer de primera mano el planteamiento de Catalá y se pondrán a su disposición.

Benedicto XVI convocó al Año de la Fe con la Carta apostólica Porta fidei del 11 de octubre de 2011. Al anunciar el Año de la Fe, el Papa dijo que este tiempo busca "dar un renovado impulso a la misión de toda la Iglesia, para conducir a los hombres lejos del desierto en el cual muy a menudo se encuentran en sus vidas a la amistad con Cristo que nos da su vida plenamente". En Málaga, el obispo Jesús Catalá ha hecho pública una serie de acciones concretas que recomienda para su celebración, pero en ninguna las cofradías tienen un papel protagonista. La efeméride concluirá el 24 de noviembre de 2013, en la Solemnidad de Cristo Rey del Universo.

Publicado en Málaga

Sobresaliente fue el papel asignado a los cofrades por parte del obispo malacitano. Fueron calificados de "necesarios" algo que sin duda en la familia cofrade gusta escuchar por lo poco acostumbrada que está a este tipo de calificativos. "Sois los testigos que hoy necesita nuestra sociedad, para ayudarle a ver las cosas desde Dios", señalo Catalá en la homilía de la jura de cargos de la Agrupación de Cofradías. Sin duda el prelado malacitano es consciente del papel que vienen realizando las cofradías desde hace siglos y su indisoluble unidad con el pueblo, una cuestión que para muchos no es fácil con otros carismas de la Iglesia.

El Presidente y su Junta de Gobierno tomaron posesión de sus cargos durante la celebración de una misa celebrada por el Obispo de la Diócesis, Jesús Catalá el pasado 12 de julio. "A partir de hoy empezamos una nueva etapa con compromiso e ilusión para trabajar por los cofrades, por la Semana Santa, por Málaga y por nuestra Iglesia", indicó el nuevo presidente, Eduardo Pastor, a los medios de comunicación tras jurar el cargo. La nueva Junta de Gobierno regirá la Agrupación en el período comprendido entre el 2012 y 2015.

 

Texto completo de la homilía del Obispo de Málaga

1. Queridos sacerdotes y ministros del altar, estimado Presidente novel de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga y miembros de la Junta, que hoy juraréis el cargo de la "missio" eclesial, excelentísimas autoridades provinciales y locales, representantes de cofradías y juntas de las mismas, y devotos todos, que os unís a la oración de la Iglesia por los miembros de la nueva Junta y también por quienes han ejercido hasta hoy esta responsabilidad. A unos hay que agradecerles el trabajo realizado y rezar por ellos; y por los nuevos hay que rezar, para que realicen un buen trabajo.

Las lecturas bíblicas, que hemos escuchado, son las que la liturgia nos ofrece para el día de hoy y que se han leído en todo el orbe católico. Lo que el profeta Oseas nos dice tiene una gran actualidad, a pesar de haberlo escrito setecientos cincuenta años antes de la era cristiana.

Con una imagen poética preciosa describe la relación entre el Dios de Israel y su pueblo. El Señor cuida de su pueblo como un padre cariñoso lo hace con el hijo de sus entrañas. Lo sacó de la esclavitud de Egipto (cf. Os 11, 1), le enseñó a caminar (cf. Os 11, 3), le daba de comer (cf. Os 11, 4) y lo mimó con toda clase de atenciones.

Es, como vemos, una relación paterno-filial; el Padre-Dios ama a sus hijos y los cuida con cariño. Decía Oseas: «Cuando Israel era niño, yo le amé» (Os 11, 1). Dios actúa como un padre, que levanta a su hijo y lo acaricia contra su mejilla; este padre, de entrañas de misericordia, se agacha para acercarse a su hijo y lo levanta a su altura, llenándole de besos. El profeta Oseas lo describe así: «Con correas humanas los atraía, con lazos de amor, y era para ellos como los que alzan a un niño contra su mejilla, me inclinaba hacia él y le daba de comer» (Os 11, 4). Eso lo habéis hecho todos los que tenéis hijos; esa imagen poética responde a la verdad de lo que hace Dios con la humanidad: se acerca al hombre humillándose y rebajándose a su nivel, por medio de su Hijo Jesús; eso es lo que celebra la fe cristiana y celebráis los cofrades: la humillación del Hijo de Dios, que se hace hombre como nosotros.

Debemos sentirnos amados por Dios con un infinito amor de padre, que cuida providencialmente de nosotros. Dejemos que nos abrace, que nos eleve hacia sí, que nos acaricie y nos llene de besos. ¡Gocemos de la ternura de Dios para con nosotros! Queridos cofrades, vivid esa experiencia y transmitidla a los demás.

2. Esta imagen es complementaria a otras imágenes más duras de un rostro de Dios serio y exigente. La exigencia viene cuando el hijo no corresponde al amor paterno y se aleja del amor que Dios le brinda. El profeta Oseas tenía la experiencia de su pueblo, que abandonaba a su Señor para ir tras otros dioses y decía: «Cuanto más los llamaba, más se alejaban de mí: a los Baales sacrificaban, y a los ídolos ofrecían incienso» (Os 11, 2).

Esa misma experiencia la tenemos nosotros, cuando vamos tras los falsos dioses que la sociedad nos presenta: a ellos sacrificamos lo mejor de nosotros; a ellos ofrecemos nuestro tiempo; a ellos dedicamos nuestras energías; a ellos confiamos nuestros proyectos; a ellos ofrecemos el incienso de nuestra adoración.

También el profeta diría hoy de nosotros, al ver que no agradecemos los cuidados de la providencia divina: «Pero ellos no conocieron que yo cuidaba de ellos» (Os 11, 3). Es decir, Dios nos cuida y nosotros le damos la espalda, adorando otros dioses.

3. El Señor abandonará a su suerte a quien no quiere convertirse y lo dejará volver al lugar de la esclavitud. Dice Oseas: «Volverá al país de Egipto y Asur será su rey, porque se han negado a convertirse» (Os 11, 5). Eso es lo que ocurre hoy en nuestra sociedad, queridos hermanos y cofrades: se ha regresado hacia modas antiguas, que la mentalidad cristiana había superado y transformado; lo que algunos defienden como progresista es realmente retrógrado; lo que se presenta a veces como un derecho logrado es, en verdad, un paso atrás. No es necesario poner ningún ejemplo, porque sois muy inteligentes.

El profeta Oseas decía que volverían a la esclavitud después de haber sido liberados. En nuestra sociedad se está volviendo a la esclavitud, que, naturalmente no es Egipto; pero existen muchos tipos de esclavitud.

El don de la libertad humana no consiste en dar rienda suelta a los instintos, sino en aceptar la libertad que Cristo nos ha conseguido con el triunfo de su Resurrección: «Para ser libres nos libertó Cristo –dice san Pablo a los gálatas–. Manteneos, pues, firmes y no os dejéis oprimir nuevamente bajo el yugo de la esclavitud» (Gal 5, 1). ¡No volváis otra vez a la esclavitud, pues habéis sido ya liberados! ¡No volváis a costumbres paganas, que convierten en esclavos al hombre! Este texto es un aviso oportuno para los cristianos.

Queridos cofrades, sois los testigos que hoy necesita nuestra sociedad, para ayudarle a ver las cosas desde Dios, que es la Verdad –con mayúscula y no una verdad entre otras–. Sois necesarios hoy para proclamar ante el mundo la verdadera libertad: la que proviene de Dios, que es el ser más libre.

El profeta Oseas anuncia algo, que estamos viviendo hoy día. Dice textualmente: «Hará estragos la espada en sus ciudades, aniquilará sus cerrojos y devorará, por sus perversos planes» (Os 11, 5-6). ¡Cuánto estrago está haciendo en nuestra sociedad la plaga de la "cultura de la muerte"! ¡Cuánto asesinato; cuánta muerte; cuánta mentira!

Pero Dios no nos abandona y sigue ofreciéndonos cada día su amor. Por eso le dice a su pueblo: «¿Cómo voy a dejarte, Efraím, cómo entregarte, Israel? (...) Mi corazón está en mí trastornado y a la vez se estremecen mis entrañas» (Os 11, 8). Dios tiene entrañas de misericordia y nos ama infinitamente. De ello, queridos fieles y cofrades, tenéis que dar testimonio hoy.

4. El Evangelio, que hemos escuchado, nos exhorta a proclamar la presencia benefactora de Dios entre los hombres: «Id proclamando que el Reino de los Cielos está cerca» (Mt 10, 7).

Los signos de la presencia del Reino de Dios son las curaciones, la sanación integral del hombre, la salud del alma, la expulsión del mal del corazón del hombre, como dice el Evangelio: «Curad enfermos, resucitad muertos, purificad leprosos, expulsad demonios» (Mt 10, 8). La fe cristiana proporciona salud espiritual y sanación profunda e integral, porque va a la raíz del mal. No es una medicina que trata los síntomas, sino que cura la raíz y la causa del mal, que es el pecado.

Jesús, el Señor, nos dice que ofrezcamos gratis la salvación que gratis hemos recibido: «Gratis lo recibisteis; dadlo gratis» (Mt 10, 8). Dios ofrece gratuitamente su salvación a todo hombre, de cualquier época, cultura o condición.

¡Anunciad, queridos hermanos, la salvación de Dios a vuestros paisanos y coetáneos! Si la aceptan habréis ganado a unos hermanos; si la rechazan, el Señor les pedirá cuentas a ellos, pero no a vosotros (cf. Mt 10, 15). Pero si no lo proclamamos, nos pedirá cuentas también a nosotros.

5. Hace pocos días trasladaron a una pequeña iglesia en Roma los restos mortales del cardenal François-Xavier Nguyên Van Thuân, Obispo de Nha Trang (Vietnam), a quien tuve la suerte de conocer personalmente. Estuvo mucho tiempo en la cárcel y soportó grandes sufrimientos por el hecho de ser cristiano. En los últimos años de su vida le permitieron salir de su país y fue dando retiros y conferencias por el mundo, dando testimonio de su fe. Falleció en 2002.

En 1971 escribió una carta pastoral, con motivo de la conmemoración del tercer centenario de su diócesis, haciendo un balance del desarrollo de la comunidad cristiana y decía: "Nos sentimos orgullosos y nos gloriamos: no por tener ahora hermosas iglesias, grandes edificios o numerosos fieles; no; no nos sentimos orgullosos por esto. La fuerza de la Iglesia no consiste en las cosas materiales, en los números. Nos gloriamos de la cruz de Cristo, nuestro Señor, de la fidelidad de nuestros antepasados a la Iglesia, de su vida fervorosa, de su fe firme, que era más fuerte que la muerte, de su responsabilidad madura al cumplir el deber de apóstoles y al colaborar con los sacerdotes y, en caso de escasez, sustituirlos".

¡Qué hermoso testimonio! Este testimonio del cardenal Van Thuân nos anima a superar las dificultades actuales de la Iglesia. Queridos cofrades, no pongamos nuestro interés e ilusión en las cosas materiales, en los inmuebles, en los enseres de las cofradías. Debemos reconocer que la verdadera fuerza de la Iglesia proviene de la fe firme de los creyentes, de vuestra fe, queridos fieles cristianos, de vivir el amor de Cristo crucificado.

Los cofrades celebráis con gran esplendor el misterio de la muerte y de la resurrección del Señor. La fe y el amor son más fuertes que la muerte, porque desembocan en la Resurrección. La fuerza de la Iglesia y vuestra fuerza se alimentarán de la celebración de este misterio. La fe es, ante todo, vivir a Cristo, amándolo por encima de todas las cosas.

6. Hoy los miembros de la nueva Junta de la Agrupación de Cofradías de Pasión de Málaga tomáis posesión de vuestros cargos. En primer lugar, os felicito por vuestra elección. En segundo lugar os recuerdo, como bien sabéis, que es un servicio a la Iglesia, y no una forma de honor o de poder.

Vuestra vida diaria debe estar impregnada de la fe y del amor a Dios y a los hermanos. Es necesario superar la separación entre la fe y la vida; esta separación ha sido uno de los errores más graves de nuestro tiempo. Los no-creyentes desean que la religión quede relegada al ámbito de lo privado y que no tenga influencia en la vida social; pero eso es imposible, porque la luz del Evangelio debe iluminar todos los aspectos y dimensiones de la existencia humana: la vida, la familia, el trabajo, la cultura, la economía, la política...

La Iglesia no puede ignorar que vive y actúa en el mundo. La unidad entre fe y vida es parte constitutiva del ser cristiano y es la ofrenda que el creyente debe presentar al Señor. Para ello es necesaria la oración y la petición a Dios de que se haga su voluntad en nuestro mundo.

Pedimos a la Santísima Virgen María su maternal intercesión, para que ayude a la nueva Junta y la acompañe en este período, haciendo fecundo su trabajo. Amén. (Lecturas: Os 11, 1-4.8c-9; Sal 79; Mt 10, 7-15).

Publicado en Málaga
Este jueves día 12 de julio a partir de las 20.30, tendrá lugar en la iglesia de San Julián la toma de posesión de la nueva junta de gobierno de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga. Será durante la celebración de una eucaristía oficiada por el obispo de la Diócesis de Málaga, Jesús Catalá que contará con el delegado episcopal de hermandades y cofradías, Francisco Aranda, y el párroco de los Santos Mártires Ciriaco y Paula, Federico Cortés como concelebrantes. El pasado jueves día 5 de julio se hizo pública la composición de la Junta de Gobierno creada por el que desde el pasado día 20 de junio es presidente electo de la Agrupación, Eduardo Pastor.
Publicado en Málaga
Página 5 de 5
Publicidad - elcabildo.org

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga