Sábado, 20 Enero 2018 | Actualizado 20/01/18

Faltan
64 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".
OPINIÓN / EDITORIAL

Más allá de la paleta de opiniones que surjan cuando se descubra el cartel, quiero compartir con vosotros, las preguntas que me han rondado la cabeza desde que Pablo Atencia me hizo esta propuesta: ¿Tiene sentido en esta época de grandes avances en la comunicación, y en una sociedad secularizada, un cartel de formato clásico y de temática religiosa? Yo estoy convencido que sí, y por eso estoy aquí ante este atril.

Pero, creo también, que hay que recordar que un cartel es sobre todo un mensaje visual que queremos transmitir, y que debe ser exhibido en el espacio público.

Aunque exista mucho debate, el cristiano es un ciudadano en el mundo, y la fe no es sólo para el espacio privado. Está llamado a mostrarla con respeto en los nuevos areópagos de la sociedad. No podemos arrancarnos algo tan esencial en nosotros cuando salimos a la calle. Y esto lo sabéis muy bien los cofrades.

Pero, volviendo al cartel, una de sus funciones principales es la reproducción y la difusión: - bien para vender un producto (pocos recuerdan a Ramón Casas, pero sí la imagen de un famoso anís con nombre de animal), - o para transmitir una idea (todos conocemos al Tío Sam con su sombrero de copa y su I want you), - o para convocar a un evento (los toros, por ejemplo). Pero... segunda pregunta: ¿cómo presentar un mundo emocional tan grande como el de la Semana Santa en un golpe de ojo, mientras caminamos por la calle y nos están vendiendo otros productos en apariencia más atractivos? Sabemos todos que no es fácil, y que de media, le dedicamos a su visualización unos cuatro segundos.

En el hoy de la saturación informativa, donde muchos recurren a la provación o a la agresividad visual... tercera pergunta: ¿cómo anunciar un acontecimiento de siglos de historia con un peso religioso tan grande, y donde cada año contamos lo mismo? Más allá del estilo, creo que por donde debemos transitar es por el camino de la calidad de la obra.
Un buen cartel sigue siendo un grito visual y va más allá de convocar a un evento en nuestro caso, es llevarnos al mundo de la tradición secular, del recuerdo y por supuesto de la fe. Una obra de poca calidad jamás representará tan gran tesoro, y caerá en el olvido.

Uno de los grandes conflictos de muchos artistas a los que se le encarga esta tarea es saber con qué imagen la represento y qué estilo. No es mejor o peor por el motivo pintado. Recordemos que la Semana Santa de Málaga se anunció con una cruz o con tenebrario, y son de los carteles más expresivos que tiene la Agrupación. No es necesario contarlo todo, sino buscar su mensaje simbólico. No olvidemos que el ámbito religioso, es el territorio primero del símbolo. Tampoco es mejor por el estilo. Aunque, personalmente, añoro esos carteles que le hacían guiños a las vanguardias, aunque no representaran a ningún titular.

Además el cartel no debe ser un cuadro al que le añadimos un texto. Tiene que existir una relación entre el mensaje visual y el literario. Porque el objetivo último del cartel no es hacer arte. Aunque desde hace mucho tiempo es una disciplina artística (nadie duda de Toulouse-Lautrec y su famoso Moulin Rouge).

En mi opinión, el cartel de Semana Santa debe ser como un imán que atrae nuestra atención en la calle, un despertador que nos recuerda que ha llegado la hora, que está aquí la Cuaresma y que volvemos a celebrar el Misterio Pascual. Porque lo importante es que sea un medio atractivo, no un fin en sí mismo, que represente lo que anuncia y que tenga una gran difusión (en el formato que sea).

 

Breve trayectoria José María Ruiz Montes

Buenas noches José María. Voy contigo.

Corrían los finales de la década de los 90, cuando después de más 15 años haciendo parroquia en un bajo comercial, se decide construir un nuevo templo en Jardín de Málaga. Allí aparece un chaval del barrio, que estudia artes en San Telmo, y quiere aportar sus talentos. Una pequeña virgen de barro de trazas sencillas; el crucificado para la Cruz parroquial; o un busto del Señor de Dolores del Puente (quizá por influencia de su profesor Suso de Marcos) son las primeras pequeñas obras que realiza para una Iglesia. Las conservamos en la parroquia, no por significativas en su trayectoria, sino porque siempre los principios son buenos para explicar la evolución de un artista. Y un ruego, no las modifiquemos.

Y sin salirnos de la demarcación parroquial de San Juan de Dios, puso hace cuatro años su taller Ruiz Montes. En su barrio. Atrás quedaron los tiempos de Pozos Dulces y los comienzos sin medios.

Cuando entré en el taller, me vino ese agradable olor a madera de cedro, (que se cuela en la memoria para siempre) Y después mi mirada se fue a las reproducciones fotográficas de grandes obras de arte, que nos indica a quienes admira (Miguel Ángel o Bernini). Y en un rincón, una foto de un primerísimo plano del Señor de Pasión de Ortega Bru. Aquí no solo nos une la escultura, sino algo mucho más profundo y emocional. Nos mira el Señor y hacemos silencio. Luego, seguimos con la conversación sobre este Nazareno que nació cerca de nuestro mar, por cierto.

Poco después de estas primeras impresiones, lo que descubro son pequeños tesoros escondidos, de apuntes a lápiz en pequeñas libretas y obras en barro de distintos tamaños y que se amontonan sin orden.

Son sus bocetos, lo que siempre más me ha impresionado de Ruiz Montes, porque ahí se percibe su destreza. Como, en pocas líneas firmes y en pequeñas superficies sombreadas, se dice tanto. Y, sobretodo, destaco la siempre maravillosa experiencia de emergencia del papel al volumen. En nuestro autor la reflexión y los estudios previos tienen su importancia.
Es en su parroquia, donde conoce a José Luis Linares, compañero sacerdote, y que le hace, con 21 añitos, el encargo para su primera obra destinada a un templo: Santa María de la Natividad. Con miedo, según él, y sin máquina de puntos, desvasta la madera y crea el tema clásico de la maternidad. Una Virgen con gesto sencillo de ternura en las manos y alejada de ampulosidades.

En torno al tema mariano, también realizará la Virgen del Dulce Nombre, donde muestra su capacidad para la ejecución de paños, o uno de sus últimos encargos la Virgen del Buen Camino, para Gamarra.

Otro aporte fundamental para comprender su producción son las esculturas de pequeño formato, destinadas en su mayoría a tronos y enseres. Destasco solo algunas: Ternura Alentadora, esculturas para el trono de la Humillación de Salobreña, para el sagrario del Oratorio de la Penas, Ángel Sacramental para Viñeros, o para los ciriales del Sepulcro. Pero, es el encargo para el programa del trono del Crucificado de Redención, su obra más completa y donde se dan más motivos para expresar su maestría y creatividad.

Y, como os dije al principio, entramos en la Pasión.

Sin lugar a dudas, hay una obra que supone un punto de inflexión importante en su trayectoria, tanto personal como artística (él sabe de lo que hablo). Obra que tuvo una gran repercusión en las redes, y que bautizó en su libro Fernández Paradas, como el Cristo de los 30.000 amigos en Facebook. Llamado por el autor Espejo de los Afligidos.

Agachado y atado a una columna, proteje su rostro de los latigazos. Destaca la mirada perdida, de resignación y de dolor ante los golpes, y no solo los físicos. Aquí se cumplen las profecías del Siervo de Yaweh... como cordero llevado al matadero.

Una postura que requiere un estudio anatómico y una destreza que nos indica por donde va transitando ya. Y, huyendo de los istmos, podríamos enmarcarlo en ese nuevo realismo que se deleita en los detalles y texturas, sin olvidar lo cinematográfico y el anclaje a la tradición barroca.

El tema más realizado por Ruiz Montes son los distintos momentos de Cristo en la cruz.

El primer crucificado es un expirante que dirije su mirada al Padre. Para una cofradía de Fuengirola, llamado de la Caridad.

El segundo, Cristo ya muerto, para la Residencia del Buen Samaritano en Churriana, llamado del Consuelo.

Y el último, antes de morir en diálogo con la Virgen y el discípulo amado. Cristo de la Misericordia para San Miguel en Málaga.

Este último, y con motivo del Año de la Misericordia, lo pudimos ver al detalle en el Palacio Episcopal. Donde, desde el centro de un cubo, emergía la imagen, y cuando nuestras pupilas se adaptaban a la oscuridad de la sala, en las paredes aparecían las siete palabras de Cristo en la cruz.

Y vuelvo al taller. Allí también se acumulan obras que saldrán dentro de poco. Entre ellas, su último encargo, el que le hace la Agrupación y la única sobre caballete, el cartel de la Semana Santa de Málaga.

Pero antes de iluminarlo, permitidme una breve oración. Un fragmento de la plegaria del iconógrafo, que hace antes de realizar una tabla y después de una preparación espiritual que duraba semanas. Dice así:

Purifica mi mirada, no me dejes olvidar jamás
que todo el saber es vano, y el trabajo es vacío,
si no hay amor, y que el amor me une
a los demás porque me une a ti, Señor.
Enséñame a orar con mis manos.
Hazme recordar que la obra de ellas
te pertenece y solo a ti dará gloria. Amén.

Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. (Jn 3, 16-17)

Esta cita de San Juan, recorre el perímetro del trono del Cristo de la Redención, y resume muy bien el centro del cartel. Sobre el símbolo del Sol, que es Cristo, aparece recortada y de espaldas la silueta del Crucificado de los Dolores de San Juan. Todos los demás elementos está situados en orden a este motivo central.

Y siguiendo con la descripción, corona el madero vertical el Epíritu Santo, que revolotea sobre las iniciales cruzadas del saludo del ángel a la Virgen: Ave María, y el cuerpo superior de la torre de la Catedral, la Iglesia (Por cierto, representada hasta 20 veces, con el cartel de este año). Completan la composición, en la parte baja unos nazarenos, y el texto: Semana Santa de Málaga 2018; y en la superior, una imagen de la Malagueta y Gibralfaro.

Para aproximarnos al cartel de este año, nos trasladamos al origen, a las primeras representaciones del cristianismo que nacen en las paredes de las catacumbas. Según Plazaola, un arte que venía a ser una “plegaria” figurada, más que una catequesis.

Estas representaciones de Cristo, en su mayoría son simbólicas y alegóricas. Y algunos de estos símbolos todavía perviven, y están presentes en nuestro cartel. En segundo plano, pero fundamentales para entenderlo.

 

Tres personas y un solo Dios

Esteban Lorente nos explica su significado iconográfico. La delta griega, inscrita en el círculo que forman Alfa y Omega, expresan la glorificación de Cristo. Por lo tanto, siempre están asociados a la Resurrección y a la Parusía. Ya, San Orens, en el siglo V, escribía:

Espectador, mira y considera estas perfectas figuras. Examina el perfecto enigma de este elocuente signo. Cuando veas la Rho griega, esta es la cabeza y los brazos clavados. La Iota porque aquí está el cuerpo recto y suspendido. Sigue la letra del rescate, pues el rescate hace la Salvación. Después el Alfa está a un lado y al otro el omega. La primera porque es el principio y la otra porque significa los Novísimos. Estos elementos muestran a Dios sobre cualquier otro elemento.

Ruiz Montes nos trae aquí una interpretación moderna del Crismón, donde sustituye las dos letras griegas superpuestas, por el Crucificado de Redención.

Un crucificado ya muerto. Donde todo está cumplido e inclinando la cabeza entrega el espíritu. Y con el costado atravesado, Jesús reina con serena majestad desde el trono de la cruz. Un concepto teológico que proviene del Evangelio de San Juan, y que la maestría de Miñarro supo materializar.

 

Tres edades del hombre

Tema clásico del arte, que José María lo hace cofrade, representándolo con dos nazarenos de Pasión y tres niños monaguillos. En la gestualidad de cada uno de ellos, podemos ver: al de edad avanzada que porta un martillo de mayordomo y da la espalda al espectador para centrar su atención en Cristo (el encuentro definitivo con Él está más cerca) Al joven que mientras sujeta un farol instruye a los pequeños. Y a los niños, en sus cosas, ajenos a lo que sucede se entretienen con el incienso y los carbones. Una imagen plástica de lo que puede ser la vida de cualquiera de nuestras cofradías.


Tres sentidos

Expresados en tres detalles poco llamativos, casi ocultos, pero que forman parte del cartel. Una corneta, unos limones y el azahar. Sonido, sabor y olor que asociamos a la Semana Santa.

 

El texto

Juego de letras en forma de base que cierra la composición. Donde la capital y la final se convierten en las esquinas de un trono hecho de hojas de acanto y frontones partidos. El volumen de las letras se consigue con los colores rojo, morado y verde. Tan significativos para los cofrades y para la ciudad.

Y de fondo … Málaga.

Paisaje clásico de la Alcazaba, Gibralfaro y la Malagueta (sin bloques) donde se intuye la Farola.

Parece de noche, todavía se ve la luna llena y la costelación de Piscis. Posición meridional, al Sur, como nuestra ciudad. Y volvemos al mundo del símbolo clásico de los peces (cristológico y eucarístico)

Decía que no es de noche, porque está amaneciendo. Empiezan a aparecer las primeras luces del nuevo día sobre el mar.

Y volvemos al extraño regalo del Balthasar, a la mirra. A las aromas que llevan las mujeres al sepulcro. Como aquella mañana, pasado el sábado, al amanecer del primer día de la semana (Mt 28, 1). Es la mañana de la Resurrección. De la Redención según Málaga. Donde todo no acaba, al contrario, comienza.

 

Mensaje a los artistas 

Y no puedo terminar esta presentación sin hacer mías las palabras que dirigió el Papa Benedicto, a más de 260 artistas internacionales reunidos en la capilla Sixtina, el motivo del encuentro fue renovar la amistad y el diálogo entre la Iglesia y el mundo del arte.

“Sois los custodios de la Belleza, tenéis, gracias a vuestro talento, la posibilidad de amar al corazón de la humanidad, de tocar la sensibilidad individual y colectiva, de suscitar sueños y esperanzas, de ampliar los horizontes del conocimiento y del compromiso humano. (…) ¡Sed también, a través de vuestro arte, anunciadores y testigos de esperanza para la humanidad! ¡Y no tengáis miedo de relacionaros con la fuente primera y última de la Belleza, de dialogar con los creyentes, con quien, como vosotros, se siente peregrino en el mundo y en la historia hacia la Belleza infinita! La fe no quita nada a vuestro genio, es más, lo exalta y lo nutre; os anima a atravesar el umbral y a contemplar con ojos fascinados y conmovidos la meta última y definitiva, el sol sin crepúsculo que ilumina y hace bello el presente.”

 

· Presentación del cartel oficial de la Semana Santa 2018, realizada por el sacerdote Miguel Ángel Gamero, director de Patrimonio de la Diócesis y de Ars Málaga.

Publicado en Opinión / Tribuna

El Crucificado de la Redención es una de las más unánimes y celebradas tallas procesionales de la imaginería contemporánea. Obra del sevillano Juan Manuel Miñarro, la efigie bendecida en 1987 ha servido para centrar la composición de José María Ruiz Montes para su cartel de la Semana Santa 2018.

No es la primera vez, no obstante, que el crucifijo de los Dolores de San Juan anuncia la Semana Santa de Málaga. En 1989, sólo un año después de su primera salida, la Agrupación de Cofradías quiso homenajear al fotógrafo Rafael Melero empleando una sugerente instantánea del Señor de la Redención en el interior de la iglesia del Sagrado Corazón, templo desde donde salió los Dolores entre 1985 y 1988 y, posteriormente entre 2005 y 2009.

 

2018 01 10 Carteles20181989

 

En las quinielas sobre la imagen que podría centrar el cartel de la Semana Santa de 2018, el Cristo de la Redención partía con cierta ventaja, pues es sabida la vinculación del artista Ruiz Montes a la archicofradía. Sus aplaudidos trabajos de imaginería en el trono del Crucificado estrenado en 2013 llegan a suponer un antes y un después en su producción, especialmente en cuanto a la promoción de su carrera artística.

Es, pues, la segunda vez que el Cristo de la Redención preside el cartel oficial de la Semana Santa, algo significativo a tenor de la modernidad de la talla, que el 1 de noviembre pasado cumplió treinta años y sigue siendo, visto lo visto, la musa de muchos artistas.

 

· Descripción del cartel oficial de la Semana Santa 2018, realizada por el sacerdote Miguel Ángel Gamero, director de Patrimonio de la Diócesis y de Ars Málaga, aquí.

Publicado en Málaga

El Cristo de la Redención, de espaldas, anuncia la Semana Santa de Málaga 2018. Es la segunda vez en la historia que protagoniza el cartel oficial, pero la primera que un artista lo plasma en un lienzo. El imaginero José María Ruiz Montes realizó la imaginería del trono del Crucificado de los Dolores de San Juan y ahora lo ha elegido como epicentro de la obra pictórica con la que se presenta a la Málaga cofrade. Según el director de Patrimonio de la Diócesis y de Ars Málaga, el sacerdote Miguel Ángel Gamero López, es "una interpretación moderna del Crismón", donde sustituye las dos letras griegas superpuestas, por el Cristo que tallara Juan Manuel Miñarro en 1987. Gamero fue el encargado de presentar la obra en el Teatro Echegaray, un espacio que acogió este acto -de acceso por invitación- por tercer año.

"Espectador, mira y considera estas perfectas figuras. Examina el perfecto enigma de este elocuente signo. Cuando veas la Rho griega, esta es la cabeza y los brazos clavados. La Iota porque aquí está el cuerpo recto y suspendido. Sigue la letra del rescate, pues el rescate hace la Salvación. Después el Alfa está a un lado y al otro el Omega. La primera porque es el principio y la otra porque significa los Novísimos. Estos elementos muestran a Dios sobre cualquier otro elemento", dijo Gamero en la presentación de la obra.

 

· Descripción del cartel oficial de la Semana Santa 2018, realizada por el sacerdote Miguel Ángel Gamero, director de Patrimonio de la Diócesis y de Ars Málaga, aquí.

Publicado en Málaga

Dos artistas polifacéticos llevarán a cabo los carteles oficiales que anuncian el Tiempo de Glorias y la Semana Santa en Málaga. El arquitecto de interiores y proyectista Ángel Calle Matas, ex hermano mayor del Carmen de El Perchel ha recibido el encargo por parte de la Agrupación de Hermandades y Congregaciones de Gloria, mientras que el reconocido escultor e imaginero José María Ruiz Montes llevará a cabo el encargo recibido por la Agrupación de Cofradías de Semana Santa.

El encargo de Ruiz Montes se hace público tras la junta de gobierno celebrada por la entidad de San Julián el pasado 28 de septiembre. Ruiz Montes es una de las figuras de cabecera de la imaginería en el panorama actual andaluz. Malagueño, es un autor ya consagrado, a quien se le deben piezas de reconocimiento unánime, como la imaginería del trono del Cristo de la Redención o el Crucificado de la Misericordia para la parroquia San Vicente de Paúl, esta última galardonado con el 10º premio La Hornacina.

Por su parte, Ángel Calle Matas ya ha desarrollado su faceta como pintor. Realizó el cartel de salida procesional de la hermandad del Ecce Homo de este año 2017. Ángel Calle fue hermano mayor de la archicofradía del Carmen de El Perchel entre 2011 y 2017, en que adelantó los comicios dos años después de ser reelegido. Ahora recibe el encargo para anunciar pictóricamente el Tiempo de Glorias en el año del 150º aniversario del Patronazgo de la Virgen de la Victoria.

Publicado en Málaga

Por tercera vez el Premio La Hornacina vuelve a quedarse en Málaga. En su undécima edición, los internautas del portal de arte especializado en escultura sacra han decidido que el artista hispalense José María Leal (Sevilla, 1978) se haga acreedor del mismo con su obra titulada 'Señor Ultrajado en su Coronación de Espinas', realizada para la localidad malagueña de Campillos.

La nueva pieza campillera, encargada por la Banda de Cornetas y Tambores que lleva su nombre, consiguió el 24% de los 27.500 votos emitidos, siendo esta última edición la que mayor participación ha obtenido hasta la fecha.

En segundo lugar, muy cerca en cuanto a número de votos, se ha situado el “Cristo de la Púrpura” (22,5%) de Sevilla, labrado por el artista hispalense José Antonio Navarro Arteaga, y el conjunto leonés “Nazareno con el Cirineo” "(17,4%) de los gaditanos Ana Rey y Ángel Pantoja, la obra que ha obtenido este año el favor del experto en arte.

El Premio La Hornacina fue creado en enero del año 2006 a raíz de una encuesta realizada por los responsables del portal lahornacina.com entre sus internautas con el fin de elegir la mejor escultura sacra de entre todas las presentadas a lo largo del año. Dada la gran participación del público en la encuesta y la ilusión demostrada por los escultores cuyas obras participaron en la misma, se decidió crear un galardón que tuviera continuidad y cumpliese dos objetivos: contribuir a la divulgación del arte de la imaginería y otorgar un modesto reconocimiento a los creadores que lo hacen posible.

A partir de su tercera edición, el premio incluyó la valoración de un historiador del arte, acreditado experto en escultura sacra, quien decide la que, a su juicio, es la mejor escultura dentro de las presentadas en La Hornacina a lo largo del año. Dicha decisión ha recaído en tres ocasiones sobre un mismo artista malagueño: el escultor José María Ruiz Montes; concretamente por su San Juan Bautista para (Salobreña), su Cristo Atado a la Columna para Torrevieja (Alicante) y su Crucificado de la Misericordia para su ciudad natal.

En su segunda edición, el Premio La Hornacina recayó en la Virgen de los Desamparados, una dolorosa del escultor malagueño Juan Vega para una corporación de penitencia de su ciudad natal. De nuevo Málaga fue el destino de la obra premiada en la X edición: el mencionado Cristo de la Misericordia de Ruiz Montes, que como hemos dicho se llevó el favor del experto en escultura sacra convocado en dicha edición.

El Premio La Hornacina consiste en una placa en plata de ley que el autor recibe en nombre de todos los internautas del portal, hecho que queda inscrito en la misma junto con el nombre del artista y la escultura triunfadora. En esta última edición, los responsables del portal pretenden entregarlo en Campillos ante la obra premiada, en una fecha próxima aún por determinar.

Publicado en Provincia

Podría caer en la copia, pero perdería la esencia de todo imaginero: su personalidad. Por eso rehúye de modas y nombres. “Si copiara ahorraría mucho tiempo, pero hay que seguir con el convencimiento personal y artístico de uno mismo” A sus 35 años, José María Ruiz Montes (Málaga, 1981) es un referente en la imaginería sacra. Su última obra, el Crucificado de la Misericordia tuvo eco incluso en la web del Vaticano. Humilde y tímido en la distancia corta, su calidad artística demuestra que no ha tocado techo. Por eso se ha ganado la confianza de muchas hermandades que no dudan en confiar en él.

-Con 35 años y ya cuenta con un catálogo sobre sus obras. ¿Qué lectura hace?

-Denota algo positivo. Es una señal que en cierta manera me da empuje para salir adelante. Hay que seguir trabajando con la ilusión.

-¿Puede un escultor vivir de las cofradías?

-Aquí en Andalucía creo que sí. Hay un cierto movimiento con trabajo y demanda. Sí se puede vivir en Andalucía de la imaginería y del arte sacro. En otros lugares geográficos del país y en otros países es ya otro cantar. En esta cuestión me gustaría trabajar en otra temática o abarcar todo el campo de la escultura.

-¿Qué es lo que peor lleva en la profesión: la creación o cumplir con los plazos?

-La creación va ligada con el tiempo. Todo es ceñirse al tiempo con calidad. La investigación va controlada con el paso de crecer en la obra. Si se hace una recreación de tu propia obra no se avanza. En mi caso investigo antes en la obra y eso requiere un plus de tiempo. En cada paso, cada momento del trabajo tiene su tiempo: dibujo en papel, el boceto, el modelo en barro y el proceso en la madera que sí se lleva más tiempo. Me intento ceñir a los plazos de tiempo pero no quiero abandonar la investigación, que es una de las cosas primordiales para mí.

-¿Hay que tragar a veces con lo que piden los cofrades?

-Hay que entenderlos. En cierta manera hay que llevarlos a tu estilo, tu forma. Si han venido es porque le parece atractiva tu forma de trabajar. Hay que entenderlos y escuchar. Me gusta conocer el lugar, el sitio donde va a ir ubicado el trabajo, el espacio, la gente y sacar mis conclusiones.

 

2016 10 18 Ruiz Montes Cristo Misericordia

Detalle de los pies del Cristo de la Misericordia. / EL CABILDO

 

-¿Existe el mecenazgo en el arte?

-No es el estilo hoy en día. Las personas pudientes no es lo que se estila, la moda, como antiguamente. Pero sí que hay personas que le gustan el arte a nivel particular. Para nosotros que vivimos en Andalucía los mecenas son las hermandades o la iglesia, el mayor potencial de clientes.

-¿Destacarías a alguna obra que no sea tuya o a algún escultor de la actualidad?

-Hay compañeros de oficio. Valoro mucho el trabajo de Juan Vega, el onubense Juan Manuel Parra o Álvaro Abrines. Son obras que tienen personalidad. Valoro mucho a Juan Manuel Miñarro y otros escultores, dentro de su estilo, como Álvarez Duarte.

-¿Hacer un Crucificado es lo máximo que puede hacer un imaginero para demostrar su arte?

-Dentro de la imaginería, en el arte sacro, sí. Tiene anatomía, estudio de composición y de paño. También entras en otro tipo de escultura sacra que es la talla completa. Se hace un lenguaje global de una obra. La imagen de vestir está supeditada a algo superficial que puede variar.

-La imaginería malagueña es, hoy por hoy, una de las más destacadas sobre todo por algunos imagineros que dotáis de una personalidad a vuestras obras. ¿Cómo se logra eso y no caer en una copia de autores anteriores?

-Para el mundo cofrade, en ciertos cánones no entras. Hay otra vertiente fuera del mundo cofrade y que rechazan de cierta manera el arte sacro. En mi caso cogí el camino más complicado pero uno debe estar convencido en lo que llevas a cabo. Uno debe ser verdadero, sincero con uno mismo, intentar dejarte fluir y tener en cuenta el tema de la investigación. Muchas veces podía haber caído en copiar, en recurrir a obras ya hechas. Tengo mis conceptos y mis referentes pero intento no copiar. Si lo hiciera así ahorraría mucho tiempo y saldrían antes las obras. Hay que seguir con el convencimiento personal y artístico de uno mismo.

-¿En qué obras está trabajando?

-La realización de las escenas para las cartelas del Cristo del Perdón, de la cofradía de Dolores del Puente. El monumento al almirante Augusto Miranda y Godoy. Está hecho en bronce y ya terminado. Se ha hecho para Archidona y está a la espera de ubicación. Las nuevas manos para la Virgen de los Dolores de Servitas. Las actuales manos no son originales de Fernando Ortiz. Una Dolorosa para el colegio de Gamarra, que saldrá en la Semana Santa de 2017. Se llamará Madre Purísima del Buen Camino. Un Sagrado Corazón, que estoy inmerso en él y que será para la iglesia de la Virgen del Carmen de Los Boliches, en Fuengirola. Para el año que viene empezaré a trabajar en otro Crucificado, bajo la advocación del Perdón. Es un Cristo expirante que irá a Ciudad Real, para la iglesia de Nuestra Señora de Gracia. Otro Crucificado, bajo la Coronación de la Clemencia, para Priego de Córdoba que lo quiero empezar el próximo año, pero estará listo para el siguiente. Los relieves para el trono del Cristo de la Esperanza en su Gran Amor, de la cofradía de la Salud.

-De todas las imágenes que ha hecho, ¿cuál resalta?

-Como conjunto que supuso un trabajo tremendo fue el trono de la Redención, por la exigencia, creación e investigación que llevó. El Cristo de la Misericordia reúne ese concepto de lo que es la escultura. La imagen del almirante Miranda y Godoy también supone algo diferente y estoy contento con la obra. El Cristo Flagelado, también estoy muy satisfecho.

 

2016 10 18 Ruiz Montes diseño

Diseño de los siete pecados capitales reflejados en una cartela del trono del Cristo de la Redención. / EL CABILDO

Publicado en Málaga

La sala capitular de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga acogerá este viernes 14 de octubre, a partir de las 19.30, la presentación del catálogo José María Ruiz Montes, un nuevo maestro de la madera, publicación que recoge una completa revisión de la obra del joven imaginero malagueño en un elaborado volumen de 100 páginas.

El monográfico pretende poner en valor a una de las principales figuras emergentes de la imaginería malagueña actual, en un trabajo de investigación llevado a cabo por José Manuel Torres Ponce, licenciado en Historia por la Universidad de Málaga y en Historia del Arte por la UNED, así como especialista en Escultura e Imaginería por la UNIA. El experto historiador ha participado en diversos congresos sobre esta materia en Málaga, Granada y Crevillent. El libro está promocionado por Modellino, Revista Digital de Escultura e Imaginería, la cual está dirigida por Miguel Ángel Sánchez López y apoyada por un grupo de jóvenes investigadores en Historia del Arte, profesionales del sector y del ámbito académico universitario.

El acto será presentado y dirigido por Adrián García Mayenco, graduado en Historia del Arte por la UMA. Tras la presentación, el historiador Torres Ponce impartirá la conferencia titulada Nuevos aires en la imaginería actual. La obra de José María Ruiz Montes en el contexto de la estatutaria contemporánea. Finalizada la misma será Carlos Serralvo Galán, licenciado en historia por la universidad malagueña, el responsable de presentar el catálogo artístico.

El proyecto supone el punto de partida para una serie de publicaciones que pretenden poner en valor a aquellos escultores que están trabajando en la actualidad en la ciudad de Málaga. La obra podrá adquirirse al finalizar el acto, estando presente el propio imaginero José María Ruiz Montes.

Publicado en Málaga

El décimo premio La Hornacina, que el portal dedicado al arte en general y la imaginería en particular otorga a una de las obras presentadas en su web a lo largo del año vencido, se queda en Málaga. El escultor malagueño José María Ruiz Montes (1981-) se ha hecho acreedor del mismo con su obra para la parroquia de San Miguel de Miramar, el Cristo de la Misericordia.

La pieza, un Crucificado vivo que supera los dos metros de alto, ha sido votada por el 23’1% de los lectores de La Hornacina, quedando por delante en menos de dos puntos de la segunda imagen más votada, un Jesús Despojado para Alcalá de Henares tallado por el escultor Rafael Hernández.

Además, el portal La Hornacina difunde la opinión del experto, esto es: cada año escogen a un historiador o conocedor del panorama de la imaginería para que, con independencia y sin conocer los resultados de los lectores, emita un veredicto no vinculante, acerca de la pieza de mayor valor de las presentadas. Se da la circunstancia de que el experto elegido este año, Pedro Jaime Moreno de Soto, historiador del Arte por la Universidad de Sevilla que desarrolla su labor en la secretaría general de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, ha escogido igualmente la imagen del Crucificado tallado por Ruiz Montes.


La segunda vez que recala el premio en Málaga

Ruiz Montes, así, se trae para Málaga por segunda vez el premio La Hornacina; la primera ocasión fue en 2008, en la segunda edición, en que Juan Vega Ortega obtuvo la mayoría de votos de los lectores con la Virgen de los Desamparados de la parroquia Santa María Goretti. Málaga es la única localidad que ha repetido destinatario del premio a lo largo de sus diez ediciones y es la segunda ciudad que ha parido más escultores con este galardón, después de Sevilla, de donde son oriundos los premios de 2009 (Navarro Arteaga), 2011 (Juan Manuel Miñarro) y 2015 (Fernando Aguado).

2016 03 03 10premio LaHornacina


La imagen premiada

El Cristo de la Misericordia fue bendecido el sábado 4 de julio de 2015 en la parroquia San Miguel de Miramar, en el barrio de El Limonar. Se trata de un crucificado vivo que fue encargado en 2013 en el que el autor viene a representar la escena del Ecce Mater Tua, el momento en que Jesús encomienda a María como Madre de la Humanidad, a través de la presencia de San Juan, al pie de la Cruz. La talla es de tamaño superior al natural, superando los dos metros de altura. Preside el testero principal de la moderna iglesia construida junto a la antigua capilla neogótica, en la calle San Vicente de Paúl.

Publicado en Málaga

El proyecto cofrade forjado en el Colegio Gamarra continúa caminando. Recientemente, la Asociación Cofrades de Gamarra ha concertado con el escultor malagueño José María Ruiz Montes la hechura de la nueva imagen de Virgen que sustituirá a la que fuera primitiva titular de la hermandad del Dulce Nombre que tallara José Dueñas Rosales. Será la primera Dolorosa del artista malagueño, que sí tiene en su producción varias imágenes cristíferas, como el Crucificado de la Misericordia que recibe culto en la parroquia San Miguel de Miramar. Entre sus trabajos destacados cabe reseñar el programa iconográfico del trono del Cristo de la Redención.

La Cuaresma de 2017 es la fecha prevista para la bendición de la imagen, que contará con rasgos juveniles, por lo que su estreno en las calles podrá ser el Viernes de Dolores de ese año, en su recorrido con nazarenos por el recinto del Colegio de las Hijas de Jesús.


Actividades

La Asociación Cofrades de Gamarra, en otro orden de cosas, ofrece el ciclo de Cine Católico y con Valores, con la proyección el próximo 17 de diciembre de la película 'El Cristo del Océano'. Otras películas de la temática en Cuaresma y Pascua completarán la iniciativa.

Publicado en Málaga

A lo largo del año 2015, diversos autores han ido aportando su arte al patrimonio cultual de la Diócesis de Málaga. Desde el afamado y artista sevillano de cabecera Juan Manuel Miñarro, que trajo una de sus estimadas obras para Cártama-Estación, pasando por Encarnación Hurtado, el novel cordobés Edwin González o los autores locales Juan Vega, Raúl Trillo y José María Ruiz Montes, las parroquias van acogiendo piezas de valía y parecen ir alejándose de las temibles producciones de serie que empobrecían los lugares de culto y restaban oportunidades a los artesanos de la madera y el modelado. Repasamos cuatro reseñables piezas.

La primera de las piezas en llegar a la capital fue en la imagen de Jesús de la Salud, obra de la artista de Utrera Encarnación Hurtado. En mayo, y con motivo del bicentenario de San Juan Bosco, salieron por primera vez las imágenes de San Juan Bosco, Santo Domingo Savio y el estudiante Miguel Magone, obras del artista afincado en Córdoba Edwin González Solís. En ambos casos, este medio se hizo eco de los refulgentes estrenos. Pero no han sido las únicas piezas que han enriquecido el patrimonio de la Iglesia.

 

Miñarro en Cártama Estación

El Sábado de Pasión, 28 de marzo, tuvo lugar la bendición de la imagen del Cristo de la Misericordia, obra del escultor sevillano Juan Manuel Miñarro López. La imagen del Crucificado está alojada en la parroquia de San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza de Cártama-Estación. El párroco, Gerardo Jiménez, ya conocía al escultor pues ejerció en Los Boliches, en donde se venera el conocido Cautivo de este imaginero discípulo de Francisco Buiza, y autor del Cristo de la Redención de la hermandad de los Dolores de San Juan. La talla del Crucificado de la Misericordia, de acuerdo con las últimas producciones de Miñarro, se encuadra en esa "etapa sindónica", que marca las imágenes cristíferas del autor.

 

2015 07 04 VirgenEmbarazadaTrillo

Trillo y Lamas labran una Virgen embarazada

La parroquia de San Ramón Nonato, por su parte, ya tiene al culto desde el 31 de mayo a Nuestra Señora de Vida y Esperanza, una talla de la Virgen María encinta, llevada a cabo en los talleres de Raúl Trillo y Salvador Lamas. Esta parroquia de Cortijo Alto, que tiene por titular al santo mercedario patrón de las embarazadas, ha contado con este obrador malagueño para la realización de esta iconografía, en desuso, pero antaño muy recurrida tanto en escultura como en pintura. La talla es vestida por el modisto Jesús Segado.

 

 

2015 07 04 SantaTeresaJuanVega

Juan Vega y su homenaje teresiano

Por otra parte, el escultor malagueño Juan Vega pondrá una imagen suya más a la luz del día el próximo domingo 19 de julio, en la tradicional procesión del Carmen de El Perchel. Con motivo del año teresiano, 400 se cumplen de la beatificación de la mística y reformadora del Carmelo, la procesión perchelera contará con un primer trono en su cortejo que presidirá el grupo de la Transverberación de la Santa de Ávila: esto es, la imagen de Santa Teresa acompañada por un ángel que le traspasa el corazón. La pieza fue bendecida el pasado 14 de junio en el convento de las Carmelitas de la calle Don Rodrigo, lugar al que volverá una vez finalizada la procesión, para recibir culto diario.

 

 

2015 07 05 LagrimasdelCarmen

Lágrimas del Carmen se instala en San Patricio

Una obra de otro autor malagueño, de Vélez-Málaga, Israel Cornejo, en concreto la Virgen de las Lágrimas del Carmen, recibe culto desde el 21 de junio en una iglesia de la ciudad: la de San Patricio en el barrio de Huelin. La talla, esculpida por el imaginero veleño en 2009 para la asociación de fieles, ha estado recibiendo culto en oratorios privados, si bien, visitables para el público. Desde el mes pasado, la talla pasa a enriquecer la conocida iglesia de la Ronda Intermedia, de la que ya llegó a salir en sus últimas procesiones.

 

 

2015 07 04 CristoRuizMontesMiramar

Crucificado de Ruiz Montes para Miramar

Finalmente, la parroquia de San Miguel de Miramar acogió este sábado 4 la bendición de la última obra del escultor malagueño José María Ruiz Montes: el Cristo de la Misericordia, que comparte advocación con el de Cártama-Estación bendecido en Cuaresma. Se trata de un Crucificado vivo que supera los dos metros de altura, destinado al altar mayor del templo, y que fue encargado en 2013. Lo disfrutará el recién nombrado párroco Antonio Collado, que viene desde San Juan, y se hizo público su traslado a San Miguel el pasado viernes 3 de julio.

 

Fotos: Parroquia de San Ramón, Archicofradía del Carmen, Premalagacofrade.blogspot.com y Santi Souvirón.

Publicado en Málaga
Página 1 de 2
Publicidad - elcabildo.org

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga