Asuntos de oficio

"Sería ideal cruzar el puente y poder bajar hasta mi casa hermandad" (2/2)

El hermano mayor del Huerto habla de la realidad actual de su Archicofradía y de los problemas internos que la dividieron durante el mandato de Pepe López · Señala que el siguiente reto será el palio de la Virgen aunque le preocupa el manto y el retablo

elcabildo.org | Viernes, 29 Noviembre 2013 Comentarios (40)
Primera salida del Huerto desde El Perchel, en 2005. Primera salida del Huerto desde El Perchel, en 2005. EL CABILDO

La actualidad de la archicofradía del Huerto centra la segunda parte de la entrevista con Agustín Gutiérrez. Tras analizar la Mater Dei y hablar sobre el funcionamiento de la Agrupación de Cofradías, el hermano mayor del Huerto habla sobre la corporación que preside. Sabedor de que el principal patrimonio de cualquier cofradía es el humano, su prioridad es sanear los conflictos internos del pasado. Reconoce que hasta la presente, la casa hermandad en El Perchel sólo ha reportado mejoras patrimoniales, pero apuesta por que la Archicofradía pueda recuperar el "abrigo popular" perdido en los últimos años. En una conversación que se prolonga casi dos horas, expone algunas claves. 

 

-La Mater Dei nos dejó un interesante itinerario, ¿es posible un recorrido oficial mejor?

-Hay alternativas mucho mejores al recorrido oficial que tenemos; eso sí lo tengo claro.

 

-¿Como cuáles?

-¿A mí me preguntáis? Si sois vosotros los que estáis haciendo los 'Itinerarios Idílicos' (risas)... Se puede entrar por Puerta del Mar a la Alameda. El problema es cómo llegar hasta Puerta del Mar. A mí me gustaría llegar por calle Cisneros y Nueva para abajo.

 

-¿Se cuece en los órganos de decisión la necesidades de que hay que buscar algo nuevo?

-Yo creo que sí, que se está cociendo. Quién le pondrá el cascabel al gato no lo sé, pero sí está claro que hay que ponerle el cascabel. Hay que tener el consenso de que todo queremos cambiar.

 

-Madrileño pero lleva 20 años en Málaga. ¿Cómo empieza el nexo con las cofradías?

-Soy de Madrid. Estudio en un colegio Salesiano y siempre había estado metido en los grupos de pastoral o jóvenes del colegio. Siempre ha estado muy activa mi faceta religiosa. Allí en Madrid conozco a mi mujer, que es de Málaga. La primera Semana Santa que vine aquí me quedé impactado y a partir de ahí empiezo a participar. Mi mujer, mi cuñado... todos son hermano del Huerto. Además, amigos míos de Madrid lo eran a su vez de Paco Toledo; entonces por ahí también me vine un poco la vinculación. A mí el Cristo del Huerto me impactó; la Virgen me llamó mucho la atención, pero me impactó mucho el Señor por su estampa orante de rodillas.

La imagen que se tiene allí arriba de la Semana Santa es el típico paso de Sevilla... Al año siguiente me apunté a sacar el trono del Señor y estuve viniendo a sacarlo cinco años, con un amigo. Llegábamos a Málaga a sacar el trono, volvíamos a Madrid y veníamos de nuevo el Jueves Santo. Yo trabajaba y estudiaba, y llegaba hecho polvo pero lo hacía. He pertenecido a otras cofradías y las he sacado, como a Esperanza o Mena; pero donde realmente me he hecho cofrade y he entendido la Semana Santa ha sido en el Huerto. Al principio era del Señor y luego, por avatares de la vida, pasé a ser capataz de la Virgen. Cuando me preguntan que si soy del Cristo o de la Virgen me planteo, como se suele decir, ¿qué dedo me corto que no me duela?

 

-¿Cuál fue su primera impresión del mundo cofrade?

-Hubo algo que me defraudó un poco y es que creía que las cofradías tenían más fondo religioso. Al principio empiezo a colaborar con la Cofradía y me llamaron mucho la atención las misas... esperaba más gente joven. Hubo otras cosas que me llamaron la atención para bien y que me gustaron; quizá los estereotipos que le gustan a todo el mundo. 

 

-¿Qué retos se marca el equipo de gobierno?

-Me encantaría poder volver a vivir momentos como la Mater Dei, en el sentido de que haya personas dispuestas a hacer hermandad. Nos falta gente que participe. Sólo de cuota somos casi mil hermanos, pero luego se organizan cosas y van muy pocos. Es un tema que quiero analizar y ver dónde está el problema. Quiero que haya gente dispuesta a hacer cosas.

 

-¿El aislamiento geográfico puede ser uno de los problemas?

-Es un problema que tenemos las cofradías del centro, porque salvo raras excepciones, no tenemos barrio. Al fin y al cabo, por ejemplo, Mena y la Estrella están en Santo Domingo, pero nosotros...

 

-¿Ahora que llevan un tiempo de rodaje, cómo es la vida con la casa hermandad en El Perchel?

-Cambia por completo la forma de concebir la Cofradía. Para nosotros ha sido buena en muchos aspectos: para empezar, tenemos los tronos allí dentro y no en un polígono industrial, los enseres los puedes controlar mejor y tienes un sitio que favorece hacer muchas cosas. Quiero aprovecharlo porque considero que haciendo cosas es como puedes conseguir que la gente se vaya concienciando más.

 

-¿Pero no opina que hasta ahora la casa hermandad sólo ha reportado mejoras patrimoniales?

-Sí, pero también se han podido hacer otras cosas como favorecer el encuentro con los hermanos, aunque no se ha terminado de conseguir esa participación.

 

-¿Ha podido perder arraigo el Huerto el Domingo de Ramos?

-Se han juntado muchas cosas: hemos perdido la salida de los Mártires, que tenía mucho tirón; han entrado cofradías nuevas y se ha modificado el horario; la situación que teníamos antes, de cerrar el Domingo de Ramos y el peso que teníamos en la jornada, se ha visto, a lo mejor, tocado. También creo que hemos ganado en otras cosas, por ejemplo, hemos conseguido que participe más gente en la procesión: niños y personas que trabajan al día siguiente.

En su momento perdimos ese abrigo popular al abrir en el Recorrido Oficial; este año, al pasar detrás se la Humildad, se ha notado la diferencia. También hemos ganado en la comodidad de llegar antes de la medianoche y poder celebrar que has salido, cosa que antes era mucho más precipitado porque al encerrar había que empezar a desmontar para que al día siguiente pudiera salir Pasión... Eso ha sido de las mejores cosas que nos ha podido pasar: nosotros teníamos los tronos en el polígono y cosas entre un cuartillo que teníamos en la casa hermandad de los Mártires y un trastero que tenía don Antonio Ruiz Pérez (antiguo párroco de los Santos Mártires) encima de su casa... Aquello era un desbarajuste y ahora lo tenemos todo más centralizado. 

 

-Después de haber visto varios años al Huerto en su nueva ubicación, pensamos que en El Perchel no encaja.

-La plaza de la casa hermandad está llena, pero desde calle Cerrojo hasta el hotel es un desierto. Reconozco que a todos nos gusta llegar a nuestra casa arropados de gente, pero para mí lo importante es que es Domingo de Ramos, salimos y lo podemos celebrar. Para mí eso lo fundamental. ¿Que me gustaría que por el camino hubiera mucha gente viéndonos y arropándonos? No lo voy a negar, pero más que eso me gustaría ver a mi cortejo por un entorno bonito. Para mí lo ideal sería subir la Rampa de la Aurora cruzar el Puente y bajar hasta la casa hermandad, pero eso no lo puedo hacer...

 

-¿Lo habéis tanteado?

-No. Nosotros nos hemos planteado subir el Puente y entrar por calle Mármoles, pero el entorno tampoco nos gusta. La gente no es consciente de que tenemos unos tronos muy grandes: en el del Cristo hay que tener en cuenta el factor del árbol, no sólo por el aumento de peso, sino por el cimbreo que provoca; y el trono de la Virgen, de los que estamos en la "banda central" de tamaños, yo creo que es de los más grandes, y la candelería en su día se hizo con la intención de que fuese la de más candelabros llevara de toda Málaga... El problema es que como un portador nuevo tenga una mala experiencia, no vuelve.

 

-Respecto a esas cuestiones, ¿cómo piensa trabajar la cofradía?

-Queremos empezar a hacer equipo en cuanto a la gente del trono: con el Cristo ya se ha empezado a hacer. Y en el tema del recorrido, con que cambiáramos algunas cosas podría ser un incentivo para que la gente saliera más motivada y tuviéramos un Domingo de Ramos más redondo.

 

-¿Cómo se encuentra a nivel humano la cofradía tras unas elecciones con dos candidaturas?

- Prácticamente igual, incluso un poquito mejor. El 70 por ciento de mi junta estaban con Jesús Morente. Es cierto que antes había gente no estaba involucrada y conmigo se han vuelto a implicar otra vez.

 

-¿Hay alguna facción divida?

-Ahora mismo no. El problema de las cofradías es que la junta de gobierno se divida, pero si hay varias opiniones de cara a las elecciones y una es mayoritaria y la otra es algo testimonial o residual, la Archicofradía puede seguir adelante sin problemas. Yo creo que eso es lo que me ha pasado a mí. En su momento, con Pepe López, sí hubo una división de la junta y un enfrentamiento fuerte, por eso la Cofradía ha estado resentida un tiempo... Conmigo ha ido mejor de lo que pensábamos, aunque algunos han desparecido. Yo alucino porque en su programa querían potenciar los cultos y no ha aparecido a nada.

 

-A nivel patrimonial, ¿qué retos se marca la cofradía? ¿El manto es una prioridad?

-Vamos ser realistas con el tema del manto, ¿qué vale pasar o restaurar un manto?

 

-¿Hasta que llegue la restauración del manto vais a estar procesionando con este?

-Es que no tenemos otro y con un manto de terciopelo liso no vamos a salir... El manto lo sufragó Lorenzo Silva y su familia lo guardaba en su casa hasta la siguiente salida, pero llegó un momento en el que la cofradía decidió guardarlo y conservarlo. El tema del manto tiene una solución que cuesta mucho, y hay que empezar a realizar un proyecto de cómo financiarlo. Para eso toca involucrase y nos tenemos que pringar todos. Pero sabemos que el manto está en un momento en el que, si lo dejamos más, su estado puede convertirse en irreversible.

 

-Una hermandad que está luchando con los pagos de la casa hermandad, ¿dónde pone sus miras patrimoniales?

-Lo que tenemos claro es que lo que hagamos tiene que tener su forma de financiación; no nos vamos a meter hacer nada a tontas y a locas,  salvo que sea urgente. Yo soy de la opinión de mantener antes de tener que gastarse todo el dinero después.

 

-Lo primero que llegará ¿qué será?

-Ahora nos queremos meter en el tema del palio y también arreglar el trono del Cristo. Cuidar las cosas, y me duele decirlo porque es mi Cofradía. Del trono del Cristo es de lo único que tengo presupuestos encima de la mesa, pero es algo que ha surgido.

 

-¿Y por dónde se consigue una vía de financiación en estos tiempos?

-Aquí todo el mundo gana dinero con esto menos las cofradías; ahí está el quid de la cuestión. A ver si llega el momento en que las cofradías saquemos un provecho que pueda revertirnos. Aparte del presupuesto de la Agrupación de Cofradías que se reparte como subvención.

 

-Hubo un amago durante el mandato de Pepe López de recuperar y normalizar la salida de la Virgen de la Oliva, ¿qué pasó?

-En la Hermandad hay partidarios de retomarlo, pero no es una cosa de mucho peso específico. Si lo fuese, a lo mejor sería yo el primero en promoverlo, pero ahora no es prioridad dentro de la Cofradía.

 

-¿Qué propició la llegada de la Oliva?

-Estaba Juan Manuel Morilla de hermano mayor y fue un momento de crecimiento patrimonial. Se habló de recuperar ciertos títulos que tenía la Cofradía y que se habían perdido.

 

-¿Y por qué razón se bajaron peldaños desde aquella etapa?

-Por la división; a todas nos pasa. En todo lo que se haga en la vida es fundamental el capital humano. De otra forma no puedes hacer nada.

 

-¿Y el retablo?

-Estoy citado con un taller de dorado y con Raúl Trillo para ver presupuestos. No es sólo tema de dorado, hemos de valorar qué parte de la madera y de la talla habría que arreglar. En su momento la prioridad fue la casa hermandad que nos trajo muchas cosas buenas pero...

 

-A toro pasado: ¿hubiérais esperado más tiempo por si hubiera posibilidad de algún lugar en el centro?

-Nos pusieron un plano con todos los solares que nos podían dejar: el de Las Penas nos lo ofrecieron a nosotros antes que a ellos, pero no podíamos salir de allí...

 

-En cuanto al capital humano, ¿qué papel juega la juventud actualmente?

-Para mí, el más importante; por fin estamos empezamos a tener más jóvenes. A nosotros nos faltan dos generaciones de gente. Ha habido quienes no eran conscientes de ello y otros que sí que nos hemos dado cuenta... La realidad es que aquí estamos todos de paso; esto no es nuestro. Lo que pasa es que hay algunos que se creen que es suyo, pero hay que abonar el terreno para que el que venga se lo encuentre lo mejor posible... Al igual que a mí me ha fastidiado encontrarme con cosas mal hechas, y en parte culpa mía, porque yo también estaba en las juntas anteriores.

 

En esta información han participado Juan A. Navarro Arias, Alejandro Cerezo, Antonio Márquez, Marta Jiménez y Rafael Contreras.

¿Le ha resultado interesante?
(4 votos)

Noticias relacionadas (por etiqueta)