Marco cotizado para celebrar bodas y lugar de peregrinación por encontrarse en su interior la tumba del venerado Tiburcio Arnaiz, la iglesia del Corazón de Jesús volverá a ser cofrade tras más de una década. Y es que este Lunes Santo, la Archicofradía de Pasión partirá para hacer su estación de penitencia desde el templo que regenta la Compañía de Jesús en la plaza de San Ignacio.

Desde la Semana Santa de 2009, la iglesia del Sagrado Corazón no formaba parte de la Semana Santa, cuando acogió la última salida de los Dolores de San Juan antes de regresar a su histórica sede tras las prolongadas obras de restauración.

La Virgen del Amor Doloroso en su trono, el Lunes Santo. (A. C.)

El cierre por obras de la iglesia de los Santos Mártires ha propiciado esta circunstancia excepcional. Las obras, y también la imposibilidad física de poder hacer su salida desde el interior de su sede provisional, la iglesia de Santiago, en donde reciben culto desde el pasado mes de enero.

De esta forma, la Archicofradía de Pasión no dejará de hacer estación desde la feligresía de los Santos Mártires, si bien, la céntrica situación del templo jesuita y su cercanía con la actual entrada al Recorrido oficial han provocado verdaderos quebraderos de cabeza a la hora de configurar los horarios del Lunes Santo.

Pasión firmará en Tribuna a la media hora de su salida, con apenas el trono de la Virgen en la calle, si es que ha llegado a pisarla

Finalmente, Pasión saldrá de la plaza de San Ignacio a las 17.40 horas del Lunes Santo, para firmar en Tribuna media hora después, con apenas el trono de la Virgen del Amor Doloroso en la calle, si es que siquiera ha salido.

El encierro tendrá lugar a las 22.45 horas, tras efectuar su estación en la Catedral. Esta la tendrá que efectuar atravesando el crucero al no recibir autorización para rodear el templo mayor por el trascoro. El itinerario de regreso hasta la plaza de la Constitución será tras un rodeo por las calles Méndez Núñez, Comedias y Santa Lucía. Todo para minimizar el previsible parón que supondrá esperar que entre en Tribuna, a su hora, la Virgen de Gracia y Esperanza.

 

Los Jesuitas, casa cofrade

El templo neogótico de la Compañía de Jesús volverá a acoger cofradías en su interior. La última en hacerlo fue la Archicofradía de los Dolores de San Juan, que salió en dos etapas de su interior. En 1985, la incorporación del palio a la Virgen impedía la salida del interior de San Juan, por lo que estuvo partiendo de esta sede hasta el Viernes Santo de 1988, coincidente con la primera salida del Cristo de la Redención.

En 1989, San Juan ya contaba con la puerta principal reabierta. Pero los cofrades del Viernes Santo regresaron en 2005 a la sede de la Compañía de Jesús -éstos son hermanos de honor y padrinos del Crucificado de Miñarro-. Esta vez no sólo para salir de ella, sino para recibir culto diario: fue de 2005 a 2009, cuando la iglesia de San Juan cerró para unas prolongadas obras de rehabilitación.

 

Además, otras procesiones tuvieron por marco este pintoresco templo, como la de la Expiración o la primera salida de Ánimas de Ciegos, ambas en la Semana Santa de 1935, o la procesión del Resucitado, a finales de esta misma década. El templo fue levantado en 1920 bajo proyecto firmado en 1907 por Fernando Guerrero Strachan, arquitecto que, por cierto, sería alcalde de Málaga entre 1928 y 1930.