Martes, 26 Septiembre 2017 | Actualizado 22/09/17

Faltan
180 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".

LA CRÓNICA

Vídeo relacionado

Reportaje audiovisual de la procesión del Cristo de la Sangre. ELCABILDOTV

Un Cristo de altura a ras de monte

El Crucificado de la Sangre reivindica sus valores plásticos saliendo sin grupo aunque poco elevado en el trono · En torno a dos centenares de archicofrades, entre cortejo y portadores, regresaron a San Felipe

Alejandro Cerezo | Sábado, 13 Febrero 2016 Comentarios (5)
El Cristo de la Sangre, en la Catedral. El Cristo de la Sangre, en la Catedral. A. C.

Destapando nuevos matices y centrando la atención. El Cristo de la Sangre, obra de Francisco Palma Burgos (1941), cumple tres cuartos de siglo de su hechura en este 2016 y -nunca es tarde si la dicha es buena- este Vía Crucis de la Agrupación de Cofradías ha podido servir para poner sobre la palestra su interés artístico y estético.

Históricamente no ha corrido mucha suerte la imagen del Cristo de la Sangre ni hoy día parece que se encuentre rodeado de los mejores ingredientes para poder valorar la talla en su medida, empezando por la misma cruz en donde se ancla. Hasta 1993, en que Estrella Arcos intervino sobre la efigie, sufrió repintes de todo tipo; y además puede restar otro asunto: el grupo escultórico que acompaña al Crucificado (a excepción de la magnífica Dolorosa y el más que digno San Juan), en absoluto contribuyen como debiera a la puesta en valor de la pieza principal. ¿Esto cómo se colige? Valorando situaciones como la del pasado viernes: la imagen del Cristo de la Sangre fue redescubierta por numeroso público que contemplaba los distintos perfiles y el juego que las luces del alumbrado urbano sugerían en la escultura. Por tanto, su grupo no resalta la figura principal, sino que parece que la encubre, la entierra.

La entierra... Pese a que la talla del Crucificado armonizaba y mucho en el coqueto trono de la Expiración de Villanueva del Trabuco, ésta se irguió tan mínimamente que los últimos lirios del monte acariciaban los dedos de los pies del Señor. No es un problema nuevo ni privativo de esta hermandad sino de la ciudad, que sufre un inexplicable vicio por presentar a las tallas de Cristo en la cruz a ras de monte, sin un mínimo de espacio, esbeltez, verticalidad... valores clave para la adecuada contemplación de los Crucificados.

Reflexiones aparte, siempre éstas generales a partir de lo vivido ayer, el Vía Crucis de la Agrupación de Cofradías se desarrolló conforme a lo acostumbrado; repitiendo debes y haberes. El titular volvió a su sede canónica, por lo que parece desusarse la opción de recogerse en San Julián, que hubieron de cumplir los titulares de los Vía Crucis de 2010, 2011 y 2012. Salir desde San Julián es un parámetro más inestable si cabe; en los últimos años, ni el Señor de la Puente (2013) ni Jesús ‘El Rico’ (2014) lo hicieron, aunque sí el Nazareno del Paso el año pasado... en definitiva, aún no queda claro el esquema de Vía Crucis que se pretende desde la Agrupación de Cofradías, ya que apenas existen más de tres años consecutivos cumpliendo un mismo modelo.

Durante la ida marchó el Crucificado acompañado de música de capilla; salió puntualmente, si bien hubo más problemas de la cuenta al desplegar las patas del trono. Los archicofrades fueron mandados al inicio de la comitiva para ocupar los últimos tramos las parejas representantes de las hermandades agrupadas y los hermanos mayores de las cofradías, portando cirios burdeos. Una cuadrilla de acólitos con pertiguero antecedía al trono. A la llegada del Cristo al Patio de los Naranjos el cielo dejó caer unas anecdóticas gotas de agua.


El Año de la Misericordia, presente

A las 20.30 horas comenzaba el Vía Crucis, que oficiaba el obispo de la Diócesis, Jesús Catalá, acompañado de diversos diáconos y canónigos delante de la imagen del Señor, que recorrió las naves de la Catedral. Distintos lectores reflexionaban las estaciones, que pudieron seguir los asistentes mediante un esmerado librito editado por la Agrupación. Finalizadas las quince meditaciones, y desde el presbiterio, se entonó en comunidad la oración propuesta por el papa Francisco para el Año de la Misericordia.

 

2016 02 13 CortejoViaCrucis

 

Pocos minutos después de las diez de la noche, se volvían a abrir las puertas del Patio de los Naranjos para el retorno a San Felipe, ya sin representación de hermandades ni de la entidad de San Julián. Fue entonces cuando se pudo valorar, y positivamente, la respuesta de los archicofrades de la Sangre: entre cirios y hombres de trono, cerca de los dos centenares de hermanos arroparon a su titular.

Aunque no faltó público desde el inicio, los alrededores de la Catedral al retorno fueron masivos, así como las calles San Agustín y Granada. La archicofradía, con buen criterio, optó por un recorrido directo hacia San Felipe, buscando las calles Madre de Dios y Montaño a través de la plaza de la Merced, si bien en este enclave se concedió dar un rodeo para pasar ante la sede símbolo de su mayor etapa de esplendor, la de los años 20: el Convento de la Merced. Estas calles, entorno natural e histórico de la archicofradía de la Sangre, merecerían valorarse para incluirlas en su recorrido del Miércoles Santo, quizá más a la ida que a la vuelta, en aras a dotar de interés su itinerario y ofrecer nuevos matices a un cortejo que disfruta poco de la luz de la tarde a causa de su tardía salida.

A pesar de lo directo del recorrido escogido, el ritmo del cortejo fue -parece endémico en los regresos de los Vía Crucis- lento en exceso: tres horas de la Catedral a San Felipe, cuando Salutación o Santa Cruz en sus propias estaciones de penitencia invierten la mitad de tiempo, recorriendo las mismas calles.

Detrás de la imagen marchó la agrupación musical San Lorenzo Mártir, rindiendo a un fabuloso nivel interpretativo y con una cruceta musical plena de marchas clásicas del género como ‘Pasa la Virgen del Refugio’, ‘La Salve’, ‘Santa María de la Esperanza’ o ‘Cinco Llagas’, en muchas de las cuales pudo lucir la lira y la flauta que acentúa más si cabe la personalidad y filosofía de la formación correonista. Pudo disonar en tan cuidado aspecto musical que, en un momento clave como a la salida de la Catedral del Crucificado, se interpretase una pieza de eminente corte mariano tal es el ‘Ave María’, compuesto por Ennio Morricone para la película ‘La Misión’, pero mera anécdota en una actuación impecable. A la una de la madrugada, no sin intriga y dificultad por la altura -qué cosas-, el Cristo de la Sangre entraba en San Felipe Neri.

¿Le ha resultado interesante?
(13 votos)

Comentarios   

+4 #5 Pablo González 16-02-2016 15:26
Los señores de El Cabildo son un grupo de cofrades que cuentan qué les parece lo que ven, con sus gustos y conocimientos, mejores o peores pero respetables. A quien no le guste la opinión de estas personas o no se vea capaz de encajar (y aprovechar) sus críticas, solo debe evitar entrar en este portal.

Yo creo que en cuanto a la imagen del crucificado, lo único que proponen es reescribir el grupo escultórico que lo acompaña.

Si pienso que la agrupación debería establecer un criterio único en cuanto a la forma de procesionar a la imagen a la que corresponda cada año. Si un aniversario es excusa para conceder el via crucis oficial y cada hermandad da a este un aspecto de salida extraordinarias , el via crucis oficial se va a convertir en una salida extraordinaria anual y no creo que sea esta su función.
+7 #4 Pertiguero 15-02-2016 00:06
La Sangre ha hecho un muy buen Via Crucis, y debe tener en cuenta que darle un toque más serio a su desfile le hace ganar en demasía de más clase y solemnidad como se comprobó.

Esperemos que el Miércoles Santo tome ejemplo de lo que hicieron el viernes: seriedad, cuidado cortejo, pertiguero, repertorio digno...
-10 #3 Nico 14-02-2016 16:24
Totalmente de acuerdo con Antonio Portillo. Estos señores de El Cabildo se creen jueces supremos y que au verdad es absoluta amen de sus conocimientos artisticos que parece que poseen para criticar toda talla que no este acorde a sus ideales.
+9 #2 Paco López 14-02-2016 15:06
¡Antonio! Y tú eres juez supremo de El Cabildo... ¡vaya bucle!
-9 #1 Antonio Portillo Ver 14-02-2016 09:59
No estaría de más que en algún medio de comunicación se hiciera también crítica de vuestra labor ya que por vuestras columnas siempre se deduce claramente que presumís de ser los jueces supremos de nuestra Semana Santa...

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Publicidad - elcabildo.org

Galerías

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga