Existen varias generaciones de cofrades que no han visto nunca a la Virgen de la Esperanza por El Perchel, más allá de sus últimos traslados a Santo Domingo. De hecho, no conocieron aquellas viejas calles derruidas de la feligresía, ni pueden recordar aquel regreso que hacía la Archicofradía tras cruzar el puente de la Aurora. En un programa de #radioElCabildo, Carlos Ismael Álvarez dijo que el problema de replantear el recorrido de la Esperanza el Jueves Santo para buscar el barrio es que “El Perchel no existe”. Ciertamente, un vecindario son sus calles y su gente; y no queda ni lo uno, ni lo otro. Si bien, tras el destrozo urbanístico perpetrado, se levantaron nuevas construcciones y llegaron nuevos vecinos. Más allá de romanticismos del pasado, la Esperanza y este nuevo barrio de El Perchel se necesitan hoy.

El próximo Jueves Santo, la Archicofradía buscará el Llano de Doña Trinidad camino del Recorrido oficial. Se darán estampas que no se recuerdan. Lo más parecido en la memoria reciente data de 1992, la última vez que el regreso del Jueves Santo se realizó por el puente de la Aurora, pues el puente de la Esperanza no se inauguraría hasta el año siguiente. Aquel regreso era por Armengual de la Mota. Pero esta vez la Archicofradía saldrá a la calle Mármoles por Álvaro de Bazán, tras recorrer Cerezuela, Huerta del Obispo, Agustín Parejo y el Llano de Doña Trinidad. 

El Jueves Santo necesita abrir el tablero y generar puntos de interés que puedan dispersar las aglomeraciones

¿Necesidad mutua? Antes de entrar en el Recorrido oficial, la Esperanza debe poder estirar su cortejo y ofrecer la oportunidad de que el pueblo acuda a su encuentro. Con el nuevo Recorrido oficial algo se conseguía, pero de forma insuficiente y en un entorno saturado. La realidad de muchos cofrades es que para poder ver al Nazareno del Paso y a la Virgen de la Esperanza en la calle, había que esperar hasta altas horas a que saliese del Recorrido oficial. Algo imposible para muchos ciudadanos. El Jueves Santo también necesita abrir el tablero y generar puntos de interés que puedan dispersar las aglomeraciones en un mismo punto. Sin dudas, con este movimiento se consigue. Y ese nuevo barrio de El Perchel que heredamos, requiere de señas de identidad. Los archicofrades deben sembrar si quieren echar raíces y seguir hablando de la Esperanza perchelera.

El nuevo recorrido de la Esperanza viene motivado, principalmente, por las obras del entorno de La Mundial. Posiblemente, la calle Manuel José García Caparrós sea la única transitable en Semana Santa y, además, tiene todas las papeletas para ser aforada, por seguridad. Motivos para evitar pasar de ida, aunque será paso obligado en el regreso a la basílica. Con estos cambios, el itinerario suma unos 500 metros más, tiene sentido hacer esfuerzos en el entorno natural de la Archicofradía, su feligresía, y apostar por un regreso directo. El Nazareno del Paso dará la segunda bendición en la plaza del Obispo y el cortejo discurrirá por Santa María, San Agustín, Duque de la Victoria, Granada, plaza del Siglo, plaza del Carbón, Granada, plaza de la Constitución (norte), Especería, Cisneros, pasillo de Santa Isabel y García Caparrós para cruzar el puente de la Esperanza y finalizar la estación de penitencia.