La agenda cofrade de estas semanas de Cuaresma está llena de convocatorias de todo tipo. En el contexto actual de tratar de minimizar el posible riesgo de contagio de coronavirus Covid-19, el Obispado de Málaga deja a criterio de cada cofradía su protocolo de actuación. Responsables de comunicación del propio Obispado aclaran a elcabildo.org que “no hay ninguna indicación específica para besamanos, besapiés o demás actos de cofradías”. Las únicas indicaciones hechas públicas son dirigidas a los templos.

La recomendación de las autoridades sanitarias para evitar contagios es usar el sentido común y llevar a cabo las medidas de higiene básicas que se aplican ante epidemias de gripe común. Según evolucionen los acontecimientos y en función de la naturaleza de cada acto, cada cofradía deberá determinar su forma de proceder. En este sentido, desde el Obispado no se impone ninguna directriz a seguir. Por el momento, la situación no lo requiere.

Las recomendaciones del Obispado son para que los sacerdotes la apliquen en las celebraciones diarias. Además de vaciar de agua las pilas bautismales, piden que la comunión se distribuya sólo en la mano (no en la boca) y se evite el contacto físico en el momento de la paz. Dichos consejos son públicos en la propia web de la Diócesis de Málaga.