tahermo banner1
twitter_banner2
dismoauto banner2
elcabildo_publicidad_120X300
tahermo banner2
twitter_banner2
dismoauto banner1
elcabildo_publicidad_120X300

Miércoles, 20 Junio 2018 | Actualizado 08/06/18

Faltan
298 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".
OPINIÓN / TRIBUNA
Publicado en Opinión / Tribuna

Los asuntos de la corona

Alejandro Cerezo | Lunes, 14 Diciembre 2015
La corona de la Patrona. La corona de la Patrona. EL CABILDO

Tiempo se ha invertido e invierte en bares y corrillos sobre el devociómetro que cada uno tiene acerca de la concesión de la coronación canónica a diversas imágenes de la Virgen. Así que traerse a lo escrito y público lo que siempre ha sido oral y a hurtadillas, debe apetecer poco y aporta menos.

Pero sí es cierto, y conviene asumirlo desde cero, que hay una realidad irrefutable: la devoción no es, a vista de ejemplos por toda Andalucía, el motivo principal –y a veces siquiera el secundario- que se ha dado en algunas ocasiones para que la Virgen titular de una hermandad reciba la más alta distinción mariana. Hablando siempre del ámbito regional, al coronarse determinadas vírgenes se han coronado obras sociales, aportaciones económicas notables a la Diócesis de turno, Cristos que no pueden coronarse, ejemplos de cohesión social en los barrios, abolengo histórico, caché patrimonial y hasta antojos de obispos que pillan por sorpresa a las propias hermandades en cuestión. Sin contar las coronaciones propagandísticas de la dictadura franquista, que por supuesto que las hubo.

Por tanto cabe partir la reflexión de una realidad que no es nueva. La devoción, ni mucho menos, es la única vía de acceso a la coronación canónica de una imagen de Virgen cuando teóricamente –subráyese esto- debiera ser el principal salvoconducto. La Diócesis de Málaga parece que va a sentarse a ver qué se puede hacer para que (no me gusta el término devaluar porque parece que las que lo piden no la merecen) no se arrutine un acto que a lo mejor debiera tener un cariz más extraordinario, principalmente habida cuenta de cómo lo celebramos.

O puede que aquí pongamos una de las primeras claves. ¿Conviene solicitar una coronación canónica porque en el fondo se quiere que mi Virgen tenga su día como lo tuvo el Rocío? ¿Por qué, necesariamente, la coronación de una Virgen tiene que conllevar ir a la Catedral y, por ende, la celebración de procesiones o actos de culto externo? Si desde las distintas diócesis se hubiera decretado que la coronación canónica de una imagen mariana se ha de celebrar en el templo en donde reside, limitando la posibilidad del banquete-procesión extraordinaria subsiguiente, ¿habría tantas decenas de peticiones y coronaciones por toda Andalucía?

Sigamos aportando factores: el ritmo temporal. La coronación canónica es un homenaje a la Virgen María. En puridad, desde la creencia real de que la Madre de Dios es una –yo lo creo-, aunque venerada en distintos nombres, me pregunto –porque no sé responderme- ¿es entendible para la ciudad, la que invadimos cortando tráfico y alterando rutinas, celebrar una ceremonia excepcional en escasos márgenes temporales? Recordemos que en un periodo de un año –de octubre de 2003 a octubre de 2004-, Málaga coronó a tres vírgenes (Zamarrilla, Carmen de El Perchel y Dolores del Puente).

Además, por definición, la coronación canónica está reducida y sometida, al menos a niveles diocesanos, al lobby de las cofradías. En caso alguno se plantea un acto de homenaje a iconos de devoción más allá de los sostenidos al culto por hermandades. Y dentro de ellas, de acuerdo con los requisitos que se piden hoy día, aunque nunca de forma directa, indirectamente la coronación canónica no está democratizada; esto es, desde la raíz, ni mucho menos la devoción popular es lo principal para aspirar a esta distinción ya que los criterios a cumplir en buena parte es difícil que puedan ser abordados con mediana dignidad por corporaciones poco potentes en lo numerario/económico, aunque sí con respaldo devocional continuado. Es decir: prima coronar la cofradía por encima de la devoción individual del icono sagrado.

Y finalmente, dos reflexiones; la primera para el Obispado –el malagueño y los nueve restantes andaluces si lo desean-, ahora que parece que aquí se va a repasar el asunto. ¿Qué se quiere con la coronación canónica y qué debe centrarlo? ¿Somos conscientes de que en Andalucía cuando se habla "yo estuve en la coronación de la Virgen tal o cual" hablamos exclusivamente de la procesión extraordinaria de regreso al templo? ¿Habría que potenciar el ritual para que no se convirtiesen en comuniones en cofrade, esto es: vestir de marinerito al niño, la Misa cosa rápida y vámonos a las fotos y a los regalos? ¿La coronación debe ser una concesión al tiempo actual de la devoción de turno o mejor una coronación retroactiva, como reconocimiento culminante a siglos continuados de fervor popular? ¿Se han analizado las vidas internas de las hermandades después de las coronaciones, muchas en Andalucía entrando en barrena y desérticas después del festival de egos?

La segunda reflexión para todos. ¿Qué es la devoción a una imagen y qué es la fama? ¿La devoción se constata necesariamente con la visita regular al templo a una imagen o no hace falta que se vea materializado así? Porque claro, si la coronación canónica es a una imagen física, habría que empezar a pensar en el contacto o visita física al icono en cuestión. ¿O ya valoramos las devociones desde nuestro salón clicando las curvas del trono en los youtubes, retuiteando fotos de la Virgen o aplastando en las infames y casi irreverentes votaciones-cribas de Instagram? ¿Es la fama o el tener la imagen de la Virgen, como inserción publicitaria, hasta en la sopa, la nueva sustituta de la devoción? Por no acabar con la pregunta espeluznante que me hace hasta terminar este artículo para preguntármelo a mí mismo:

¿Rezamos ante nuestras imágenes?

Modificado por última vez en Lunes, 14 Diciembre 2015
¿Le ha resultado interesante?
(13 votos)

Comentarios   

+2 #2 DavidGran 17-12-2015 19:13
Interesante texto y excepcional pregunta final. Al menos alguien con coherencia. Hace falta más oración y menos instagram en las cofradías
+2 #1 DavidGran 17-12-2015 19:12
Interesante texto y excepcional pregunta final. Al menos alguien con coherencia. Hace falta más oración y menos instagram en las cofradías

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Publicidad - elcabildo.org

Galerías

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga