Sábado, 25 Noviembre 2017 | Actualizado 29/10/17

Faltan
120 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".
OPINIÓN / TRIBUNA

He de confesar que desde que tuve “uso de razón cofrade” me extrañaba profundamente ver pasar a Cristo Resucitado sin que tras él viniese el trono de la Virgen. 

Pasado el tiempo, y ya con más conocimiento de las Sagradas Escrituras, con más conocimientos y vivencias de la Pasión de Jesús de Nazaret -a través del Evangelio en las calles de Málaga según sus cofradías y hermandades- mayor era mi desazón ante la, para mí, sinrazón. Durante toda una semana había visto a María, la Santísima Virgen, llorar tras su hijo prendido, coronado y azotado; cada año la veía sufrir junto a su niño, ya todo un hombre, cargando una pesada cruz; a los pies del madero donde agonizaba lentamente o sufriendo, inconsolada, cuando llegó la hora de enterrarlo a toda prisa. Siempre llorando y sufriendo tras su Divino Hijo; siempre junto a Él en los amargos momentos. 

Y llegaba, y llega cada año, el día del júbilo, el día del triunfo de Jesucristo. Toda la humanidad, todos los cristianos, festejando lo que parecía imposible. ¡Cristo había resucitado! Y Málaga, en su misión evangelizadora callejera, con incesante repique de campanas, procesionaba al Hijo de Dios…pero sólo, totalmente sólo. Y siempre me preguntaba: ¿Y Ella?, ¿Y María, su madre?; ¿y la Virgen?. Para mí, la injusticia era evidente. Estaba y estoy seguro de que el triunfo de su Hijo era también el suyo; que sus lágrimas se habían tornado en felicidad incontenible. No me parecía justo que nosotros los cofrades la olvidásemos en el momento del triunfo y de la alegría. No era justo, no. Y por eso siempre ansié que Ella debía estar presente también en tan gozosa efeméride.

En 1991, los cofrades malagueños me llevaron a presidir la Agrupación de Cofradías y Hermandades. Y es justo reconocer que una de mis metas no confesadas, íntimas si se quiere, era lograr que nuestra Madre fuese protagonista junto a su Hijo del momento que justifica nuestra fe. Juré mi cargo en Julio, y en Septiembre la Junta de Gobierno aprobaba mi idea, ratificada en una Asamblea. Propuse que junto al Resucitado, le acompañase Ella. Que también Ella paseara las calles festejando el momento mas grandioso de la historia. Con total unanimidad se acordó que la Virgen fuera cotitular de la Agrupación de Cofradias y Hermandades de Málaga.

Al año siguiente, en 1992, llegó el momento de la advocación. Yo lo tenía claro: dejé que cada uno propusiera aquella que creía más apropiada. Fueron tantas (tal como esperaba) que cuando ya el tema que tratábamos era agotador, tan sólo me bastó hacer pública mi propuesta, y también por unanimidad se aceptó: Se llamaría Maria Santísima Reina de los Cielos. Y eso fue todo. Luego vino poner en práctica el acuerdo en ese mismo año: escoger al artista imaginero, color de las túnicas, ampliar el tiempo de la procesión etc.etc.

Y me fui a Sevilla, al taller de Luis Álvarez Duarte, para que, con su gubia, hiciera realidad lo que desde pequeño echaba de menos en nuestra Semana Santa; y al de los orfebres Hermanos Delgado, para encargar la corona que iba a ser regalada por todas las hermandades. Durante 1993, los viajes a Sevilla fueron incesantes. Recuerdo en especial uno con mi mujer y mis hijas, y el expresidente Carlos Gómez Raggio y su mujer Lola Carrera (nuestro “Nazareno Verde”), donde vimos como Luis, de un tronco de madera empezaba a tallar las manos de la Virgen.

En Diciembre de ese mismo año, la Virgen estaba terminada y la trajimos a Málaga. Vino directamente al salón de mi casa, donde estuvo una semana hasta el día de su bendición. Paloma, mi mujer, Camarera de la Virgen del Amparo, había traido una de sus enagüas y una mantilla. Así estuvo vestida y durante este tiempo mi casa fue un continuo lugar de peregrinación de buenos cofrades.

Y llegó el día 8 de Diciembre. Muy discretamente, la trasladamos, (sobre las 3 de la tarde, hora de menos personas en la calle) a la Parroquia de los Santos Mártires, donde la esperaba el imaginero para vestirla, siguiendo una antigua tradición cofrade que permite al escultor vestir por primera vez su imagen recién tallada.

En una iglesia repleta, con la Reina de los Cielos presidiendo, Monseñor Dorado Soto celebró la Eucaristia y, ayudado por mi, la coronó litúrgicamente. Luego en una andas, a hombros de todos los hermanos mayores y al son de una emocionante marcha, la trasladamos a su sede en San Julián.

Para mí, creo fue el dia más inolvidable de mis seis años de presidencia. La Señora ya era una realidad; la Señora ya estaba en su casa; y ahora empezaba la preparación y ejecución de todo lo que necesitaría la nueva Titular en la calle. Así, en 1994 se aprobó la realización del trono, diseño de Jesús Castellanos, que realizarían los talleres de Villarreal. Y el Domingo de Resurrección de ese mismo año, la Virgen, sobre unas simples andas, salió por calle Nosquera para recibir a su Hijo. Los cofrades habían acudido en masa para ver el encuentro.

En 1995, ya se procesionó por todo el recorrido, sobre un cajillo solo de madera, porque su trono no se terminaría hasta diciembre del siguiente año, cuando finalizaron los actos del 75 Aniversario de la Agrupación de Cofradías. La Virgen fue llevada el día 7, a la Catedral, presidió la vigilia de la Inmaculada y volvió a San Julian la noche del día 8, con su trono y palio completos atravesando una multitud de fieles. Como se comprenderá tengo un especialísimo cariño por esta imagen.

La noticia que va a ser expuesta en Sevilla para los actos del cincuentenario de la Virgen de Guadalupe de la Hermandad de las Aguas me cogió de sorpresa. Te asusta que pueda pasarle algo a la imagen bendita; pero desde luego no soy yo el más indicado para poner ningún reparo por dos razones fundamentales: Las obras de arte viajan cada día más; escapan de nuestro cariño. Pero, sobre todo, porque yo mismo me traje de Murcia a la Virgen de las Angustias de Salzillo para que fuese procesionada por sus “estantes” en uno de los actos del 75 Aniversario Agrupacional.

Poco puedo decir en contra de ese viaje, sino solo desear que muchos sevillanos la admiren, e ir yo mismo a verla.

La Reina de los Cielos es la ilusión personal de un niño cofrade que la ha visto hecha una realidad.

Publicado en Opinión / Tribuna

El almuerzo con Jesús Saborido en el Mesón Lo Güeno de la calle Strachan se prolongó casi dos horas. Más de una hora y media de entrevista quedó registrada en la grabadora de El Cabildo. La primera parte del debate se centró en las relaciones de los cofrades con los políticos y la Iglesia. El 'segundo plato' fue principalmente sobre la Pollinica, su cofradía de toda la vida. A su juicio, la gestora que el obispo Antonio Dorado puso fue un decreto "innoble, jurídicamente hablando, ilícito e injusto". Aquella gestora fue histórica en el mundo cofrade malagueño y ahora Saborido revela algunos detalles que la opinión pública desconoce. También analiza el presente y el futuro de su hermandad que no entiende en la calle Parras.

 

-Lo curioso fue que no se nombró una gestora a nivel, entre comillas, civil; sino un administrador diocesano. Un caso sin precedentes que recordemos en Málaga.

-Con Pepe Sánchez se agruparon una serie de personas para que le ayudaran. Su gran apoyo era un buen amigo que había sido albacea general mío, Juan Manuel Parra. La verdad es que me extrañó. Hicieron verdaderas burradas. Mientras tanto seguí y gané el pleito en Málaga, lo gané en Granada y me fui al Tribunal de La Rota porque protestaron contra la segunda instancia. Sin saber cómo y por qué, llego y me dicen que tengo toda la razón del mundo. Es más, el juez de Málaga en su fallo condena al grupo de gestores, que luego Pepe Sánchez los presentó a la junta de Gobierno, los condena a que nunca puedan tener cargo en la cofradía de la Pollinica ni en ninguna otra. La condena fue tremenda, incluso existen documentos falsos, es una cosa muy seria.

 

-¿Considera que la gestora fue algo personal contra usted?

-Yo era presidente del consejo. El hermano mayor elegido fue Fernando Martín Barba que era el que hacía y deshacía.

 

-¿A nivel humano aquella polémica sigue viva?

-Todos somos humanos y eso de que perdonas nuestras ofensas como nosotros perdonamos, lo rezamos pero...

Con Pepe Sánchez tuve roces en varios niveles. Cuando era presidente de la Agrupación, en tiempos de Fernando Sebastián, publicó Sur a toda página una entrevista a Pepe Sánchez, que era ecónomo. "He decidió que las cofradías a partir de este ejercicio próximo pagarán para fines sociales el 3% de los ingresos brutos", afirmó. Llamé al Obispado. Otra cosa que tenía Fernando Sebastián era que cuando yo llamaba inmediatamente me pasaban con él. Le dije que si había leído el periódico y me dijo que sí. Como presidente me negaba y le informé de que debía convocar una asamblea extraordinaria. "No la convoques. Le importa venir a mi despacho a la siete de la tarde". Fui y ya estaba Pepe Sánchez sentado sin inmutarse. Sebastián le dijo que quién le había ordenado eso. Sánchez se descompuso y dijo que era ecónomo, que como lleva las cuentas necesita dinero y ésa era la mejor fórmula. "Que sepa que decisiones tan gordas no se dan sin que yo no lo autorice. ¿Se ha enterado usted?" Así despachó a Pepe Sánchez y dijo que yo me quedase. Hicimos una llamada para salir en los medios dándonos la mano y desmentir la noticia. Llamé y a los cinco minutos había un fotógrafo del Sur y a la mañana siguiente una página completa. Entonces me pidió que convocase una asamblea para venir y explicarlo. Al final de la asamblea se me ocurrió decir que podíamos crear una comisión paritaria para estudiarlo y ver cómo las cofradías ayudan a la Diócesis. Le pareció muy bien y se levantó la asamblea. Luego me dijo que si era político. Le pregunté por qué decía eso. Me dijo que los políticos cuando no quieren arreglar nada crean una comisión. Le dije: "Tiene usted razón. No voy a hacer nada".

Sobre la Pollinica hay un informe detallado de todo lo que pasó que se ponen los pelos de punta. Se llama 'Informe Pollinica. Antecedentes y consecuencias de la intervención'. Lo ha hecho Paloma, mi mujer, y yo se lo tengo frenado. Apenas lo conocen 4 ó 5 personas en Málaga que opinan que salen cosas muy duras. El colmo de los colmos es que hemos descubierto que para la compra del solar de calle Parra hay documentos falsos que se presentaron en la compra-venta y en los créditos hipotecarios, con certificaciones falsas. Interviene Pepe Sánchez con un documento falso diciéndose hermano mayor de la cofradía y a los seis meses interviene el hermano mayor para hacer la ampliación del crédito diciéndose que había sido recién nombrado en el cargo, cuando ya lo era.

 

-¿Esto que cita de la Pollinica ha podido pasar en alguna otra?

-Seguro, lo malo es que pasa. El consejo de todo el mundo es que le estudio de la Pollinica se publique, pero como van pelos y señales, nombres, documentos falsos... Una cosa está clara, la Pollinica no se quita esa deuda en la vida.

 

2011_03_17_JessSaborido5

"Deberíamos de haber continuado en San Agustín.

Teníamos los estudios y el permiso para abrir la puerta y la reja"

 

-¿Cómo es su relación con José Antonio Muriel, el actual hermano mayor?

-Buena. De hola y adiós.

 

-¿Han contado con usted para los actos del Centenario?

-Para nada. En absoluto. Yo me he enterado de todo por el boletín.

 

-¿Y qué opinión le merece?

-Me da igual, cuando uno ha recibido tantas 'puñaladas' no tiene en cuenta estas cosas. Me da mucha pena, pero... ¡Haber perdido San Agustín! ¡Por el amor de Dios! Eso sí que me da pena. Si yo tenía un contrato civil y era una iglesia nuestra. Nosotros teníamos la sujeción a los tribunales civiles, no a los eclesiásticos.

 

-Uno de sus logros como hermano mayor fue recuperar el culto en la iglesia.

-Sí, nos tiramos un año de obras y eso se lo comió la Pollinica entero.

 

-¿Cómo valora el traslado a calle Parra?

-Una pena enorme. Me parece una equivocación total. Me parece absurdo.

 

-Como hermano 'pollinico', ¿qué considera que debería haberse hecho?

-Continuar en San Agustín. Teníamos los estudios y el permiso para abrir la puerta. La reja también está preparada para que se pueda abrir. Se hizo así pensando que podíamos salir del interior dela iglesia. Por eso estaban los tronos dentro.

 

-Aunque la casa hermandad sea la sede social y se utilice aquello como salón de trono. ¿Considera posible recuperar el proyecto de salir de San Agustín?

-Los agustinos no volverían a firmar el contrato que yo tenía ni locos. Además, el obispo Ramón Buxarrais puso un pleito en Roma y quitó a los agustinos sus derechos tras cerrar 10 años el templo al culto. Yo conseguí que entre ellos se dieran la mano pero yo me saqué el contrato.

 

-¿Cómo se explica que a una hermandad que ha salido toda su vida de un tinglao, de pronto llegue un gobernante y la meta en la Catedral; deje de ser gobernante y otra vez a la calle?

-Eso no fue cosa de Pepe Sánchez. Los arbotantes que eran de Villarreal regalados por un empresario, se los cargaron. Porque con los arbotantes abiertos empezaron a cortarle brazos para que pudiera salir de la Catedral. Esas cosas las vas viendo, te las vas tragando hasta que ya no te duele.

 

-Y ahora el trono del Cristo...

-¿Con qué dinero? A mi lo que me espanta es pensar cómo se pagará. De dónde lo van a sacar. A mí me embargaron mi casa. Yo firmé un letra que Pollinica no tenía dinero para pagarla, no se pagó y como lo avalaba yo, me embargaron. Finalmente gané el pleito.

 

2011_03_17_JessSaborido4

"Las primeras elecciones estaban preparadas por

Pepe Sánchez, que actuó de una manera muy ruin"

 

-¿Después de la gestora cómo considera que debería haberse hecho la transición para que los hermanos vuelvan al gobierno de la Hermandad?

-Las primeras elecciones estaba preparadas por Pepe Sánchez, que actuó de una manera muy ruin. Se trajo gente que no era de la Pollinica. ¿Tú te crees que un tío de 60 años se puede apuntar a la Pollinica? No es lógico. Cuando yo entré de hermano mayor, todos los medios de comunicación le decían "la cofradía de los niños" y yo con mucho trabajo conseguí poner "la cofradía para los niños". Mi hermano Emilio, me comentó que Pepe Sánchez apuntó a todos los trabajadores del Obispado.

 

-Al igual que la Pollinica, muchas cofradías se están endeudando a límites que se ocultan entre ellos mismos. Muchas juntas se meten en proyectos enormes y dejan la deuda a los que vienen.

-Va a llegar un día que no lo puedan pagar. Antes de la intervención, encargamos a Juan Rosén el palio de la Virgen, se hizo todo el palio en malla de plata buena, se bordó en oro, con los cíngulos de oro verdad y así sigue.

 

-El cambio de horario para salir por la mañana fue histórico.

-La noche no nos venía bien. Las madres se llevaban a los niños antes de terminar. Entonces los tronos se quedaban descolgados y aquello más oscuro que el infierno. No había nadie y planteamos salir por la mañana aunque mucha gente en Pollinica no estaba de acuerdo. Convocamos una asamblea, les convencí y le envié al Obispado una carta con el acuerdo, que nos lo firmó; fui con la carta a la Agrupación y le dije a Paco Fernández Verni (presidente a la sazón): "Salgo por la mañana, que tengo permiso del Obispo". Fernández Verni montó en cólera y consiguió que el obispo denegara el permiso, alegando que debíamos atenernos a los horarios de la Agrupación de Cofradías. Entonces decidí convocar una asamblea en Pollinica el Sábado de Pasión: propuse salir por la tarde e, inmediatamente producido el encierro, desagruparnos. Fue aprobado con aplausos.

Aquella última salida por la tarde, cuando pasamos por la Tribuna, se levantó la presidencia esperando que pidiésemos la venia y decidí -mal hecho, muy mal hecho por mi parte- no pedirla porque nos habían forzado a salir a una hora que no deseábamos. Una vez recogida la procesión, enviamos a los medios el comunicado: "La Pollinica, por asamblea aprobada en la fecha de ayer, deja de formar parte de la Agrupación de Cofradías". Luego vinieron meses de conversaciones y de acuerdos.

 

-¿Cuál considera que fue su mayor logro como hermano mayor de la Pollinica?

-Salir por la mañana. Aunque con el tiempo, Lágrimas y Favores se está haciendo dueña de la mañana. ¡Vaya una procesión que pone en la calle! ¡Y encima nosotros en vez de salir a las once como siempre, salimos a las diez cuando no hay nadie en las calles!

 

-¿El Domingo de Ramos y la Semana Santa necesita una revolución horaria?

-En videos se veía la salida de la Pollinica de la calle Cister con todo lleno, pidiendo a la gente paso para los tronos. Hace falta que la Pollinica retrase su salida. Y en general, hay problemas puntuales; por ejemplo, no estoy de acuerdo con que la Cena salga el Jueves Santo, creo que tenía su sitio en el Domingo de Ramos. Tampoco me parece que la Esperanza corra tanto, se recoja tan pronto... ¡es la Madrugada del Viernes Santo!

 

-¿En su época también eran tensas las reuniones de horarios?

-Sí y muy sangrantes. En mi presidencia éramos inflexibles con las multas; a la primera que multamos fue a la Pollinica. Llegamos un cuarto de hora más tarde a Tribuna... pero vino muy bien, a partir de ahí nadie podía sospechar nada.

 

-También le tocó lidiar el tema del Mutilado.

-Fue lo peor. Eso necesita una historia aparte. Se lió todo por, que Dios tenga en su gloria, Pepe Salcedo, su hermano mayor perpetuo. Estuvo a diario pasando por mi despacho, enseñándome bocetos de túnicas y de enseres; diciéndome que al Cristo se le iban a poner las piernas sin policromar, para que hubiera diferencias con la talla original; que saldrían todos sin diferencias políticas, con las caras cubiertas... hasta que nos advirtió el obispo, y yo, creyendo a Salcedo, les defendí ante el ordinario diciéndole que estaba todo solucionado y hablado. Citados Salcedo y su hija ante el obispo, les solicitó los proyectos de la salida procesional y les pregunta qué escultor le iba a hacer la pierna y el pie que faltan; Pepe Salcedo y su hija saltan como resortes y dicen "no, no; ¡piernas no se le ponen al Cristo!". El obispo me llamó y me instó a buscar una solución. Estaba en las Reglas de la Agrupación: cinco años sin salir acarreaba desagruparse.

 

-¿Cómo se vivieron las pruebas de Crucifixión y Nueva Esperanza en 1993?

-La comisión estaba presidida por Carlos Ismael Álvarez y envió el dictamen a la Junta de Gobierno de la Agrupación. Según dicho documento, Crucifixión pasó el corte y Nueva Esperanza fue objeto de un informe negativo. Yo era partidario de hacer más pruebas. Pero eso fue lo que propuso la comisión y la Junta de Gobierno de la Agrupación aprobó.

 

-¿Cómo te gustaría que se recordara la figura de Jesús Saborido en el mundo cofrade?

-Me gustaría que me recordaran como un cofrade honesto, con todas mis equivocaciones, pero que me he partido la cara por la Semana Santa de Málaga con autoridades civiles, eclesiásticas... ¡es raro el obispo con el que no me he peleado! E incluso con los militares, que me gusta que salgan como una tradición, pero se me revuelven las tripas al ver cómo se hacen shows con los fusiles... Así y todo, luché para que La Legión acompañase al Cristo de Mena aquel año que hubo riesgo de que no acudieran. La gente que me conoce no se lo creía. Lo conseguí diciéndole a un teniente general que jamás un presidente de la Agrupación de Cofradías había ido presidiendo con la autoridad militar en el cortejo de Mena, pero que yo dejaría el palco e iría a su lado con tal de que fuesen ellos acompañando al Cristo. Así fue, y me acabaron nombrando Caballero Legionario de Honor, que tengo el cuadro allí en mi despacho.

 

En esta información han participado Juan A. Navarro Arias, Alejandro Cerezo, Antonio Márquez, Marta Jiménez y David Azuaga.

Publicado en Málaga
Publicidad - elcabildo.org

Galerías

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga