Martes, 26 Septiembre 2017 | Actualizado 22/09/17

Faltan
180 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".

La Crónica

Vídeo relacionado

Regreso por la calle Ancha de la Virgen del Carmen de El Perchel. ALBERTO CABELLO

La Virgen del Carmen explora el centro

La archicofradía perchelera estrena recorrido y acompañamiento musical en la puesta de largo del segundo mandato de Ángel Calle · Aunque se anunció, no hubo tradicional estación ante el convento de Carmelitas

A. CEREZO · J. A. NAVARRO | Martes, 19 Julio 2016 Comentarios (1)
El Puente de la Misericordia, abarrotado para recibir al Carmen. El Puente de la Misericordia, abarrotado para recibir al Carmen. J. A. N.

La archicofradía del Carmen de El Perchel volvió a darse un baño de masas con la procesión de su icono, uno de los que más fervores despierta en la capital, junto con los de El Palo y Huelin, y la imagen que fue coronada canónicamente el 18 de julio de 2004Y lo hizo con la puesta de largo de diversas novedades en su jornada central, que es el domingo posterior al 16 de julio: nuevo itinerario tanto en el rosario de la aurora como en la procesión de gloria, nuevo acompañamiento musical y enésima reforma de los controvertidos arbotantes de su trono, aspectos que configuraron una esencia renovada que invitó a muchos análisis.

El primero: qué lenta fue siempre esta procesión. Un excelente ritmo del cortejo en esta ocasión permitió que, aun incrementando su recorrido en una cuarta parte más que el tradicional, la archicofradía se recogió poco después de las 0.15 horas, más temprano incluso que otros años.

Esa ampliación del itinerario se verificó subiendo la calles Larios y, por Liborio García, bajando las calles Nueva y Puerta del Mar. No pudo acceder a la principal calle de la ciudad por Sancha de Lara a última hora a causa de la presencia de un andamio. De cualquier forma, un entorno estético en donde lució de forma especial, como lo hace cualquier cortejo que recorre esta zona plagada de exquisito urbanismo decimonónico -que algunos quieren derribar en La Mundial, qué paradoja-. Aunque estéticamente funcionó el itinerario, cabe preguntarse si conceptualmente ganaría sumando más calles de su feligresía. Si acaso fuese posible.

Tras su paseo por el centro, accedió a la zona del Soho por calle Córdoba y recorrió Vendeja hasta el puente de la Misericordia. Tras décadas, la tradicional visita y estación ante el Convento de Carmelitas de Stella Maris, aunque anunciada por los canales oficiales, no tuvo lugar. El Convento de la Alameda se quedó compuesto, engalanado y sin Virgen, tras décadas de encuentro con la Virgen perchelera. En su lugar se interpretó una lejana Salve Marinera de refilón en calle Vendeja esquina Tomás de Heredia y continuó el cortejo su camino hacia El Perchel.

El recorrido lo hizo a los sones de la banda de música de la Paz, que se incorporaba al trono de la Virgen del Carmen tras décadas con la banda de la Expiración. La formación ofreció su habitual nivel interpretativo, altísimo, y aportó cuotas de esplendor y brillantez a la procesión que hace tiempo se echaban en falta. Se pudo tratar de uno de los repertorios con más piezas locales que ha cumplimentado esta banda que participó el día anterior, por primera vez también, tras el Carmen de Pedregalejo. El trono, muy bien llevado durante todo el recorrido, congenió impecablemente con la música. Más deslucido fue el cortejo, pobre como en la mayoría de procesiones de gloria. En esta procesión resulta especialmente llamativo si miramos atrás y recordamos la comitiva de hermanos con cirios que hace no tanto acompañaban a esta Virgen coronada. En cabeza de procesión marchó la banda de cornetas del Carmen, que también recibió la Virgen tanto a la salida del rosario de la aurora como a la hora del embarque en el puerto.

La Virgen repitió el atuendo lucido en su besamanos del día anterior, anécdota que no se recuerda en las últimas décadas. Tampoco suele ser habitual que la procesión sea al día siguiente de la festividad. Un tocado de tules muy sencillo y clásico enmarcaba el rostro de la talla de Navas-Parejo, que lució, al igual que el Niño Jesús, el necesario y buen dorado de sus coronas de coronación, efectuado por el orfebre antequerano José Cantos. Menos unanimidad generó la reforma –ya es la segunda- de los arbotantes del trono, a cargo de Óscar Caballero. Desde luego, superando el aspecto anterior tanto en estética como en movimiento, da la sensación de que no va a ser la última vez que se toquen.

Sobre las once de la noche, la procesión estaba más que inmersa en El Perchel. La Virgen recorrió entre multitudes la calle Ancha del Carmen, de nuevo, como tantos años viene a ocurrir, deslucida por una minoría externa a la archicofradía sumergida en un chillerío impersonal y descontextualizado, que convirtió el paso por la más emblemática calle del recorrido del Carmen en un parque de atracciones similar al que ofrecía la Tribuna de los Pobres de los noventa pero, eso sí, en versión 'capillita'.

¿Le ha resultado interesante?
(5 votos)

Comentarios   

0 #1 oral pleasure 10-11-2016 10:12
These are really wonderful ideas in concerning blogging.
You have touched some good points here. Any way keep up wrinting.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Publicidad - elcabildo.org

Galerías

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga