Jueves, 14 Diciembre 2017 | Actualizado 10/12/17

Faltan
101 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".

ENTREVISTA

Manuel Gordillo: "El Obispado no quiere dar información sobre la situación interna de las Penas"

Hasta que no se solucionen los procedimientos que existan frente a los presuntos implicados, no habrá elecciones · El comisario considera que no se equivocó al poner las iniciales de Calderón y Mesa en aquel comunicado y manda un mensaje a los hermanos

J. A. Navarro Arias | Lunes, 21 Noviembre 2016 Escribir un comentario
Manuel Gordillo, durante la entrevista. Manuel Gordillo, durante la entrevista. J. A. N.

La hermandad de las Penas está intervenida desde el 7 de enero de 2015. El Obispado detuvo por supuestas irregularidades en el censo un proceso electoral que se había iniciado semanas antes. Francisco Calderón cerraba una etapa de 16 años como hermano mayor, desde el 23 de junio de 1998 que fue elegido, y dos hermanos optaban a la reelección: Jesús Mesa, mano derecha de Calderón durante su mandato, y Antonio Alés. El abogado y cofrade de Mena Manuel Gordillo fue designado para ordenar las deficiencias que pudieran existir en el censo de las Penas y volver a convocar elecciones en la mayor brevedad. Pero el asunto se está prolongando más de lo esperado.

-¿Por qué se sabe tan poco de la situación interna de las Penas después de casi dos años?
-Bueno... se sabe poco porque por parte del Obispado han considerado que no debía darse información, sinceramente. Así de simple.

-¿Y por parte del equipo del comisario consideráis que debiera de darse algo de información?
-Debo explicar que, al estar la cofradía regida por un comisario, no existe equipo. El comisario es un órgano unipersonal y tiene colaboradores, que son personas que no tienen ninguna responsabilidad colegiada o individual, como lo que entendemos por cargo de responsabilidad de junta de gobierno; son simplemente voluntarios que se han prestado o que yo los he llamado y les he pedido colaboración. Lógicamente en una cofradía hace falta un tesorero, un albacea, alguien que lleve secretaria… entonces simplemente a esas personas, como tienen acceso a datos que pueden ser sensibles, yo se las he comunicado al Obispado y están autorizadas a conocer esa información. Esos responsables se conocen como auxiliares, pero realmente no hay ningún órgano colegiado. Las decisiones son mías en última instancia.

-¿El comisario considera que debería contarse algo más de como evoluciona el proceso?
-Considero que debiera de haberse informado de algo más de lo que había. Sí, lo considero. Pero respecto lógicamente que no se haya hecho; se me ha explicado y lo respeto, aunque hay cosas que no comparta.

-¿La política de comunicación cambia tras aquel comunicado famoso en el que se dieron unas iniciales?
-No. No es que cambie la política de comunicación. La cofradía, no olvidemos que se paraliza unos días antes del cabildo de elecciones; éste se suspende, con posterioridad lógicamente sale mucha información tanto en prensa como por parte de la Cofradía, de los hermanos y de los antiguos gestores. La Cofradía se interviene el 7 de enero de 2015, en el que el Obispado saca un comunicado; se firma un decreto también en el que se dice otra serie de cosas, entre otras que se suspenden los órganos de gobierno de la Cofradía y que se cesa a la junta de gobierno con su hermano mayor al frente; que se va a averiguar qué ha pasado en el censo. Por mi parte, lógicamente, para saber qué ha pasado en el censo debo hacer una llamada al censo. Sin llamar a los hermanos para que realicen las alegaciones que quieran realizar, difícilmente se puede saber qué ha pasado en el censo. De alguna forma, aquello fue, digamos, el final de todo el proceso relativo a las alegaciones del censo y el proceso de explicaciones de por qué el censo no permitía que se celebrasen elecciones. Por eso se emite el comunicado, simple y llanamente. A partir de ese momento, tampoco yo me he negado a facilitar información.

-¿Considera que se equivocó al poner iniciales en el comunicado?
-Pues no creo que me equivocara, sinceramente. Porque en ningún momento puse los nombres y en todo momento dije presuntamente. O sea, que preservé la presunción de inocencia de las personas, no sólo haciendo constar que eran presuntos responsables, sino que encima tampoco puse los nombres. Lo que pasa que creo que después hubo un interés en hacer pública, digamos, la identificación de esas personas que yo en ningún momento hice públicas.

-Pero bueno, las iniciales eran archiconocidas...
-Bueno, serían archiconocidas para quien fuese archiconocidas, tampoco pensemos que porque se pongan las iniciales... Mi madre, te aseguro, que por mucho que la pongan en un potro de tortura, seguro que no sabe a quien corresponde esas iniciales. Y muchísima gente; tampoco presupongamos porque X cofrades lo sepamos, todo el mundo lo sepa.

-¿Por qué se quitaron?
-No se quitaron.

-Hay un comunicado en la web de la Cofradía que se modifica tras ser publicado en los medios y se eliminan las iniciales.
-No, no, no; eso no es así…

-¿Sigue ese comunicado en la web?
-No. Ese comunicado en la web se quitó al tiempo, no recuerdo ahora mismo si fue a las dos o tres semanas. Porque también consideré que la información la necesitaban los hermanos, que tenían un derecho a ser informados de qué había pasado realmente en la cofradía y por qué realmente se suspendía definitivamente el proceso electoral -que me parece que es un hecho gravísimo el que se suspende el proceso electoral de una cofradía-. Simplemente se retiró el comunicado porque creía que no tenía sentido que siguiera: los hermanos que habían querido conocerlo, ya lo habían conocido. Me parecía que era suficiente con el tiempo que estuvo. También tengo que decir que una persona próxima a los antiguos gestores estuvo hablando conmigo porque le parecía oportuno que se quitara y yo tampoco tenía interés de que aquello estuviese allí a perpetuidad. Esta persona es el suegro de Jesús Mesa. Y se quitó el comunicado entero.

-¿Cómo avanza la intervención?
-La intervención ni avanza ni retrocede; la Cofradía sigue intervenida de acuerdo a un decreto del Obispado y seguirá así, en tanto en cuanto no se solucionen los procedimientos que existan frente a cualquiera de los hermanos que estaban presuntamente implicados en los problemas que existían.

-¿Cuánto tiempo considera que será necesario para normalizar la vida interna de la Cofradía?
-Vamos a ver, yo creo que la vida interna de la Cofradía ni está más normalizada ni menos que cualquier cofradía…

-Entiéndase normalizada en tanto a que lleguen los hermanos a los órganos de gobierno…
-Yo considero que en el momento en el que se puedan convocar elecciones porque se hayan terminado los hechos que hace que en la actualidad no se puedan convocar; en ese caso, pues no tiene que haber ningún problema.

-¿Qué hechos son?
-No puedo explicar nada de eso.

-¿Cuál ha sido el momento más difícil desde su nombramiento como comisario?
-Cuando veo que, efectivamente, mi función no se iba a limitar simplemente a hacer una modificación o revisión del censo por errores puramente materiales; sino que veo que la cosa es mucho más compleja y me doy cuenta de que la intervención no se iba a poder liberar antes de Semana Santa (el entrevistado se refiere a la de 2015) como era, por supuesto, mi deseo.

-¿Ha podido intercambiar opiniones con cofrades que han sido comisarios en otros procesos similares?
-Es que no hay ningún proceso similar, la verdad. Hasta ahora los procesos que recuerdo eran parecidos a lo que a mi se me dijo que iba a realizar en las Penas. El único que puede ser un poco distinto a los anteriores, que no se limita a una revisión del censo, sino a apaciguar un poco los ánimos y convocar elecciones, pudo ser el del Cautivo con Carlos Ismael Álvarez; pero el de las Penas es totalmente distinto.

-Cabe pensar en que algo gordo debe ocurrir cuando existe tanto misterio en torno al proceso…
-Vamos a ver: que lo que hay ya se dijo en su momento; había que iniciar unos expedientes y esos expedientes no se han terminado, sencillamente. No se trata de que exista ninguna otra cosa distinta.

-¿Cuántos hermanos hay implicados en esos expedientes?
-Son más de dos.

-¿Más de dos y menos de 50?
-Sí.

-Por visualizar la magnitud del asunto, ¿en torno a una docena?
-Sí, aproximadamente por ahí.

-¿En qué ha cambiado la hermandad de las Penas en estos dos últimos años?
-Bueno, yo he pretendido que cambie lo menos posible, por supuesto, en cuanto a estética se refiere; y siga siendo esa cofradía, diferente en cierto modo, que es las Penas. Yo he sido totalmente respetuoso y no he querido nunca cambiar nada. Para mi ha supuesto muchas cosas, como conocer una cofradía totalmente distinta a lo que había conocido hasta ahora; el comprender cosas que a lo mejor antes no comprendía, el respetar incluso más que antes -siempre he sido respetuoso, por supuesto, pero ahora lo respeto mucho más- esas diferencias que son enriquecedoras para la Semana Santa de Málaga... Pero creo también que todo tiene un límite: yo creo que la cofradía de las Penas tiene una personalidad que tampoco debe cambiar mucho más porque al final sería también una cofradía de las Penas distinta a lo que ha sido ella misma. Hay un equipo humano fantástico, hay una gente trabajadora, luchadora, que lo está pasando mal y que creo que el mundo cofrade tiene que respetar…

-¿Sienten que alguien no respeta la realidad difícil que está viviendo las Penas?
-Hombre, yo creo que en cierto modo hay quien no respeta la situación difícil de la Cofradía. Pero bueno, allá cada uno con su conciencia.

-A nivel de hermanos, ¿cómo ha evolucionado en este tiempo la Cofradía?
-Como cualquier cofradía, hay alguna baja y también hay altas. Pero hay más altas que bajas en estos dos últimos años.

-¿Se han acercado hermanos que estaban más retirados en su momento?
-Muchos. Eso sí que he intentado por todos los medios: que los hermanos de las Penas entiendan a la Cofradía como un punto de encuentro para cualquiera, opine lo que opine.

-El papel que juega Jesús Mesa lo conocemos. ¿Qué papel desempeña en la actualidad el otro candidato de las últimas elecciones, Antonio Alés?
-Un hermano de la Cofradía, como el resto.

-¿Está implicado en el día a día en algún área?
Él directamente no, pero sí personas de su equipo son auxiliares míos y colaboradores directos del día a día de la Cofradía. Y por supuesto, cuando tiene que enterarse de algo, se entera: le he llamado y se lo he comentado.

-¿Qué mensaje le mandaría al hermano de las Penas?
-Que piensen que, de alguna forma, puede ser un sarampión lo de la intervención de una cofradía, pero las Penas tiene su vida normal, sus cultos; intentamos que tenga también sus actividades de esparcimiento, en la Feria o en la Cruz de mayo. Ahora llegará la Navidad y la Semana Santa, con sus preparativos, como cualquier otra cofradía. Dado que, por desgracia, la cosa se ha prolongado más de lo planeado y lo deseable, que hagan un poco de abstracción de la situación administrativa, que creo que, tampoco a la hora del hermano de a pie, sea algo tan importante; y vayan sin complejo con la cabeza alta, pues el día que se termine será una cofradía más. Aprendamos de los errores que es algo de lo que todos debemos aprender.

¿Le ha resultado interesante?
(13 votos)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Publicidad - elcabildo.org

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga