Aprobados los horarios e itinerarios de la Semana Santa de Málaga para 2020, el nuevo Recorrido oficial continúa en su segundo año careciendo de argumentos para defender, como mínimo, su cacareada permeabilidad. La Agrupación de Cofradías los publicó este Miércoles de Ceniza pero retiró el PDF a las pocas horas para corregir errores.

La plaza de la Constitución se ha convertido en un verdadero nudo gordiano. Ello significa que, en varias jornadas de la Semana Santa, en el momento en el que el último trono pase por la Tribuna oficial, ya está previsto que aparezca la Cruz Guía de otra cofradía por el lateral norte de la plaza para acceder a calle Especería para emprender su regreso. En concreto, a excepción del Miércoles Santo, todas las jornadas van a contemplar este escenario en la antigua plaza de las Cuatro Calles, si bien con desigual apretura.

Por ejemplo, el Domingo de Ramos será la jornada en la que haya menos posibilidades de producirse sobresaltos. La Hermandad de la Salud necesita, para su regreso al barrio de la Trinidad, pasar por la plaza de la Constitución. Lo hará un buen rato después de que abandone la Tribuna la Virgen del Gran Perdón, de la Cofradía del Prendimiento, que lo hará antes de las 21.30 horas. A esa hora, la Cruz Guía de la Salud apenas habrá entrado en calle Echegaray.

Mena dará un rodeo por la Aduana que ayudará, en principio, a oxigenar la zona de la Tribuna

Más sensibles son los casos del Martes Santo y el Jueves Santo. Aunque a priori debe haber cierto espacio en ambas jornadas, lo cierto es que tanto la Estrella como Mena, respectivamente, alcanzarán la plaza de la Constitución casi de manera sincronizada con la entrada en calle Larios, de ida, de los tronos de la Virgen del Rosario y la Virgen de la Esperanza.

Todo ello, pese al rodeo que el Jueves Santo llevará a cabo la Congregación de Mena por la zona de la Aduana y calle Císter que, más allá de los indudables beneficios para la oxigenación de público, en este caso, todo lo más, servirá para disminuir la posibilidad de producirse un tapón, habida cuenta del largo cortejo de las dos corporaciones percheleras a coordinarse, amén de la bendición del Nazareno del Paso.

La salida de la Archicofradía de Pasión el Lunes Santo desde el Sagrado Corazón, en calle Compañía, ha terminado de revolver una jornada especialmente sensible

Más críticos son los casos de Lunes Santo y el Viernes Santo. En la primera, la salida de la Archicofradía de Pasión desde la iglesia del Sagrado Corazón en calle Compañía ha terminado de revolver una jornada especialmente sensible por la longitud de los cortejos y las coincidencias geográficas entre sí.

En efecto, Pasión regresará por la plaza de la Constitución una vez finalice su estación en la Catedral. Buscará la iglesia jesuita tras dar un breve rodeo por los alrededores del templo de Ciriaco y Paula, clausurado por sus obras de rehabilitación. Con todo, está garantizado que, cuando la Virgen de Gracia y Esperanza abandone calle Especería para entrar en Tribuna, la Cruz Guía de la Sacramental ya estará esperando en el lateral de las palmeras.

Servitas adelantará su entrada en Tribuna para que accedan a Especería los Dolores de San Juan y la Soledad de San Pablo

Similar escenario se aguarda para el Viernes Santo. La Archicofradía de los Dolores de San Juan accede a su feligresía por la plaza de la Constitución tras su estación de penitencia. Si en 2019 lo hizo entre la Virgen de la Soledad y la cabeza de procesión de Servitas, en este año lo hará tras el paso de la Orden Tercera, que adelantará su entrada en Tribuna.

De esta forma, en torno a la medianoche, la Dolorosa que cierra la Semana Santa entrará a la plaza de la Constitución desde calle Especería. Inmediatamente, se incorporarán a contramano los nazarenos de rouan, que buscarán la iglesia de San Juan, seguidos de los cofrades de la Soledad de San Pablo, que se dirigirán al barrio de la Trinidad.