Lunes, 24 Septiembre 2018 | Actualizado 02/09/18

Faltan
202 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".

Francisco Aranda. Delegado episcopal de Hermandades y Cofradías

"Las cofradías tienen más positivo de lo que se dice o se conoce" (1/2)

El obispo confía en un hombre con experiencia como gestor para relevar a Felipe Reina y tras los primeros meses en la delegación afirma que los cofrades le han sorprendido

J. A. Navarro Arias | Jueves, 25 Noviembre 2010 Escribir un comentario
Francisco Aranda, en la sede del Obispado de Málaga. Francisco Aranda, en la sede del Obispado de Málaga. J. A. N.
El curso cofrade arrancó este año en torno a las fiestas patronales de Santa María de la Victoria con un nombramiento que se venía anunciando desde la pasada Cuaresma, quizá incluso antes, pero que nunca terminaba de llegar, el relevo en la delegación episcopal de Hermandades y Cofradías. El obispo Jesús Catalá rompió la mayoría de quinielas cofrades cuando designó a Francisco Aranda para relevar a Felipe Reina en el cargo, tras seis años al frente del mismo. El nombramiento se produjo el 9 de septiembre en una ceremonia privada que tuvo lugar en el seminario y dos días más tarde, se hizo efectivo el traslado de poderes en San Julián.

Francisco Aranda asegura que no se esperaba el nombramiento, de hecho afirma que nunca se ha considerado especialmente cofrade, tampoco contrario a este movimiento, pero asegura que las cofradías le han sorprendido en sus primeros meses al frente de la delegación. En la primera entrevista que concede a este medio, que se publicará en dos partes, se muestra cercano e ilusionado con el reto. También sincero y habla sin tabúes de lo bueno y de lo malo que observa en los hermandades.

Confiesa que su nombramiento se debe, principalmente, a su experiencia como gestor. Durante tres décadas ha sido profesor de Historia Antigua en la Facultad de Letras de la Universidad de Málaga, con cargos de gobiernos en varias etapas del ente académico. Ahora deja su labor académica en un segundo término para dedicarse a las cofradías. Dice que hay mucho por hacer.

 

-¿Qué fue lo primero que hizo cuando tomó posesión?

-Lo primero que hice fue asustarme. ¿Dónde me han metido?, pensé. Puedes ponerlo si quieres, fue así. Luego evidentemente fui a hablar con Felipe Reina, al que le debo mucho que me pusiera un poquito al día. Quise cerciorarme de mis competencias antes de empezar y me dijeron que iban a crear una comisión jurídica para centrar mi labor en el plano pastoral. Pero a día de hoy sólo ha marchado a medias. Yo cursé derecho hasta cuarto pero no soy un jurista y hace falta este asesoramiento para algunas cosas. La comisión está creada pero todo funciona lento. En este tiempo también me he reunido con Rafael Recio y Sebastián Martín, los presidentes de las cofradías de Pasión y de Gloria y con algunos otros cofrades que me han ayudado a tomar contacto. Llego a un sitio donde hay que familiarizarse hasta con el argot.

 

-¿Cómo se ha encontrado la delegación?

-La transición ha sido lenta y había muchas cosas pendientes porque el relevo se esperaba desde marzo o abril pero no ha llegado hasta septiembre y el mundo cofrade es incesante. El anterior delegado ya sabía que se iba y durante el verano esto fue tierra de nadie. Pero en la delegación hay buen talante y buen rollo. Aquí todo funciona gracias al trabajo de mi compañera y amiga Alicia.

 

-¿Qué le dijo Felipe Reina?

-Me trasmitió mucho ánimo y me dijo que es campo difícil, complejo pero que tiene muchas cosas positivas. Desde luego donde hay que hacer una labor importante es con la juventud, que será mi primer objetivo. Suponen una masa muy importante, ninguna institución malagueña agrupan más jóvenes que las cofradías. Acepté el cargo por los jóvenes. En estos dos primeros meses a veces me siento superado pero estoy contento.

 

-¿Le hizo especial hincapié en algo concreto?

-En el tema de las cuentas y de los estatutos. En la diócesis tenemos unas 300 hermandades y el 25% aproximadamente aún no tienen sus reglas al día, muchas incluso de la capital y de peso histórico en la ciudad.

 

-¿Cuál considera que es el talón de Aquiles y la principal virtud de las cofradías?

-He escuchado muchas veces desde que estoy aquí que las cofradías tienen tres pilares: la caridad, el culto y la formación. Por lo que veo, aunque llevo poco tiempo pero he procurado asistir a todas las cosas que me invitan, hay un aspecto que está perfectamente cubierto: El culto y la estética. Se podrían corregir algunas cositas, quizá limitar algo, pero lo que se hace está bien. El aspecto caritativo no es malo, también es bueno. Casi todas las cofradías desarrollan su acción social tanto a nivel privado como público. Quiero destacar una nueva iniciativa que será la creación de un economato social en el que hasta el momento hay implicadas creo que 19 hermandades de pasión. Al margen de la labor diaria, en momentos puntuales de catástrofes también se ayuda. Recuerdo la donación de 30.000 euros a Cáritas para el problema de Haití. Tal vez el tema que está más verde y menos trabajado es la cuestión de la formación, la catequesis, el conocimiento de la Biblia, la formación teológica, el conocimiento de la liturgia... Unido a la formación, también la participación en la liturgia, por supuesto. La estética cofrade es muy buena pero en la liturgia haría que perfilar alguna cosilla. Pero globalmente hay más positivo de lo que con frecuencia se dice o se conoce.

 

-¿Principal logro de los últimos años?

-Reconozco que problemas internos hay en las cofradías igual que en todos sitios, pero en las juntas a las que he asistido he visto buena armonía y colaboración. Sobre todo destaco el sentimiento de pertenencia a la diócesis que pensaba que no existía. Me he dado cuenta de que las cofradías están vinculadas realmente a la vida y a la pastoral diocesana, y esto es algo que está en desarrollo y en progreso. Puede que se deba a algo tan sencillo y bonito como que algunos hermanos cofrades ya son hermanos mayores. Antes los cargos de gobiernos tenían más peso social que cofrade y los jóvenes están dando un giro.

 

-Es la segunda valoración que realiza de la juventud, ¿le ha sorprendido la presencia de jóvenes?

-Sin duda en los últimos años se han incorporado muchos jóvenes a las cofradías y sus ideas son positivas. Asistí a una reunión de la iniciativa del economato social y la mayoría era gente muy joven, formada y que sabe lo que quiere.

 

-¿Qué retos que se marca a corto plazo?

-La prioridad pastoral de la diócesis es la preparación de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Ya se están haciendo cosas, sobre todo en Málaga capital. La segunda será continuar un proceso catequético serio, ahora estoy haciéndome de material, no soy francotirador ni pionero, he visto en otros sitios cosas hechas que nos pueden ayudar, pero necesitaría más material. Suponemos que el cofrade está bautizado y con el tiempo debe estar confirmado. Es un rato que impulsaremos desde la delegación, contando con las cofradías y los directores espirituales.

¿Le ha resultado interesante?
(7 votos)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Publicidad - elcabildo.org

Galerías

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga