Jueves, 23 Noviembre 2017 | Actualizado 29/10/17

Faltan
122 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".

De nuevo alguien de los medios, pero la edad es decreciente. La Agrupación de Cofradías ha hecho público este jueves quién será el pregonero de la Semana Santa de Málaga 2018: Santiago Souvirón Gross, periodista y director de contenidos de Onda Azul, la televisión municipal de Málaga.

Souvirón, aunque cofrade de varias hermandades, está vinculado especialmente a la cofradía de los Estudiantes, a cuya junta de gobierno pertenece. Pablo Atencia, de esta forma, recurre en su tercer año a alguien de su propia corporación y, a su vez, de la junta de gobierno agrupacionista -es Cronista de la misma-. Igualmente, hace pleno de comunicadores a la hora de nombrar los que glosen la Semana Santa de Málaga en el Teatro Cervantes, tras haberse decantado en 2016 por el veterano Antonio Guadamuro y en el presente 2017 por Francisco Javier Jurado ‘Coco’. Se da la circunstancia de que, con Souvirón, Atencia cubre tres generaciones de comunicación cofrade, de más veterano a más joven.

Santi Souvirón es cofrade, además de Estudiantes, hermano de Santa Cruz, Mena, Dolores de San Juan, Monte Calvario, Santo Sepulcro, así como miembro de la orden tercera de Servitas. De cualquier forma, su principal faceta como cofrade la desarrolla en los medios, en concreto por medio del programa ‘Málaga Santa’, de la que Souvirón es creador, director y presentador desde las ocho temporadas que lleva emitiéndose en Onda Azul TV.

Su experiencia en pregones y alocuciones públicas es prolongada, destacando el 35º Pregón de la Pura y Limpia Concepción, de los Dolores de San Juan y el 21º Pregón de la Juventud Cofrade, que cada Cuaresma organiza la hermandad del Ecce Homo. Ambos tuvieron lugar durante el pasado año 2016.

Publicado en Málaga
Domingo, 02 Abril 2017

Y el Nazareno le bendijo

Como parece ir convirtiéndose en tónica general, no fue sólo la alocución del pregón de Semana Santa y su decorado fijo, propiamente, los únicos factores de atención.

En efecto, el pregón de Francisco Javier Jurado ‘Coco’ contó elementos temporales que fueron apareciendo a lo largo de la disertación. De una parte, diversas personas, desde un palco del Teatro Cervantes, participaron con sus intervenciones en concretas fases del acto. Así, el saetero Antonio de Canillas cantó el Padrenuestro en el momento en que el pregonero se dirigía al Cristo de los Gitanos. La cantautora Isabel Fayos, por su parte, dialogó con Coco acerca de los dos amores que llevan por nombre Rocío –aludiendo así a la conocida Patrona de Almonte, devoción de Francisco Javier Jurado-. Finalmente, el periodista Adolfo Arjona reflexionó desde el mismo lugar cuando el momento del pregón se dedicaba a la cofradía de la Misericordia.

También en varios momentos de la alocución bajó el proyector para emitir imágenes. Destacaron dos traslados, eventos a los que no suelen dedicársele espacios en el pregón de la Semana Santa: el del Cautivo y el del Cristo de Mena. Al final del discurso, cuando ya Francisco Javier Jurado sólo tenía palabras para su cofradía de Jesús ‘El Rico’, se sucedieron imágenes de sus titulares. Finalizó con una proyección de la bendición del Nazareno en la capilla mientras la banda de Real Cuerpo de Bomberos interpretaba la Marcha Real con un pregonero arrodillado en un reclinatorio. Sonaron campanillas.

El escenario, por su parte, tuvo un claro elemento: la Cruz procesional de Jesús ‘El Rico’, siempre presente, y que fue tiñéndose de colores en función de la jornada procesionista que Coco Jurado iba relatando. Así, tornó a rojo el Lunes Santo, a blanco el Martes Santo, a morado el Miércoles Santo o a verde el Jueves Santo. Se asentaba sobre un risco de corcho y flores, con dos angelitos del trono que sostenían la filacteria con el lema de la Dolorosa de la Hermandad: ‘Todo por tu Amor’. Vueltos hacia la Cruz, las representaciones de un nazareno adulto y un niño de faraona de esta cofradía del Miércoles Santo.

Mención aparte merece el trabajado y profuso exorno floral de la boca del escenario, con una interminable variedad floral, aludiendo a todas las Dolorosas malagueñas. Se advirtieron flores tan variopintas como lilium stargazer, gerberas rosas, lirios blancos, anthurium en colores rosa y blanco, gladiolos de este último color, llamanovio, orquídeas, rosas de varios colores o flor de cera.

El acto comenzó con el concierto de las bandas de la Vera+Cruz de Almogía y la unión musical Maestro Eloy García. Interpretaron dos marchas de Gabriel Robles dedicadas a El Rico ‘Rico en Amor’ y ‘Virgen y Madre de Amor’, ésta con la escolanía Santa María de la Victoria y Luis Paccetti y Lourdes Martín como solistas. Robles dirigió sus dos obras. El programa se cerró con las marchas ‘Malagueña, Virgen de la Paloma’ de Rafael Hernández y ‘Málaga Cofradiera’ de Antonio Pérez Funes –ésta con proyección de imágenes incluidas-. Fueron dirigidas respectivamente por los directores de la Eloy García, Vicente Navasquillo, y de la Vera+Cruz de Almogía, Carlos Manuel Puche. Se acabó el concierto, enlazando los dos himnos, el de Andalucía y de España en sus versiones oficiales abreviadas.

Publicado en Málaga
Sábado, 02 Abril 2016

"Te pedí la vida y me la diste"

Se abrieron las puertas del Teatro Cervantes de Málaga y de allí salió a hombros, como los toreros triunfantes. Fue el colofón a ‘una gran faena’ que ocurrió el 31 de marzo de 2001 y cuyo ‘espada’ fue el periodista Enrique Romero. El que fuera director del programa ‘Bajo Palio’ de Canal Sur Radio y el ahora director y presentador de ‘Toros Para Todos’ en Canal Sur Tv se subió a las tablas del auditorio para ser el pregonero de la Semana Santa malagueña. Se cumplen quince años de este pregón donde dejó frases muy comentadas en su momento y que se siguen recordando en el mundo cofrade como aquel “Aquí no sobra nadie” que interpelaba al aperturismo de las cofradías y los diferentes estilos entre ellas. En su alocución dejó también pinceladas de su vida estrechamente ligada a los toros y no sólo en el ámbito profesional. Aunque rompió con el esquema clásico de desgranar cofradía por cofradía por orden de salida si tuvo guiños para la mayoría de las corporaciones, como ocurrió con Santa Cruz. Al hablar de la corporación de San Felipe Neri recordó una angustiosa historia familiar que rodeó a la figura de su hermano Juan Ramón Romero, director de Carrusel Taurino, en su etapa de novillero.

“Un golpe ronco deja todo en silencio. Es la hora de la verdad. El corazón se sitúa frontal a los flecos de la muerte. El trance debe ser definitivo para uno de los dos. Un grito desgarrador suena en las orillas de La Malagueta.Se lo llevan en volandas con la boca ensangrentada y abierto el pecho de donde colgaban sus medallas. El encuentro había sido fatal y en la desesperada carrera hacia la vida por un sórdido pasillo que conduce a la enfermería, vi entre lágrimas tu rostro, dulce y solo. Estabas en calle Ollerías en una vieja habitación donde se respiraba la bondad de toda una familia, la fe y la devoción cofrade. Cuando creí a mi hermano muerto por asta de toro pedí vida y ella se la dio. Salve María Santísima de los Dolores en su Amparo y Misericordia. Salve Santa Cruz, cofradía malagueña agrupada. Te pedí la vida y me la diste.

Hay que tener mucha cintura para salir por una puerta tan ajustada pero para ti no existen angosturas. Sales a primera hora de la tarde, das la cara y con un lance divino burlas la muerte en una Verónica apretada”.

Bajo la imagen del Cristo de la Redención, titular cristífero de su Archicofradía de los Dolores de San Juan, y rodeado por un friso de lirios morados comunicador estuvo espacio para una anécdota muy relacionada con la dedicación de su familia desde que él era pequeño como eran los caballos de picar:

Cuando menos austo tenía mía era los Miércoles Santo porque cerca del río pasaba mi cofradía preferida y creo que la de muchos niños malagueños, la Cofradía de la Sangre. Esta hermandad era como de la casa porque en lo más alto del trono de un enorme caballo de grandes y amplios riñones y mi padre siempre decía: "¡Qué buen caballo de picar sería!"

La parte musical corrió, entre otros, a cargo de la banda de música de la Expiración, cofradía en la que Romero salía de nazareno en sus orígenes cofrades. Sonaron piezas como ‘Mater Mea’, de Ricardo Dorado, o ‘Saeta al Cristo de la Redención’, obra de capilla compuesta por Manuel Gámez.

Publicado en Saya torera

El nombramiento de pregonero es mala moneda para hacer homenajes o pagar favores. Sobran ejemplos en el Teatro Cervantes y el pregón de Antonio Guadamuro es otro más. El pregonero confirmó lo que muchos cofrades auguraban desde que se conoció la noticia en septiembre, aunque la mayoría sólo se habían pronunciado en privado: este pregón llegaba con varias décadas de retraso. Durante los ¡140 minutos de locución!, muchos sí se atrevieron a publicar en redes lo que realmente pensaban. Incluso directivos de cofradías. La principal aportación del conocido comunicador, de 76 años, fue el formato del pregón (por llamarlo de algún modo). Guadamuro realizó una perfomance en la que participó un grupo de escolares, entre ellos dos pregoneros del pregón infantil de la COPE; cinco conocidos cofrades, un saetero, los dibujantes Pachi e Idígoras, la Orquesta Sinfónica Provincial de Málaga y una coral. Advirtió que sería muy radiofónico y no le faltó razón. Gran parte del mensaje lo pronunciaron los protagonistas invitados, a los que el pregonero fue cediendo la palabra, como si de cortes de radio se tratasen. Algo nunca visto en un pregón de la Semana Santa de Málaga.

Si escuchar a cofrades invitados exaltar a sus cofradías en un pregón ajeno puede sonar raro. Cameos que corrieron a cargo de Ana Flores, Francisco Javier Jurado 'Coco', Antonio Garrido y Eugenio Chicano, que hablaron de la Paloma, El Rico, la Esperanza y Zamarrilla, respectivamente. Escuchar de forma sistemática a una pareja de escolares leer redacciones de Semana Santa en un pregón oficial, fue esperpéntico. No debiera entenderse este gesto como un respaldo a la juventud que debe tomar el relevo en las cofradías; pues los protagonistas fueron niños de primera comunión. Aunque Guadamuro sí tuvo palabras explícitas para esta realidad: “Cada año contamos con más jóvenes (…) No vayamos a tropezar nuevamente en la misma piedra. La juventud es el futuro de nuestra Semana Santa, así que hay que darle el valor, la importancia y el sitio que deben tener asignados. Los mayores, son fundamentales en las cofradías por su experiencia, y conocimientos, pero por esa misma razón deben ser guías y apoyo para los que acuden con ilusión, cariño y mucha carga de deseos de trabajo, no los arrinconemos, no hay que aburrirlos, no hay que desmerecer su poca experiencia, que día a día y con la ayuda de todos, son el futuro de la cofradía. Los mayores, somos eso, mayores, con mucha experiencia, con muchos conocimientos, pero no somos eternos, hay que dejar paso a los que vienen con ilusión, con deseos, y con unas ganas enormes de trabajar”, afirmó el veterano comunicador. Citó expresamente a los jóvenes que propiciaron el relevo en los ochenta, que ya no son tan jóvenes: “Si pensamos que después de nosotros no hay nada, estamos equivocados”.

La construcción del mensaje de Guadamuro sí siguió una estructura clásica, pese a la transgresora puesta en escena. Así, comenzó con una exposición de ideas a la que siguió la citada perfomance, en la que hizo un recorrido cronológico por las jornadas de la Semana Santa. Eso sí, ayudado por los distintos invitados. Además, Antonio Cortés cantó una saeta y se interpretó el Himno de Coronación de la Esperanza y, como cierre, el Poema Sinfónico de la Semana Santa de Málaga en una versión cantada por una coral. Mientras, los ilustradores realizaron un dibujo infantil. La perfomance fue el hilo conductor del pregón y por lo que será recordado. También por su defensa de la presencia de las fuerzas armadas en la Semana Santa de Málaga (aunque advirtió que “cuidemos que la participación colectiva de estas fuerzas, no se conviertan en desfiles militares, porque lo importante y fundamental, es la representación de la imagen que llevamos encima del trono”) y por sus dos peticiones al epílogo de la locución. Fueron tan breves como concisas y directas. Reivindicó al obispo la necesidad de procesiones el Sábado Santo, siempre y cuando terminen antes del inicio de la vigilia Pascual a medianoche. Aprovechó para recordar la carta pastoral de los obispos del sur publicada en 1987, que así lo recomendaban. Por su parte, al alcalde le dijo que Málaga sigue sin contar con un monumento al nazareno. Para evitar posibles críticas de nadie, propuso que la escultura sea sufragada por suscripción popular, de modo que sean los cofrades quienes la costeen y no el erario público.

El pregonero recordó en sus palabras a varias decenas de cofrades, amigos y familiares. Dibujó una Semana Santa del pasado con historias de tinglaos, tambores de colas, las primeras formaciones musicales, hombres de trono asalariados, restauraciones con purpurina y hachetas con bombilla, entre otras anécdotas. Todas sirvieron para reflexionar sobre la evolución vivida, pero poco contó del presente. Y lo que contó quedó diluido entre tantos cameos y la duración excesiva de la locución. El mensaje más sustancial fue al inicio. Pero tras más de dos horas, antes de terminar el pregón ya estaba difuso. Así, Guadamuro alertó del “laicismo imperante de estos días”. La misma ironía que podía leerse en Twitter, la empleó Guadamuro al referirse a la posible representación del Ayuntamiento de Madrid con la Paloma el Miércoles Santo. Un tirito al gobierno de Manuela Carmena que fue aplaudido por una mayoría. Aunque de puntillas, también condenó el aborto. “Si no nos comprenden o no nos quieren comprender, por lo menos que nos dejen tranquilos”, sentenció Guadamuro.

El pregonero pidió respeto pero por momentos pareció que echaba un pulso con alguien: “Llega la hora de volver a demostrar a quienes nos insultan, nos discriminan, nos marginan y quizás hasta nos odian por nuestras creencias religiosas, que los católicos volveremos a salir a la calle, con nuestras imágenes, con nuestro recogimiento y alegría, nuestra fe y con nuestro deseo de proclamar que somos creyentes, católicos y cofrades, que si no nos quieren entender, por lo menos que algunos no utilicen las cofradías para la foto. Es hora de recordar, para aquellos que puedan tener mala memoria, a aquellos que están a favor del aborto libre. Los que quieren la desaparición de la religión católica en los colegios, de los símbolos cristianos, y otros ataques a nuestras creencias. Solo pedimos que se nos respete, como nosotros respetamos otras creencias y símbolos. A los cofrades malagueños no nos van a callar, ni nos vamos a esconder como tuvieron que hacer, hace años, los que nos precedieron. Este pregonero, os dice aquí y ahora, que nadie, repito nadie, nos va a volver a meter en las catacumbas”.

Al inicio del pregón realizó una reflexión necesaria aunque pasen los años. Recordó que el culto mal entendido puede hacer perder el verdadero sentido cristiano. “Las cofradías y hermandades realizamos una catequesis con las imágenes de nuestro Señor y de su madre la Virgen, pero lo que no hacemos es sacar muñecos a la calle, porque eso no es justo, no es verdad ni estamos dispuestos a consentirlo, diga quien lo diga”, arguyó. Guadamuro pidió comprensión y ayuda a los pastores de la Iglesia para con los cofrades y llamó a la buena convivencia de todos. Rompió una lanza en favor de la mujer en las cofradías. También en su incorporación a los varales. Aunque realmente sea ésta una realidad superada. Titulares que se concentraron todos en el primer cuarto del pregón. El resto fue un cúmulo de historias con poca conexión con la actual realidad cofrade.

Publicado en Málaga
Miércoles, 16 Septiembre 2015

Entre Dolores y Califas

Aunque dicen que las segundas partes no son buenas, a veces, hay excepciones. En 1717 la hermandad de los Dolores de Córdoba, pedía al artista Juan Prieto que repitiera los trabajos de tallar a su titular mariana, porque la que había entregado no era del gusto de la cofradía. Fue en 1719 cuando llegó la portentosa imagen que hoy conocemos. Devoción absoluta de la ciudad, la dolorosa de San Jacinto cuajó en el fervor cordobés de forma creciente hasta que el 9 de mayo de 1965, ese arraigo de fe se vio reconocido con la coronación canónica. Quiso el destino, o la divina providencia, que en ese mismo día se celebrara otro gran hito en las tradiciones de la ciudad andaluza, la inauguración de la plaza de toros de Los Califas. Los espadas José María Montilla, Gabriel de la Haba 'Zurito' y Manuel Benítez 'El Cordobés' hacían el paseíllo mientras que los Dolores se coronaba en la Glorieta de los Alféreces Provisionales.

2015 09 16 INAUGURACIÓN MOSAICO

Bendición del azulejo. 

2015 09 16 mosaico dolores

Azulejo conmemorativo. 

2015 09 16 tuit finito

Finito le dedicó ese día este 'tuit'

a la Virgen de los Dolores. 

 

En la semana en la que se celebran los Dolores Gloriosos de la Virgen María recordamos esta coincidencia entre lo taurino y lo devocional que se materializó en un azulejo inaugurado el mismo 9 de mayo de este año en el coso cordobés. El acto contó con la presencia del diestro Finito de Córdoba, hermano de la cofradía de los Dolores y devotísimo de esta virgen como ha manifestado en numerosas ocasiones y de muy diferentes formas. Un ejemplo de ellos fueron sus palabras dedicadas a la dolorosa en el pregón oficial de la Semana Santa cordobesa que pronunció la pasada Cuaresma. El diestro fue, además, uno de los matadores actuantes en la corrida conmemorativa del aniversario inaugural del coso califal junto a Morante de la Puebla, 'El Juli', José María Manzanares, Alejandro Talavante y Manuel Benítez. Un corrida cuyos beneficios se destinaron la Asociación Española Contra el Cáncer.

Publicado en Saya torera
Martes, 24 Marzo 2015

Pregón de torería

Con la temporada ya empezada, es poco habitual ver a los toreros en actos que vayan más allá de lo taurino. Pero lo ocurrido este fin de semana de Pasión en el Gran Teatro de Córdoba hizo que persona y personaje se dieran la mano para mostrar la cara más intima de un MAESTRO como Finito de Córdoba. Juan Serrano Pineda, nombre completo del diestro, fue el encargado de pregonar la Semana Santa de la ciudad califal en un tono cercano, natural y fresco primando en sus palabras las vivencias y recuerdos personales. "Quiero deciros una cosa: Por muchos problemas que me haya planteado cualquiera de los toros que haya tenido delante, ninguno ha sido capaz de ponerme las pulsaciones ni de hacerme sentir lo que esta noche estoy sintiendo", habló el matador al subirse al escenario.

Las dedicatorias dirigidas a sus dos grandes devociones, Jesús Caído (El Cristo de los toreros) y la Virgen de los Dolores, coparon la mayoría de sus frases, aunque no faltaron requiebros al resto de cofradías de la ciudad. Al Nazareno le agradeció su mediación tanto en su vida profesional como personal "mediante un quite providencial que sólo tú podrías hacer". "En cambio, a veces me pregunto si nosotros te ayudamos en tu caída cuando vemos a tanta y tanta gente necesitada. Me pregunto si somos verdaderos cirineos tuyos a la hora de ayudar a levantarse a otros. Si somos auténticas piedras en las que se pueda apoyar tu causa, tu ejemplo o, si por el contrario, renegamos de eso, ignorándote y abandonándote. Señor, tu caída es una lección para nuestras vidas. Por eso siempre, en mi trayectoria humana y torera, tuve presente que tenía que valorarme más por las veces que me levantara que por las que cayera. Fueron muchas las ocasiones en las que caí y tardé en ver la luz al final del túnel. Pero siempre surgió tu ejemplo, tu faro para guiar mi vida. Señor, Jesús Caído. Nos enseñas que no estamos solos, que Tú nos acom¬pañas. Y sabemos que, abrazando tu Cruz, la nuestra será más llevadera y ligera. Caminaremos siempre contigo en la hora de los amargos desenga¬ños, porque eres el único que puedes aliviar nuestro cansancio y nuestra pena, porque Tú, rodilla rendida pero no vencida, eres ejemplo de humil¬dad y fortaleza, de ternura y comprensión, de amor y entrega sin límites. ¡Señor, Jesús Caído, con tu preciosa túnica morada, eres el orgullo de los toreros de Córdoba!".

Por descontado, colmó de piropos a su Virgen de los Dolores, que en este 2015 celebra el L Aniversario de su coronación canónica. "Conocerte, Señora, ha sido uno de los mejores muletazos que yo haya dado en esta vida. Tú eres, Madre y Señora Nuestra, el piropo más encendido de Dios, la más bella flor de nuestros patios, la Divina Rosa que habita en San Jacinto y que custodia a sus ancianos y a toda Córdoba, elevada a los cielos en esa Plaza mágica que preside tu hijo crucificado y a la que has llegado a darle tu nombre ¡Tuya es la Plaza y tuya es Córdoba entera!". Su intervención acabó con el diestro en estado puro: toreando de salón.

2015 03 23 presentacioncremades

Presentación del pregonero por Rafael Cremades.

2015 03 23 escenario pregón fino

Panorámica del escenario del pregón. 

2015 03 23 baile pregón

Toreo de salón como epílogo del acto. 

2015 03 23 NazarenoCordoba

Jesús Caído (Cristo de los Toreros). 

2015 03 23 DoloresCapuchinos

La Virgen de los Dolores en la plaza de Capuchinos.

Antes de las palabras del diestro nacido en Sabadell, abrió el acto la banda María Santísima de la Esperanza, dirigida por Rafael León. La formación interpretó el siguiente repertorio:

- María Santísima de la Esperanza (Pedro Morales)
- Virgen de los Dolores (Francisco Melguizo)
- Virgen de los Ángeles (Jesús Cea)
- Saeta Cordobesa (Pedro Gámez Laserna)

Tras el apartado musical, tomó la palabra el periodista Rafael Cremades, que pregonó la Semana Santa de 2014. Y lo hizo precisamente el mismo día que en Córdoba se celebraba el festival a beneficio de la Asociación Española contra el Cáncer, con un cartel encabezado por Manuel Benítez 'El Cordobés', V Califa del toreo. Es por eso, que tildó la cita del pasado sábado de "maravilloso reencuentro" con la Córdoba cofrade. El presentador de Canal Sur definió al pregonero como un "caballero, un ser generoso, atento, cariñoso como pocos buen padre y marido". "Lo he visto disfrutar en el campo en tentaderos sintiéndose libre vestido de corto. [...]Lleva a la yema de sus dedos todo el poder de la belleza frente a la muerte", expresó. El momento de sus palabras también sirvió para descubrir el exorno del escenario, que en esta ocasión estaba presidido por la recreación de un humilladero conformado con los faroles del Cristo de la Clemencia, imagen cristífera que acompaña a la Virgen de los Dolores, que bien recordaba a la plaza de Capuchinos de la ciudad donde se encuentra el archiconocido Cristo de los Faroles. Además, presidía un monumento en torno a una capilla portátil de torero mientras varios trajes de luces rodeaban el escenario.

*IMÁGENES: Cortesía de la AGRUPACIÓN DE HERMANDADES Y COFRADÍAS DE CÓRDOBA

Publicado en Saya torera
Domingo, 22 Marzo 2015

Olores de San Juan

Como dentro de una abstracción del trono de la Virgen de los Dolores de San Juan. Así se ha configurado el escenario sobre el que Rafael de las Peñas ha pronunciado el Pregón de la Semana Santa. Tres elementos que definen el característico conjunto procesional de la venerada e histórica Dolorosa de la ciudad han estado presente en la decoración, ideada por el cofrade Miguel Ángel Blanco.

De una parte, un arriate de azahares, flor que suele decorar cada Viernes Santo, como mínimo, el perímetro superior del cajillo trono de la Virgen. Resultó impactante –y hasta provocó contados ataques de tos en los espectadores- la explosión aromática que se produjo al levantar el telón, momento éste apurado hasta que Rafael de las Peñas saludó a su antecesor, Félix Gutiérrez, y se quedó solo en el proscenio. Se da la circunstancia de que, en la mañana del sábado, en el primer día del Septenario a la Virgen de los Dolores, el pregonero entregó como regalo a la imagen un broche diseñado por Fernando Prini, consistente en un ramillete de la flor del naranjo, que reza en dos filacterias "Luz de mi existencia" y "Sol de mis palabras".

Pero el elemento de mayor envergadura del decorado consistió en un enorme corazón traspasado por siete puñales, símbolo principal de la iconografía de la Virgen de los Dolores. Tintado de un rojo contundente, incluso provocador, demandaba toda la atención del escenario sobre una base discreta y muda que hacía sugerir verse sostenida en el aire.

El tercer aspecto fue el fondo, absolutamente mudo, pero iluminado por una luz azul, de tono muy similar al terciopelo de lyon que arropa a la Virgen de los Dolores de San Juan en su estación penitencial del Viernes Santo. Dicho fondo solo mutó una vez, a negro, cuando dedicó el "último alfiler del pregón" a esta imagen.

Un escenario sin densidad, expedito, con el atril corporativo blanco común en los últimos años, en donde está impresa la Cruz del patio de San Julián, desde donde Rafael de las Peñas ofreció su Pregón de la Semana Santa.

Publicado en Málaga

El pregón de Rafael de las Peñas fue una exaltación de la Semana Santa de Málaga en la concepción más pura del término. A través de las distintas devociones que serán protagonistas a partir de los próximos días por las calles malagueñas, el pregonero fue narrando sus vivencias y el mensaje que quería compartir. Todo salpicado con pinceladas de tinte social y relacionadas con la vida de Málaga, pues cofradías y ciudad están unidas de forma indisoluble. No fue un pregón de reivindicaciones el de De las Peñas, pero sí lleno de mensajes. Sobre la figura del nazareno puso un acento especial porque "parece que nosotros mismos lo hemos relegado a ser ese lugar de la procesión destinado casi en exclusiva a la chiquillería".

En el curriculum cofrade de Rafael de las Peñas, uno de aquellos jóvenes que en la década de los ochenta llegaron -sin saberlo entonces- para revolucionar el mundo cofrade malagueño, está el ser nazareno. Uno de los grandes mensajes de su pregón fue un manifiesto realizado en favor de la figura del nazareno. Jugó con la metáfora de un niño que le pide al padre que le acompañe en las filas nazarenas. "Padre, yo quiero que salgas conmigo de nazareno, y no que vayas por fuera de la procesión, no es eso", dijo el pregonero. De las Peñas citó a su padre en distintas ocasiones, incluso en la propia dedicatoria. El canto nazareno, escrito en prosa, podría encerrar una segunda lectura en la que el pregonero quiere hacer presente a su progenitor al que llama en repetidas ocasiones. ¡Ay aquel cartel de la Semana Santa de 2014 tan aplaudido por dirigentes de la Agrupación de Cofradías!

La dedicatoria del pregón ya era una declaración de intenciones: "A Pepe, con el que empecé en esto, que hoy ve cumplido su sueño desde el mejor palco. A mis hermanos de los Dolores. Sin ellos no hubiera sido el cofrade que soy". Pepe Gallego, cofrade pollinico, fue el primer integrante de la llamada Cuadrilla del Arte que se marchó. Luego también lo haría Jesús Castellanos, el primero de aquel grupo que pisó las tablas del Cervantes. Los mensajes dedicados a ellos hubo que leerlos entre líneas, pues no hubo ningún canto a la Semana Santa del ayer. "Aquel al que íbamos con el amigo que ya no está pero que volvemos a sentir, cercano y presente, acompañándonos", dijo el pregonero sobre los rincones que busca llegada la Semana Santa del hoy. No podía ser de otra forma, a la Virgen de los Dolores le dedicó la parte más sentida del pregón. Fue en su canto final, en el que también habló de ese Cristo que resucita en San Pablo. Todo un alegato en favor del Cautivo como Señor de Málaga.

Al hilo de su exaltación de la Semana Santa, donde se prodigó especialmente al hablar -según las citó- de Humildad y Paciencia, Salesianos, Penas, la Virgen de la Trinidad, el Rescate, la Salud, la Piedad, la Esperanza, Rocío, la Expiración, el Cristo de la Buena Muerte al que rezó un personal Padrenuestro y la Virgen del Amor, fue dejando mensajes de profundo calado: habló del problema del desempleo ("la oficina del paro es el jardín de pena al que dan mis ventanas"); la inmigración ("cerramos las fronteras del acogimiento y levantamos vallas para no ver los problemas ajenos") o la violencia de género ("un mundo en el que la violencia doméstica y de género no tenga cabida y la mujer no sea objeto de explotación o exclusión de ningún tipo"). Tampoco faltaron reivindicaciones sobre la ciudad, de la que criticó la exclusión y degradación que viven algunos barrrios históricos, como el suyo de Capuchinos; el atropello urbanístico que en ocasiones se realiza en Malaga e incluso tuvo un guiño en favor de la antigua pensión La Mundial, a punto de convertirse en escombros.

Pero sin ser un pregón de reinvidicaciones, De las Peñas tuvo la habilidad de hilar en su obra literaria de exaltación de la Semana Santa de Málaga numerosos asuntos. También de índole exclusivamente cofrade. En este sentido, aportó varias reflexiones en aras de no desvirtuar el sentido de lo que representa el culto externo y la dimensión catequética y litúrgica de la Semana Santa. Tuvo un mensaje para el alcalde, al que le dijo en nombre de todos los cofrades que, sobre la cera, las cofradías no negocian; y otro para el clero: pidió a los sacerdotes que hagan por entender a los cofrades (y viceversa): "Su Santidad el Papa ha pedido a sus pastores que «huelan a oveja» para evidenciar su relación con el rebaño, y yo, desde mi pequeñez, me atrevería a decirles que a los cofrades nos gustaría que olieran a incienso —del bueno, del de las procesiones— y a las flores de nuestros tronos, y al aroma inconfundible de las albacerías o los archivos, al del esfuerzo con los dientes apretados en los submarinos y a la cera derramada por las calles —lo siento, señor Alcalde, es lo que hay— incluso, si me apuran, al de la cocina de cualquiera de nuestras fiestas benéficas... Que huelan a nosotros porque necesitamos su cercanía. Que huelan a nosotros y nosotros a ellos, desterrando prejuicios y acercando posturas. Pastores y rebaño en una misma senda, sin hondas ni cayados, confiados en la voz amiga y juntos para mejor construir ese cuerpo místico de Cristo que es la Iglesia de todos y con la que todos, sin aliviarnos, estamos obligados a colaborar".

Hablando de olores, el pregonero pidió paciencia a los que buscan una ramita de romero de la Esperanza cada Jueves Santo. Suplicó -literalmente- que no se coja hasta que pase la Virgen, para que pueda servir de alfombra. Rafael de las Peñas extendió su alocución hasta los 131 minutos. Puso de manifiesto que la principal carencia actual de los cofrades es la formación, para lo que pidió ayuda en la citada llamada al clero. En caliente, queda la sensación de estar ante una obra de cuya lectura se pueden seguir sacando mensajes. Desde el Teatro Cervantes, el poso que dejó fue un piropo en todo su conjunto a la Semana Santa de Málaga. Un concepto clásico de pregón, más allá de que la exaltación no siguió el orden cronológico de salida de las cofradías, que hace años que no se escucha. Tampoco un mensaje tan de cofrade a cofrade, que criticó -también a vuelapluma- "los coqueteos con poderes de este mundo que nada tienen que ver con los del Reino del que nos habla Jesús". Es decir, a quienes olvidan que a las cofrades se va para servir.

"¡Bendita seas Málaga porque, como María, has creído!". El pregón de 2015 fue sobre todo un canto mariano y una llamada, de gran carga espiritual y reflexiva, a vivir la Semana Santa que tenemos a la vuelta de la esquina. En la que todos deberían sentir lo que significa vestir un hábito nazareno.

Publicado en Málaga

El Cabildo ofrecerá en directo el pregón de la Semana Santa 2015. El equipo de #radioElCabildo realizará desde el Teatro Cervantes una programación radiofónica especial que arrancará a las 18.30 horas. A las 19.00 horas arrancará el acto, donde el cofrade Rafael de las Peñas pronunciará el pregón.

Las voces habituales de #radioElCabildo realizarán un programa especial del pregón, con sonidos en directo del concierto y entrevistas a protagonistas. La locución de Rafael de las Peñas se ofrecerá íntegra y a su término se podrá descargar de la Fonoteca.

El #itinerarioElCabildo 2015 se repartirá durante la Semana de Pasión. Durante la retrasmisión del pregón se informará de todos los pormenores. El retraso del cierre de la edición ha impedido esta vez llegar al pregón. La publicación será gratuita y consta de 68 páginas, sin publicidad, para seguir las procesiones desde el Viernes de Dolores al Domingo de Resurrección, editada gracias al patrocinio del Ayuntamiento de Málaga, Renault Tahermo y Cofradeo.

 

¿Cómo escuchar #radioElCabildo?

El Cabildo se emite en directo a través de internet en radio.elcabildo.org y a través del teléfono con la APP Mixlr (perfil @elcabildo_org). Todos los programas están disponibles para su descargar o para ser reproducidos desde la Fonoteca. Participa en Twitter con el uso del hashtag #radioElCabildo.

Publicado en Málaga

El pregón de la Semana Santa 2014 fue una llamada de unión a los cofrades. Félix Gutiérrez quiso rendir homenaje con sus palabras a cuantos contribuyen de algún modo a este mundillo cofradiero. Hubo palabras de cariño explícitas para casi todos y un mensaje claro por si alguno olvida que entre cofrades, hay más puntos de unión que diferencias. "¡Mirad a vuestro alrededor! Somos un todo, somos grandes, muy grandes... Somos pasado, somos presente y seremos futuro..." afirmó Félix Gutiérrez. El pregonero espetó al Cervantes, "cofrades de mi Málaga bendita, sentíos orgullosos de serlo".

Gutiérrez realizó un canto amable a las cofradías. Ya dijo que no realizaría un pregón reivindicativo. De hecho, nadie podrá sentirse molesto por ninguna de las palabras que el pregonero dijese sobre las tablas del Cervantes. Sin embargo, el pregón tuvo reivincicaciones contundentes. Aunque pasó algo despercibida por el respetable, especialmente comprometidas fueron las palabras en favor de la juventud, en una semana agitada tras el pregón de la Juventud Cofrade de Miguel Gutiérrez Jansen. Aunque no se pronunció al respecto de la polémica. Pero sí pidió un relevo real en las cofradías donde la savia nueva no termina de llegar. "Pienso que es hora ya de que aquellos que aún son reacios a dar un pasito corto hacia atrás en la vida de una Hermandad, después de muchos años de trabajo en primera línea, lo hagan sin temor a perder algo que no nos pertenece a ninguno y a la vez es de todos. Es tiempo de que los herederos de nuestra tradición más arraigada vayan tomando las riendas de la responsabilidad cofrade", arguyó. Un revelador silencio fue la respuesta del Cervantes. Tampoco se inmutaron los cofrades que llenaron el Teatro cuando el pregonero habló de las hermandades de vísperas que han manifestado su deseo de agruparse. Tanto Humildad y Paciencia como Medidora de la Salvación tuvieron su espacio en este pregón.

Una de las ovaciones más contundentes, hasta 24 veces fue interrumpido el pregonero por aplausos, fue tras las palabras dedicadas a los músicos cofrades. "Que nadie apague jamás el sonido de un tambor o una corneta cofrade que anda rezando todo el año por las calles de mi Málaga", sentenció. Así, Félix Gutiérrez narró su Semana Santa. La de un correonista de Viñeros, hermandad que protagonizó los motivos del escenario. Durante toda su locución hizo guiños al hombre de trono, del que habló sin distinguir sexo. Pero sus primeras palabras, tras un piropo a Málaga y una presentación a modo de introducción, fueron para el nazareno. "Salid a uniros al sacrificio de vuestros titulares por las calles del lugar elegido por el hijo de un carpintero, para venir a dotar de sentido a todo esto". Con estas palabras remató una comprometida oda.

El pregón de Félix Gutiérrez no siguió ninguna estructura fija. Entre un recorrido literario por cada una de las advocaciones que conforman la Semana Santa de Málaga, citadas de forma aleatoria, intercaló los mensajes que quiso exponer. Tuvo sendos guiños a las próximas coronaciones de la Novia de Málaga y de la Soledad de Mena. Precisamente ésta protagonizó una de las partes calientes del pregón. Proyectó dos audiovisuales, uno de ellos con La Legión como protagonista dedicado a esta Dolorosa perchelera. El segundo, de homenaje a ilustres cofrades que se marcharon.

Durante toda la locución, que duró 85 minutos, Gutiérrez se encargó de recordar que el pregón era un recorrido por su Semana Santa. No fueron las suyas palabras excluyentes. "Vosotros sois los mejores pregoneros de la Semana Santa de Málaga", dijo. Por ello, el pregón podría entenderse como un alegato de una concepción plural del mundo cofrade, donde cada uno tiene su forma de vivirlo y entenderlo. En el caso del pregonero, compartió los sentimientos que le despiertan la presencia de las Fuerzas Armadas. En su juventud formó parte del Ejercito del Aire.

Acostumbrado a los micrófonos, la locución del presentador del programa cofrade de EsRadio fue perfecta. De las mejores interpretaciones que se recuerdan. Félix Gutiérrez se mostró tranquilo y cómodo en el atril. Sus palabras fueron cómodas para todas las autoridades presentes. Su objetivo era "ilusionaros y haceros recordar". En definitiva, una invitación a lo que está por llegar "a la vuelta de unos traslados".

Publicado en Málaga
Página 1 de 3
Publicidad - elcabildo.org

Galerías

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga