La Cuaresma presenta varios signos visibles, y en las Dolorosas suele contar con uno bien definido en Andalucía, y es que las imágenes marianas suelen aparecer vestidas de hebrea.

Este, a priori, extravagante arreglo, fue creado por el bordador sevillano Juan Manuel Rodríguez Ojeda a comienzos del siglo XX. En puridad, para que una imagen de la Virgen quede vestida de hebrea, debe lucir una saya lisa de terciopelo burdeos ceñida por un fajín a rayas; el manto debe ser de raso azul con las vueltas blancas. Uno de los extremos o picos debe ir recogido por encima del brazo, mientras que el otro lado debe caer, eso sí, con el manto pinchado en la cintura. El tocado ha de ser de tablas, empleándose preferentemente el tul. La imagen mariana debe coronarse con un halo de estrellas y en sus manos portar una corona de espinas.

El atuendo de hebrea está establecido así desde que por primera vez apareció una imagen mariana así vestida: fue la sevillana Virgen de la Hiniesta, de la cofradía homónima del Domingo de Ramos, a la que Rodríguez Ojeda vestía a comienzos de siglo. Después llegarían múltiples variaciones y excentricidades sobre el estilo reglado, con desigual éxito.

En Málaga el atuendo de hebrea se generalizó a partir de los años setenta, con la llegada de las imágenes de Buiza y Álvarez Duarte

¿Y cuándo llega a Málaga este arreglo de hebrea? Según comenta Alejandro Morante, cofrade e historiador malagueño y profundo conocedor del fenómeno cofrade andaluz, “se remonta a los años cincuenta del siglo pasado, de la mano del sacerdote recientemente fallecido Manuel Gámez, persona muy conocedora del mundo de las cofradías sevillanas. Él, junto al también desaparecido Juan Casielles, van introduciendo la costumbre de vestir a las vírgenes de hebrea”.

Así, el Padre Gámez y Juan Casielles serán quienes exporten esta usanza de tanta raigambre sevillana al panorama cofrade malagueño. “Se dice que la primera imagen en ataviarse de hebrea fue la de Santa María del Monte Calvario, devoción especial de don Manuel”, precisa Morante, quien después exportaría este atuendo a la Virgen de la Paloma, “mientras que Casielles lo haría con la Virgen de la Paz y con la de las Penas”.

 

Alejandro Morante señala que en Málaga “se generalizó a partir de los años setenta, de la mano de la nueva hornada de imágenes que vinieron de los talleres de Francisco Buiza y Luis Álvarez Duarte”.

 

¿Hebreas para todas?

Del éxito del arreglo de hebrea en las Dolorosas nadie duda, pues sigue vigente en la actualidad por toda la geografía cofrade, incluso nacional, “más aún con la globalización que existe”, apunta Morante, que cuenta con una exitosa cuenta de Instagram bajo el título El Cofrade Globalizado, con el que comenzó en su momento una serie de colaboraciones para Radio elcabildo.org. Desde la misma, se difunden multitud de altares de culto, procesiones, actividades cofrades de todo el universo cofrade, incluyendo los distintos arreglos de imágenes, de los que, subraya Alejandro Morante, “los de hebrea y los de luto son los más comunes”.

¿Pero encaja en todas las imágenes? El Cofrade Globalizado lo tiene claro: “las imágenes malagueñas del XVIII y XIX no se adecuan convenientemente al atuendo de hebrea tradicional; parece que se desvirtúan algo, especialmente las imágenes de manos entrelazadas”.

Para Alejandro Morante, el atuendo de hebrea tradicional en Málaga encaja más en las vírgenes modernas de estilo sevillano

De hecho, algunas cofradías malagueñas parecen esquivar esta moda. “Algunas imágenes de estas características aparecen conjugando detalles de la vestimenta de hebrea con otros colores y aditamentos: por ejemplo, el más común es sustituir los colores habituales -burdeos y azul- por el morado”, relata Alejandro Morante, quien señala los ejemplos de las vírgenes de los Dolores del Puente, Amor Doloroso y Dolores de San Juan. “A mi parecer conjuga mejor con el estilo de estas dolorosas”, concluye, pues el atuendo tradicional de hebrea “encaja más en las vírgenes de estilo sevillano; las más modernas”.

 

Espejos donde mirarse

¿Y existen casos de atuendos de imágenes para Cuaresma que merezcan convertirse en ejemplos de técnica, adecuación a la personalidad de la talla y buen resultado final?

Alejandro Morante nos remite a su exitosa cuenta de Instagram, que ya supera los 16.000 seguidores. “Dentro de los arreglos clásicos de hebrea, sin duda me quedo con el que presenta la Virgen de los Dolores, de La Puebla del Río (Sevilla). En Málaga, son buenos ejemplos las imágenes de la Virgen de la Trinidad y la de la Virgen de la Merced”.

 

Dentro de las novedades introducidas al atuendo tradicional de hebrea, El Cofrade Globalizado destaca en esta Cuaresma “la Virgen de los Dolores del Puente, con esa saya tipo casulla, su manto morado y el nimbo; la personalidad que viene adquiriendo la sevillana Virgen del Valle, y también la Esperanza de Triana”. Y pone un acento muy interesante en unas imágenes que tienden a olvidarse en esta vorágine de nazarenos y penitencias: “las vírgenes de Gloria también ofrecen arreglos dignos de admirar en este período”. Morante destaca en este caso a dos veneradas patronas andaluzas: la Virgen de Gracia, de Carmona, y la Virgen de Araceli, de Lucena.

Archivado en: Cuaresma, Hebreas.