La epidemia del coronavirus Covid-19 avanza por España, mientras Andalucía se prepara para celebrar, en menos de un mes, una de sus celebraciones más multitudinarias, la Semana Santa. Precisamente, evitar aglomeraciones de personas es una de las premisas para frenar su expansión. Al Gobierno andaluz le preocupa esta realidad y tras el Consejo de Gobierno de este lunes, se ha pronunciado por primera vez al respecto. “Si mañana hay que tomar cualquier decisión, la que sea, por parte de este Gobierno, la tomaremos. Es lo que un Gobierno responsable tiene que hacer”, dijo el vicepresidente de la Junta, Juan Marín.

Llegado el momento, las cofradías seguirán las instrucciones de las autoridades competentes pero por ahora siguen su actividad con normalidad. Días atrás, la Conferencia Episcopal realizó algunas recomendaciones para tomar precauciones pero dejó claro que los templos no cerrarán al culto. Por su parte, la Junta de Andalucía insta al Ejecutivo central a que tome las riendas y coordine las medidas a adoptar entre las distintas comunidades autónomas, debido a la interrelación entre todas ellas. También solicita un fondo para afrontar los gastos del coronavirus. El Gobierno andaluz es consciente de que está en juego una de las actividades de mayor trascendencia en Andalucía, tanto a nivel religioso, social y cultural, como a nivel económico y turístico. “No se pueden tomar decisiones ni precipitadas, ni urgentes ni alarmistas”, subrayó Marín al final de la rueda de prensa, “pero lógicamente hay que garantizar siempre la salud de los ciudadanos».

 

Situación actual del coronavirus

A las 18.00 horas de este 9 de marzo, los casos contabilizados en España por coronavirus sumaban 1.204, según el balance oficial que facilita el Ministerio de Sanidad. Son 205 casos más que en el balance ofrecido a mediodía. En Andalucía son 642 las personas afectadas, según datos de la Consejería de Salud y Familias. Esta misma tarde se han registrado cinco nuevos casos en Málaga: tres hombres de 87, 66 y 25 años y dos mujeres de 86 y 71 años, todos presentan neumonía y están ingresados en el Hospital Virgen de la Victoria. Ninguno de ellos refiere contacto ni viaje, por lo que se investiga el origen.