Se acerca el tren de la primavera y, como cada año, el Miércoles de Ceniza nos recuerda nuestra condición efímera. Sin darnos cuenta, ha pasado otro ciclo, ahora con el célebre Eugenio Chicano -siempre a la vanguardia social además de artística- en el recuerdo a través de un legado inmortal. Hasta los mejores deben partir algún día, pues nuestro destino es pasar. La institución permanece, como nuestras hermandades, y llegan días para visualizar lo absurdo de las guerras de poder, vanidades y egos que tantas veces enturbian nuestro mundo cofrade.

Mientras pervivan las cofradías, razón de ser del cofrade, siempre cabe volver tras nuestros pasos cuando sea necesario. Sin rencores ni reproches, y mirando al futuro, siempre por el bien de la institución. Es posible revertir una desafortunada intervención artística, como ha conseguido la Sangre al rescatar rasgos que parecían perdidos de la Virgen de Consolación y Lágrimas; o quien sabe incluso si recuperar un Recorrido oficial que quizás, y vistos los quebraderos de cabeza que sigue dando, no debió cambiarse.

Hay tantos cofrades que buscan algo más allá de una oferta informativa, por norma general, gratuitamente complaciente, oficialista y agradadora

Y en este contexto, renace este proyecto, que nunca dejó de existir pero ha estado unos meses redefiniendo su razón de ser y diseñando esta nueva herramienta para que siga teniendo vigencia casi dos décadas después. Hace 17 años, en 2002, empezó la andadura digital de elcabildo.org y ahora retoma su servicio de información pública. La vida nos recuerda en cada esquina que nadie ni nada es indispensable y todos hemos de ser conscientes; también el cofrade que se aferra al sillón o al martillo como a su misma vida.

Pese a la saturación informativa que muchas veces existe, este equipo piensa que tiene cabida en el mundo cofrade una voz independiente y que es posible hacer periodismo fuera de los grandes grupos de comunicación, siendo fieles a un concepto editorial, pese a las presiones que puedan existir y/o llegar. Este medio digital pretende seguir dando voz a tantos cofrades que buscan algo más allá de una oferta informativa, por norma general, gratuitamente complaciente, oficialista y agradadora. Sólo el amor sincero por algo puede impulsar una voz, aunque sea incómoda, antes de dejar pasar un tren. Otro tren más.

Son los lectores quienes deben valorar la aportación de cada medio y en la libertad de cada uno, está decidir dónde acudir para informarse. La redacción de elcabildo.org enfatizará, en adelante, en definir el género periodístico de cada pieza que sea publicada, para su mejor entendimiento y contextualización. Igualmente, son públicos los estandartes que marcan la línea editorial de la página. Seamos aves de paso, pero nunca tibios. Esta ventana informativa vuelve a abrirse y todo el mundo queda convocado.