Martes, 21 Noviembre 2017 | Actualizado 29/10/17

Faltan
124 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".
Mostrando artículos por etiqueta: provincia - EL CABILDO - La actualidad cofrade malagueña en internet

La provincia de Málaga tiene en el mundo cofrade uno de los más importantes dinamizadores de la cultura y el patrimonio artístico. Con sus actividades, las hermandades ponen en valor la tradición, la historia y el arte que poseen los distintos rincones de la Costa del Sol.

La capital malagueña posee una Semana Santa admirada de forma internacional. Pero, además de la capital, varias celebraciones cofrades de la provincia tienen la vitola de Fiesta de Interés Turístico Nacional. Dos de ellas, Antequera y Vélez-Málaga, celebran el próximo fin de semana dos eventos globales de singular importancia.

Con motivo de la celebración del Año de la Misericordia, proclamado por la Iglesia Católica, y que finaliza este mes de noviembre, a iniciativa de los jóvenes cofrades y con el respaldo de las Agrupaciones de Cofradías de Antequera y de Vélez-Málaga, se han organizado diversos actos para generar un punto de atención para los cofrades y todos los que gusten del arte, la imaginería y la cultura.

 

Dieciséis besamanos en Antequera

En Antequera, por una parte, se celebrará el sábado el evento ‘Mater Misericordiae’. Un total de dieciséis imágenes de la Virgen estarán en besamanos en sus templos.

Será la oportunidad de conocer de cerca imágenes de enorme valor artístico y devocional; piezas de escultores de los siglos XVI, como Juan Vázquez de Vega; XVII, como Jerónimo Brenes; o escultores dieciochescos como Andrés de Carvajal y decimonónicos, como Miguel Márquez.

Todos estos artistas pertenecen al catálogo histórico-artístico de la ciudad de Antequera, recientemente catalogada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad gracias al Sitio de los Dólmenes. Este sábado será un buen día para disfrutar del entorno natural de espacios como El Torcal y compaginarlo con una jornada cofrade.

Además, la celebración de estos besamanos permitirá la apertura en el horario previsto (de 10 a 14 horas y de 16 a 20 horas) de los riquísimos templos de la ciudad. Antequera, sin duda, es la población que mejor y mayor patrimonio artístico religioso aglutina en la provincia de Málaga: iglesias como la de San Sebastián, la de la Virgen de los Remedios, Santo Domingo o el convento de Belén son verdaderos oasis de arte que podrán ser visitados aprovechando la cita cofrade en pleno otoño.

Esta iniciativa también llevará su componente solidario. Las cofradías venderán en sus respectivas sedes las pulseras personalizadas, cuyos ingresos irán destinados a una campaña para los más necesitados que promueve Cáritas.

 

Vélez-Málaga y sus cofradías

Por otra parte, en la Axarquía, Vélez-Málaga acoge durante el fin de semana un evento muy similar. Durante las jornadas del viernes y el sábado serán los actos centrales, en donde las imágenes de la Virgen que poseen las distintas cofradías veleñas estarán también en besamanos.

Será también ocasión para admirar de cerca el interesante patrimonio escultórico contemporáneo de la Semana Santa de Vélez-Málaga, con firmas como la del imaginero granadino Domingo Sánchez Mesa, el sevillano Luis Álvarez Duarte, el cordobés Francisco Romero Zafra o el propio artista local veleño Israel Cornejo.

Los horarios serán de 10.30 a 13 horas y, por la tarde, de 17 a 20 horas. Iglesias como San Francisco, ermitas como la de la patrona, Virgen de los Remedios, o espacios singulares como el Camarín de la Piedad, acogerán la visita de cofrades y curiosos que quieran acercarse a Vélez-Málaga a vivir esta Cuaresma en pleno otoño.

Publicado en Provincia

Gracias a la iniciativa de su juventud cofrade, los cofrades en general podrán disfrutar de la rica imaginería mariana con que cuenta la ciudad de Antequera el próximo sábado. Hasta dieciséis imágenes de la Virgen estarán expuestas en besamanos durante la jornada de este 22 de octubre, con motivo de la clausura del Año Jubilar de la Misericordia.

Bajo el título ‘Mater Misericordiae’, las ricas iglesias de Antequera estarán abiertas para recibir a todas las personas que deseen rendir pleitesía a las tallas marianas, de pasión y de gloria, que participan en el evento.

 

2016 10 18 cuadranteokantequera

 

El horario establecido para todas las iglesias es el mismo: de 10 de la mañana a dos de la tarde y de 16 a 20 horas. A las 12, en todos los templos se rezará el Ángelus. Por la tarde, para finalizar la jornada mariana, habrá un concierto en la iglesia de San Juan de Dios (c/ Infante Don Fernando, 65), a cargo de la banda de música de la localidad. El domingo 23, a las 12 del mediodía, a modo de Acción de Gracias, habrá misa solemne en San Sebastián, templo jubilar de la Misericordia en Antequera.

2016 10 18 mapaokantequera


Documento

Para la jornada mariana se ha editado un documento para el peregrino con las distintas advocaciones para ser selladas en los distintos templos. Estará disponible en cada uno de los besamanos organizados. Además, como acción social, lo recaudado en la venta de pulseras de las hermandades irá destinado a la campaña ‘Calor y Café’ que Cáritas Diocesana impulsa para la acogida de los más desfavorecidos.

Publicado en Provincia

La Agrupación de Cofradías de Antequera se suma a los actos que vienen celebrándose durante el Año de la Misericordia en distintos puntos de la geografía andaluza con un besamanos magno de las imágenes marianas del municipio. Bajo el nombre de 'Mater Misericordiae', las hermandades de Pasión y Gloria expondrán a sus titulares durante la jornada del sábado 22 de octubre. Este acontecimiento extraordinario ha sido promovido por miembros de las juventudes de las diferentes cofradías de la Ciudad de la Vega. Además, será una oportunidad única para descubrir el extenso y rico conjunto patrimonial de iglesias y conventos que posee el municipio. Para conocer toda la información que irá ofreciéndose sobre el evento, se ha creado un perfil oficial en twitter, @MaterATQ, y el hashtag #MaterATQ.

El domingo 23 de octubre se celebrará en la Iglesia Mayor y Colegial de San Sebastián -una de las cuatro Puertas de la Misericordia de la Diócesis de Málaga- una solemne Misa de Acción de Gracias en la que participarán todos los cofrades antequeranos. La recaudación de donativos del fin de semana irá destinada a la campaña solidaria del Obispado de Málaga 'Calor y café', con la que se ha creado un centro que cobija a personas sin hogar de la provincia.

 

Dólmenes

Por otra parte, la ciudad de Antequera ha sido actualidad recientemente por la catalogación del Sitio de los Dólmenes como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Este nombramiento engloba los tres monumentos megalíticos (Viera, Menga y El Romeral), la conocida Peña de los Enamorados y el paraje de El Torcal.

Publicado en Provincia

Sesenta días después del Domingo de Resurrección llega la fiesta del Corpus Christi, el día en que los cristianos celebran la procesión de la eucaristía en una explosión barroca y colorista de custodias de plata, templetes dorados, música y guiones y banderas de cofradías que se remonta a siglos pasados.
La fiesta del Corpus es, en determinados pueblos de la provincia de Málaga, un verdadero espectáculo para los sentidos que encuentra un perfecto marco urbano gracias al adorno de casas y calles a iniciativa vecinal, que alfombran suelos, cuelgan mantones en balconadas y lanzan pétalos de flores al paso de la custodia.

La primera cita de estas procesiones eucarísticas es en Yunquera, que se sigue celebrando en la tradicional fecha del jueves, día habitual hasta 1989 en que la Iglesia pasó la solemnidad al domingo posterior. En esta localidad de la Sierra de las Nieves, en la tarde del jueves 26, habrá una misa en la iglesia de la Encarnación, momento oportuno para visitar esta gran construcción del siglo XVI con interesantes pinturas y esculturas. El templo es el de mayores dimensiones de la Sierra de las Nieves.

La procesión será hacia las siete de la tarde, después de la misa. El recorrido se llena de altares montados en los portales, se alfombra el suelo con flores aromáticas y las fachadas se exornan con palmas; un auténtico pueblo transformado para la celebración, que cuenta con las bandas locales aportando su música: la de cornetas del Santísimo Sacramento y la banda municipal de música.

 

El domingo, la mayoría de procesiones

El domingo 29 de mayo es la fiesta del Corpus Christi propiamente dicha. En casi todos los pueblos de la provincia de Málaga los vecinos disfrutan y participan de esta arraigada e histórica fiesta popular. En Casabermeja, por ejemplo, la procesión del Corpus genera una transformación del caserío con el exorno de sus calles y cuestas con ristras de mantones y alfombra de juncia y flores aromáticas. La procesión sale a las siete de la tarde y se efectúa con la custodia de plata en un magnífico templete en madera labrada por el importante tallista sevillano Manuel Guzmán Bejarano y que este año ya comienza a salir dorado. La banda municipal de Casabermeja y la de cornetas de la Estrella, de Málaga capital, darán lucimiento a la procesión.

Por la mañana se celebra la procesión del Corpus en Benalmádena pueblo; a lo largo del recorrido, unas espectaculares alfombras de arena coloreada forman diversos símbolos alusivos a la festividad y al pueblo, para que la custodia, bajo palio y a brazos del párroco, las pise en torno al mediodía. La banda municipal aporta sus sones a esta multitudinaria fiesta en este precioso rincón de la Costa del Sol.

Otras localidades también ofrecen magníficas estampas en el día del Corpus Christi: en Antequera, una original custodia bajo templete de plata recorre las principales calles de la ciudad por la mañana y en la capital malagueña, la tradicional procesión partirá al atardecer desde la Catedral con la custodia en su templete neorrenacentista, imitando el estilo del principal monumento de la capital, y acompañado por los guiones y estandartes del casi centenar de cofradías sacramentales, de pasión y de gloria con que cuenta la ciudad.

Publicado en Provincia

Coronando el valle del Guadalhorce, la primavera estalla de una forma especial en las centenarias calles del pueblo de Alhaurín el Grande. ¡Vengan conmigo unos minutos, que les cuento!

Tras los terciopelos verdes y ‘moraos’ de una famosa rivalidad, Alhaurín forjó con el paso del tiempo, una forma particular de entender la Cuaresma y la Semana Santa. Y digo particular, porque en el mismo pueblo pueden encontrar, por una parte, la riqueza estética y teatral en torno a las representaciones en vivo de La Pasión de Cristo y por otra parte, procesiones de enorme belleza plástica y contenido. Dos expresiones populares de una fe inquebrantable que el alhaurino ha venerado desde hace siglos, que han evolucionado y lo siguen haciendo cogidas de la mano con las formas en que lo hace el propio pueblo, y que sin lugar a dudas, han vertebrado nuestra vida hasta tal punto, que cualquier vecino, más allá de sus fronteras, tendrá que responder cuando se presente como alhaurino a la típica pregunta; “de Alhaurín el Grande ¿verde o morado?”.

 

2016 03 20 moraos1

 

Antes de contarles lo que pueden encontrar en nuestras calles con el encuentro de la primera luna llena de primavera, hablemos un rato de esa rivalidad. No es mi interés que desarraiguemos el mito, al contrario, enamórense de él. Es patrimonio de Alhaurín el Grande y probablemente, la historia no sería la misma sin la “confrontación religiosa” que durante siglos hemos mantenido los verdes y los ‘moraos’. Y si quieren enamorarse de él y disfrutarlo en su esplendor, no traten de comprenderlo, porque a la razón escapa nuestra forma de entendernos, que dista mucho de la imagen que puedan forjarse de los verdes y los 'moraos' si no conocen la historia desde dentro.

Alhaurín es un púlpito a la oración que tiene una cuaresma completa de actos y momentos significativos, pero si nos centramos en su Semana Mayor, les invitamos a que vivan con nosotros cualquiera de los días grandes, y que presten especial atención, a nuestro Jueves y Viernes Santo. Si nunca se emocionaron con las escenificaciones en vivo de La Pasión, o si las vieron en otro pueblo que no sea el nuestro, descúbranlas con nosotros, es una experiencia única.

 

2016 03 20 verdes1

 

Y en este Jerusalén viviente en el que convertimos las calles de nuestro pueblo, usted podrá compartir el pan de Cristo en la Última Cena con sus apósteles, podrá emocionarse con la despedida de Jesús y su Madre, podrá ver cómo Judas traiciona y vende a su Maestro, podrá orar junto a Él en el Huerto de Getsemaní y se estremecerá cuando lo prenda la guardia. Todo esto ocurre cada año el Miércoles Santo en la calle Convento. Es la representación que abre los días más importantes y corre a cargo de los hermanos de arriba, como se le conoce en el pueblo a los cofrades de la Real, Muy Antigua, Ilustre y Venerable Cofradía Franciscana del Santísimo Cristo de la Vera+Cruz, María Santísima de la Soledad y del Santo Sepulcro (los verdes).

La tarde del Jueves Santo, con el sol llenando de vida los rincones del valle, el turno sigue en poder de los verdes y sale de la misma ermita del Convento la procesión de María Santísima de la Soledad que, acompañada por los personajes de La Pasión en vivo, las bandas de la Cofradía y el Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada 'Valdemoro' recorre las calles del centro de Alhaurín bajo palio de verde esperanza. Al caer la noche, el turno cambia de bando y los hermanos de abajo, nombre con el que conocemos en el pueblo a los hermanos de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno (los ‘moraos’), entran en acción con la representación del Juicio de Jesús ante el Sanedrín, Pilato y Herodes. Sientan, en la noche del Jueves Santo, la impotencia de San Pedro al tener que negar a su Maestro para salvar la vida. Al finalizar la representación, sale de San Sebastián, la procesión de Nuestro Padre Jesús Nazareno acompañado igualmente por los personajes del Paso de Jesús cautivo.

 

2016 03 20 moraos2

 

El Viernes Santo supone el cenit de nuestra emociones y de nuestra Semana Santa, el turno sigue en manos de los 'moraos' que, por la tarde, escenifican de forma estremecedora, la segunda parte del juicio de Jesús ante Pilato y la entrega de la Cruz. Se abren las puertas de San Sebastián nuevamente para la procesión que tiene lugar a continuación, la salida penitencial de Jesús Nazareno y la Virgen del Mayor Dolor, que está acompañada por la impresionante representación en vivo de las tres caídas de Jesús. Es de visita obligada para todo el que quiera conocer de verdad nuestra Semana Santa.

Y sin respiro, si desea seguir con un pellizco en su alma, llega bajo mi subjetivo punto de vista, el momento culmen de nuestra Semana Santa, la representación de la Crucifixión de Cristo en la ermita del Convento. De forma desgarradora, podrán ver cómo Judas se arrepiente y pone fin a su vida, casi al mismo tiempo que Jesús viene subiendo al Gólgota de la Plaza del Convento, para ser clavado en la cruz y morir en ella tras pronunciar sus siete palabras. En la desgarradora madrugada del Viernes Santo alhaurino, el silencio y la oscuridad se cogen de la mano para apoderarse todos los rincones de Alhaurín el Grande. Las campanas doblan a muerte mientras sale del interior del Convento, el cortejo procesional del Santo Sepulcro y María Santísima de la Soledad, de riguroso luto. Tambor sordo, marcha fúnebre… Silencio, Soledad y Sepultura.

 

2016 03 20 verdes3

 

Y para rizar el rizo, no se queden ahí, vuelvan al día siguiente a Alhaurín. En la media noche del sábado al Domingo de Resurrección, elijan donde ir, porque nuestro pueblo quizás sea el único sitio en el mundo donde el Señor resucita dos veces. Verdes y “moraos” representan la Resurrección de Cristo de forma paralela para cerrar las escenificaciones de nuestra Semana Santa. El Domingo de Resurrección acaban las emociones con la participación de ambas corporaciones en el comienzo de la Pascua en la Parroquia de la Encarnación y la procesión de Jesús Resucitado a cargo de los “moraos”.

Si no la conocen, descúbranla, es la Semana Santa de Alhaurín el Grande, que además este año cuenta con el acontecimiento histórico de celebrar el setenta y cinco aniversario de la bendición de las imágenes de María Santísima de la Soledad por parte de los verdes y de Jesús Nazareno por parte de los “moraos”. Oportunidad para que nos acompañen. ¡Os esperamos!

Publicado en Provincia

Pisar la tierra de Vélez-Málaga es sinónimo siempre de sorpresa porque en ella y de ella se descubren nuevos matices, datos, enclaves y momentos de estreno, por mucho que el propio la conozca y el forastero la visite. Pero si se llega a tan buena parte en tiempo de Semana Santa de seguro que los sentidos se encandilan tan solo con recorrer sus calles y encontrar en ellas los sincretismos más inesperados, en una ciudad que se viste de gala para contar en seis noches una historia de siete días.

Vélez-Málaga tiene una peculiar Semana Grande en la que se conjugan grandezas de capital con encantos propios de un pueblo. De esa conjunción que hace no saber si estamos ante una ciudad pequeña o un pueblo grande, nace la magnificencia de unos desfiles procesionales que sorprenden, calan y consiguen emocionar al espectador. Estrechas calles por las que transitan tronos de hasta ocho varales entre edificios de popular arquitectura serían buena muestra de lo que les hablo.

Refundada y reformulada en tiempos de posguerra por la práctica desaparición de su patrimonio en la contienda civil, la Semana Santa de Vélez-Málaga alcanza hoy su punto álgido de todos los que conocemos históricamente, pues no hay otra forma de entender que se aglutinen en la ciudad diecinueve cofradías de Pasión que procesionan veintisiete tronos en sus desfiles oficiales. Esta tierra además tiene una personalísima forma de llevar el paso de los tronos con una mecida larga la vez que se dan pasos cortos, engendrándose así, en la armonía equilibrada de esta combinación, el paso veleño, importado a otros lugares de la provincia e incluso a la capital por la elegancia y la sobriedad que imprime al trono esta forma de andar.

Personal, igualmente, en el ámbito gastronómico, es el típico Ajobacalao, un delicioso plato que se elabora fundamentalmente en cuaresma y Semana Santa y que solo se realiza en esta ciudad. Nuestra Semana Santa vive hoy día un momento de continua evolución y avance, y aunque perviven los tradicionales tinglaos desde los que hacen su salida no pocas hermandades, ya cuenta la ciudad con las primeras casas de Hermandad y salones de trono, además de varios proyectos que se realizarán a corto plazo para cobijar a otras Cofradías.
Una singularidad propia de la tradición cofrade y semanasantera y su transmisión a las nuevas generaciones interesados por continuarla, sucede el Sábado de Pasión con el Desfile de Tronillos: una procesión de miles de niños y niñas portando pequeños tronos realizados por ellos mismos en los que no faltan cortejos, enseres o desfiles, haciendo de las vísperas de la Semana Santa un día de Ilusión para los más pequeños, y la emoción para mayores y visitantes.

 

2016 03 20 VÉLEZ MÁLAGA

 

El cartel oficial de esta edición de la Semana Santa -soberbia obra de Martín España- bien sirve como invitación y suficiente excusa para venir a conocer la tradición más señera de Vélez-Málaga pues entre esa combinación de suelta pincelada y seguro trazo, se esconde la verdad de nuestros desfiles procesionales: una procesión de Semana Santa en esta tierra es así. La semana Santa de Vélez-Málaga cuenta en seis noches lo que bien puede contarse en siete días, o lo que en otros lugares se aumenta al contar las vísperas.

 

Recorrido por cada jornada

La primera de las noches empieza en la tarde jubilosa del Domingo de Ramos, dónde la única cofradía de la jornada procesiona al último Titular en incorporarse a nuestras procesiones: Jesús de “la Pollinica”, obra del imaginero veleño Israel Cornejo Sánchez, que en años venideros se complementará con varias imágenes secundarias que conformarán el paso de misterio. Tras de Él el primer palio... la primera banda de música… la primera candelería... La Virgen del Rocío.

La segunda de las noches de Pasión en Vélez-Málaga será la del Martes Santo -pues el Lunes no hay procesiones oficiales y se dedica el día a traslados y vía crucis por barrios y feligresías- en la que desfilan las dos últimas cofradías en incorporarse a la Agrupación oficial- Ecce-homo y Coronado de espinas- junto con la hermandad de la Virgen de los Dolores, única dolorosa de los tres tronos que procesionan.

 

2016 03 20 rociovelez

Virgen del Rocío. 

 

Miércoles Santo, tercera noche. Atardeciendo se anuncia la salida del primer grupo de misterio que procesiona por la ciudad: Jesús de la Sentencia, en un impresionante trono tallado y dorado que crea momentos irrepetibles en calles estrechas.
Esta noche es la de las dos devociones históricas conservadas den la ciudad: Huerto y Desamparados, destacando el trono de la dolorosa por llevar el techo de palio íntegramente pintado.
La última hermandad en transitar las calles de la ciudad en estación de penitencia será la de Jesús Cautivo de Medinaceli y Santa María Magdalena. Esta devoción a la Santa es histórica en la ciudad y por ello perviven el seno de esta corporación, procesionando sola en su trono.

El Jueves Santo podríamos titularlo como la noche de esplendor en la ciudad: nueve tronos en la calle de señeras cofradías de la ciudad. Comenzando por el paso sobrio con el que camina Jesús atado a la Columna, 'Estudiantes', pasamos al carácter festivo y de barrio de la Cofradía de Jesús del Gran poder en su tercera caída y la Virgen de la Amargura. Portentosa talla del Señor, obra del granadino Domingo Sánchez Mesa, expresiva, conmovedora y emocionante.
Sublime, y también del mismo autor, es el conjunto procesional de Jesús de la Humildad en imponente trono de corte sevillano, que transita por las calles con sublime elegancia.

La Archicofradía de Jesús 'El Rico' y María Santísima de la Piedad, 'La Novia de Vélez' se acompañan del Grupo de Regulares Melilla 52 durante toda la procesión y contrasta el corte serio de la sección del Señor con el aire alegre del cortejo de la Virgen, uno de los conjuntos más completos y proporcionados de la ciudad de Vélez-Málaga.
La noche se cierra con la Cofradía de Jesús 'El Pobre' y la Virgen de la Esperanza, a cuyo paso por la tribuna oficial se esparce romero y el Nazareno bendice a la ciudad antes de encerrarse.

 

2016 03 20 elpobre

Jesús 'El Pobre'.

 

La sexta noche: recogimiento en Vélez-Málaga. Anochece en la ciudad con la sobriedad del cortejo del Santísimo Cristo de los Vigias. Veterana horquilleria y cuidadas formas para acompañar al Crucificado, la imagen más antigua de las que desfilan por la ciudad.
La cofradía de la Caridad, con dos tronos, procesiona al grupo de misterio del Descendimiento acompañado por la banda de cornetas y tambores de la cofradía, mientras que la dolorosa, la Virgen de la Caridad, desfila en un trono en solitario siendo el único palio del Viernes Santo y último en pasear por Vélez-Málaga.
La cofradía del Cristo del Mar y la Virgen de las Penas, en el misterio de la sacra conversazione, acompañada por la banda de cornetas y tambores del Santísimo Cristo del Mar es el segundo de los grupos escultóricos en hacer su procesión en esta jornada.
Acompañada por la Legión española, la Virgen de las Angustias coronada, única dolorosa de la ciudad en ostentar esta distinción, a los pies de la cuenta con uno de los cortejos de mayor calidad de los que se pueden contemplar en la ciudad, con orfebrería realizada en plata de ley.
El singular trono de Jesús del Santo Sepulcro, cofradía oficial de la ciudad, es uno de los ejemplos de mayor veleñismo y, a pesar de ser una obra de posguerra, intenta conservar la estética del destruido trono anterior.
Sin haber amanecido, y dentro de la misma noche aunque en el inicio del Sábado Santo, la Virgen de la Soledad en sobrio trono de carrete y apagándose las luces eléctricas a su paso, marcha a ritmo de tambor ronco de cola mientras se reza el Santo Rosario.

La última noche trae de nuevo la alegría y el más inmenso júbilo a la ciudad: Jesús resucitado recorre las calles de Vélez-Málaga y pone el punto final a la Semana Santa.

 

Motivos para ir a la Axarquía

Conocer la Semana Santa de Vélez-Málaga es recomendable y además el visitante agradecerá el descubrir una ciudad que pone toda su interés en configurar una impresionante puesta en escena de su tradición mas singular. Y quien quiera encontrará militares; a quién le guste podrá ver pulsos; y contemplar a Duarte o descubrir el esplendor de las mejores obras de Domingo Sánchez Mesa; reconocerá a Guzmán Bejarano y a los hermanos Caballero en contraste con Pérez Hidalgo; y verá el bordado de García y Po; y a las Adoratrices y a Bordados la Concepción, Mendoza o Salcedo. Y elegir procesión de silencio o gentío de bullas. La poliédrica ciudad festiva que en Vélez-Málaga consigue transformarse de mil y una formas, para contar de manera distinta una historia de Siete Días, en seis noches.

Publicado en Provincia

El denominado trono de “estilo antequerano”, “originalidad tipológica del paso de palio antequerano que obedece a la circunstancia de haberse conservado, sin apenas cambios, toda una serie de ejemplares antiguos, que en la mayoría de las ciudades ya fueron sustituidos o, simplemente, se perdieron” . Lo que hoy es una realidad en la Ciudad del Torcal, también estuvo presente tanto en localidades de la provincia, como en otros puntos de la geografía andaluza, cuya primera característica es conservar andas llevadas al hombro, en lugar del modelo de costal bajo el paso. La cuestión de la manera de “cargar”, nos es de sumo interés, ya debemos de tener presente que hubo pasos realizados para “ellos”, y pasos creados para “ellas”. Esta cuestión, que podría desarrollarse en clave de género, es de sumo interés, ya que ambas realidades, especialmente cuando estamos hablando de una imagen bajo palio, -cuestión que en Antequera fue democrática, y fue dispuesto tanto para “ellos” como para “ellas”-, cobra especial significación, por cuanto en los de “ella” se asienta y se desarrollará una elaborada y minuciosa simbología apocalíptica, que hasta ahora ha pasado desapercibida, y que probablemente sea fruto del voto inmaculista al que la Ciudad hizo juramento. Esta carga simbólica y alegórica, nunca llegará a darse en los tronos de Cristo. Cabe mencionar también que, aunque en diversos momentos, ambos tipos de palios parezcan “iguales”, y así lo ha reflejado la historiografía, el sistema de proporciones es diferente para ambos casos, especialmente en lo que respecta a la altura de la peana, amén de la mencionada carga iconográfica.

Dice la Carta de Nara que “el respeto debido a todas las culturas requiere que los bienes culturales sean considerados y juzgados dentro del contexto cultural al que pertenecen”, ya que es el entorno más cercano al patrimonio, las personas que sienten, viven, crecen y se relacionan con él, las que proyectan su conciencia y sus valores identitarios sobre el mismo. El problema se plantea cuando hacemos apología de unos determinados bienes patrimoniales, que se convierten en la insignia, bandera y lucha vital de una sociedad, ciudad, pueblo o hermandad, pero sin tener muy claro qué significan realmente esos bienes, porqué existieron, cómo evolucionaron, y dónde terminó su ciclo vital. Debemos de tener en cuenta que lo que el pasado nos ha legado, prácticamente en todos los casos (quizás salvo el palio de la Soledad), ha sufrido alteraciones propias del paso del tiempo y de la adaptación de los mismos al medio.

A grandes rasgos, cuatro serían las etapas por las que ha pasado el trono de palio antequerano:

1ª Etapa. Siglos XVII y XVIII. Configuración del modelo de anda con peana y palio. Desarrollo del mensaje apocalíptico en el trono de Virgen.

2ª Etapa. Finales del XVIII y siglo XIX. Configuración del trono de palio “antequerano”. Consolidación del mensaje apocalíptico y definición de los caracteres vinculantes propios. Desarrollo en vertical y andas cortas. Búsqueda de la luz.

3ª Etapa. Finales del siglo XIX hasta hacia 1940-1950. Ruptura con el mensaje apocalíptico y desarrollo en horizontal. Periodo de las grandes transformaciones horizontales, los mantos cortos y la búsqueda de la noche.

4ª Etapa. Hacia 1950-2014. Crisis del diseño procesional, del desorden artístico y miedo a la luz.

 

Primera etapa

En esencia, las primeras fábricas de los tronos antequeranos se reducen a unas pequeñas parihuelas, con una peana que sustentaba a la imagen, debidamente ataviada según la moda de la época, y palio, que en un primer momento es móvil o de mano, y que posteriormente se anclará a las parihuelas. En estos momentos no se produce todavía un desarrollo del aparato conceptual “inmaculista”. Será a finales del siglo XVIII con lo grabados Virgen del Socorro y de la Soledad, cuando podamos hablar con total propiedad del triunfo inmaculista y de la consolidación del mensaje apocalíptico.

 

Segunda etapa

El siguiente estado, será aquel que hemos situado cronológicamente desde finales del siglo XVIII, hasta bien entrado el XIX, cuando comiencen a producirse las transformaciones volumétricas propias de la tercera etapa. Durante este segundo período el paso de palio, femenino, será llevado hasta sus últimas consecuencias conceptuales y artísticas, produciéndose una consolidación definitiva del mensaje apocalíptico, configurándose no sólo la propia esencia del palio antequerano, sino todo el ideario que define la Semana Santa de los siglos XX y XXI. Por lo tanto, lo que hoy entendemos como la “gran historia” y caracteres propios del estilo antequerano, son consecuencia directa y heredada de esa nueva Semana Mayor que se va configurando poco a poco durante el siglo XIX. Será el momento en el que el estilo adquiera su verticalidad característica y definitoria, amén de mantener las pesadas andas cortas y de madera, al igual que las barras del palio, realizadas en este material, con tubos en plata.

Será durante este período, desde finales del Setecientos hasta finales del Ochocientos, cuando se proyectan y ejecutan todas y cada unas de las grandes maquinas procesionales antequeranas, a saber: el antiguo palio de la Soledad, conservado en la casa hermandad de la cofradía; el palio de la Virgen de los Dolores; el del Nazareno de “Arriba”; el propio de las Vírgenes del Socorro y de la Paz; el actual de la Soledad y el negro de la Virgen del Consuelo, realizado en algún momento indeterminado; y los dos del Cristo de la Salud y de las Aguas, el de dosel y el neogótico.

 

Tercera etapa

Este tercer periodo comienza a desarrollarse con las ampliaciones que sufren los tronos de las vírgenes de la Paz y del Socorro. Estos dos ejemplares, en esencia, respondían a las mismas características que los palios de la anterior fase, manifestando el mensaje apocalíptico característico de los mismos, un marcado desarrollo en vertical y una concepción formal encaminada a procesionar a plena luz del día, evitando así complicaciones lumínicas. Estas dos grandes máquinas procesionales serán objeto, desde finales del siglo XIX hasta los años 1940-1950 (coincidiendo con el desarrollo del trono malagueño), de sendas ampliaciones que romperán definitivamente con el mensaje apocalíptico, produciéndose un desarrollo en horizontal, del que serán herederos todos los palios post años cincuenta y que manifestarán, inevitablemente, cada uno de los problemas formales, conceptuales, de proporción, y espaciales que muestran los tronos de de “Arriba” y “Abajo”.

Apunta Romero Benítez que este fenómeno de ampliación “produce, por lo tanto, un claro proceso de paulatino engrandecimiento de la máquina del paso, circunstancia que hay que relacionar con una directa influencia de lo que, por entonces, está ocurriendo en Málaga; algo que José Luis Romero Torres define como “megalomanía triunfalista del paso malagueño”, de evidentes connotaciones socio-políticas”.

Ampliados los tronos, cabría pensar que los respectivos mantos procesionales serían objeto de igual suerte, y que los cuatro mantos procesionales, azul y negro de la Virgen del Socorro, y azul y negro de la Virgen de la Paz, serían alargados para adaptarlos a los nuevos sistemas de proporciones imperantes en ambas máquinas. La realidad fue que, si bien los tronos “crecieron”, los mantos se mantuvieron en su estado primigenio, provocando un desorden compositivo en los tronos para el que, hasta el momento presente, no hemos sido capaces de aportar soluciones.

En relación a estas dos empresas de ampliaciones, hay que mencionar una cuestión, que si bien no es una solución, disimula ciertos problemas compositivos. Cuando los palios crecen, las dos peanas se mantienen en el centro de la composición. Tenemos que recordar que ambas piezas son de gran tamaño, especialmente la del Socorro, que es una inmensa mole de madera, cuyo desarrollo piramidal llena gran parte de la superficie sustentante.

Pues bien, los cuatro palios que se realizan desde los años cincuenta, presentan esta misma y mal entendida característica, situando sus peanas en el centro, pero olvidándose que sus proporciones difieren de las de aquellas, produciéndose de nuevo atentados compositivos que hieren la vista del espectador. Se da la circunstancia que estas cofradías, además, entienden que sus tronos son más antequeranos que los decimonónicos, pero como el espacio les resulta muy grande, y como la candelería es una aberración contra los principios éticos de la ciudad, prefieren llenar el hueco con una enorme jardinera, bien repleta de flores, que además no aguantarán el recorrido, ya que serán sometidas al implacable calor de un foco cenital solventando cualquier tipo de duda lumínica que se pueda producir.

Será también durante esta tercera etapa cuando la Semana Santa antequerana, deje las claras del día para buscar definitivamente la noche, tal y como hoy la conocemos. Y con ello, más de cien años de problemas con la iluminación.

 

Cuarta etapa

A partir de los años cincuenta del siglo XX, la ciudad de Antequera vive el único momento de esplendor cofrade que la ciudad ha mostrado a lo largo de la centuria. Será a lo largo de esta década cuando se funden las cuatro nuevas cofradías que vendrán a configurar el actual panorama semanasantero de la ciudad, a saber Pollinica (1950), Mayor Dolor (1950), Rescate (1955) y Estudiantes (1960) A esta terna habrá que sumar la reorganización de la cofradía de la Soledad en el año 1988.

El periodo que comentamos es aquel que hemos venido a denominar como la cuarta etapa de la evolución del trono de palio antequerano. Cabría decir muchas cosas sobre lo que ha pasado en Antequera durante la segunda mitad del siglo XX y primeros años del XXI, pero si hay una circunstancia que ha definido el panorama artístico-cofrade de la ciudad en los últimos 64 años, ésta es, sin lugar a dudas, la profunda crisis en la concepción del diseño integral de los tronos, afectando tanto al aparato visual como a la integración de las artes, siendo además una circunstancia plenamente democrática que ha afectado a los tronos de “ellas” y de “ellos”. Con respecto al diseño, en los 64 años mencionados, no ha habido ningún palio que haya sido proyectado en su totalidad; esto es, fruto del razonamiento, la integración de las artes, la adecuación de los sistemas de proporción, y la unidad visual.

En gran medida esta circunstancia ha venido provocada por dos situaciones consustanciales. Por un lado, los palios post años cincuenta pasan por querer ser más “antequeranos” que los representativos del estilo, asumiendo caracteres formales que aspiran a recordar a aquellos, pero que no han sido capaces de aportar soluciones ni superar los problemas heredados, y por otro la propia situación autárquica de la ciudad, con un inmenso fondo de armario artístico heredado, que en vez de convertirse en una virtud, ha provocado que en lugar de integrar en un concepto integral de diseño elementos tales como una peana, una bambalina u otros, se ha sometido el diseño total a la parte, conllevando un desorden visual.

A partir de esta situación en la que nos encontramos inmersa, cabría pensar dónde está el futuro de los palios antequeranos. Las opciones son diversas, pero todas pasan por proyectar diseños integrales que unifiquen conjuntos, que sean fruto de un profesional con dedicación a tales menesteres, y que en la realidad del conjunto prime, por encima de todo, y por debajo del diseño integral, la calidad de ejecución, realizada por maestros cualificados, debidamente formados, y con una marcada trayectoria, que no tiene porque ser larga en el tiempo, pero sí fruto de un periodo de formación artesanal y académica adecuada. La repetición de los mismos modos, motivos o caracteres suele ser indicativo de las debilidades de un determinado maestro. En este sentido la cultura cofrade, al día de hoy, está muy extendida y los estándares básicos de calidad son relativamente fáciles de detectar.

Si en la ejecución de un nuevo palio se opta por el estilo antequerano, que siempre debe ser una opción, no una imposición, aquí se plantea un nuevo problema: el mismo estilo necesita una reformulación conceptual que lo haga funcional en el concepto actual de la Semana Santa del siglo XXI. Quizás una buena hoja de ruta a seguir, sería dejar de lado todos los prejuicios que tenemos con respecto a otras manifestaciones culturales y asumir e importar todas aquellas cuestiones que permitan mejorar el estilo antequerano. Una de estas posibilidades podría pasar por integrar sistemas de iluminación por medio de cera natural en un conjunto plenamente antequerano, o mejor dicho en comunión con los rasgos definitorios de la ciudad.

 

Las dimensiones formales e iconográficas del paso de palio antequerano (femenino)

Todo el mundo habla, conoce e incluso “realiza”, tronos de estilos antequeranos, sin tener exactamente muy claro que son, y por que son como son. La propia ciudad de Antequera, se ha convertido en madre y seña del estilo. Actualmente supone la caja de las vanidades de un pueblo que ha cerrado filas en torno a un estilo impuesto como el principio rector de lo que deben ser todos y cada uno de los palios antequeranos.

Desde el punto de vista formal, comenzando por la esencia (nos referimos aquí a los caracteres que definen al paso de palio antequerano, aplicados a los del XIX y ejemplificados en los palios de la Soledad y Dolores) que define el sistema armónico del palio antequerano, es su proyección en vertical, el primer elemento característico a tener en cuenta. Este resultado, creemos, es consecuencia directamente proporcional al mensaje apocalíptico e inmaculista que se pretendía transmitir. El palio, en este sentido, no deja de ser un elemento de cohesión social y propaganda en torno al dogma de la Inmaculada Concepción.

 

2016 20 03 Antequera Socorro

Virgen del Socorro.

 

Desde el punto de vista de la dimensión iconográfica, no debemos de perder de vista el conocido texto del Apocalipsis 12, 1-5 porque del mismo se deriva toda una concepción, hasta cierto punto original, de la simbología de un conjunto procesional dedicado a la exaltación mariana. Es interesante ahora que veamos cómo del desglose del fragmento citado, la inventiva antequerana convierte al paso de palio en todo un monumento, mejor dicho un “Triunfo” a la Virgen como segunda gran protagonista de la Pasión.

1. una mujer vestida del sol.

2. …con la luna debajo de sus pies.

3. …y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.

4. Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones: La lectura en clave apocalíptica del paso de palio antequerano insiste en reconocer a través de sus elementos el papel de María como Madre del Hijo de Dios y Rey Mesiánico nacido de la estirpe de David, manifestando públicamente cómo la Realeza de María –que implica su reconocimiento como “Mujer Apocalíptica- emana y procede de la Majestad Divina de Cristo, el Único y Verdadero Soberano.

5. Apareció en el cielo una gran señal: constituye la clave del concepto apocalíptico del trono antequerano: la gran señal en el cielo no es otra cosa que la visión de la Dolorosa “en lo alto” y ésta no puede conseguirse sin el extraordinario desarrollo en altura y proporciones del elemento que le permite “elevarse” sobre el común de los mortales: la peana procesional o, para ser más exactos, el “Triunfo” de cualquiera de las advocaciones marianas de la ciudad.

Estructuralmente se configura como una forma cuasi-cuadrangular, en la que los volúmenes de la tarima que hace de soporte tienen prácticamente el mismo tamaño que la cornisa superior, y que es una novedad que aporta el siglo XIX. Las bases de las barras del palio se disponen longitudinalmente en los costados de la tarima, coincidiendo las dos traseras, y las dos delanteras con filo de la base sustentante, por lo que no permite incluir arbotantes en las esquinas, que además son totalmente ajenos al estilo decimonónico antequerano.

En el centro de la composición se situaba una pronunciada peana, cuya base prácticamente se extendía sobre toda la extensión de la tarima sustentante, así se resuelven los tronos de la Virgen de Soledad, el del Socorro en su estado pre-ampliaciones, y el de los Dolores.

Analizando el trono, de abajo a arriba, a lo primero que tenemos que hacer alusión es a la carencia de una mesa sustentante a la manera de los pasos sevillanos. La tarima que sirve de base para todo el conjunto queda realzada para la exposición pública del trono sobre unas borriquetas. En esta base, realizada en madera, se insertan las andas cortas, pensadas para ser llevadas por una sola persona en sus frentes, y varias en los laterales, a la que se amarraba la almohadilla tan característica de la ciudad.

Estas sencillas andas tenían un número de cinco en los palios de Dolores, Consuelo y Socorro, y cuatro en otros casos. Al igual que el palio sevillano, el antequerano, no presentaba canastilla tallada, ni decorada, ya que la carga expresiva y ornamental se situaba inmediatamente después con magnificas peanas labradas y doradas, que podían llevar placas decorativas en plata. En función de la época y el palio, encontraremos peanas piramidales con la del Socorro y Soledad, o de copa como las del Consuelo y Paz, o carrete en el caso de los Dolores. Es de invención posterior calzar la peana con el fin de falsear determinados problemas.

Es característico prácticamente en todos ejemplares conservados/fotografiados, que la peana presente en su arte superior, una guirnalda realizada en plata que contornea el perímetro de la misma. En el testero frontal de la peana, a los pies de la imagen, se situaba la media luna propia del mensaje que se quería definir.

 

Antequera 2016 02 03 Mayor Dolor

 Virgen del Mayor Dolor.

 

Con respecto a las barras del palio, con el fin de garantizar la estabilidad del conjunto, debido a su pronunciada verticalidad, estaban realizadas en su interior en madera, y recubiertas con chapas de plata al exterior, alternando tubos en plata con nudos en madera.

En relación al conjunto, es el palio, junto con la peana, donde recae toda la carga artística y expresiva del monumento, dándose varias particularidades propias que lo diferencian de los conjuntos desarrollados en otras poblaciones. Las toldillas, prácticamente en todos los casos, presentan un perfil recortado, con formas diferentes según el palio, y que nunca optan por elegir los rancios palios de cajón.

Continuando con las partes superiores del paso, las bambalinas recortadas, comentadas anteriormente, se desarrollan a base de piezas dobles longitudinales, esto es, dos partes independientes, continuas, una para el interior y la otra para el exterior, en medio de las cuales se sitúan las barras del palio, lo que quiere decir, que en Antequera, las toldillas, no se bordan a doble cara. Esto, además, lo diferencia de la mayoría de las poblaciones, donde el diseño no sólo se realiza en las dos caras, sin que además, las caídas, quedan dispuestas en el interior de las barras de palio, fragmentando la unicidad de la visión del diseño conjunto, lo que permite, para las realizadas en Antequera, un desarrollo continuo y horizontal de los motivos ornamentales bordados.

En origen, estos palios antequeranos presentan una cornisa en la parte superior que coronaba todo el conjunto, cuya principal característica en los palios de los Dolores, Consuelo y Soledad era la discreción de la misma, resuelta con una marquilla, y que paulatinamente se irá desarrollando en sus volúmenes, para comenzar a presentar cresterías de plata. Igualmente estas cornisas suelen presentar remates en las esquinas y centros. Para completar el conjunto, la imagen portaba sobre sus hombros un manto largo, nunca corto, que podría presentar pellizco.

 

2016 20 03 Antequera Soledad

Virgen de la Soledad.

 

Hasta aquí los elementos que vendrían definir el paso de palio antequerano, en su estado lo más prístino posible. El modelo de palio descrito es una máquina procesional pensada, por y para procesionar a plena luz del día, ya sea buscando el alba, para instituir la denominada “mañana de Jesús” o a partir de las tres de la tarde, como acostumbraron a hacer las cofradías antequeranas.

La relación causa-efecto es evidente, por cuanto al salir con luz natural, no era necesario sistema de iluminación alguno, y por esta razón los tronos antequeranos no presentan candelería o candelabros. Y es aquí donde comienza el que es, sin lugar a dudas, uno de los episodios más inverosímiles y absurdos de la Historia reciente de las cofradías antequeranas: la negación del sistema de iluminación mediante el uso de cera virgen con candelería frontal, y que evidentemente no tiene cabida, literalmente, en los pasos decimonónicos en sus estados prístinos y originales, cuando el perímetro de la peana prácticamente tenía el mismo tamaño que la base sustentante. Sin embargo, el uso de piezas de iluminación sí tiene cabida formal, conceptual e espacial en todos aquellos palios post años cincuenta que buscan su desarrollo en horizontal, y cuyo sistema de proporciones, en algunos casos, requerían peanas que duplicaran el tamaño de la gigantesca mole sobre la que se asienta la Virgen del Socorro.

Y es que entre los años de transición del siglo XIX al XX, se produce el que sin lugar a dudas ha sido uno de los acontecimientos de mayor trascendencia en los que se ha visto implicada la Semana Santa de Antequera, nos referimos a un hecho, al que a día de hoy, no hemos sido capaz de adaptarnos y que sigue siendo una de nuestras grandes asignaturas pendientes, y que no es otro que la “búsqueda de la noche” por parte de nuestras cofradías y hermandades. “Es también en esta época de transición intersecular cuando surge el problema de la iluminación de las imágenes (…), las disposiciones episcopales (…) le impidieron posteriormente salir antes del amanecer, por lo que el uso de candelería o candelabros había resultado innecesario, hasta que a finales del siglo XIX se comienza a realizar la estación penitencial en la tarde de dicho día (el Viernes Santo).

En un primer momento en el paso se empiezan a disponer pequeños candelabros de mesa cedidos por las familias de la cofradía, para posteriormente adquirirse por la camarería otros de mayor porte a los que se acoplan tulipas de vidrio” . Será también en esta particular tesitura cuando los palios antequeranos, no sólo llenen el frente del trono con aparatosos sistemas de iluminación, sino que también será el momento en el que estos ocupen prácticamente todos los espacios inter-varales, y escalen posiciones en la propia altura de la peana. El resultado, composiciones apretadas y asfixiantes que angustian a la imagen titular del mismo.

Los cofrades antequeranos de comienzos del siglo XX fueron capaces de tomar conciencia de que sus pasos procesionales fueron proyectados para procesionar a la luz del día. Cuando buscaron la luna, en lugar del sol, acudieron a todos aquellos elementos que les permitieron resolver, en la medida de lo posible, los problemas heredados de iluminación.

 

2016 20 03 Antequera Consuelo

Virgen del Consuelo.

 

Los cofrades antequeranos del siglo XXI, a diferencia de aquellos que nos precedieron, no sólo nos hemos perdido por el camino, sino que además hemos falseado una historia con el fin de justificar lo que en demasiadas ocasiones es el fruto del desconocimiento y del capricho personal, y lo que es peor, hemos convertido en patrimonio intocable e inamovible, amén de cerrar filas, lo que fueron sistemas de soluciones propios de una determinadas necesidades de un contexto histórico, social y cultural, perfectamente delimitado en el espacio-tiempo, produciéndose una profunda crisis del diseño que ha afectado democráticamente a casi todas las maquinas procesionales que la ciudad ha visto nacer desde que en los años cincuenta se configurase la actual Semana Santa de nueve cofradías.

Publicado en Provincia

Me piden desde este portal cofrade de El Cabildo que escriba sobre la Semana Santa de Archidona, y quizás no sepan que me piden que abra mi corazón, más aún cuando hoy es Miércoles Santo y en este bello pueblo del norte de la provincia procesiona la cofradía del Huerto, la cofradía en la que, aún en la distancia, viví mi adolescencia cofrade, esos meses de octubre a los pies de la Señora del Amparo, y esas mañanas de Martes Santo adornando, como podía, su trono. Archidona es un pueblo de gente acogedora, llana, entrañable, de las que te abren su casa de par en par para que te sientas como en la tuya, y así fue la buena gente de la Cofradía del Huerto conmigo hace ya más de 20 años.

Archidona está en una encrucijada de caminos, y a diferencia de sus vecinos antequeranos, la Semana Santa se ha visto influenciada por diversas corrientes y tendencias artísticas. Las cofradías han sabido renovarse aportando interesantísimas obras de arte a su patrimonio, sin perder su idiosincrasia y costumbres más arraigadas. Seis hermandades procesionan a lo largo de la semana, y todas tienen un sello y marcado carácter archidonés que animo a que sigan manteniendo y no se pierdan en la globalización que impera en nuestros días.

Hoy es Miércoles Santo y la cuatro veces centenaria Cofradía del Huerto se dispone a procesionar esta tarde a sus tres titulares, el Señor de la Oración en el Huerto, Jesús Preso y la Virgen del Amparo; anoche los “campanilleros” recorrieron las calles del pueblo haciendo lo que llaman “recorría de San Pedros” haciendo tocar sus campanas que, a modo de pregón, van anunciando a sus vecinos que la procesión ya está aquí. Sin ignorar, por supuesto, la vertiente religiosa de las fiestas, en Archidona se aprende la importancia antropológica de las mismas, tradiciones que se celebran en cada casa, desde lo que se cocina ese día hasta las túnicas que preparan con esmero, si bien hay una casa donde hoy el mimo y el cuidado es aún mayor, la casa del angelito que cantará 'La Embajá', antigua tradición del Huerto heredada de los frailes mínimos que regentaban el antiguo convento de la Victoria, sede desde siempre de la cofradía; ese niño o niña, que vestido de ángel, tendrá el privilegio, y a la vez la gran responsabilidad, de entonar un canto al Señor que de rodillas ora en Getsemaní. 

Siempre fue esta cofradía que hoy procesiona hermandad de gente humilde, de pocos recursos, pero que con muchas ganas de trabajar superó múltiples vicisitudes hasta tener lo que hoy tienen, digno de admirar y contemplar en cada uno de sus detalles, si bien, no debemos perdernos en lo material, y debemos admirar lo mejor que tiene esta corporación, su gente, de la que aprendí cuánto sacrificio cuestan las cosas, el esfuerzo de los hermanos mayores, miembros de junta y camareras, cuántas ilusiones en la elaboración de cualquier novedad que se propusiera. Transcendental fue tener casa hermandad, así como renovar los tres tronos, si bien lo más importante han sido las convivencias y el empeño de todos para tenerlas, eso es lo que me enseñó la Cofradía del Huerto, la ilusión en cada cosa por mínima que fuera, y lo importante de hacerlo entre todos y conseguirlo entre todos, escuela de cofrades y de personas.

Esta noche la historia de Archidona saldrá a la calle, cuatro siglos de historia de desplegarán por el pueblo, las tres devotas imágenes visitarán a sus vecinos en los joyeros que tienen por tronos, esta noche empieza a escribirse un nuevo siglo de historia, el quinto. Sirvan estas líneas como homenaje a esas gentes que hicieron grande una cofradía muy humilde que apenas tenía nada, más que las tres imágenes a las que daban culto, a la par que sirva de atención a las nuevas generaciones que desembarcan en las cofradías para que no olviden el pasado, no se pierdan en lo material, y se centren en las gentes, en las personas, que al final son las que hacen grande a una cofradía.

Buena estación de penitencia hermanos,….(Oh, soberano Jesús, único Rey de los cielos...)

 

Nota del autor: sirva de homenaje a María Teresa Pérez Rodríguez que mantiene vivo mi vínculo con Archidona.

Publicado en Provincia

Hablar de cofradías con desconocidos es como hablar del tiempo.

 

-¿Qué tal el cartel?

- No me gusta. ¿Y a ti?

-Hombre, no es mi estilo de pintura preferido. Yo hubiese apostado por otra cosa. Hay que reconocer que técnicamente es una maravilla. Sin dudas, la apuesta ha sido muy arriesgada. La Virgen del Traspaso y Soledad sale guapísima (...)

 

Cuántos paños calientes son necesarios. Por qué tantas excusas que nadie pidió. Con lo fácil que es manifestar una opinión. O simplemente guardar silencio. Por aquello de ahorrarse un bochorno (hay sobreactuaciones que resultan tan ridículas). Miren que fácil: "no me gusta el cartel de la Semana Santa de Málaga 2016". "Me encanta el cartel de Vélez-Málaga". Directo, sincero y conciso. Sin dobles lecturas. Pero sobre gustos, los colores. Comparto aquí una opinión, pero sobre todo una reflexión. Ya decía El Nazareno Indiscreto que "los familiares e invitados a la presentación de un cartel no consideran correcto entrar en la polémica de si es o no un cartel lo que han visto porque han asistido a un acto social". ¿Pero y el resto? Los palmeros aplauden por vocación. O por interés. Los borregos hacen lo primero que ven y si ven al palmero; pues aplauden al compás. Muchos juegan al doble discurso: el protocolario lo defienden en público, aunque luego se sinceran en casa. Tengo confesiones sobre el nombramiento de Guadamuro como pregonero (que tampoco me gusta) que no tienen desperdicio. Otros ni eso; pues tienen tan asimilada su historia ficticia que ya ni saben si les ha gustado, o no, el cartel (en este caso). Y si acaso lo saben, sólo son capaces de hacer un circunloquio para evitar reconocer lo que realmente piensan. Dicen que ésto es quedar bien.

Complicamos las cosas hasta el extremo. Compartir una opinión es un sano ejercicio. No me gusta el cartel, primero, porque no es un cartel. Más bien un retrato rotulado. Además, impreso en papel la obra no funciona. Si pueden busquen el original en San Julián porque el collage merece la pena verlo en persona. Pero si el encargo era una obra para anunciar la Semana Santa 2016, el resultado no está a la altura. Por muy bella que luzca la Dolorosa de Viñeros. El artista fue fiel a su estilo, que desde luego no es el cartelismo, pero es insuficiente. Como sea, no es el fin del mundo. Esto es una mera opinión y a buen seguro, a muchos les maraville. Para cartel oficial este 2016, por ejemplo, el de la Semana Santa de Vélez-Málaga. La bulla que antecede la llegada de la Virgen. Nazarenos. Un grito para anunciarnos lo que está por llegar. Del pregón hablaremos cuando lo escuchemos en el Cervantes.

 

· Puedes valorar el cartel de la Semana Santa de Málaga 2016 en la encuesta abierta en el portal de información.

Publicado en Sin capirote

La Patrona de Benalmádena, la Virgen de la Cruz, ya tiene su particular 'cielo', lleno de trazos y pinceladas. El autor de la obra es José Antonio Jiménez, quien ha tardado tres meses en ejecutar la primera fase. El pintor mostró su satisfacción por el trabajo realizado. Se trata del techo de la hornacina que sirve de cobijo a la imagen, obra de Antonio Eslava Rubio.

El centro del dibujo lo preside una paloma rodeada de motivos ornamentales. El padre Francisco Molina fue quien fomentó la devoción en el municipio hacia la Virgen, que aparecía adornada con esta ave, pero no dibujada, sino disecada. De ahí el motivo del dibujo. Para ello, Jiménez ha utilizado colores clásicos como el azul, rojo o crema. La segunda fase del proyecto contempla la ejecución de las pinturas de las paredes de la capilla.

 

2015 18 10 Benalmádena techo Virgen Cruz

Publicado en Provincia
Página 1 de 4
Publicidad - elcabildo.org

Galerías

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga