Miércoles, 17 Enero 2018 | Actualizado 17/01/18

Faltan
67 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".
OPINIÓN / BLOGOSFERA

La junta de gobierno de la Agrupación de Cofradías acordó para anunciar la Semana Santa del año 1952, como homenaje al artista malagueño fallecido Manuel Fernández bajo pseudónimo de Aristo-Téllez, reproducir el cartel que pintara para el año 1925 y que también había sido empleado para el año 1940 (cartel recurrente obviado). Sin embargo, no volvió a editarse. La comisión de propaganda de la Agrupación acordaría que, "en vez de editarlo con un motivo pictórico como se proyectaba en un principio, se efectuara una composición fotográfica a base de cuatro o cinco de la mejores y más artísticas imágenes y motivos procesionales para reproducir en huecograbado sistema offset-colores, dando con ello una nueva forma, más atractiva".

Era la primera vez que la fotografía iba a ser protagonista del cartel oficial de la Semana Santa. Anteriormente, ya se había realizado un cartel no oficial en 1935 con una composición fotográfica de Juan Arenas Cansino, editada por la imprenta de la revista ilustrada Vida Gráfica de la que Arenas era propietario, y que fue publicada en la revista La Saeta de aquel año como desplegable. Precisamente, en ese año de 1935 se había elegido como cartel oficial una pintura del malagueño Manuel Fernández.

Surgía el problema, que no había aparecido hasta el momento, de seleccionar las fotografías que debían protagonizar el cartel, ya que esta criba podía generar recelos en las cofradías no elegidas. La solución aséptica adoptada consistió en enviar todas las fotografías reunidas por estudio fotográfico Foto Arenas a la casa Heraclio Fournier de Vitoria, encargada de editar el cartel, para que ellos las escogieran.

  

carteles semana santa historia1

 

El cambio fue un éxito, siendo elogiada esta atrevida innovación por la prensa de la época. Por ello, se decidió repetir la fórmula para el año siguiente, ampliando de siete a once el número de fotografías que lo compondrían. Evidentemente, las fotografías elegidas serían distintas y la elección esta vez sí correría a cargo de la comisión de propaganda de la Agrupación, una vez superados los temores iniciales.

A pesar de que funcionaba, la presión de los círculos artísticos de la ciudad provocó que desde 1954 se volviera al cartel tradicional, convocándose un nuevo concurso entre cartelistas malagueños en el que resultó ganador el presentado por Eduardo Casares Goñi y José María Soria Martínez, autores del último cartel editado antes de la breve aventura fotográfica.

El vicario general del Obispado, Francisco Carrillo, manifestó en 1962 la conveniencia de que el cartel fuera reproducido en huecograbado a un color, con reproducción de una sola imagen y la inscripción correspondiente. Coincidía con la percepción que tenía la Agrupación de la situación, ya que se había llegado al punto de recuperar carteles anteriores para 1960 y 1962 tras diversas obras que no fueron del agrado de los cofrades. La idea de volver a la fotografía- cartel se hizo realidad al anunciar la Semana Santa de 1963, eligiéndose la imagen del Dulce Nombre de Jesús Nazareno del Paso. La fotografía pertenecía a Foto Arenas, estudio en el que su fundador Juan Arenas ya se encontraba jubilado, quedando a cargo del negocio su sobrino y compañero José Romero Arenas. Nuevamente, el cartel fue editado por la casa Heraclio Fournier de Vitoria, recurriéndose a la técnica de reproducción gráfica del huecograbado.

 

carteles semana santa historia2

 

La fotografía seguiría siendo la protagonista del cartel oficial en los tres años siguientes, con imágenes del fotógrafo de Foto-Hall Andrés López Roldán (1964 y 1966) y del aficionado Manuel del Río (1965). Así, para el cartel de 1964 se optó por una composición fotográfica que recordaba a las composiciones pictóricas de décadas anteriores, realizada por la propia casa Fournier. La fotografía de María Santísima del Amparo por la Alameda, premiada en el concurso fotográfico del año anterior, gozó de gran aceptación; al igual que la magnífica fotografía del Santísimo Cristo de la Expiración el Jueves Santo de 1956, ganadora del I Salón de Arte Fotográfico organizado por la Agrupación de Cofradías.

 

carteles semana santa historia3

 

Tras el corto paréntesis de un año, se vuelve a la fotografía en 1968, por primera vez a color, escogiéndose de nuevo una de Foto Arenas por ser la única que reunía las condiciones necesarias, según afirmaba el presidente de la Agrupación. Figuraba en ella el Cristo Mutilado pasando frente a la portada gótica del Sagrario, imagen tomada desde el interior del hospital de Santo Tomás cuando ello era posible.

La primera fotografía como cartel oficial de la década de los setenta fue por segunda vez obra de Manuel del Río (1971), concretamente, un primer plano a color de María Santísima de la Esperanza. En esa década, hay que esperar hasta 1976 para que se vuelva a optar por una fotografía, opción concebida como rápida solución por la escasez de fondos. El cartel de ese año vuelve a estar protagonizado por el Cristo Mutilado, junto a la torre de la Catedral, en una escena captada por Ricardo Ballesteros. Se inicia un periodo de seis años en el que el triunfo de la fotografía en color sobre el cartel de estilo pictórico es manifiesto, solo comparable al producido en la segunda mitad de la década de los ochenta.

 

carteles semana santa historia4

 

El fallecimiento de José Romero Arenas en 1975 motivó la elección de la fotografía del cartel para 1977, "como homenaje a Foto Arenas y a la memoria del que fue gran amigo de la Agrupación... en reconocimiento a la labor de sus muchos años de colaboración"; se eligió para ello una imagen del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas con un llamativo fondo de color rojizo.

Del mismo estudio fotográfico serían las fotografías elegidas los dos años siguientes. Momento histórico el que se captaba en el cartel de 1978, correspondiente al Lunes Santo del año anterior, cuando la imagen de Jesús de la Pasión de Ortega Bru discurría por primera vez bajo las naves catedralicias. El fallecimiento de uno de los fundadores de la Agrupación, el pollinico Francisco Triviño Salmerón, justificó que protagonizara el cartel de 1979 la imagen de Nuestro Padre Jesús a su Entrada en Jerusalén.

 

carteles semana santa historia5

 

El Santísimo Cristo de la Agonía captado por Ricardo Ballesteros desde el interior de la iglesia de San Julián, tras realizar su salida, centra el cartel del año 1980; el año siguiente, una fotografía del trono de María Santísima del Rocío realizada por Julio Bravo, fotografía con problemas técnicos en el resultado final del cartel al quedar la imagen del trono demasiado pequeña.

 

carteles semana santa historia6

 

Al final de esta larga etapa, la sensación era que la fotografía ya había cumplido su objetivo como cartel oficial, perdiendo originalidad y llegando en cierto modo a saturar como en otros momentos sucedió, y puede suceder, con el cartel pictórico. Expone perfectamente la situación que se vivía en aquel momento Francisco Javier Fontalva, en el segundo número de la publicación Boletín de Arte, al señalar: "esa fácil asimilación que debe presidir la comunicación cartel-espectador no es incompatible con la fantasía, la imaginación y creatividad...Vaya esto en defensa de la libertad de acción y en contra de los falsos academicismos o gustos oficiales impuestos por los señores jurados de los concursos de antaño o por los señores jurados de los no concursos de ahora; vaya esto en contra del estereotipo de la 'mujer de mantilla' de antes o el mal uso de la foto-cartel de ahora..." La exposición El Cartel de la Semana Santa malagueña en el museo diocesano de arte sacro en los meses de marzo a abril de 1981 contribuyó a la vuelta a la pintura durante cinco años.

El concurso pictórico de 1986 fue un rotundo fracaso y quedó desierto, teniendo que recurrirse como antaño al segundo premio del concurso del año anterior, aunque con ello se rindiera un merecido homenaje a su autor Antonio Sánchez Barrera. La vuelta a la fotografía en el año 1987 no estuvo exenta de polémica. El presidente Francisco Toledo, para evitar los problemas del año anterior, decide proponer directamente a la junta de gobierno de la Agrupación una pintura realizada por el pintor Eugenio Chicano. Esta obra, protagonizada por el Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas, había sido realizada durante la estancia del artista en la ciudad italiana de Verona. Se abrió un tenso debate en el seno agrupacional, ya que muchos hermanos mayores la rechazaban por ser de un estilo “demasiado moderno”. Finalmente, se optó por rechazar la obra de Chicano, decidiéndose convocar un concurso de fotografías. Se presentaron 48 fotografías y 136 diapositivas, resultando ganadora una fotografía de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia, obra de Juan Manuel Bermúdez Recio. A pesar de ello, el cartel de Chicano sería editado de manera oficiosa por un grupo de cofrades.

 

carteles semana santa historia7

 

La apuesta por la fotografía se consolidó al año siguiente, al igual que la polémica. Se presentaron 93 fotografías y 91 diapositivas. El jurado, compuesto por hermanos mayores y por algunos profesionales de la fotografía, no se puso muy de acuerdo a la hora de elegir al ganador. Parece ser que durante la selección de fotografías, que se realizó en los salones de la propia Agrupación, se eligieron en principio fotografías en color de la Humillación, Exaltación y Cautivo. Entre estas tres estaba la ganadora, pero en una nueva preselección fue incluida una fotografía de la imagen de María Santísima de Consolación y Lágrimas por la Alameda, realizada por Juan Manuel Bermúdez Recio. Esta última resultó ganadora y la polémica estaba servida.

El hermano mayor adjunto de la cofradía del Cautivo, José Roselló, mostró su enfado ante los medios, manifestando que se convocaba un concurso "para buscar la foto que mejor dé en la imprenta y no la más artística u original". Igualmente, cuestionó la presencia en el jurado de profesionales de la fotografía porque sus opiniones no se tuvieron en cuenta. Por su parte, el hermano mayor de la hermandad de la Estrella, José García Ojeda, señaló que él estaba confiado en que iba a salir la de Nuestro Padre Jesús de la Humillación "porque todos me felicitaban…¡Enhorabuena, Pepe! , esta es la que va a ganar, pues me lo creí". Declaró el presidente de la Agrupación, Francisco Toledo, que se descartaron las otras dos fotografías por carecer de calidad a la hora de imprimir y, además, que: "Todos pensamos que sería conveniente elegir la imagen de una Virgen por encontrarnos en el Año Mariano".

 

carteles semana santa historia8

 

Más pacífica fue la elección de la fotografía para el cartel de 1989, rindiéndose un homenaje póstumo al fotógrafo malagueño Rafael Melero al elegir una histórica fotografía del Santísimo Cristo de la Redención en su primera salida procesional el Viernes Santo del año anterior. El concurso del año 1990 fue el más concurrido (98 fotografías y 249 diapositivas), resultando ganador nuevamente Juan Manuel Bermúdez Recio con una fotografía del Santísimo Cristo de la Exaltación por calle Calderón de la Barca.

Los problemas de los últimos años provocaron no volver a las fotografías, ni a los concursos, para elegir el cartel oficial de la Semana Santa de Málaga, optándose por el encargo directo de un lienzo a un autor, como ya se barajó en 1987. Se buscaba así incrementar el patrimonio pictórico de la propia Agrupación con artistas de renombre. Lo que no se conseguiría evitar sería la polémica en torno al cartel oficial, ni siquiera en relación a un hipotético retorno a la fotografía casi tres décadas después.

Publicado en Semana Santa del ayer

Una fotografía de María Santísima de la Amargura, la popular Dolorosa de Zamarrilla, ilustra el cartel 'El Cabildo 2017'. Será también la portada del Itinerario de la Semana Santa de Málaga que edita cada año El Cabildo. El cartel se podrá recoger, hasta agotar existencias, en la casa hermandad de la corporación, en calle Martínez Maldonado, junto a la ermita, como único punto oficial de recogida. La instantánea, realizada por el fotógrafo Luis Manuel Gómez Pozo, capta la magnífica Dolorosa del siglo XIX atribuida a Antonio Gutiérrez de León, que sale cada Jueves Santo en estación de penitencia. El atuendo, que ha corrido a cargo de su vestidor habitual, Alejandro Guerrero, recrea el aspecto que presenta la titular mariana en la célebre pintura de Luis Molledo, de 1943, que centra el estandarte de la sección de la Virgen. El diseño del cartel es obra de Javier González Torres.

La hermandad de Zamarrilla es la protagonista del decimosexto cartel de la asociación cultural El Cabildo, y la quinta imagen del Jueves Santo malagueño, tras la Virgen de la Esperanza (2004), el Cristo de la Buena Muerte (2010), el Crucificado de la Vera+Cruz (2012, aunque en ese momento aún salía en la Madrugada del Jueves al Viernes Santo) y la Virgen del Gran Poder (2013).

Publicado en Málaga

Autor: Francisco Naranjo Beltrán.

Presentador: Eduardo Pastor Santos.

Observaciones: Naranjo sigue imparable en su creación artística. En esta ocasión, la hermandad de El Pobre de Vélez-Málaga anuncia su procesión con su obra en una composición sencilla. El Nazareno camina entre un prado de cardos, “símbolo de nuestras culpas” en una visión de perfil y representado con un movimiento lento. La imagen aparece con una túnica de color rojo, “como cordero conducido al sacrificio”. La obra mide 150 por 84 centímetros y se ha realizado con una técnica de acrílico y lápiz de color sobre tabla. La obra cuenta con un marco “que potencia la idea de viñeta”. Predominan los tonos azules para destacar la representación de la frialdad de la noche.

Publicado en Gritos y chillíos

Autor: Antonio Díaz Arnido.

Presentador: Eloy Téllez.

Observaciones: impresionante obra que realiza el pintor sevillano. De profundo corte vertical y con técnica mixta sobre tabla, Arnido ha cogido el perfil derecho del Señor de la Crucifixión “bañado por la luz de Málaga, de su cielo y de su mar”. La rotulación aparece en la parte superior de la obra. El pintor vuelve a reflejar su gran nivel, demostrado en otros carteles anunciadores, como el de la Semana Santa de Jerez de este año, el que realizó para la Cofradía de la Humildad en 2015, el oficial de Almogía de 2016 o el que hizo para la Archicofradía de la Virgen del Carmen en 2014. Recomendable contemplar el cartel que ha hecho este año por el 75 aniversario de la Hermandad de la Caridad de San Fernando.

Publicado en Gritos y chillíos

Autor y presentador: Pepe Gómez.

Observaciones: fotografía que capta el momento en el que el Señor de la Esperanza en su Gran Amor se dispone a salir desde el interior de la parroquia de San Pablo. Una imagen que refleja al Crucificado de espalda, casi en paralelo con la puerta, por su lado izquierdo. También cobra protagonismo el arbotante trasero izquierdo, que ocupa el centro de la fotografía. Se trata de un cartel de corte horizontal en donde la rotulación -con colores blanco y rojo- y el escudo de la Hermandad trinitaria, se sitúan y se resaltan entre la penumbra de la otra hoja de la puerta. Gómez comenzó su intervención de esta forma: " Y me di cuenta de que la imagen que elegí para anunciar vuestra salida no es más que el final o principio, según como se mire, de una historia de la que vosotros mismos sois protagonistas cada tarde de Domingo de Ramos, tal vez sin  ser conscientes. Pero no os preocupéis que mi cámara os la va a contar".

Publicado en Gritos y chillíos

Autor: Luis Cortés.

Presentador: Juan Antonio Isla.

Observaciones: una fotografía ilustra el cartel. En él se presenta al Crucificado expuesto en su capilla a la veneración de los devotos. Los enseres de la sección están colocados en la capilla, presidiendo el estandarte la misma. Las bocinas, bastones, el banderín sacramental y el guion de la corporación del Miércoles Santo también aparecen.

Publicado en Gritos y chillíos

Autor y presentador: Armando Moreno.

Observaciones: apuesta acertada por la fotografía la que ha realizado la hermandad del Puerto de la Torre. Tras varios años de pinturas desacertadas y bajas de calidad, la imagen del Crucificado de la Hermandad y Caridad centra el cartel, de corte horizontal, en su trono, con los cuatro hachones encendidos. Se trata de una fotografía en blanco y negro. Moreno –Onerom, que es como firma- suma otro cartel interesante tras realizar el pasado año los de la Salud y Dolores de San Juan.

Publicado en Gritos y chillíos

Autor: Alberto Soler-Miret.

Presentador: Román Fernández-Baca Casares.

Observaciones: el Señor Coronado de Espinas aparece reflejado en dos fragmentos, concretamente sus manos y la cabeza, pintados en dos papeles blancos y que se presentan pegados en la obra. Esta acción permite crear un efecto óptico al observarlo que bien podría ser la técnica del trampantojo. Los dos fragmentos se mantienen unidos a través de la caña, la clámide burdeos y la cuerda que rodea las manos del Señor y su cuello.

Publicado en Gritos y chillíos

Autor: Pablo Cortés del Pueblo.

Presentador: Francisco Trujillo.

Observaciones: primer cartel que anuncia el Vía Crucis Oficial de la ciudad de Málaga. El Señor de los Pasos en el Monte Calvario cobra protagonismo en la obra. Las tres cruces están representadas en el cartel, concretamente la primera del inicio de la estación, ubicada justo en la puerta de la ermita de San Lázaro, y la última, en el monte Calvario. La otra cruz es la que porta el Nazareno.

La Dolorosa aparece en el centro de la parte inferior del cartel, rodeada en cada lado de siete velas -catorce en total- que representan el número de estaciones y que abren el camino. El rostro del Nazareno aparece rodeado con un nimbo blanco, que simboliza la luna del mes de Nissan, la primera luna llena de la primavera “que es lo que queda después de este Vía Crucis”, apuntó Cortés. Además, el blanco es el color de la Virgen del Rocío. El autor rotula la obra: Vía Crucis de la Ciudad de Málaga. Viernes de Dolores 2017.

Publicado en Gritos y chillíos
Lunes, 27 Febrero 2017

Amor. Cartel Ubi Charitas 2017

Autor: Francisco Naranjo Beltrán.

Presentador: Rafael de las Peñas.

Observaciones: es digno de reconocer la labor cartelística que desarrolla la corporación victoriana, con trabajos sobresalientes y buenos autores: Rando, Pablo Alonso Herráiz, Berzosa, Palma, Chicano -en tres ocasiones- y ahora llega Naranjo Beltrán. Es síntoma de que la Hermandad del Amor se toma el cartel en serio. También ha apostado otros años por la fotografía y le ha salido bien.

El cartel de Naranjo da el protagonismo absoluto a la Virgen de los Dolores sentada a los pies del Cristo del Amor. Esta imagen es atribuida al imaginero malagueño Fernanod Ortiz del que se conmemora el centenario de su nacimiento. Según el propio autor del cartel, con esta obra pretende plasmar la sensación, que esta importante obra escultórica siempre ha provocado en él ante su contemplación en la Basílica y Real Santuario de la Victoria. "La paradoja de contemplar la representación de una escena dura, macabra y terrible de la forma más amable posible. La dureza que supone el que una madre sobreviva a su propio hijo que ha sido torturado pero con una actitud de ternura y fortaleza absoluta". Para reforzar esta idea, como es tradicional en su producción, se ayuda mediante el uso de elementos simbólicos que rubrican el mensaje. La Virgen se encuentra a los pies de la cruz del hijo sobre un Gólgota de cráneos humanos, símbolo del mal, el pecado y la muerte, del que, como regadas por la sangre derramada por Cristo, al cual adivinamos siguiendo la vertical de la mirada de la virgen que se clava en los pies del hijo, brotan un conjunto de hiniestas rosas blancas símbolo de la vida y la esperanza en la resurrección. En palabras de Federico Fernández Basurte, “en el calvario empedrado de dolores, sobre la desolación de los huesos secos, se alza la fe, luce la ternura, brota el amor. Ella".

La obra se ha realizado con técnica mixta, acrílica y lápiz de color sobre tabla de 180 centímetros de altura por 85 de ancho. Como es propio de sus composiciones, Naranjo recurre de nuevo a la geometría del círculo, vertebrándose el fondo con dos círculos tangenciales, uno que coincide con un halo tras la cabeza de la dolorosa y uno de mayor tamaño que quiere representar con tonos amarillentos el momento de la tarde en que Jesús expiró en la Cruz. Por último, como es costumbre, aparece el rotulado el lema usado por la Cofradía Ubi Charitas, y el año 2017.

Publicado en Gritos y chillíos
Página 1 de 14
Publicidad - elcabildo.org

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga