Martes, 16 Enero 2018 | Actualizado 16/01/18

Faltan
68 
días para el Domingo de Ramos
Ir a calculadora
×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".
OPINIÓN / BLOGOSFERA

Jesús Mesa reclama públicamente diálogo y lamenta el trato que está recibiendo por parte del Obispado de Málaga, en sus primeras declaraciones públicas desde que la hermandad de las Penas fue intervenida, hace ahora tres años. Pero en esta segunda mitad de la entrevista concedida a elcabildo.org, revela nuevas cosas del caso. Ha pasado un año de las últimas informaciones relativas al 'caso Las Penas', sin embargo, el proceso sancionador no se ha detenido. Mesa revela que Francisco Calderón ha vuelto a ser sancionado pese a que el dicasterio para los laicos obligó al obispo a declarar nula la sanción impuesta. La situación parece seguir bastante enquistada y sin visos de solución... 

 

-¿Cómo es su relación con la hermandad de las Penas?

-La relación ahora mismo es ninguna. Hay muchas difamaciones y dimes y diretes consentidos. Comentarios de personas que están allí, que no deberían de hacer comentarios. No solamente por la relación que hemos tenido, sino por la responsabilidad absoluta que han compartido. ¡Ojo a ésto!

-¿Cómo ve la cofradía en estos momentos?

-Mal, muy mal. Es mi percepción y la percepción de muchísimos cofrades de fuera y de dentro. Ojo que mantenemos contacto continuos con hermanos que hay allí y parece que están totalmente integrados. Distintas versiones y todas coinciden en los mismo: desde que la cofradía está dejada, hasta la suciedad que hay o los grupos que se están organizando. Se dejan de hacer cenas porque, como dijo Paco en su entrevista, parece que hubo alguna cuestión en el bar y el Obispado no ha tenido interés en aclararlo. Aquí hay grupos que piden el voto a uno y a otro. Nosotros tenemos un grupo grande a quienes les están pidiendo el voto por un lado y por otro.

-¿Me dice que ya hay delfines que se están posicionando?

-¡Claro! En ese aspecto, nos ha llegado información, con cierta base, de que hay hasta cuatro posibles candidatos.

-¿Esto quiere decir que pueden estar cerca las elecciones?

-Nosotros, de momento, estamos en pleito con la Cofradía y ya he dicho que vamos a llegar hasta donde haga falta.

-Uno de los titulares que podíamos extraer de la entrevista que nos concede Gordillo hace un año, era que no habría elecciones hasta que se cierren todos los procesos abiertos. ¿Además de los tres procesos citados en la primera mitad de la entrevista, hay algún otro tema interno que tenga enquistado el conflicto?

-Sí, sí, sí, claro. A Paco, nuevamente, no sé si hasta desobedeciendo a la Santa Sede, el obispo le encomienda ahora al comisario, que inicie el mismo proceso pero por la vía de la cofradía. Tiene defectos de todas formas: si las Reglas están en vigor, ese proceso no se puede realizar. Para hacer el proceso, las Reglas marcan muy concretamente quiénes son las personas que deben formar la comisión sancionadora. Si no están en vigor tampoco se pueden hacer, pues no habría normas sancionadoras a las que se aluden en el nuevo expediente que se ha iniciado. Todo es una rueda en la que no se podría hacer de ninguna de las maneras. Pero lo más chocante es que, si todo lo que se imputa a las personas sancionadas ha quedado archivado por la Santa Sede, ¿cómo ahora el obispo, que ha sido desautorizado, lo inicia por otra vía? ¿Quiere hacer más daño? ¿Quiere dar más todavía?

-¿Estoy entendiendo que Francisco Calderón tenía una sanción por diez años que fue declarada nula por Roma y desde el Obispado de Málaga se ha iniciado otro proceso sancionador contra la misma persona?

-Roma declara nulo el proceso y el obispo inicia otro proceso exactamente igual.

-¿Pero está sancionado nuevamente?

-Sí, en la misma línea. Todo exactamente igual, con los mismos cargos y las mismas cosas. Él ha recurrido a la Santa Sede. Pero hay algo infinitamente más grave: hay otra persona a la que también se revoca su sanción, igual que a Paco y a otras dos, que no viene con nosotros, sino que de repente aparece la revocación del dicasterio. Éste no sé si acude a Roma, o no. Y una de las personas que está con Paco, hace un recurso ahora a la nueva sanción que propone el Obispado y, de buena a primeras, le dicen que no hay nada y se lo quitan. Tienen las mismas imputaciones pero lo que interesa es que sean Jesús Mesa y Paco Calderón. Todo ha sido un teatrillo. Por otro lado, a este señor que aparece de repente en la revocación, que no sabemos cómo aparece porque no va con nosotros por la misma vía, lo han sancionado por dos años. Pero él sí admite la sanción.

-¿Cuántos casos se han reabierto de los que se declararon nulos?

-Todos. Y si a mi me dan la razón me lo van a volver a abrir por otro lado. Esto tiene un nombre y es soberbia. El dicasterio declara nulas las sanciones a tres personas y nos dejan fuera a mi suegro, a mi mujer y a mi. A mi mujer por no hacer nada, por defender a su marido, porque atacan a la familia. Quien lleva la Cruz de Cristo en el pecho, ataca a la familia.

-¿Jesús Mesa se ha defendido por la vía civil de las acusaciones recibidas?

-Primeramente, como buenamente he podido y sabido, porque la justicia canónica no es la justicia civil. Para empezar, no hay prácticamente nadie que entienda, aunque por suerte hemos tenido cierta ayuda de personas muy doctas en derecho canónico, que están absolutamente espantadas de todo el proceso, que no tiene ni pies ni cabezas. Entienden que es una cuestión de soberbia de quien tiene el poder en sus manos. No te puedes hacer una idea lo que es la justicia canónica. A nosotros nos han aplicado sanciones y cánones que están dirigidos a personas consagradas, a los sacerdotes. Y así se lo hicimos ver al dicasterio.

-¿Hay algún proceso por la vía civil abierto?

-El que estaba abierto, que ya adelantó Paco, relativo al tema de las iniciales, que fue una canallada, un escarnio público, lo fuimos demorando y, según parece, en cada comunidad autónoma hay distintos plazos y nos han cumplido. Aquí demostramos nuestra buena voluntad porque esperamos bastante tiempo para poder hablar con el señor obispo y el señor Gordillo, con su equipo de abogados, se pudo escapar por ahí. Pero hay una cosa importante, la querella fue admitida. Cuando ha sido admitida es porque vieron indicios muy claros, pero buscaron el vericueto de que estaba fuera de plazo. Ahora no hay ningún proceso abierto pero estamos dispuestos a llegar, primero, a la cabeza de la Iglesia, y te aseguro que llegamos; y luego vamos por la vía civil. Existen precedentes de situaciones similares en Andalucía y nosotros vamos a por todas. Se agotarán todas las vías.

-¿Deberían convocarse elecciones aunque algunos procesos sigan abierto?

-La situación no tiene ni pies ni cabezas desde el momento en el que el comisario, que venía para lo que venía, en realidad no viene para lo que venía, sino para otra cosa. En su entrevista, además de entrar en numerosas contradicciones, dice que ya había puesto el censo en orden, entonces no sabemos a qué se debe esta demora. Han buscado cuarenta excusas. Como dijo Pedro Luis Gómez, el comisario se ha gustado. Lo que no consiguió en su Hermandad, cree que lo tiene ahora. Vino para otra cosa y a la vista está lo realizado. ¿Vino para poner las cuentas claras? Tampoco. En cuestión de economía teníamos una velocidad de crucero que nadie daba crédito. No es que lo diga yo es que ahí están las cosas realizadas. Ahora, en tres años, no se ha hecho absolutamente nada y dicen que las arcas están vacías. Cuando llegó la intervención, la Hermandad debía 35.000 euros, de los cuales 20.000 eran de una cuestión concreta y el resto eran minucias de distintos proveedores. Estaba el plan establecido para pagar todo porque cuando Paco Calderón y Jesús Mesa cogieron la cofradía, la cogieron con 245.000 euros de deuda y ahí está la gestión que hemos hecho. Gordillo ha hablado en todos los plató de que se debía 35.000 euros; sí, seguro que es menos que en su cofradía y ya podría estar pagado. Por eso digo que este hombre vino a otra cosa.

-¿Ve el final de este conflicto a corto plazo?

-Sobre plazos uno escucha comentarios de todo tipo, en tres ocasiones distintas he llegado a escuchar que se iban a convocar elecciones. Lo último que suena es que será para después de Semana Santa. También decía el comisario que hasta que no se solucionen las causas abiertas, evidentemente, no se deberían de convocar elecciones. De forma cautelar, no debería. Si nos dan la razón, ¿ahora qué pasa?

-Proponga un modelo de solución.

-La cosa tiene una solución muy fácil: sentarse en una mesa, que es lo que nunca se ha hecho. Atiende la lógica humana y máxime a la lógica cristiana. Dialogo y buenas intenciones es lo que hace falta. Con eso se hubiera solucionado absolutamente todo. Pero no lo ha habido en absoluto. Ni por el comisariado, ni por el señor obispo, ni por el delegado de Hermandades, por supuesto.

-Está pidiendo públicamente diálogo, a ver qué respuesta encuentra...

-Atiende a la lógica, ¿no? Qué creerán que quiero de mi hermandad, si yo he vivido todo lo mejor del mundo, y lo peor también. Ninguno de los candidatos que hay se podrían presentar. Quedaría el obispo en absoluta evidencia si de los candidatos conocidos que pululan por ahí, alguno llegase a ser hermano mayor. El obispo quedaría en absoluta evidencia una vez más. Y puedo decir cosas para apoyar esto. No sé si el obispo estará informado bien, mal o lo engañan. No lo sé porque unas veces, José Ferrary dice que el obispo está enterado de todo y, cuando interesa, dice que no está enterado. Por poner algunos nombres: la única vez que accede el obispo a vernos porque no tenía más remedio, hay un par de botones de muestra interesantes. Nada más sentarnos, el obispo me acusa de que yo grabo conversaciones, cosa arriesgada sin conocer uno a la persona. Luego, analizando, hay alguien que le dice que yo grabo conversaciones. Yo no he grabado conversaciones en mi vida, ni tengo necesidad, además, ni sé hacerlo. Quien dice eso lo hace con la mala intención de intranquilizar al obispo para que a esa reunión llegue a la defensiva. De inicio, ya existe distensión en el encuentro, si es que se podía haber llegado a algún acuerdo. Todo esto se hace con muy mala intención. El informante o busca engañar al obispo, o tiene intención de que el obispo quede con los pies colgando o ridiculizarlo. No hay otra salida. En el mismo encuentro, también dice el obispo que el comunicado de las iniciales estuvo puesto una hora y media. El informante pretende o que el obispo quede con los pies colgando, engañarlo o dejarlo fuera de juego. En esta entrevista dice el comisario que estuvo varias semanas y no sabe ni cuanto estuvo en la red. Nos dijo el obispo que él mandó inmediatamente que se quitara. Pero alguien vuelve a mentir porque estuvo más de mes y medio. Mi suegro llamaba a Gordillo prácticamente a diario y se llegaron a citar en un bar. Tras una conversación muy tensa, este tipo opta por quitar aquello. Según el obispo estuvo una hora y media y se quitó por indicaciones suyas. Alguien está engañando al obispo.

-¿Cree que desde el Obispado se pudiera convocar unas elecciones con los procesos sancionadores abiertos?

-Me parecería una temeridad absoluta. ¿Entonces a mi se me coarta a que yo me pueda presentar y hermanos que no puedan votar?

-¿Jesús Mesa se ve nuevamente en un Gobierno en la hermandad de las Penas?

-Pues mira, te agradezco que me hagas esta pregunta. Si tuviera una estrategia de desestabilizar, te diría que sí. Habría quien se pondría nervioso o a la defensiva. Seguro que se crearían tensiones. Pero a día de hoy, de verdad, no. Los hermanos serán al final quienes decidan. Hay decenas y decenas de personas que veo diariamente y tienen esperanza de que yo sea hermano mayor y no es que no tenga ahora interés, es que no lo he tenido nunca. He sido teniente hermano mayor y era el primero que llegaba a la cofradía y el último en irme, trabajando. He hecho todos los trabajos que ha podido hacer cualquier persona. Jamás he antepuesto el cargo para dar el paso atrás. Nunca he tenido apetencia por ser hermano mayor, si llega el momento, se asume sin ningún problema. Y como nunca he tenido apetencias, no he estado tentado de hacer nada de lo que se ha dicho aquí. Yo tenía 438 firmas de hermanos apoyando mi candidatura, que eran más de la mitad del censo. No tenía necesidad de hacer nada.

-Más allá del cargo, ¿se ve en el día a día en el seno de la cofradía?

-En la medida de que las personas cuenten conmigo, claro que sí. Pero te diré una cosa, en las hermandades he aprendido a ser católico practicante y mi vía de entrada a la Iglesia ha sido por las cofradías y en este calvario que he vivido, he crecido más que nunca. Tengo la pena en el cuerpo de que hay personas a las que quiero mucho y se han separado de la Iglesia por todo esto. Eran personas muy cercanas a la Iglesia, comprometidas, con fe… pero se han separado. A mi todo esto me ha reforzado la fe. He visto las cofradías desde otras perpestiva, con mayor capacidad para valorar las cosas serias. Los cofrades hemos de dejarnos de tonterías y frikismo. Siempre he sido una persona optimista y aunque para mi queda todo lo vivido, quiero sacar cosas buenas de todo lo que me está pasando sino es que me moriría.

 

· Puede leer la primera parte de la entrevista, aquí.

Publicado en Málaga

“Es un campo muy amplio porque abarca no sólo las hermandades de Málaga ciudad, sino de toda la Diócesis”. Manuel Ángel Santiago, sacerdote vinculado a los MIES (Misioneros de la Esperanza), párroco de Nueva Málaga y director espiritual de la Salud y Nueva Esperanza, es el nuevo delegado de Hermandades y Cofradías desde el día de la Cabalgata de Reyes, en que el Obispado de Málaga hizo público su nombramiento.

En declaraciones facilitadas por la propia Diócesis en su web, Manuel Ángel Santiago admite lo ‘delicado’ de la encomienda a causa de "los temperamentos y dificultades" que se respiran de vez en cuando en el seno de las hermandades. No obstante, afronta el encargo de Jesús Catalá “con ilusión y ganas de trabajar”, a la vez que ha hecho constar su voluntad de continuar la labor de los delegados antecesores.

En concreto, se refiere a la de un total de tres sacerdotes, que son los que ha tenido que nombrar el obispo de Málaga actual desde su llegada, en octubre de 2008. Comenzó ratificando al que ejercía desde 2003, Felipe Reina. En agosto de 2010 nombró a Francisco Aranda, que ocupó el cargo hasta su renuncia en 2013. En octubre de ese año fue Antonio Coronado Morón, que ha ejercido de delegado de Hermandades y Cofradías hasta este mes de enero de 2018.

El nuevo delegado se encuentra en la capital con el caso de una hermandad intervenida bajo una comisión gestora: la de las Penas, que el pasado 7 de enero cumplió tres años sin hermano mayor.


17 años de párroco en Fuengirola

Nacido en 1958 en Málaga, Manuel Ángel Santiago fue ordenado presbítero en 1990. Desde el año 2014 es párroco de las dos collaciones de Nueva Málaga: San Francisco Javier y Santa Ana y San Joaquín, esta última sede de la hermandad de Nueva Esperanza y de la agrupación parroquial de la Virgen de Guadalupe, de reciente creación.

Además de ser arcipreste de Nuestra Señora de los Ángeles, que abarca las parroquias de la zona de Bailén-Miraflores, también dirige el departamento de peregrinaciones, santuarios y turismo.

Es especialmente recordada su labor en Fuengirola, en donde ejerció de párroco en la iglesia que cobija a la patrona, la Virgen del Rosario, durante 17 años (de 1997 a 2014), manteniendo un estrecho contacto con las cofradías fuengiroleñas. Anteriormente estuvo destinado en la parroquia San Juan de la Cruz, de El Palo (1994-1997).

Manuel Ángel Santiago es licenciado en Teología Dogmática por la Pontifica Universidad Gregoriana de Roma y profesor de teología sacramental en el Seminario Mayor. Ha escrito libros como 'La Contemplación del Misterio de Cristo a través de María', 'Raíces: Perspectivas Históricas de Fuengirola' o ‘En medio del mundo: testigos de la esperanza’, que versa sobre el carisma de los Misioneros de la Esperanza (MIES), a cuya Asociación Pública de Fieles pertenece.

Publicado en de la Iglesia

Las Penas acaba de cumplir tres años intervenida por el Obispado de Málaga, que el 28 de noviembre de 2014 suspendió el proceso electoral que se había iniciado y el 7 de enero de 2015 puso a un comisario al frente de la Hermandad, Manuel Gordillo. Las directrices iniciales eran solucionar problemas relacionados con el censo de la Cofradía y volver a convocar elecciones. Pero el tiempo pasa y poco se sabe sobre lo que realmente ocurre al respecto. Nadie en calle Santa María ha querido nunca hacer una declaración pública sobre el tema. Las últimas noticias llegaron hace ahora un año, cuando tanto Gordillo como Francisco Calderón concedieron sendas entrevistas a elcabildo.org y, posteriormente, se hizo pública la noticia de que Roma obligaba al obispo a decretar nula sanciones impuestas. Sólo entonces el Obispado rompió su silencio para matizar aquella información y subrayar que algunos hermanos seguían sancionados por un error de forma de sus recursos. Uno de ellos es Jesús Mesa, señalado públicamente en aquel famoso comunicado en el que se la acusaba, junto a Calderón, de distintas faltas graves. En todo este tiempo, apenas ha compartido reflexiones puntuales en sus redes sociales, pero no ha contado su versión de los hechos en ningún medio de comunicación. En esta entrevista explica su situación por primera vez. Este encuentro con elcabildo.org se realiza en los últimos días de 2017, pero se pacta publicar la conversación pasadas las fiestas navideñas. Mesa acude a la llamada con las citadas entrevistas a Gordillo y Calderón impresas; y responde sin titubeos a cada pregunta planteada. 42 minutos de conversación grabada en los que revela cosas hasta ahora desconocidas sobre el 'caso Las Penas': denuncia falta de diálogo y habla de un nuevo actor que ya forma parte del conflicto, el Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica.

-Roma obligó al obispo de Málaga a declarar nula sanciones impuestas por el ‘caso Las Penas’, ¿se llegó a efectuar aquel dictamen del dicasterio para los laicos?

-¡Claro! Roma indica al señor obispo que tiene que revocar y lo hace. Luego está la intrahistoria. El comunicado que luego sacó el Obispado, para el que se dieron una bulla bestial y creo que corrieron demasiado, dice cosas surrealistas. Todo se hace efectivo y ya entramos en el meollo directamente, desde la primera pregunta. Se da una información al dicasterio al que acudimos, en la que se dice que cierto número de personas, entre las que yo me encuentro, presentamos la documentación fuera de plazo. Eso es mentira y quien informa al dicasterio, que entiendo que es el señor delegado de Hermandades y Cofradías (delegado del señor obispo), miente. Miente de forma tajante pero de forma consciente.

-¿Se decreta la nulidad de algunas sanciones o de todas? ¿En qué términos se pronunciaba Roma?

-La Santa Sede archiva la causa. El obispo tiene que revocar, con lo cual se quedan sin efecto las sanciones que pretendía. El dicasterio habrá visto los defectos que eso tenía, que no reunía la más mínima condición para administrar justicia.

-El comunicado del Obispado habla de algunos hermanos cuyo recurso está fuera de forma y, por tanto, deben seguir sancionados. ¿Qué pasó con el expediente de Jesús Mesa?

-Como te decía, informan al dicasterio de que el recurso está fuera de los plazos establecidos por las normas canónicas e insisto: quien informa, miente. Y lo hace conscientemente a sabiendas de que eso iba a ocurrir. Algunos expedientes quedan fuera de la revocación por este motivo. Es una forma de dejar fuera a una persona. Quizá porque se fuese contra esa persona directamente. Al final, todo este embrollo de la cofradía de las Penas es contra Jesús Mesa.

-¿Quedan más hermanos sancionados en esta misma situación?

-Sí, quedan más personas. En total somos tres.

-¿En qué situación están esas causas?

-Hemos acudido al Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, con el que incluso he hablado personalmente. Presentamos toda la documentación y admitieron la causa. Exponemos nuestro razonamiento con los justificantes correspondientes: tenemos el justificante de que nuestro recurso llega al fax del Obispado dentro de plazo y, por supuesto, la carta certificada, también dentro de plazo.

-¿Un año después, cómo ha evolucionado este recurso?

-El Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica se ha puesto en contacto conmigo y dicen que es admitido pero que tiene unos costes elevados. Hablamos de más de 6.000 euros. Ya nos encontramos con un hándicap importante porque yo no puedo poner la economía de mi familia en peligro. Ellos juegan una vez más con ventaja. Es decir, tengo que depositar 3.100 euros en la Signatura Apostólica para sufragar los costes del tribunal más la contratación de un abogado que debo elegir entre una lista que me dan ellos mismos. Entre una cosa y otra, de inicio, más de 6.000 euros. Todo esto se produce en agosto, un mes prácticamente inhábil. Cuando recibo la carta, estaba a punto de salir de vacaciones. Entonces, contacto directamente con ellos. Eran perfectamente conocedores del caso. Saben todo lo que está pasando en Málaga y en la cofradía de las Penas. Me dijeron que pidiera una moratoria y así lo hicimos. Lo que sí tengo claro es que llegaremos hasta donde tengamos que llegar; si tenemos que llegar al Papa, pues llegaremos al Santo Padre. Y también iniciaremos la vía Civil, por supuesto.

-Pasan tres años de la intervención y Jesús Mesa, hasta ahora, no ha contado su versión ¿Por qué?

-No sabes hasta qué punto estoy agradecido porque me voy a expresar. He estado esperando tres años, pero ya necesito expresarme públicamente. Ha sido un auténtico calvario. En estos tres años he escuchado de todo. ¡De todo! Aquí cada uno ha dicho lo que ha querido. Se ha inventado lo que ha querido y lo ha lanzado a los vientos. Hay un dato curioso, una perla, que es que el comisario, entre otras acusaciones, según el expediente que me entregan y puedo ver durante un rato en el Obispado y con vigilancia (¡el proceso es para escribir un libro!), dice que yo manejo a la prensa. Es curioso que diga esto cuando en tres años no he ido a ningún periódico, a ningún plató ni a ninguna radio. Sin embargo, él ha estado en todas. Pero me acusa de que yo manejo a la prensa porque no le gustan las informaciones que se dan. Como si los periodistas fueran tontos y se pudieran manipular.

-Hace ahora un año, Gordillo y Calderón aportaron algo de luz informativa, cada uno según su versión, sobre un proceso del que no se sabía absolutamente nada. Entonces supimos algo de lo que ocurría en las Penas y posibles soluciones que existían, según aquellas versiones. ¿Durante el 2017 ha habido algún avance hacia el fin del proceso y la normalización de la vida interna de la hermandad?

-Yo pienso que no. Aunque estoy apartado de forma forzosa, yo jamás estoy alejado de mi cofradía. Puedo estar apartado por muchas cosas, pero yo me acuesto pensando en mi cofradía y me levanto pensando en mi cofradía. Aunque a veces maldigo ésto porque debería pensar en otras cosas. Pero siempre la llevo y nada me es ajeno aunque parezca lo contrario. Aunque algunos quieran hacer ver lo contrario. Aquí todo lo que se inició no era para poner en orden el censo, ni nada de eso. Aquí hay otra cuestión y a la vista está: cuando se quiere solucionar una cosa, se hace. En una hermandad acaba de dimitir un hermano mayor y en cuestión de cinco días, ya se pueden presentar candidaturas. Cuando interesa, se hace. En tres años, no era poner en orden el censo, era otra cosa mayor: el objetivo era que Jesús Mesa y las personas que habían regido la cofradía hasta ahora, no se pudieran presentar. Estoy al día de lo que hay en la cofradía. Aunque por las redes sociales parezca que la cosa está muy bien, todos sabemos que no está muy bien. Las Penas ha ido infinitamente a peor.

-¿El cambio de vicario considera que abre una nueva situación en el ‘caso Las Penas’?

-No, en absoluto. Leí una información, precisamente en elcabildo.org, donde José Ferrary decía que no sabía nada de las Penas. Claro que sabe y lo sabe muy bien. Él sabe muy bien lo que ha hecho y ha dejado de hacer en las Penas. Él dirá que no pero yo creo que sí porque me consta que es así. Antonio Coronado, el nuevo vicario general, ya se lo manifesté al señor obispo, tiene una absoluta animadversión hacia Paco Calderón y hacia mi persona. Una animadversión que nadie puede hacerse una idea.

-¿Durante 2017 cuántas veces ha podido hablar en persona con Jesús Catalá, Antonio Coronado y Manuel Gordillo?

-Bien, interesante pregunta. Nosotros, ante todo, siempre hemos intentado arreglar las cosas como se arreglan en cualquier institución. Máxime si hablamos de una institución como la Iglesia. Como tradicionalmente se arreglan las cosas y siguen arreglándose, menos en este caso, con dialogo. Tengo que citar lo que dijo Paco en su entrevista, cuando decía que lo que se ha intentado con todo esto es meter a las cofradías por verea. Las Penas era una oportunidad irrenunciable porque siempre ha tenido mucho eco todo lo que sea hace, para lo bueno y para lo malo. Aludo a lo que contó Paco Calderón, hubo una conversación que alguien nos contó en la que se dijo que las Penas era una oportunidad y personalizaron en que a Mesa y Calderón había que darles un escarmiento porque jamás nos callamos. Lo que hizo Gordillo de publicar las iniciales fue una canallada. Con él he hablado tres veces en mi vida: dos intrascendentes y la otra, cuando nos citó para una encerrona, una especie de teatrillo de tribunal, media hora antes de salir aquel comunicado. Un día se publicó una entrevista indignante y lo llamé para decirle que quería hablar con él. Me dijo, tajantemente, “mañana salgo de viaje”. Y hasta el día de hoy. Quien cuente que ha habido comunicación, una vez más, es mentira. Por otro lado, en el último año hemos visto a Antonio Coronado en un par de ocasiones, siempre muy forzado y con una actitud de quitarse el muerto de encima. Y tengo pedida una cita por escrito y aún no me ha recibido, por lo que iré a protestar ante el Obispado. Hace cuestión de tres meses me lo encontré por la calle y le pregunté. Me dijo que de qué quería hablar. Lógicamente, le expliqué que mi intención no es hablar de fútbol, sino de problemas que afectan a personas. Me pidió que le escribiera una carta detallándole los temas que quería tocar. Le dije que no, que los temas que iba a tocar los sabía perfectamente. Llevo un año esperando. Al señor obispo, hace más de un año, nos recibió en la magnífica sede reformada del seminario. Aquel encuentro fue más que tenso por la actitud del obispo.

-¿Desde que se hace pública la noticia de que Roma pide la nulidad de las sanciones, no ha existido encuentro con ninguno?

-Con ninguno. La cita con el obispo fue un poco dura. Cómo no sería que en la despedida le tuve que decir a Jesús Catalá que había ido a ver al pastor de mi diócesis, a exponerle mis inquietudes, mis miedos, mis quejas, a pedirle disculpas si hacía falta y me había encontrado con un pastor con un corazón durísimo. Se lo tuve que decir así porque era la realidad de lo que se estaba viviendo. Hay más cosas del obispo en este encuentro que son botones de muestra interesantes. Pero hasta aquí. Llevamos un año esperando desde que se ha producido esto. Sí es verdad que el Obispado, por otra vía que no le corresponde porque está archivado, no haciendo caso al dicasterio, intenta buscar otros vericuetos para castigar a personas para salirse con la suya. Esto tiene un nombre y ese nombre es soberbia.

 

· Siga leyendo la segunda parte de la entrevista, aquí.

Publicado en Málaga

José Ferrary deja la vicaría General de la Diócesis de Málaga tras cinco años en el cargo, al que llegó para apoyar a Alfonso Fernández-Casamayor, cuando su estado de salud estaba más delicado. “No ha sido una salida traumática, era algo que ya sabía y regreso a la vicaría Judicial donde, quizá, esté mi sitio natural, por mis estudios en Derecho”, afirma Ferrary, que ha querido despedirse de sus competencias con una carta pública. Uno de sus sucesores será Antonio Coronado pero, según confiesa Ferrary a elcabildo.org, las responsabilidades de vicario General son incompatibles con la delegación de Hermandades y Cofradías. Así lo cree, dada su experiencia. “Con la vicaría Judicial podría ser compatible, pero espero que no llegue este nombramiento. Me veo donde la Iglesia me ponga, pero no creo que se unifique la vicaria Judicial con la de Hermandades y Cofradías. Hay peligro de judicializar conflictos de la vía administrativa”, asegura. Por ahora, no hay nombramientos al respecto.

El nuevo vicario Judicial conoce sobradamente sus nuevas competencias. Antes de asumir la vicaría General, desempeñó durante más de dos décadas distintas responsabilidades judiciales en la Diócesis. De este último lustro destaca la relación mantenida con los medios de comunicación y la cantidad de personas que ha podido conocer. “Como he querido dejar por escrito en mi carta de despedida, sólo lamento si en este tiempo he podido ofender a alguien. Soy consciente que ha habido gente que se ha molestado, pero no ha sido intencionadamente por mi parte”, asegura.

 

¿Hereda Ferrary el ‘caso de Las Penas’?

Uno de los grandes conflictos que hay en los despachos de Santa María es el ‘caso de Las Penas’. La cofradía del Martes Santo sigue intervenida y varios hermanos mantienen una disputa legal con el Obispado. ¿Será competencia en delante de José Ferrary? “Nunca he participado en el asunto de las Penas, en primera instancia participó el delegado de Hermandades y Cofradías, Antonio Coronado, y luego se apeló directamente al obispo. Los planteamientos cofrades no van por la vía judicial, sino por la administrativa”, explica el nuevo vicario Judicial. El asunto seguirá pendiente de solución y, hasta nuevo aviso, en manos de Coronado y Catalá.

 

Carta de despedida de José Ferrary

Queridos amigos, hoy llega el día en que debo despedirme de vosotros como Vicario General e iniciar una nueva etapa al servicio, como no, de la Iglesia de Málaga.

Han sido cinco años de intenso y a veces complicado trabajo en cuyo horizonte solo ha estado servir a la Diócesis con generosidad. En este periodo han debido tomarse decisiones complicadas, dolorosas en ocasiones, y es seguro que han existido errores. Igualmente tengo conciencia de mis propios límites y debilidades, y por eso pido perdón por las veces en que no he sabido transparentar al Buen Pastor. En todo caso, debo pedir disculpas a todas aquellas personas a las que he defraudado o a quienes se han sentido agraviados por alguna decisión, gesto o palabra que les haya podido ofender. Nunca existió en mi ánimo hacerle mal a nadie.

Esta mañana quiero agradecer a Dios por todos los dones con que me ha agraciado a lo largo de toda mi vida, particularmente por estos últimos cinco años en que ha querido que preste a la Iglesia de Málaga el anteriormente mencionado oficio. Y, también, agradezco al Sr. Obispo su confianza en estos años.

Durante este periodo han sido muchas las personas que han estado pendientes de mí, ello me ha exigido una mayor fidelidad y esfuerzo si cabe. Soy consciente de ello, como también lo soy de sus oraciones e intercesiones ante Dios y del afecto demostrado con obras y palabras.

El Señor es bueno y nos permite gozar de su bondad, que derrama incesantemente su gracia sobre cada uno, invitándonos a servir al hermano en y desde la Iglesia.

Os pido que oréis por mí para que viva una conversión sincera y constante en la nueva tarea que la Iglesia me encomienda para que sepa afrontar con serenidad, confianza y espíritu de servicio los retos de ésta nuestra Iglesia particular.

Miremos siempre hacia adelante con esperanza.

Publicado en de la Iglesia

Llegan cambios importantes en la curia malagueña. José Ferrary, tras cinco años en el cargo, deja la vicaría general a Antonio Coronado y José Antonio Sánchez Herrera. En adelante, desempeñará funciones de vicario judicial, relevando de este modo a Antonio Fernández, que sigue en Antequera desde que lo trasladaron del barrio de Capuchinos. Así lo ha hecho público el Obispado de Málaga en sus medios de comunicación, tras hacerse efectivo el nombramiento de Jesús Catalá, que apuesta por un modelo de organización que ya empleó durante su episcopado en Alcalá de Henares, entre 1999 a 2008. Desde su llegada a Málaga, siempre ha contado con un solo vicario General, pero en esta nueva etapa que se inicia en la Diócesis de Málaga serán dos y éstos dividirán sus competencias, las cuales aún no han trascendido.

Hasta el momento, los nuevos vicarios generales mantienen sus actuales responsabilidades. Antonio Coronado cede el cargo de vicario judicial a Ferrary, pero sigue al frente de la delegación de Hermandades y Cofradías, además de ser párroco de Santo Domingo en el barrio de El Perchel. Por su parte, Sánchez Herrera, hasta nuevo aviso, seguirá siendo presidente de la Fundación Santa María de la Victoria, arcipreste de Virgen del Mar y párroco del Corpus Christi y Nuestra Señora de Gracia.

Publicado en de la Iglesia

La hermandad del Rocío de Fuengirola culmina un sueño que comenzó el pasado 8 de noviembre de 2015, cuando aprobó la hechura de un nuevo Simpecado con el que caminar a la Patrona de Almonte en su anual romería de Pentecostés.

La nueva pieza, bendecida el pasado domingo 15 de octubre por el obispo de la Diócesis, Jesús Catalá, en su sede, la parroquia de San José del Boquetillo, es una obra con bordados del taller de Manuel Mendoza, bajo diseño del orfebre Miguel Ángel Martín Cuevas, del obrador local de Montenegro, de donde han salido las piezas de orfebrería que exornan la enseña.

El Simpecado está presidido por una Virgen chiquita, obra del escultor veleño Alejandro López, autor también de las cabezas de ángeles que escoltan la imagen. El Simpecado sustituye al que desde 1987 hace camino, bordado en Mairena del Alcor por Manuel Vela y Andrés Sánchez.

Publicado en Provincia

Si el obispo de la Diócesis, Jesús Catalá, pretende revisar el apelativo de Nuestro Padre Jesús, tiene trabajo por delante. Y más allá de que se pudiera lograr en lo formal, sí se antoja imposible que la situación se corrija en el plano popular y devocional.

Porque el apelativo de ‘Nuestro Padre Jesús’ es uno de los más recurridos en la religiosidad popular. La provincia de Málaga muestra ejemplos de ello, empezando por la principal de las devociones de la Diócesis: Nuestro Padre Jesús Cautivo. En la misma capital otras muchas imágenes del Señor de verdadero arraigo popular como el Cristo de los Gitanos, el Chiquito, la Sentencia, ‘El Rico’ o el Santo Sepulcro cuentan con la coletilla previa de ‘Nuestro Padre Jesús’.

Pero además, la provincia cuenta con ejemplos tan o más peliagudos para abordar. Es el caso de la devoción a Nuestro Padre Jesús Nazareno, extendida fuertemente por la Diócesis. Padre Jesús es la referencia devocional de Ronda; es medio pueblo de Alhaurín el Grande y la otra mitad de Almogía, que tiñen de morado sus rincones. Y Nuestro Padre Jesús es el Nazareno de El Burgo, Nerja o Estepona, el Rescate de Antequera o ‘El Pobre’ de Vélez.

Y si ampliamos el espectro al resto de Andalucía, encontramos la misma circunstancia: Nuestro Padre Jesús antecede a la advocación del Gran Poder, la principal devoción de los sevillanos y posiblemente la más universal de nuestra tierra. Igual ocurre con el venerado ‘Greñúo’ en Cádiz, el Rescatado en Córdoba, el Medinaceli de Almería o el Rescate de Granada. O las imágenes de Jesús Nazareno de Huelva, San Fernando o Jaén, último icono éste al que va dedicada la más célebre marcha procesional, compuesta por el maestro Emilio Cebrián en 1935. ¿Su nombre? ‘Nuestro Padre Jesús’.

Publicado en Provincia

La parroquia de los Santos Mártires acogió este fin de semana la eucaristía del 75 aniversario de la bendición de la imagen del Cristo de los Gitanos y contó con la presencia del obispo de la Diócesis de Málaga, Jesús Catalá. Durante la homilía que pronunció, Catalá se refirió al Cristo de los Gitanos como “Jesús de la Columna”. Su mensaje principal fue sobre el perdón y citó a la imagen en más de media docena de ocasiones. Para muchos quizá pasó desapercibido, pero en la despedida final, el obispo hizo alusión de forma explícita a este gesto: “No se debe decir Nuestro Padre Jesús. Es incorrecto. Habrá que ver la manera de quitarlo de los títulos de las cofradías. Por eso he dicho Jesús de la Columna", explicó el obispo. Según argumentó, lo hizo así “porque no es Padre, sino Hijo”.

El título de Nuestro Padre Jesús para las imágenes cristíferas está más que arraigado en la religiosidad popular andaluza. En Málaga, 19 de las 41 cofradías que integran la Agrupación (Pollinica, Huerto, Dulce Nombre, Prendimiento, Gitanos, Pasión, Cautivo, Rocío, Estrella, Rescate, Sentencia, Mediadora, Fusionadas, Paloma, El Rico, Viñeros, Misericordia, Zamarrilla, Santo Sepulcro) cuentan con una imagen que se denomina así. Con la mayoría de cofradías malagueñas con sus estatutos recién reformados, a petición del propio Obispado; ahora el obispo abre este debate que está por ver el recorrido que tendrá.

 

Las cofradías como lugar modélico de perdón

“La comunidad cristiana y, por ende, la cofradía, debe ser un lugar modélico de perdón; porque si no hay perdón en la comunidad o en la hermandad, poco cristianismo verdadero existe. El perdón es una piedra de toque importante por la que se puede medir la vida de una comunidad cristiana o de una cofradía”, afirmó Catalá durante su homilía. Estas palabras al inicio del curso cofrade llegan como anillo al dedo, sobre todo teniendo en cuenta de que uno de los retos del mundo cofrade pasa, precisamente, por perdonar. De otra forma será difícil que la vida interna de las Penas se normalice, una hermandad intervenida desde el 7 de enero de 2015.

Para Jesús Catalá, el Cristo de los Gitanos es modelo de amor, pues “se deja arrancar la piel por perdonar; se deja destrozar por amor”.

Publicado en Málaga

La hermandad de las Penas está intervenida desde el 7 de enero de 2015 y la solución aún parece no vislumbrarse en el horizonte. Un nuevo ‘caso Zamarrilla’ no puede repetirse. El Obispado detuvo por supuestas irregularidades en el censo un proceso electoral que se había iniciado semanas antes. Francisco Calderón cerraba una etapa de 16 años como hermano mayor, desde el 23 de junio de 1998 que fue elegido, y dos hermanos optaban a la reelección: Jesús Mesa, mano derecha de Calderón durante su mandato, y Antonio Alés. El abogado y cofrade de Mena Manuel Gordillo fue designado para ordenar las deficiencias que pudieran existir en el censo de las Penas y volver a convocar elecciones en la mayor brevedad. Pero nada más lejos. El Obispado mantiene un pulso con Calderón y Mesa que ha llegado ya al Vaticano. De hecho, Roma obligó al obispo a declarar nula una sanción a Francisco Calderón. Más allá de casos personales, la intervención parece no tener fin y debiera resolverse cuanto antes.

 

Para leer los 15 retos del mundo cofrade malagueño pincha aquí.

 

Publicado en Málaga

En el inquietante silencio que rodeaba a la intervención de las Penas, el comisario del proceso, Manuel Gordillo, concedió una entrevista a elcabido.org en la que dejó claro que la política de comunicación se marca desde el Obispado. Este cofrade de Mena es un mero servidor en el proceso, según explicó. Pero sus declaraciones sirvieron para reflejar en qué situación se encuentra el problema; pues cualquier hermandad intervenida tiene un problema por resolver. En este caso aludía a varios expedientes sancionadores abiertos. Hasta que no se cierren, no sería posible pasar página y volver a convocar elecciones. Los hechos parecen acelerarse y llegan noticias de Roma. Entre los hermanos que fueron sancionados están los cofrades Francisco Calderón y Jesús Mesa. El primero, hermano mayor de la Penas entre 1998 y 2014, responde a la llamada de elcabildo.org para tratar de resolver algunos de los interrogantes que existen.

-Ha pasado mucho tiempo y aunque se ha dicho mucho sobre el proceso, se sabe poco. ¿De qué se le acusan?

-De cosas totalmente desproporcionadas y fuera de contexto absolutamente. Siempre he dicho lo mismo: todos los incidentes que han podido ocurrir en la Cofradía se hubieran solucionado mediante el diálogo a tres partes. Hay una cuestión de fondo y es que, desde un primer momento, se ha intentado -por activa y por pasiva- que la candidatura que presentaba Jesús Mesa no fuera hacia delante. Y de ahí parte todo. Se han buscado una serie de acusaciones exageradas al máximo.

-¿Pero cuáles son?

-Cosas absurdas como que no haya un libro de inventario. Hicimos un catálogo de todo el patrimonio histórico artístico de la Hermandad; lo que no hay es un inventario de tornillos o puntillitas... Supongo que sería preceptivo en todas las hermandades y parroquias. Me consta que ha habido parroquias que no han presentado inventario alguno cunado ha habido movimiento de párroco; no tengo constancia de que en todas las hermandades exista un libro de inventarios o libro de acuerdos, que también nos han reclamado. Eso se refleja en el libro de actas, que sí existe. Por lo tanto estaríamos en un doble registro de acuerdos de junta de gobierno o de cabildo, que es otra de las acusaciones.

-En su momento se habló sólo de la manipulación del censo. Ha citado más, como varios libros que desconocíamos que las hermandades tienen obligación de tener, ¿hasta cuántos cargos se le imputan?

-No sabría decirte. Hay barbaridades como que no he dejado ejercer las funciones al tesorero, cosa totalmente fuera de lugar y de contexto. Precisamente me he limitado a favorecer la tarea del tesorero en algunos casos. Me acusan de manipular el presupuesto, cosa que no he hecho jamás. Lo que he podido hacer es indicarle al tesorero que en un presupuesto de ejercicio había que incluir una partida que no se había incluido o quitar otra partida porque me parecía que no estaba correcta incluirla para esa ejercicio. Cosas de ese estilo; pero no he tocado nunca directamente un presupuesto porque es responsabilidad del equipo de tesorería.

-¿Se habla de manipulación de presupuesto o apropiación de bienes?

-No, nunca se me ha acusado de apropiación de nada. Algo que tampoco hubiera admitido de ninguna de las maneras.

-En cuanto a la manipulación del censo, ¿en qué términos se expresa esa acusación?

-Primero se expresa en una cantidad exagerada de hermanos; luego se reduce a treinta y tantos. No se ha demostrado nunca que haya sido yo el manipulador. Sí me consta que ha habido personas que, a ciertas horas, cuando se suponía que no había nadie en la Hermandad, sí iban a trabajar en los ordenadores. Lo mismo que se me acusaba a mí, se podía acusar a esas personas que entraban a deshoras a manipular en el ordenador.

-Un hecho objetivo es que el programa deja rastro de entrada y salida en el ordenador, ¿en base a qué viene esta acusación?

-A que se utiliza mi clave. Pero mi clave la conoce allí buena parte de la junta de gobierno.

-Es decir, otra realidad objetiva es que con su usuario se realizan cambios en el censo. ¿Qué tipo de cambios se hacen?

-Cuando se da de baja a hermanos se hace cumpliendo lo que está establecido en Regla. Es decir, hermanos que deben cuotas. Hay hermanos que se les ha comunicado y otros que debían cinco o diez años de cuota y no se les había dado de baja y seguían las deudas acumuladas. Había también cosas que el tesorero hacía y eran totalmente erróneas: por ejemplo, una persona que devolvía cuotas durante tres trimestres y domiciliadas en el banco, lo que hacía era, supuestamente para evitar un gasto que se produce por la devolución de recibo en el banco, quitarle esa domiciliación y domiciliarla en la propia hermandad, pero no le comunicaba nada al hermano si debía o no debía. De eso sí me preocupé yo que se solucionara porque había hermanos que, a lo mejor, no se les había comunicado que tenían deudas pendientes. Llamé a unos pocos para decirles la situación en la que se encontraban.

-¿Hay quien ha entrado a manipular el censo con su clave de usuario o se han realizado operaciones de forma incorrecta sin mala intención?

-Se han realizado operaciones de forma incorrecta, sin mala intención, y otras intencionadamente, utilizando mi propia clave.

-¿De ahí no se han depurado responsabilidades?

-Creo que ha habido sanciones a determinadas personas, por ejemplo, el caso del tesorero. Sin embargo, es como si no hubiera sido sancionado, porque ha continuado con su labor de tesorería, supuestamente, allí en la Hermandad.

-¿Qué sanción le pusieron desde el Obispado de Málaga?

-Pues la suspensión por un determinado número de años de ejercicio en la Hermandad y en otras hermandades, cosa que me parece desproporcionada.

-¿Por cuántos años?

-Diez años. Me parece algo desproporcionado e injusto. Incluso en el mes de febrero, mucho antes de abrirse un expediente, envié una carta al señor obispo, solicitándole perdón por aquellos actos que yo hubiera podido haber efectuado y que hubiera ofendido a la jerarquía. Sin embargo, de esa carta no tengo respuesta hasta la fecha. No se concedió perdón en absoluto.

-Con anterioridad o posterioridad a la carta, durante todo este tiempo, ¿ha tenido la posibilidad de entrevistarse personalmente con el obispo?

-Tuvimos una entrevista con el señor obispo en diciembre de 2015. La actuación suya fue desentendiéndose totalmente del tema sin dar ninguna solución. Precisamente lo que queríamos era dialogar sobre la cuestión y que encontrara una solución sobre el tema lo más respetuosa y lo más fácil posible.

-¿Cómo evoluciona ese recurso que tienen interpuesto a la sanción del Obispado?

-Ha evolucionado en que el obispo ha recibido un escrito del dicasterio para laicos, invitándole a que sean revocados los decretos con los que me acusaban y me sancionaban. Es decir, ahora mismo estamos sin acusación y sin sanción. Ha sido revocado.

-Ha ganado el recurso y los cargos y las sanciones propuestas quedan nulas...

-Efectivamente.

-¿Desde el Obispado o desde la Hermandad le han actualizado la situación del proceso?

-No, nada. Conmigo no han vuelto a tener ningún tipo de contacto. Sí he mandado escritos tanto al Obispado como a la Hermandad pidiendo que se me informe por qué no se me han pasado las cuotas. Durante todo este tiempo no ha habido una resolución en firme. Ha habido dos decretos que han dado pie a un recurso correspondiente que ha prosperado. En todo ese tiempo tenía que haber seguido recibiendo cargos de cuotas y comunicaciones de todos los actos y actividades de la Hermandad, porque no he dejado de pertenecer a la Hermandad en ningún momento.

-¿Qué pensó cuando vio las iniciales en aquel famoso comunicado de 2015?

-Lo que pensé es que era totalmente injusto y que el comportamiento del comisario es malévolo al cien por cien. Que si recibió órdenes de que se publicaran las iniciales, es totalmente desproporcionado y fuera de lugar. Estoy acostumbrado a otro tipo de mundo cofrade, porque llevo toda la vida en las cofradías, y he entendido siempre que no debe trascender a la calle nada que pueda perjudicar a la Hermandad o a los hermanos. En definitiva, la Hermandad son los propios hermanos; eso por una parte. Por otra, he leído sus declaraciones en elcabildo.org y las iniciales mías quizá no las conozca su madre; las suyas desde luego no se conocen en Málaga, en el mundo cofrade. Las iniciales mías y la de Jesús en el mundo cofrade de Málaga se conocen para lo bueno y para lo malo. Para lo malo se han encargado ellos de que se conozcan. Para lo bueno ya se conocía de antes. A mí me parece que fue totalmente injusto y fuera de lugar.

-En paralelo al recurso contra la sanción del Obispado, inició un proceso judicial por, lo que entendía, un ataque al honor con ese comunicado. ¿En qué situación se encuentra?

-Este 13 de diciembre estaba citado el comisario y ha presentado un escrito exculpatorio basado en que la demanda estaba fuera de plazo acogiéndose a jurisprudencia que no es compartida en todo el territorio. No obstante, el juez ha estimado el escrito por lo que ha sido archivada. La culpa ha sido nuestra porque esperamos hasta última hora que hubiera por parte del Obispado cierta benevolencia y consideración hacia nosotros, teniendo en cuenta además el Año Jubilar. La decepción ha sido grande.

-¿Por qué se ha llegado a todo esto? Van dos años de intervención y con la sensación de que va todo muy despacio...

-En estos dos años algunas cosas se me pierden de la cabeza porque lo hemos pasado muy mal, tanto a nivel privado como a nivel de la Cofradía. A nosotros nos crucificaron el 5 de febrero de 2015 y después nos llevaron a un calvario, en vez de ser al contrario; hemos sufrido un calvario durante dos años y todavía no lo hemos pasado. Antes de convocarse las elecciones nos advirtieron algunas personas que algo se estaba fraguando contra la Cofradía y contra nosotros. De hecho, tenemos un mensaje antes de la intervención en donde preguntaba por parte de algún miembro de otra cofradía ajena a Las Penas si ya había sido nombrado el comisario para la Cofradía... Ten en cuenta que el nombramiento se produce el 7 de enero de 2015 y ese mensaje fue antes de las elecciones que se tenían que haber celebrado a finales de noviembre del año anterior.

-¿Por parte de quién había interés?

-Por parte del propio Obispado.

-¿Y por qué con Las Penas?

-Me voy a referir a una conversación que hubo en la que estaba presente un señor, que ya ha fallecido y que no puede dar testimonio de lo que voy a decir. Él, directamente a través de terceros, nos la hizo llegar a nosotros. Se había comentado que a las cofradías había que darles un escarmiento o algo parecido; que las cofradías se estaban desmadrando en Málaga en ciertos aspectos y había que darles un correctivo. La oportunidad estaba en Las Penas, que podía ser intervenida. Además, tanto Jesús Mesa como yo habíamos sacado pecho al Obispado, y todo es porque nunca nos hemos quedado callados a los ataques que hemos recibido o a las injusticias que hemos considerado que se habían producido con anterioridad, en otras cuestiones en la que habíamos mantenido disparidad de criterios, tanto con el Obispado como con la misma prensa. No nos hemos callado nunca. Siempre hemos seguido por nuestro camino en lo que hemos considerado que era lo mejor y lo propio para la Hermandad.

-¿Cómo ve a la Cofradía, qué diagnóstico hace?

-La veo hundida completamente. La cofradía de las Penas ya no es lo que era. Nosotros dejamos -y hablo de los últimos 20 años no sólo de mi mandato- una hermandad caminando siempre hacia arriba. En menos de dos años ha perdido hermanos, ha perdido en actividades y la Cofradía en la calle ya no es la misma, ni en otros muchos aspectos de la vida cofrade. Sabemos que después de Feria (o durante la Feria), supuestamente, ha habido quien se ha apropiado de los fondos de la caja del bar y se ha intentado tapar ese asunto. Nosotros lo sabemos, nos ha llegado el comentario y se intenta tapar. ¿Por qué no ha actuado en consecuencia el Obispado con el comisario? ¿Qué es lo que hace el comisario para vigilar o mantener una situación normal dentro de la Cofradía?

-¿Participó en la pasada estación de penitencia?

-No participé.

-¿Pudo ver a la Hermandad en la calle?

-Intenté no verla.

-¿Qué opinión le merece el recorrido que realizó?

-Nefasto totalmente; inapropiado para la cofradía de las Penas que se recoja a las 4.30 de la mañana cuando siempre hemos luchado precisamente por todo lo contrario: que la Cofradía se recogiera lo antes posible.

-Gordillo afirma que se cambió porque en su momento hubo conversaciones de apostar por una vuelta por la plaza del Obispo…

-Eso no es verdad: durante el periodo nuestro nunca se planteó ese recorrido. Jamás.

-¿Qué ha dejado de hacerse en la Hermandad en estos dos años?

-En primer lugar considero que cuando en una Cofradía interviene un comisario, ésta debe seguir su rumbo normal en cuanto a cultos, salida procesional y ya está. Ni hacer ferias, ni otro tipo de actividades que no vienen al caso porque no están recogidas ni en Estatutos, ni absolutamente en nada. El comisario se tendría que haber limitado sólo y exclusivamente a la tarea de administrar la Hermandad: de resolver un problema para lo que fue nombrado y haber convocado las elecciones inmediatamente. Te estoy contando todo esto al margen de la pregunta que me haces. Entiendo que con la resolución de los decretos nos retrotraemos a cuando se revisa el censo, se detectan una serie de errores o irregularidades, como lo queramos llamar. Pues bien, se tenía que haber solucionado en ese momento y haber convocado elecciones. Como no ha sido así, ínsisto, el comisario se tenía que haber limitado sólo y exclusivamente a la celebración de los cultos recogidos en regla y a la salida penitencial de la Cofradía. La Hermandad lleva dos años parada y estoy seguro que si la candidatura de Jesús Mesa hubiera prosperado tendríamos avanzados muchos de los proyectos que iban en su candidatura. Por ejemplo: se hubiera iniciado la construcción del retablo, porque yo tenía ya a personas que iban a contribuir con la madera necesaria para la construcción del mismo. Se hubiera iniciado también toda la azulejería de la capilla, que también había mantenido contactos en ese sentido. Cuando la junta de gobierno ha planteado algún tipo de actividad o acción encaminada a elevar su patrimonio o enriquecerlo, lo ha conseguido. Hablamos de la pintura del techo, por ejemplo.

-¿Ve la luz al final del túnel?

-Veo muy difícil la recuperación de la Hermandad a corto plazo.

-¿Qué haría falta para conseguir normalizar la Corporación?

-En este caso se ha hecho todo lo contrario. Se ha nombrado a un comisario y la Cofradía está más dividida que nunca. Se habla de unidad y no es cierto: allí acuden menos hermanos que antes. Antes estaba abierta todos los días, incluso en verano; y allí acudían todos los días hermanos para una cosa o para otra y había mucho movimiento. Hoy me consta que hay muy poca actividad.

-¿Quedan ánimos para verse nuevamente en el día a día de la Corporación?

-A mí no. Ahora mismo estoy totalmente desencantado con el mundo de las cofradías. Se me ha impuesto un castigo innecesario, injusto. Creo que el mundo de las cofradías, o la cofradía de las Penas, ha perdido a un gran cofrade. No yo, que no soy un gran cofrade, sino a Jesús Mesa y a una serie de persona que teníamos detrás. Insisto, la recuperación de la Hermandad va a ser muy difícil.

Publicado en Málaga
Página 1 de 5
Publicidad - elcabildo.org

Canales

Cofradías Bandas Descargas

Servicios

Teléfonos Diccionario Farmacia C. Cofrade Callejero Museos Enlaces

El tiempo en Málaga