tahermo banner1
twitter_banner2
dismoauto banner2
elcabildo_publicidad_120X300
tahermo banner2
twitter_banner2
dismoauto banner1
elcabildo_publicidad_120X300

Sábado, 23 Junio 2018 | Actualizado 08/06/18

Faltan
295 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".

La penúltima polémica antes de la Semana Santa ha explotado tras el pregón de la Juventud Cofrade. Miguel Gutiérrez Jansen realizó en su pregón un alegato a favor de las uniones homosexuales, que no ha gustado en Palacio. Las reacciones no se han hecho esperar. El Obispado llamó al orden; y tanto la hermandad de la Humildad, organizadora del acto, como el propio Gutiérrez han emitido un comunicado con nuevas declaraciones. Todo tras el respaldo objetivo que el pregón de la Juventud Cofrade encontró en el auditorio, casi lleno, del Paraninfo de la Universidad de Málaga.

La Humildad se ha desvinculado públicamente “de todas aquellas afirmaciones que en el contexto de dicho pregón atenten contra la doctrina moral y la doctrina dogmática de nuestra Santa Madre Iglesia”. Por su parte, Gutiérrez Jansen, en otro comunicado, expresó que “jamás” pretendió “cuestionar los dogmas irrefutables que vertebran la doctrina católica y que se erigen como hoja de ruta de quienes manifestamos nuestra pertenencia a la Iglesia”. Tampoco “aportar un prisma destructivo sobre cuestiones morales cordialmente discutidas y valoradas en el seno de la comunidad católica”. El pregonero señala que pretendía “aunar distintos planteamientos que contribuyan al siempre enriquecedor contraste de pensamientos”.

El caso de pregón de la Juventud llega precedido de unos meses revueltos en los despachos de la calle Santa María. El hermano mayor de la Estrella, Antonio Villalba, fue obligado a dimitir por problemas en su matrimonio. Habrá elecciones tras la Semana Santa. Pero no será el único caso, otros directivos separados también tendrán que dejar sus responsabilidades en los próximos meses. Algunos ya han sido informados. Tampoco gustó el nombramiento como pregonero de las Glorias de un comunista, aunque cristiano, como Pedro Moreno Brenes.

Mientras, el Obispado saca pecho en sus medios de comunicación de que la fiscalía archiva las diligencias por las declaraciones homófobas del cardenal Fernando Sebastián. Aunque la Confederación Española de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (Colegas) reiterará en el juzgado la denuncia por las palabras del sacerdote y pide una Ley de Igualdad de Trato.

En plena caza de brujas, el portavoz del obispo tendrá un cara a cara con los cofrades en el Teatro Cervantes. Rafael Pérez Pallarés fue el pregonero de la Semana Santa 2013 y deberá presentar a Félix Gutiérrez. Antes del Domingo de Ramos hay programadas nuevas reuniones con cofrades para que nadie saque los pies del tiesto públicamente. Quizá también para tomar represalias. Por ello, las miradas también estarán puestas en las palabras del cura que pisará las tablas del Cervantes. Entre los invitados está el propio obispo Jesús Catalá que será testigo de cuanto ocurra en el pregón de la Semana Santa.

Publicado en Málaga

SALUDA DEL OBISPO DE MÁLAGA
MONS. JESÚS CATALÁ
A LOS HERMANOS
DE LAS COFRADÍAS Y HERMANDADES DE PASIÓN

 

Los hermanos de las Cofradías de Pasión se aprestan con profunda religiosidad, solicitud y gozo, para preparar la gran Semana Santa, en la que celebramos el misterio pascual de Jesucristo, que murió por nosotros en la cruz y resucitó al tercer día para nuestra salvación (cf. Rm 4,24-25).

La Iglesia nos invita a vivir este acontecimiento de fe y de gracia, pidiendo perdón de nuestros pecados, intensificando la oración y la escucha de la Palabra de Dios, privándonos de manjares como signo de desprendimiento y compartiendo nuestros bienes con los necesitados.

Ya hemos iniciado el camino cuaresmal, en el que la liturgia nos presenta los pasajes bíblicos en los que Jesús ayuna, cura ciegos, se presenta como manantial de agua viva, resucita muertos y aparece como Señor de la vida. El Maestro tiene muchas cosas, que enseñamos; los discípulos hemos de acoger con gratitud, humildad y confianza sus enseñanzas.

Estamos invitados a vivir en la Semana Santa el gran misterio de nuestra salvación en actitud contemplativa, agradecida y gozosa. Las bellas imágenes, los solemnes tronos, las luces de los cirios, los vestidos de los cofrades, los acordes de la música, el movimiento acompasado de los portadores y tantos signos, que invaden nuestros sentidos y sobre todo nuestro corazón son expresión de una realidad mucho más profunda, de una experiencia de fe y de amor: el Hijo de Dios nos ha salvado y ha abierto de par en par el acceso al Padre del cielo.

Acompañemos al Señor con recogimiento y sentido penitencial en las hennosas procesiones, como verdaderos actos de piedad popular, de catequesis y de evangelización.

Os animo a que os preparéis reconciliándonos con Dios y con los hermanos, mediante el sacramento de la penitencia, que nos ofrece el perdón de Dios, su paz y la alegría del Espíritu; a que participéis en las celebraciones litúrgicas de vuestras panoquias en el Triduo Pascual; a que busquéis momentos tranquilos para la oración y el silencio; a que agradezcáis al Señor su entrega voluntaria por nosotros y don del sacramento de su cuerpo y de su sangre.

Vivamos este año la Pascua con renovado espíritu cristiano. El Señor pasa de este mundo al Padre; el Señor pasa junto a nosotros, para transformarnos; el Señor llama a nuestra puerta, para que le respondamos; el Señor desea que le abramos nuestro corazón, para hacer morada en él; el Señor quiere resucitarnos de la muerte y hacemos partícipes de su vida: el Señor espera que experimentemos la verdadera alegría de la Pascua.

iQue María Santísima, la Madre del Salvador, nos acompañe y nos proteja con cariño matemal!

Publicado en Opinión / Tribuna

Los pregoneros cofrades tendrán que pasar el filtro del Obispado. Al menos esta es la intención de Jesús Catalá, según revela su portavoz, Rafael Pérez Pallarés. "Se están reformulando los estatutos al objeto de que el perfil del pregonero de la Semana Santa cumpla una serie de requisitos, de forma que no cualquiera pudiera pregonar la Semana Santa", afirma el sacerdote. Esta medida se aplicaría a todos los municipios de la Diócesis malagueña y afectaría también a la Agrupación de Glorias.

Pérez Pallarés afirma desconocer el perfil que se propondrá desde el Obispado. "Sólo sé que se está trabajando", subraya. El objetivo del Obispado es controlar estos nombramientos. Para el portavoz del obispo de Málaga y delegado de Medios de Comunicación del Obispado, cualquier pregonero de la Semana Santa debe ser "un hombre de fe, que transmita con intensidad y emoción su vivencia". Tiene claro que su primera cualidad debiera ser "que viva la fe cristiana".

"En la amalgama enriquecedora de nuestra sociedad, hay que definir bien la designaciones y las confianzas que se otorgan, puesto que se esta predicando, pregonando en este caso", añade Pérez Pallarés. Con esta medida, considera que ayudará a pensar sobre la figura del pregonero, una experiencia que conoce en primera persona porque fue la voz que anunció la Semana Santa de Málaga 2013 desde las tablas del Teatro Cervantes.

 

"Siempre hemos tenido sentido común"

El anuncio de Pérez Pallarés ha pillado por sorpresa en San Julián. "No tenía noticias", afirma Eduardo Pastor. En la capital malagueña, es costumbre que el pregonero lo designe de forma unilateral el presidente de la Agrupación de Cofradías. "Por deferencia, antes de hacerlo público se le comunica al obispo. Pero siempre hemos tenido sentido común", añade el presidente del ente agrupacional. Pero si hay nuevas directrices desde calles Santa María, los cofrades la asumirán. "Nos debemos siempre al obispo así que si se crean nuevas normas, debemos de acatarlas. Pero conociendo a Jesús Catalá me extrañaría mucho", concluye Eduardo Pastor.

Publicado en Málaga

Una representación malagueña, conformada por unos 50 peregrinos de varias parroquias de la capital, y de los municipios de Marbella, Estepona, Mijas y Nerja, peregrinaron, junto al obispo de Málaga, Jesús Catalá, y al arzobispo emérito de Pamplona, Fernando Sebastián, a Roma donde fueron recibidos por el Papa Francisco. Catalá tuvo la posibilidad de participar en la celebración de la eucaristía presidida por el Papa Francisco.

Catalá y Sebastián pudieron saludar personalmente al Papa y compartir algunas palabras. El obispo comentó al Santo Padre que la diócesis de Málaga reza mucho por él para que el Señor le asista en su difícil tarea de gobernar la Iglesia. Desde el inicio de su pontificado, Francisco pidió que recen por él porque es consciente de la especial y ardua misión que tiene el Sucesor de Pedro.

Según señala la web de la diócesis de Málaga, el encuentro fue muy cordial y el Papa estuvo muy afectuoso, atento y mostró gran sencillez. El saludo tuvo lugar después de la misa concelebrada con el Papa, en la que participaron unas ochenta personas, la mayor parte trabajadores de algunos dicasterios del Vaticano -penitenciaría apostólica, academia eclesiástica, pontificio consejo para la interpretación de textos legislativos-.

Fernando Sebastián le entregó un ejemplar de su último libro La fe que nos salva y el párroco del Santo Cristo del Calvario de Marbella, Claudio Barbut, que acompañaba la peregrinación, le hizo entrega de una réplica de la cruz que preside la parroquia, unas cartas y dibujos que los niños de la parroquia han dedicado al Papa, destacando uno titulado Somos hermanos, en el que representan a los dos papas, Francisco y Benedicto, mirando al futuro con esperanza.

Los peregrinos también celebraron la eucaristía en la basílica de San Pedro, visitaron el templo de Santa María la Mayor y la Basílica Santa María de Trastévere. En palabras del delegado de Peregrinaciones, Claudio Barbut, "disfrutamos de las bellezas arquitectónicas, pero sobre todo espirituales, de estos santos lugares y pudimos rezar en cada uno de ellos, consiguiendo la indulgencia plenaria en este año de la fe. Ha sido un momento entrañable, cuando el día 4 de julio, pudimos celebrar con el señor obispo los 37 años de servicio a la iglesia como sacerdote, dando gracias en el templo de la Basílica Santa María la Mayor, por su entrega a la construcción del Reino de Dios en la Diócesis de Málaga".

Publicado en Málaga
Viernes, 14 Junio 2013

Cristianos en el siglo XXI

El tema elegido para esta ocasión lo he titulado 'Cristianos en el siglo XXI', que tengo la intención de desarrollar al hilo de una Carta, que un cristiano escribió hace un tiempo a un político no cristiano, que tenía mucho interés en saber cómo vivían los cristianos. El nombre del autor y del destinatario de esta carta los desvelaré al final de la exposición.

Paso a enumerar algunas características de los cristianos, según dicha Carta:

 

1. Los cristianos, como ciudadanos normales del mundo

"Los cristianos no se distinguen de los demás hombres, ni por el lugar en que viven, ni por su lenguaje ni por sus costumbres. No tienen ciudades propias, ni utilizan un hablar insólito, ni llevan un género de vida distinto".

Los cristianos, como veremos a continuación, llevan un estilo de vida, pero son ciudadanos normales: hablan la misma lengua, tienen las mismas costumbres, se entremezclan con la gente y son un ciudadano más.

 

2. Profesan una doctrina no inventada por hombres

"Su sistema doctrinal no ha sido inventado gracias al talento y especulación de hombres estudiosos, ni profesan, como otros, una enseñanza basada en autoridad de hombres".

San Pablo, en una carta que escribe a los cristianos de Galacia dice: «Os hago saber, hermanos, que el Evangelio anunciado por mí, no es de orden humano, pues yo no lo recibí ni aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo» (Gal 1,11-12). Esto refuerza la idea de la carta, que estamos comentando.

 

3. Tenor de vida especial de los cristianos

En este punto comienzan a distinguirse los cristianos de los otros ciudadanos. Dice esta carta: "Siguen las costumbres de los habitantes del país y, sin embargo, dan muestras de un tenor de vida admirable y, a juicio de todos, increíble". Un cristiano entre gente no creyente, sorprende, por tanto, por su estilo de vida; por no dejarse llevar de ciertas modas; y se caracteriza también el cristiano por ir, muchas veces, contra corriente, en estilo y en formas de vivir.

 

4. Creencia en una vida, más allá de la terrena

La carta presenta las características del cristiano en sentido ascendente: van desde lo más común a lo más específico. La carta dice: "Habitan en su propia patria, pero como forasteros. Toman parte en todo como ciudadanos, pero lo soportan todo comoextranjeros".

"Viven en la carne, pero no según la carne. Viven en la tierra, pero su ciudadanía está en el cielo. El alma inmortal habita en una tienda mortal; también los cristianos viven como peregrinos en moradas corruptibles, mientras esperan la incorrupción celestial".

Se da aquí el paso de la fe. Lo que pueda trabajar un cristiano en su vida terrena, está marcado por la otra vida, por el más allá.

 

5. Respeto a la vida humana, desde la concepción hasta la muerte natural

El texto dice: "Igual que todos, se casan y engendran hijos, pero no se deshacen de los hijos que conciben". No quiero extenderme más, porque creo que está bastante claro.

 

6. Solidarios y generosos.

"Son pobres, -dice el autor de la carta- y enriquecen a muchos; carecen de todo, y abundan en todo".

Es conocida de todos la importante colaboración de los cristianos a las necesidades de los más pobres; es una actitud de siempre y no sólo en esta época de crisis.

La actitud de cercanía del cristiano con los pobres y necesitados le viene de la fe y del amor a Dios. Hay muchas instituciones, gobiernos y organizaciones que ayudan sobre todo en momentos de dificultad y de penuria, ante una catástrofe o calamidad. Han ocurrido, a veces, catástrofes naturales, ante las cuales se han volcado los Estados, las organizaciones y las instituciones en los primeros días; pero pasado el tiempo se han olvidado y ha quedado sólo las instituciones cristianas.

La Iglesia sigue estando presente donde hay necesidad; incluso, cuando han estallado guerras en ciertos países, han desaparecido todas las organizaciones y algunas ayudas de los gobiernos, y tan sólo han quedado allí las religiosas, los religiosos que llevaban allí desde hacía años.

Me comentaba el director de La Caixa la aportación que ha hecho ésta a través de Caritas y de otras instituciones. Quizás luego nos ofrezca algunos datos.

 

7. Respetuosos en las relaciones humanas

El texto de la carta, que es lapidario, dice: "Tienen la mesa en común, pero no el lecho".

La persona humana, considerada como imagen de Dios, es respetada sin utilizarla para placer propio o manipularla a capricho.

 

8. Obedientes a la autoridad establecida

"Obedecen –dice el autor- las leyes establecidas, y con su modo de vivir superan estas leyes". Esto es muy interesante, pues no se trata solo de obedecer o de soportar una ley. El cristiano, además de obedecer y acatar las leyes, es capaz de superarlas; es decir, es capaz de hacer una crítica constructiva, para que el ser humano sea mejor respetado; o también porque vive según unos valores humanos y unos criterios evangélicos, que van más allá de la ley; y en ese caso al cristiano no le hace falta dicha ley.

Pongamos un ejemplo: un conductor que respeta las normas de tráfico, y hace un "stop" no porque lo ponga una señal de tráfico, sino porque respeta la propia vida y la ajena; en este caso la motivación y el objetivo ya no es cumplir una ley, sino el respeto a la persona. O también el conductor que no rebasa la velocidad, para no arriesgar la propia vida y la de los demás. Si lo hace por respeto a la vida humana, no lo hace por simple obediencia a la ley. Caben muchos ejemplos acerca de otras leyes.

 

9. Perseguidos y, a veces, condenados a muerte

Cito textualmente al autor: "Aman a todos, y todos los persiguen. Se los condena sin conocerlos. Se les da muerte, y con ello reciben la vida. Son maldecidos, y bendicen; son tratados con ignominia, y ellos, a cambio, devuelven honor. Hacen el bien, y son castigados como malhechores; y, al ser castigados a muerte, se alegran como si se les diera la vida".

Esto viene avalado por una larguísima tradición de persecución contra los cristianos en todo el mundo y en todas las épocas de la historia. Sigue habiendo hoy persecución y muerte contra cristianos; en 23 países islámicos existe persecución sistemática contra ellos.

Según estadísticas actuales, tomadas de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa - OSCE, el número de cristianos muertos anualmente por su fe sería de unos 105.000. No pensemos que sucedió en épocas pasadas, sino que está ocurriendo actualmente.

 

10. Odio del mundo hacia los cristianos

Existe un odio hacia los cristianos, de tal manera que "los que los aborrecen no saben explicar el motivo de su enemistad". Parece que sea algo visceral.

El autor de la carta dice: "La carne aborrece y combate al alma, sin haber recibido de ella agravio alguno, sólo porque le impide disfrutar de los placeres; también el mundo aborrece a los cristianos, sin haber recibido agravio de ellos, porque se oponen a sus placeres". "El alma ama al cuerpo y a sus miembros, a pesar de que éste la aborrece; también los cristianos aman a los que los odian".

Esto refrendaría la frase lapidaria de Jesús de Nazaret: «Si el mundo os odia, sabed que a mí me ha odiado antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero, como no sois del mundo, porque yo al elegiros os he sacado del mundo, por eso os odia el mundo (Jn 15,18-19).

Como vemos, no lo tienen fácil los cristianos.

 

11. Los cristianos son como el alma en el mundo

El autor resume en una imagen la misión de los cristianos en el mundo: "Para decirlo en pocas palabras: los cristianos son en el mundo lo que el alma es en el cuerpo. El alma, en efecto, se halla esparcida por todos los miembros del cuerpo; así también los cristianos se encuentran dispersos por todas las ciudades del mundo".

"El alma está encerrada en el cuerpo, pero es ella la que mantiene unido el cuerpo; también los cristianos se hallan retenidos en el mundo como en una cárcel, pero ellos son los que mantienen la trabazón del mundo".

Una exhortación final del autor de la carta: "Tan importante es el puesto que Dios les ha asignado, del que no les es lícito desertar".

 

TAREA DE LOS CRISTIANOS EN EL SIGLO XXI

Dejando el texto de la carta, deseo ahora hacer un comentario sobre lo dicho. ¿Cuál es la tarea de los cristianos en el siglo XXI?

Los cristianos, según el Señor, son «sal de la tierra» (Mt 5,13) y «luz del mundo» (Mt 5,14). Tienen la tarea de iluminar la realidad humana y social desde la luz de la fe; y poner un poco de sabor a la vida. La sabiduría cristiana aporta un nuevo sabor a la vida. Recordemos que el término "sabiduría" viene del latín "sapere" (saborear). Aquel que goza de una sabiduría más rica tiene la obligación de poner un poco de sabor a la vida.

Los documentos del magisterio de las últimas décadas han exhortado a los cristianos a vivir en el mundo, aportando su estilo de vida, sobre todo para transformarlo. El Concilio Vaticano II exhortaba a los cristianos a "actuar como fermento y como alma de la sociedad, que debe renovarse en Cristo y transformarse en familia de Dios" (Gaudium et spes, 40). Una tarea a la que todos los cristianos estamos llamados.

Pablo VI animaba a los cristianos a trabajar en el amplio mundo y complejo de la política, de lo social, de la economía, de la cultura, de los medios de comunicación (cf. Pablo VI, Evangelii nuntiandi, 70). En esos campos estamos los presentes reflejados.

El papa Juan Pablo II decía a los fieles cristianos laicos: "La viña es el mundo entero (cf. Mt 13, 38), que debe ser transformado según el designio divino en vista de la venida definitiva del Reino de Dios" (Christifideles laici, 1). Estamos en una viña, a la que hemos sido llamados para cultivarla. La Conferencia Episcopal Española, en un hermoso documento de 1991, poco conocido -aquí hay dos Obispos que participaron activamente en dicha publicación-, animaba a los cristianos a llevar a cabo su misión ante los desafíos de impulsar una nueva evangelización y de promover una nueva cultura de la vida (Los laicos cristianos, Iglesia en el mundo, 43).

La tarea de los cristianos en pleno siglo XXI sigue siendo la transformación del mundo a la luz del Evangelio. Para ello es necesario formarse adecuadamente y afrontar el reto de dar un testimonio valiente.

 

CONCLUSIÓN

La carta a la que he hecho referencia al inicio de este discurso se titula: "Carta a Diogneto", cuyo autor y destinatario son desconocidos documentalmente. Pero según datos históricos fue escrita, en el año 112, por Cuadrato, obispo de Atenas, y dirigida a un romano, nacido en nuestras tierras (actualmente Santiponce-Sevilla), llamado Publio Elio Adriano,a la sazón "Arconte" de Atenas y, posteriormente, emperador Adriano (años 117-138), de todos conocido.

Como hemos podido observar, la actualidad de la "Carta a Diogneto" es patente, a pesar de haber trascurrido 1900 años. Hacemos hoy memoria y elogio de esta hermosa Carta.

Al igual que el entonces obispo de Atenas, el actual obispo de Málaga invita a los cristianos del siglo XXI a vivir como tales, con un tenor de vida, un estilo y unas actitudes, que transformen a mejor la sociedad donde viven; que iluminen con su fe todos los aspectos y dimensiones del ser humano: el respeto a la vida humana, la defensa de la dignidad de la persona, la valoración e importancia de la familia, la empresa, la política, la economía, la enseñanza, la educación integral.

Ninguna dimensión del ser humano y ningún ámbito de la sociedad deben quedar exentos de ser iluminados por la luz de la fe, que los cristianos del siglo XXI estamos llamados testimoniar. Y como decía la "Carta de Diogneto": que nadie renuncie a esta tarea.

+ Jesús, obispo de Málaga

 

Nota. Texto íntegro de la intervención del obispo Jesús Catalá en el Forum Europa-Tribuna Andalucía, celebrado en Málaga el 14 de junio de 2013.

Publicado en Opinión / Tribuna

Una repaso a las hemerotecas locales deja de manifiesto que lo único (casi) que se repite pasada cada festividad del Corpus Christi en Málaga, es el descontento generalizado que deja su celebración. Al menos entre los cofrades, aunque pocas voces se pronuncian públicamente. El obispo Jesús Catalá llegó a Málaga a finales de 2008, por lo que ésta ha sido su quinta procesión de Jesús Sacramentado como prelado malagueño. Dijo entonces que durante su primer año dejaría hacer para así conocer la Diócesis, antes de actuar en ninguna dirección. Un lustro después, no ha sabido reconducir una celebración que su antecesor en el cargo, Antonio Dorado, ya había dejado languidecida pero que, podría incluso haber perdido arraigo y sabor en estos últimos años. Si algo hay seguro es que el Corpus en Málaga se mueve a bandazos. Dificil así consolidar nada, ni crecer.

La celebración de las vísperas, pese a todo, parecía echar raíces. Fue de las últimas aportaciones de la era de Dorado Soto: El toque de fanfarrias desde la balconada de la Catedral, el pasacalles vespertino del sábado, con su correspondiente inauguración de altares... Todo debidamente anunciado con un cartel y en un programa que llegaba incluso a editarse en papel. Las vísperas, esta vez, se limitaron a una adoración del Santísimo en la Catedral, sin repercusión alguna a pie de calle. Salvo por los preparativos de los altares cofrades -el único colectivo de la Iglesia que se moviliza cada año para esta cita-, poco ambiente de Corpus se podía pulsar en Málaga este fin de semana. Y tras distintos cambios de horarios, esta vez la propuesta era celebrar la Misa Solemne por la mañana y la procesión por la tarde. Más cambios para tan pocos años.

El recorrido de la procesión nunca es el mismo. Siempre parecido al anterior pero nunca se repite, señal de que no termina de gustar. Este año se abrazó la plaza de Uncibay de salida y en el último tramo, evitó el paso por el trozo con circulación rodada de Molina Lario, donde la carroza había ofrecido años atrás estampas esperpénticas cruzándose con vehículos. Apostó por Sancha de Lara y San Bernardo El Viejo para buscar la calle Strachan. Mejor seguro, pero se antoja una vuelta innecesaria dada la respuesta de público en esa zona y las molestias que genera a empresarios. Este tramo siempre es el menos arropado en todos los sentidos. Pero queda la sensación de que la calle Larios hay que transitarla al completo pese a ofrecer distintas vías de salida. La primera mitad de la procesión estuvo bastante arropada de público pero la parte final y la entrada en la Catedral fue -nuevamente- desangelada.

La procesión del Corpus en Málaga se celebra en horario vespertino desde 2010, fue el primer gran cambio que aportó Jesús Catalá a la festividad. Dorado Soto ya lo había intentado antes en horario de mañana y de tarde. Desde entonces también el Santísimo sale bajo palio por la puerta de la Encarnación y es entronizado en la plaza del Obispo. Esto sólo pasa en Málaga, en el resto de grandes ciudades de Andalucía sale en su carroza. Pero dicen que dicta el protocolo para las procesiones sacramentales que la comitiva debe salir y entrar por la puerta principal del templo, aunque genere estampas que no contribuyen a la solemnidad que debiera existir. Véase especialmente el epílogo de la procesión. La mayoría del cortejo da por terminada la procesión antes de que el Santísimo entre en la Catedral. Cualquiera puede observar cómo muchas cofradías se escapan con sus guiones sin llegar a pisar las naves catedralicias y otras se escabullen en su interior. Y mientras Jesús Catalá imparte la bendición, la carroza entra por la puerta del Patio de los Naranjos, con suma discreción, pero sólo aporta confusión entre los asistentes.

Este 2013 fue el primer Corpus sin Jesús Castellanos, a quien muchos cofrades vimos estrellarse cada año contra el imposible de mejorar algo de esta festividad en Málaga. La última palabra en esta procesión se toma en la calle Santa María. La comisión de Culto de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa, que preside Rafael López Taza, por su parte, estuvo a la altura de las circunstancias y dispuso un altar muy trabajado en la plaza de la Constitución, con enseres y elementos de cultos de numerosas hermandades. También se apreciaron mejoras en la carroza, que salió con los faroles del trono de la Salutación, arcángeles de Salesianos y ánforas de la Sentencia y el Prendimiento.

El ritmo de la procesión fue más ágil y sin cortes reseñables esta vez, pero el cortejo siempre sorprende con perlas como la persona que portaba un sistema de megafonía movil e iba situado tras el pabellón basilical. Imposible de entender. En 2011 se instalaron altavoces por todo el recorrido y un 'speaker' desde la Catedral dirigió la procesión sin mucho éxito. Este año, una banda de música, la Trinidad Sinfónica, tocó tras el Santísimo. Tampoco se entiende la presencia de la Municipal en mitad del cortejo, donde viene saliendo incluso cuando la carroza iba sin música. ¿Qué tal si se incorporase alguna imagen procesional a la comitiva? El repertorio en ambos casos fue de marchas eucarísticas. Respecto al cortejo, la apuesta por organizarlo por arciprestazgos también va según los años. Como sea, las cofradías son siempre la columna vertebral, quienes nunca fallan pese a que algunas representaciones pudieran ser más nutridas. Las hermandades sacramentales fueron más próximas al Santísimo, mientras que el resto se dividieron por glorias y penitencia, primando a éstas últimas. Quizá cabría una reordenación según criterios históricos, independientemente del carisma de cada una. En todo caso, la procesión del Corpus es una cita de gloria.

Las únicas galas que lucieron al paso del Santítimo fueron las que instaló el Ayuntamiento en la calle Larios, los tradicionales reposteros. También pusieron los toldos, que ya se quedarán todo el verano. Por lo demás, apenas hubo vecinos que engalanasen sus viviendas. Respecto a los altares, cabe recordar que en el último Corpús de Dorado Soto, en 2008, se instalaron un total de 13. Este año sólo cuatro, que por orden de itinerario fueron el de la Agrupación de Glorias (Carmen de Pedragalejo), Rocío de San Lázaro, Agrupación de Cofradías (Sagrada Cena) y Humildad y Paciencia. La Virgen del Carmen y el Señor de la Sagrada Cena volvieron en procesión a los Santos Mártires, la primera en una carroza con ruedas y el segundo acompañado por la banda de cornetas de la Esperanza, que cumplía su 15 aniversario. La tertulia El Monaguillo, que dirige Juan Manuel Sánchez Quiñones, adornó tres escaparates de la calle Granada y sigue así fiel a su cita con la festividad del Corpus, pese a la prohibición de ocupar la vía pública a cualquier entidad que no tenga el visto bueno de Palacio. Suma 24 años de apoyo a esta festividad. En su momento, hubo asociaciones de fieles que desvirtuaron el concepto de altares centrando su montaje en la venta de recuerdos. Las medidas llevadas a cabo por el Obispado para erradicar éstos parecen haber aburrido a quienes sí montaban con criterio. Algo está pasando porque la realidad es que la respuesta se reduce a la mínima expresión en la actualidad.

Al menos este año las hermandades que quisieron pudieron portar cirios encendidos para acompañar al Santísimo, tras la incomprensible prohibición del año anterior. Los operarios municipales aplicaron a las calles del recorrido un producto para facilitar su limpiado. Es el protocolo habitual. Pero debió echarse pocas horas antes de la procesión y el pavimento parecía una pista de patinaje. Hubo resbalones. Sin mucho esplendor en general pasó otra festividad del Corpus Christi en Málaga. Lo peor no son las cosas que pudieran ser mejorables, sino la sensación de no existir un proyecto para que esta festividad recupere el esplendor del pasado. Según parece, Jesús Catalá tampoco tiene la respuesta.

Publicado en Málaga

En la Pascua celebramos el "paso", que Jesús hizo de la muerte temporal a la vida eterna. Este hecho es un acontecimiento único en la historia de la humanidad. Ningún ser humano antes que Él y nadie después que Él ha podido realizar este "paso"; pero Jesús de Nazaret lo ha hecho por su condición de Dios y Hombre a la vez. El fiel creyente, que se asocia a la muerte de Jesucristo en el bautismo, queda asociado también a su resurrección; su vida temporal queda impregnada de inmortalidad; su inteligencia limitada queda iluminada por la luz de la fe; experimentando el amor de Dios, queda capacitado para amar. En definitiva, el creyente puede realizar la "Pascua" con Cristo, dando el "paso" hacia lo eterno.

Por la fe se nos regala el don de vivir con esperanza y agradecimiento. Nuestra pequeñez y miseria es ocasión de misericordia; la humillación, de exaltación; las penas se truecan en alegría; y la amargura se dulcifica.

La Pascua nos permite traspasar nuestros cortos límites, porque se nos tiende la misma mano de quien resucitó a Jesús de entre los muertos. Por eso, «si vivimos, vivimos para el Señor, si morimos, morimos para el Señor» (Rm 14,8), que murió y resucitó por nosotros, rescatando nuestra vida. Desde su resurrección estamos en deuda de amor con Él; deuda impagable, que debe llevarnos a vivir sólo para Él, pues el amor sólo con amor se paga.

¡Feliz Pascua de Resurrección!

+ Jesús, obispo de Málaga

Publicado en Opinión / Tribuna

Autoridades civiles, cofrades y religiosas hablan del pregón de Rafael Pérez Pallarés:

 

· Jesús catalá, obispo de málaga y su diócesis

"Ha sido un pregón en el que se ha combinado el anuncio de la Semana Santa que es la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, donde ha entrelazado dentro del marco de Málaga las cofradías y los personajes. Es una construcción muy bonita y con un grandísimo contenido, el contenido de la fe. Ha sido en realidad el anuncio de la buena nueva. La muerte queda vencida por el amor y por la resurrección. Muy teológico, muy profundo. Más que arrancar aplausos como otras veces ha podido arrancar, más bien te invitaba a no a exteriorizar y hacer ruidos sino a interiorizarlo y meditarlo. Una auténtica meditación sobre la Semana Santa malagueña.

Ha tocado temas sociales pero la Pasión del Señor toca eso. La Resurrección del Señor transforma el pecado del hombre que son todas las miserias humanas, todas las manipulaciones y abusos... La Iglesia lleva programando esto hace dos mil años. Es sanar al hombre de todas esas cosas y por eso digo que es muy teológico".


· Francisco de la Torre, alcalde de Málaga

"Muy bien escrito y muy bien dicho y reclamado, con un conocimiento como es natural muy profundo. Ha ido trazando muy bien la descripción de la Málaga cofrade con momentos de la Pasión de Cristo. Me ha parecido un pregón muy profundo, muy espiritual y muy malagueño. Ha mencionado las distintas advocaciones de los cristos y vírgenes de nuestra Semana Santa. Me ha gustado mucho".

 

· Antonio Banderas, pregonero de la Semana Santa 2011

"Me ha parecido muy dulce, melancólico, marcada toda la narrativa y todo el ritmo por los espacios dejados por la música con reflexiones muy interesantes sobre la hipocresía, la mediocridad, el poder. Me ha encantado, me ha gustado sobre todo la dulzura con la que ha ido enlazando, como un bordado de un manto de Virgen, todos los personajes de la Semana Santa, incluido el Berruguita, para contarnos la Pasión de Jesús, que es al final el gran argumento de esa ópera a la que llamamos Semana Santa".

 

· Miguel Ángel Vargas, hermano mayor de la cofradía de la Salud

"Me ha parecido muy religioso muy profundo. Creo que ha trazado unas líneas de lo que debe ser el cofrade y dónde debe buscar sus fundamentos. Lo demás es importante pero el fundamento no debemos perderlo nunca y eso lo ha transmitido Rafa en su pregón".

Publicado en Málaga

En la Navidad celebramos la venida al mundo de Jesús, el Hijo de Dios; el Verbo eterno entra en la historia humana, haciéndose hombre. Desde entonces todo hombre, de cualquier época y condición, puede encontrarse personalmente con el Dios hecho hombre.

En el Prólogo del Evangelio de san Juan leemos: “La Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad” (Jn 1,14).

Quienes aceptan esta Palabra con un corazón sincero se abren a la presencia de Dios, que es Amor. La Palabra se ha encarnado en la historia en un Niño, nacido en un pesebre a las afueras de Belén. Lo más grande y hermoso se manifiesta de manera pobre y sencilla.

Dios ama al hombre, a quien ha creado a su imagen y semejanza (Gn 1, 27), y lo salva de la muerte, que sufre a causa de su pecado. El Hijo de Dios se ha rebajado hasta nosotros, para ofrecernos su gloria y su vida.

El Niño Jesús, nacido en Belén, es un canto a la vida; un canto al amor, porque es el amor de Dios hecho hombre, que habla a los hombres, que entrega su vida por amor, para devolverle al hombre su verdadera imagen. Dios ha querido hacerse hombre y compartir nuestra condición humana, para ofrecernos su vida divina. Éste es el gran misterio de la Navidad; por eso hacemos fiesta.

Pero esta verdad es creíble solo desde la fe cristiana. Hay una parte de nuestra sociedad que no acepta este acontecimiento histórico; y existe una profunda crisis de fe, que afecta a muchas personas.

Benedicto XVI, en un discurso a la Curia romana (2011) hizo una constatación muy realista sobre esta crisis de fe, tan evidente en Occidente, donde crece el escepticismo y la incredulidad.

La próxima Navidad está enmarcada en el Año de la fe, que el papa Benedicto XVI ha querido ofrecer a toda la Iglesia. En su carta nos recuerda “la exigencia de redescubrir el camino de la fe, para iluminar de manera cada vez más clara la alegría y el entusiasmo renovado del encuentro con Cristo” (Porta fidei, 2).

La Navidad es una ocasión propicia, para profundizar en el conocimiento del camino de acceso, que Cristo ha abierto a la humanidad para encontrarse con Dios.

Invito a todas las familias a vivir esta Navidad con un corazón agradecido. Conviene que hagamos sencillos gestos, que expresen nuestra fe: celebrar la Navidad en familia, poner el belén en casa, con la mula y el buey, encender una luz en el balcón, compartir con los más necesitados.

¡Feliz Navidad a todos!

+ Jesús, obispo de Málaga

Publicado en Opinión / Tribuna
Jueves, 25 Octubre 2012

Más allá de las procesiones

Año de la Fe, una oportunidad para organizar alguna procesión extraordinaria. El debate público de los cofrades se centra en el tema procesionista. No en vano, el fin último y primigenio de las cofradías es el culto público a Dios por medio de las imágenes, junto con los enterramientos. También el rasgo diferenciador con cualquier otro colectivo de la Iglesia. Pero aunque las tintas se carguen sobre ello, la realidad cofrade va más allá. Los cofrades son autocríticos y saben de sus deficiencias, pero lejos de las procesiones, las cofradías también son un referente dentro de la Iglesia en caridad, compromiso y participación, algunas de las directrices de la efeméride que se celebra hasta el próximo 24 de noviembre de 2013.

Las cofradías son la cara más amable de la Iglesia, trasnochada para la opinión pública en demasiados de sus planteamientos, incluso para miembros de la misma. La puerta de entrada para gran parte de la sociedad, que encuentra en estas entidades el mejor nexo con la doctrina cristiana. El concepto de religiosidad popular es un valor en alza en los tiempos actuales. Siempre las cofradías han sido una valiosa herramienta de evangelización mediante la catequesis en la calle. 

La formación debe de cuidarse para que las procesiones no ofrezcan un mensaje equívoco. Pero el compromiso de las cofradías no debe cuestionarse por parte de nadie. El obispo, Jesús Catalá, pide a los cofrades que se sumen a las actividades propuestas del Año de la Fe, a sabiendas de que son el mejor vehículo para hacer partícipe a la sociedad en general. Así se demostró en la visita de la Cruz del Papa en 2011. 

Pide que se cuide el proceso de admisión de hermanos, como debe de ser, pero también habría que recordar que antes de cerrar una puerta a los no bautizados, las cofradías son una de las más accesibles a nuevos cristianos. Abiertas siempre a quien quiera cruzar ese dintel mediante el Bautismo o quien, desde fuera quiera conocer nuestra Fe. En la experiencia de ser espectador, o incluso participando de las distintas procesiones, un no bautizado puede encontrar un camino de reflexión que sirva para encontrar a Jesús. Evangelizar que se llama.

El debate sobre un gran acto cofrade seguirá latente durante todo el curso. También la acción social y caritativa -mejorable, es de perogrullo, porque siempre puede ser mejor- que realizan las cofradías. Mientras los cofrades hablan de procesiones, es decir, de una evangelización a pie de calle, gratuita y universal, otros grupos sugieren abrir universidades privadas o trabajan en guetos cerrados, lugares en donde evidentemente es bastante fácil hallar una supuesta pureza de convicciones. Entre las directrices del Año de la Fe está “mostrar cuando sea oportuno nuestra condición de creyentes”. Pocos cristianos sacan pecho en público como lo hacen los cofrades, cuya labor va más allá de las procesiones.

Publicado en Opinión / Editorial
Publicidad - elcabildo.org

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga