Si puedes leer estas líneas es que hicimos posible el milagro de volver a poner a rodar la maquinaria. Cuando se detiene, volverla a arrancar siempre es mucho más difícil. Pero el antiguo motor requería una profunda revisión y había que llenar el tanque de gasolina. No hay empresa fácil y mucho menos la que se realiza de forma altruista, con cargo a nuestro tiempo libre y nuestro esfuerzo. Pero aquí estamos porque así lo hemos decidido. Entendía necesarias estas líneas como respuesta al interés de tantos cofrades de base que se han interesado durante estos meses por la situación de elcabildo.org, tanto de forma pública como privada. Todos/sólo cofrades de base. Gracias por la espera. 

Sobran muchas más explicaciones. Aquí estamos dispuestos a cometer los errores que sean necesarios, la prueba inequívoca de que seguimos haciendo cosas. Dispuestos a rectificar cuando sea necesario. Dispuestos a seguir aportando lo que podamos. Sólo esperamos no defraudar al lector que esperaba este regreso. Para evitar explicaciones futuras, en esta nueva etapa de elcabildo.org daremos visibilidad al género periodístico de cada pieza que se publique, como detalla este editorial, y son públicos los estandartes que definen la línea editorial de este proyecto.

Traducido resulta: las notas de prensa textuales las puede leer cualquiera en los canales oficiales de las entidades que las emiten, así como en los medios que las reproducen. Como aquí no hemos de rendir cuentas de visitas (de ningún tipo) a nadie, ni dependemos de los clics en la página para hacer nada de lo que hacemos, podremos titular lo que queramos y dejar el clickbait para quien lo quiera. Igual que cada lector es libre de elegir dónde acudir para informarse y dónde confrontar su visión de la realidad con otras opiniones. Aquí, la propuesta de elcabildo.org y -tras demasiados meses- una explicación para quien la busque.

Archivado en: elcabildo.org.