Miércoles, 18 Octubre 2017 | Actualizado 18/10/17

Faltan
158 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".
Sábado, 10 Enero 2015

Un cartel, cartel

La ciudad ya tiene cartel con el que anunciar la Semana Santa 2015 y, pese a que no debiera ser una virtud, visto lo visto, hay que valorar que sea un cartel con todas las de la ley. El restaurador de Benalmádena Francisco Naranjo Beltrán ha sido el autor de esta obra que rescata modos y aires de la época más feliz de la cartelería cofrade de la ciudad.

En efecto, la obra, elaborada en técnica mixta (acuarela, tinta china, lápiz de color y acrílico), recuerda a los brillantes exponentes de Jaraba, León Astruc, Ramos Rosa, todos de los años 30 y 40. Esta referencia, que ya era común en la carrera cartelística de Naranjo, ha servido para justificar la presencia de la figura alegórica, recurso habitual de la época, y que en esta ocasión es útil para representar a la institución de la Agrupación de Cofradías mediante una mujer tocada con mantilla y portando un cirio y la bandera de la entidad de San Julián. Es un cartel oficial en el más estricto de sus sentidos. La rotulación, carencia repetida en numerosos carteles oficiales, además, utiliza el término 'suntuosas procesiones', coletilla que no se usaba en un original desde 1935 (aunque apareció posteriormente en 1936, 1939, 1940 y 1975, en carteles oficiales que se repitieron de años anteriores). 

 

El círculo, siempre presente

La figura del círculo es una de las señas de identidad de la cartelería de Naranjo Beltrán. En palabras de Agustín Gutiérrez, hermano mayor del Huerto y presentador de la obra, esa figura geométrica es la "firma subliminal del artista". Aquí aparece en la luna llena, inscrita a su vez en un cerco de mayor tamaño que acoge la torre de la Catedral. El trono de la Virgen de la Esperanza aparece como escena de fondo tras la alegoría, precedida de capirotes verdes, capirotes enfundados, anónimos.

La tabla mide 1'80 m. de alto por ochenta y cinco centímetros de ancho, conformando un formato algo más alargado del habitual, nota común en la obra de Francisco Naranjo. Ya hay cuenta atrás y ya tenemos bandera de difusión. Un cartel, cartel.

Publicado en Málaga

El equipo de El Cabildo comparte un almuerzo en el restaurante 'Lo Güeno' de la calle Strachan con el hermano mayor de la archicofradía del Huerto, Agustín Gutiérrez. A los pocos meses de ser elegido se tuvo que enfrentar a la salida extraordinaria de Nuestra Señora de la Concepción en la Mater Dei del 28 de septiembre. En esta primera parte, reflexiona sobre la organización del acontecimiento mariano y, de la mano, surge una conversación acerca de la debida promoción de la Semana Santa en particular y de la cultura cofrade malagueña en general.

 

-¿Qué balance hace el hermano mayor de la archicofradía del Huerto acerca de la Mater Dei?

-Nuestro balance ha sido muy positivo. Para mi ha sido todo un reto, pues imagínate lo que es jurar el cargo en julio y tener una procesión extraordinaria en septiembre... Era un reto importante, y no por la organización, ya que siempre he participado en la de la procesión de Semana Santa. En los últimos años fui jefe de sección de la Virgen, y el año pasado fui jefe de procesión y me tuve que encargar de todo. Pero salíamos después de unas elecciones muy cercanas y habiendo tenido una candidatura en contra. Nos suponía mucho.

A nivel cofradía, el sabor de boca que nos ha dejado ha sido muy bueno. Evidentemente, de diez no puede salir nunca, porque si no es por culpa propia, a veces es por terceros o por circunstancias externas. Pero a nivel de cofradía sí ha sido un trampolín bueno, sobre todo de cara a la gente. Todavía no nos había dado tiempo ni a organizar la junta de gobierno, ya que era verano. La procesión fue la prioridad. Teníamos que arreglar varias cosas del trono que hacían falta y no se les había metido mano aún. Es algo que tengo claro: prefiero no tener un euro en la cuenta corriente de la Archicofradía pero que las cosas estén como tienen que estar. El resultado ha sido bueno para nosotros.

 

-¿Qué considera que puede tomar el mundo cofrade de la Mater Dei de cara al futuro?

-Creo que se pueden sacar dos aspectos. Por un lado el teórico o ideológico de la Mater Dei; creo que ha sido importante para el mundo cofrade demostrar que al margen del folklore, lo que hacemos tiene un trasfondo religioso, y con esto podemos llegar a la gente divulgando nuestra religión. Y además, esto puede ser una llamada de atención al clero y a la Iglesia de Málaga: en algunos sitios, cofradías e Iglesia no caminan en paralelo y se nota. Esto ha podido ser un punto de inflexión.

 

-¿Podría ser también un punto de inflexión para que dotemos los actos de contenido?

-Muchas veces queremos salir por salir. Bien por poner nuestro titular en la calle, bien por estrenar algo, y nos olvidamos del contenido. La Mater Dei ha estado bien fundamentada, tanto en los previos con los besamanos, como en el rosario y, sobre todo, con el acto litúrgico de la Plaza del Obispo.

 

-¿Cómo ha sido el trato con los cofrades de otras provincias? ¿Habéis notado un mayor acercamiento a nuestra Semana Santa?

-La gente cuando conoce nuestra Semana Santa se queda sorprendida. Por la magnitud de los tronos y por el patrimonio que tenemos. No sé qué hubiera pasado si en el 31 no hubiéramos perdido lo que perdimos... A lo mejor hubiéramos mantenido lo que teníamos y no experimentaríamos esa evolución; este 'boom' de artistas que tenemos ahora y que nos ha dejado este patrimonio tan importante.

Creo que ha servido para que se den cuenta de dónde estamos.

 

-¿Puede suponer algo esta Mater Dei en la relación de la Iglesia con las cofradías?

-El Vicario General nos llamó al poco tiempo para felicitarnos por la Mater Dei a los seis hermanos mayores que participamos más Rafael López Taza, como miembro de la comisión del Resucitado. Nos comentó que había un antes y un después de la Mater Dei. Es bueno para que se limen asperezas y se eviten algunos fantasmas que se oyen por ahí...

Tampoco soy un gran conocedor de otras semanas santas, porque me gusta tanto Málaga que cuando he venido, he estado aquí desde el Domingo de Ramos y he pasado toda la semana. He ido a otros sitios a lo mejor en alguna salida extraordinaria, pero lo que sí me he dado cuenta es que en otros sitios sí hay ese caminar entre cofradías e Iglesia que antes comentaba, y no sé por qué aquí hubo un momento en el que no había... Las cofradías tenemos que estar con la Iglesia, puesto que nuestro fin es religioso. Y la Iglesia debe cuidarnos, porque somos parte de ella y en algunos momentos hemos estado poco cuidados, quizás porque exteriorizamos demasiado las cosas y no hemos sabido darle contenido.

 

-¿Puede el relevo de José Ferrari por Fernández-Casamayor favorecer esas buenas relaciones?

-Ahí no te voy a contestar porque el periodo de Fernández-Casamayor no lo he conocido; llevo poco tiempo como hermano mayor y con Ferrari sólo he estado ese día que te comenté. El tiempo lo dirá, más que por el cambio, por lo que seamos capaces de hacer los cofrades.


2013_11_13_Agustin_Huerto_2"La mejora de las relaciones Iglesia-cofradías
dependerá de lo que seamos capaces de hacer los cofrades"

 

-¿Atraerá la Mater Dei a cofrades de Andalucía para que en esa ruta de Semana Santa vengan a nuestra ciudad?

-Yo creo que sí, que ha sido muy positivo. La mala suerte de la predicción del tiempo ha hecho que mucha gente no viniera, pero los que lo han hecho, han venido con ganas de conocer esto... Sin caer en el juego de que una es mejor u otra es peor: cada una diferente con sus cosas buenas y malas. Nosotros tenemos muchas cosas buenas.

 

-Dentro de las instituciones y entidades que han visitado la Agrupación y a las propias cofradías, ¿ha pulsado testimonios positivos sobre nuestra Semana Santa?

-Muchos han manifestado su sorpresa por nuestro patrimonio y por cómo organizamos las cosas. La Semana Santa como tal no la han conocido; en ese aspecto podríamos decir que está un poco descafeinado; tampoco han lucido las insignias, ni se ha salido como habitualmente... Pero yo creo que ha salido gente pensando, a lo mejor no venir toda la Semana Santa, pero sí alguno de los días. Nuestro gran problema es que no sabemos vender lo que tenemos...

 

-¿Por dónde tendríamos que tirar para solucionar ese problema?

-El problema es la mentalidad del malagueño. Aunque yo sea de Madrid me siento más malagueño que muchos de los que lo son. Ya llevo veinte años viviendo fijo aquí y ocho más viniendo a Málaga asíduamente, y el que viene de fuera valora más la ciudad que el que es de aquí. La verdad que me quede aquí principalmente por mi mujer. Pero también tuve la oportunidad de ir a trabajar a otros sitios. Y cuando ves a gente de Málaga que no lo valora…

Si la mentalidad de la gente no cambia a todos los niveles: político, económico, o al nivel que sea... ¡Hasta hace dos días tú traías a alguien y no tenías qué enseñarle a no ser que vinieran en Semana Santa!

 

-Respecto al mismo tema, como miembro de ella, ¿qué papel cree que debe jugar la Agrupación?

-En primer lugar lo que tiene es que ponerse en su sitio. Lo que no puede ser es llegar a Fitur y colocarse en una esquina en el stand del Ayuntamiento de Málaga... La Agrupación debe ponerse en su sitio; ha demostrado poder organizar las cosas bien por sí misma.

El Museo se ha puesto en valor ahora después de haber estado dos o tres años pasando sin pena ni gloria. En este caso el comisario, Gonzalo Otalecu, y quienes han trabajado con él, tienen un criterio.

Yo estoy en la Comisión de Promoción y Divulgación y a veces hacer algunas cosas cuesta. Cada uno tenemos nuestra vida y es difícil... A lo mejor se deberían profesionalizar algunas cosas... Desde la comisión se pueden tener muy buenas ideas pero si no tenemos las herramientas para desarrollarlas no podemos hacer nada. De estas cosas he hablado con muy poquita gente... Y a lo mejor con los que lo he hablado no son de San Julián, aunque alguna vez sí he hablado de esto delante del Presidente, que en algunas cosas ha demostrado ser más aperturista de lo que podía parecer.

Si esta profesionalización de la que hablo se lleva a cabo, y mantener ese personal cuesta treinta o cuarenta mil euros al año, evidentemente diría que mi cofradía está muy necesitada para renunciar a ese dinero. Pero si se plantea que esa función nos va a reportar, no a la Agrupación, sino a todas, unos ingresos determinados, diremos entonces que sí.

Por ejemplo, lo invertido en el Museo para la exposición no se va a recuperar con los ingresos de las entradas; seguro. Pero tampoco ha existido un apoyo suficiente de las instituciones. Existen líneas e hitos por todo el centro para visitar museos y no se ha tomado ninguna medida para el nuestro. Incluso en nuestras cofradías; con todo el patrimonio que tenemos y nuestras casas de hermandad, aún no hemos sido capaces de 'vender' nuestro atractivo. Hay algunas que tienen más ingresos y sí han podido pero otras como la mía, no. Eso ha fallado en la Agrupación y es lo que debemos mejorar.


En esta información han participado Juan A. Navarro Arias, Alejandro Cerezo, Antonio Márquez, Marta Jiménez y Rafael Contreras.

Publicado en Málaga

La actualidad de la archicofradía del Huerto centra la segunda parte de la entrevista con Agustín Gutiérrez. Tras analizar la Mater Dei y hablar sobre el funcionamiento de la Agrupación de Cofradías, el hermano mayor del Huerto habla sobre la corporación que preside. Sabedor de que el principal patrimonio de cualquier cofradía es el humano, su prioridad es sanear los conflictos internos del pasado. Reconoce que hasta la presente, la casa hermandad en El Perchel sólo ha reportado mejoras patrimoniales, pero apuesta por que la Archicofradía pueda recuperar el "abrigo popular" perdido en los últimos años. En una conversación que se prolonga casi dos horas, expone algunas claves. 

 

-La Mater Dei nos dejó un interesante itinerario, ¿es posible un recorrido oficial mejor?

-Hay alternativas mucho mejores al recorrido oficial que tenemos; eso sí lo tengo claro.

 

-¿Como cuáles?

-¿A mí me preguntáis? Si sois vosotros los que estáis haciendo los 'Itinerarios Idílicos' (risas)... Se puede entrar por Puerta del Mar a la Alameda. El problema es cómo llegar hasta Puerta del Mar. A mí me gustaría llegar por calle Cisneros y Nueva para abajo.

 

-¿Se cuece en los órganos de decisión la necesidades de que hay que buscar algo nuevo?

-Yo creo que sí, que se está cociendo. Quién le pondrá el cascabel al gato no lo sé, pero sí está claro que hay que ponerle el cascabel. Hay que tener el consenso de que todo queremos cambiar.

 

-Madrileño pero lleva 20 años en Málaga. ¿Cómo empieza el nexo con las cofradías?

-Soy de Madrid. Estudio en un colegio Salesiano y siempre había estado metido en los grupos de pastoral o jóvenes del colegio. Siempre ha estado muy activa mi faceta religiosa. Allí en Madrid conozco a mi mujer, que es de Málaga. La primera Semana Santa que vine aquí me quedé impactado y a partir de ahí empiezo a participar. Mi mujer, mi cuñado... todos son hermano del Huerto. Además, amigos míos de Madrid lo eran a su vez de Paco Toledo; entonces por ahí también me vine un poco la vinculación. A mí el Cristo del Huerto me impactó; la Virgen me llamó mucho la atención, pero me impactó mucho el Señor por su estampa orante de rodillas.

La imagen que se tiene allí arriba de la Semana Santa es el típico paso de Sevilla... Al año siguiente me apunté a sacar el trono del Señor y estuve viniendo a sacarlo cinco años, con un amigo. Llegábamos a Málaga a sacar el trono, volvíamos a Madrid y veníamos de nuevo el Jueves Santo. Yo trabajaba y estudiaba, y llegaba hecho polvo pero lo hacía. He pertenecido a otras cofradías y las he sacado, como a Esperanza o Mena; pero donde realmente me he hecho cofrade y he entendido la Semana Santa ha sido en el Huerto. Al principio era del Señor y luego, por avatares de la vida, pasé a ser capataz de la Virgen. Cuando me preguntan que si soy del Cristo o de la Virgen me planteo, como se suele decir, ¿qué dedo me corto que no me duela?

 

-¿Cuál fue su primera impresión del mundo cofrade?

-Hubo algo que me defraudó un poco y es que creía que las cofradías tenían más fondo religioso. Al principio empiezo a colaborar con la Cofradía y me llamaron mucho la atención las misas... esperaba más gente joven. Hubo otras cosas que me llamaron la atención para bien y que me gustaron; quizá los estereotipos que le gustan a todo el mundo. 

 

-¿Qué retos se marca el equipo de gobierno?

-Me encantaría poder volver a vivir momentos como la Mater Dei, en el sentido de que haya personas dispuestas a hacer hermandad. Nos falta gente que participe. Sólo de cuota somos casi mil hermanos, pero luego se organizan cosas y van muy pocos. Es un tema que quiero analizar y ver dónde está el problema. Quiero que haya gente dispuesta a hacer cosas.

 

-¿El aislamiento geográfico puede ser uno de los problemas?

-Es un problema que tenemos las cofradías del centro, porque salvo raras excepciones, no tenemos barrio. Al fin y al cabo, por ejemplo, Mena y la Estrella están en Santo Domingo, pero nosotros...

 

-¿Ahora que llevan un tiempo de rodaje, cómo es la vida con la casa hermandad en El Perchel?

-Cambia por completo la forma de concebir la Cofradía. Para nosotros ha sido buena en muchos aspectos: para empezar, tenemos los tronos allí dentro y no en un polígono industrial, los enseres los puedes controlar mejor y tienes un sitio que favorece hacer muchas cosas. Quiero aprovecharlo porque considero que haciendo cosas es como puedes conseguir que la gente se vaya concienciando más.

 

-¿Pero no opina que hasta ahora la casa hermandad sólo ha reportado mejoras patrimoniales?

-Sí, pero también se han podido hacer otras cosas como favorecer el encuentro con los hermanos, aunque no se ha terminado de conseguir esa participación.

 

-¿Ha podido perder arraigo el Huerto el Domingo de Ramos?

-Se han juntado muchas cosas: hemos perdido la salida de los Mártires, que tenía mucho tirón; han entrado cofradías nuevas y se ha modificado el horario; la situación que teníamos antes, de cerrar el Domingo de Ramos y el peso que teníamos en la jornada, se ha visto, a lo mejor, tocado. También creo que hemos ganado en otras cosas, por ejemplo, hemos conseguido que participe más gente en la procesión: niños y personas que trabajan al día siguiente.

En su momento perdimos ese abrigo popular al abrir en el Recorrido Oficial; este año, al pasar detrás se la Humildad, se ha notado la diferencia. También hemos ganado en la comodidad de llegar antes de la medianoche y poder celebrar que has salido, cosa que antes era mucho más precipitado porque al encerrar había que empezar a desmontar para que al día siguiente pudiera salir Pasión... Eso ha sido de las mejores cosas que nos ha podido pasar: nosotros teníamos los tronos en el polígono y cosas entre un cuartillo que teníamos en la casa hermandad de los Mártires y un trastero que tenía don Antonio Ruiz Pérez (antiguo párroco de los Santos Mártires) encima de su casa... Aquello era un desbarajuste y ahora lo tenemos todo más centralizado. 

 

-Después de haber visto varios años al Huerto en su nueva ubicación, pensamos que en El Perchel no encaja.

-La plaza de la casa hermandad está llena, pero desde calle Cerrojo hasta el hotel es un desierto. Reconozco que a todos nos gusta llegar a nuestra casa arropados de gente, pero para mí lo importante es que es Domingo de Ramos, salimos y lo podemos celebrar. Para mí eso lo fundamental. ¿Que me gustaría que por el camino hubiera mucha gente viéndonos y arropándonos? No lo voy a negar, pero más que eso me gustaría ver a mi cortejo por un entorno bonito. Para mí lo ideal sería subir la Rampa de la Aurora cruzar el Puente y bajar hasta la casa hermandad, pero eso no lo puedo hacer...

 

-¿Lo habéis tanteado?

-No. Nosotros nos hemos planteado subir el Puente y entrar por calle Mármoles, pero el entorno tampoco nos gusta. La gente no es consciente de que tenemos unos tronos muy grandes: en el del Cristo hay que tener en cuenta el factor del árbol, no sólo por el aumento de peso, sino por el cimbreo que provoca; y el trono de la Virgen, de los que estamos en la "banda central" de tamaños, yo creo que es de los más grandes, y la candelería en su día se hizo con la intención de que fuese la de más candelabros llevara de toda Málaga... El problema es que como un portador nuevo tenga una mala experiencia, no vuelve.

 

-Respecto a esas cuestiones, ¿cómo piensa trabajar la cofradía?

-Queremos empezar a hacer equipo en cuanto a la gente del trono: con el Cristo ya se ha empezado a hacer. Y en el tema del recorrido, con que cambiáramos algunas cosas podría ser un incentivo para que la gente saliera más motivada y tuviéramos un Domingo de Ramos más redondo.

 

-¿Cómo se encuentra a nivel humano la cofradía tras unas elecciones con dos candidaturas?

- Prácticamente igual, incluso un poquito mejor. El 70 por ciento de mi junta estaban con Jesús Morente. Es cierto que antes había gente no estaba involucrada y conmigo se han vuelto a implicar otra vez.

 

-¿Hay alguna facción divida?

-Ahora mismo no. El problema de las cofradías es que la junta de gobierno se divida, pero si hay varias opiniones de cara a las elecciones y una es mayoritaria y la otra es algo testimonial o residual, la Archicofradía puede seguir adelante sin problemas. Yo creo que eso es lo que me ha pasado a mí. En su momento, con Pepe López, sí hubo una división de la junta y un enfrentamiento fuerte, por eso la Cofradía ha estado resentida un tiempo... Conmigo ha ido mejor de lo que pensábamos, aunque algunos han desparecido. Yo alucino porque en su programa querían potenciar los cultos y no ha aparecido a nada.

 

-A nivel patrimonial, ¿qué retos se marca la cofradía? ¿El manto es una prioridad?

-Vamos ser realistas con el tema del manto, ¿qué vale pasar o restaurar un manto?

 

-¿Hasta que llegue la restauración del manto vais a estar procesionando con este?

-Es que no tenemos otro y con un manto de terciopelo liso no vamos a salir... El manto lo sufragó Lorenzo Silva y su familia lo guardaba en su casa hasta la siguiente salida, pero llegó un momento en el que la cofradía decidió guardarlo y conservarlo. El tema del manto tiene una solución que cuesta mucho, y hay que empezar a realizar un proyecto de cómo financiarlo. Para eso toca involucrase y nos tenemos que pringar todos. Pero sabemos que el manto está en un momento en el que, si lo dejamos más, su estado puede convertirse en irreversible.

 

-Una hermandad que está luchando con los pagos de la casa hermandad, ¿dónde pone sus miras patrimoniales?

-Lo que tenemos claro es que lo que hagamos tiene que tener su forma de financiación; no nos vamos a meter hacer nada a tontas y a locas,  salvo que sea urgente. Yo soy de la opinión de mantener antes de tener que gastarse todo el dinero después.

 

-Lo primero que llegará ¿qué será?

-Ahora nos queremos meter en el tema del palio y también arreglar el trono del Cristo. Cuidar las cosas, y me duele decirlo porque es mi Cofradía. Del trono del Cristo es de lo único que tengo presupuestos encima de la mesa, pero es algo que ha surgido.

 

-¿Y por dónde se consigue una vía de financiación en estos tiempos?

-Aquí todo el mundo gana dinero con esto menos las cofradías; ahí está el quid de la cuestión. A ver si llega el momento en que las cofradías saquemos un provecho que pueda revertirnos. Aparte del presupuesto de la Agrupación de Cofradías que se reparte como subvención.

 

-Hubo un amago durante el mandato de Pepe López de recuperar y normalizar la salida de la Virgen de la Oliva, ¿qué pasó?

-En la Hermandad hay partidarios de retomarlo, pero no es una cosa de mucho peso específico. Si lo fuese, a lo mejor sería yo el primero en promoverlo, pero ahora no es prioridad dentro de la Cofradía.

 

-¿Qué propició la llegada de la Oliva?

-Estaba Juan Manuel Morilla de hermano mayor y fue un momento de crecimiento patrimonial. Se habló de recuperar ciertos títulos que tenía la Cofradía y que se habían perdido.

 

-¿Y por qué razón se bajaron peldaños desde aquella etapa?

-Por la división; a todas nos pasa. En todo lo que se haga en la vida es fundamental el capital humano. De otra forma no puedes hacer nada.

 

-¿Y el retablo?

-Estoy citado con un taller de dorado y con Raúl Trillo para ver presupuestos. No es sólo tema de dorado, hemos de valorar qué parte de la madera y de la talla habría que arreglar. En su momento la prioridad fue la casa hermandad que nos trajo muchas cosas buenas pero...

 

-A toro pasado: ¿hubiérais esperado más tiempo por si hubiera posibilidad de algún lugar en el centro?

-Nos pusieron un plano con todos los solares que nos podían dejar: el de Las Penas nos lo ofrecieron a nosotros antes que a ellos, pero no podíamos salir de allí...

 

-En cuanto al capital humano, ¿qué papel juega la juventud actualmente?

-Para mí, el más importante; por fin estamos empezamos a tener más jóvenes. A nosotros nos faltan dos generaciones de gente. Ha habido quienes no eran conscientes de ello y otros que sí que nos hemos dado cuenta... La realidad es que aquí estamos todos de paso; esto no es nuestro. Lo que pasa es que hay algunos que se creen que es suyo, pero hay que abonar el terreno para que el que venga se lo encuentre lo mejor posible... Al igual que a mí me ha fastidiado encontrarme con cosas mal hechas, y en parte culpa mía, porque yo también estaba en las juntas anteriores.

 

En esta información han participado Juan A. Navarro Arias, Alejandro Cerezo, Antonio Márquez, Marta Jiménez y Rafael Contreras.

Publicado en Málaga

Agustín Gutiérrez ha sido elegido hermano mayor de la archicofradía del Huerto para los próximos cuatro años. La corporación celebró este jueves cabildo de elecciones en la que se contabilizaron un total de 343 papeletas. Gutiérrez obtuvo 216 votos frente a los 117 de la otra candidatura, encabezada por José Carlos Torres. Se contabilizaron cinco votos en blanco y otros tantos nulos.

El nuevo hermano mayor desempeñó en la anterior junta de gobierno, que dirigió Jesús Morente y que dimitió por motivos personales, el cargo de vocal de archivo. Gutiérrez ha ocupado numerosos cargos en la cofradía. En 1996 Juan Manuel Morilla Lampérez confió en él para ponerse al frente del área de Tesorería. También ha desempeñado los cargos de segundo teniente hermano mayor y vocal de protocolo.

Publicado en Málaga

La archicofradía del Huerto celebra este jueves, 30 de mayo, cabildo de elecciones en la que concurren dos candidaturas encabezadas por Agustín Gutiérrez Cepeda y José Carlos Torres Jiménez. Los hermanos de la corporación del Domingo de Ramos elegirán al nuevo hermano mayor que estará al frente de la Hermandad por un periodo de cuatro años. Las elecciones se producen de forma anticipada tras la dimisión de Jesús Morente que anunció en abril que dejaría el cargo.

Durante poco más de un mes, el teniente hermano mayor, Miguel Ángel García Moreno, asumió el cargo provisionalmente. Morente sustituyó a José López al frente de la Cofradía y todavía le quedaba un año de mandato.

Gutiérrez Cepeda estuvo en la junta de gobierno que dirigía Manuel Morilla. También formó parte del equipo de otro exhermano mayor, José López. Con Jesús Morente desempeñó el cargo de Vocal de Archivo. Por su parte, Torres Jiménez, se vincula en el año 1987, y ha ocupado varios cargos como el de secretario general o segundo teniente hermano mayor.

Publicado en Málaga
Publicidad - elcabildo.org

Galerías

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga