Cuando España registra 35 muertos y más de 1.600 contagiados de coronavirus Covid-19, llegaron las primeras prohibiciones de actos, como ocurre en numerosos países de Europa. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunció este martes en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros un paquete de medidas preventivas. Horas más tarde, llegó la cancelación de la celebración de las Fallas de Valencia, una cita extrapolable a la Semana Santa andaluza por su poder de convocatoria. “En estos momentos de lo que se trata es de minimizar los elementos de riesgo como las aglomeraciones humanas de personas procedentes de personas de otros lugares más afectados”, explicó el presidente de la Comunitat Valenciana, Ximo Puig.

A partir de este miércoles, 11 de marzo, está prohibida la celebración de actos con más de un millar de personas en recintos cerrados en Madrid, Vitoria, Labastida y La Rioja. Por ahora, la medida sólo afecta a estas zonas, las más afectadas por el coronavirus, que se ha extendido con especial fuerza en la mitad norte de la península. En Andalucía, según la Consejería de Salud, la cifra de contagiados asciende a 83. Todas las comunidades autónomas están en alerta y en el caso andaluz, además, con la vista puesta en la inminente Semana Santa. En este sentido, el Gobierno anuncia que “se valorará con las comunidades autónomas, caso a caso, la celebración de los eventos culturales y sociales que conlleven un gran movimiento de población, con el objetivo de garantizar la salud de todos y todas”. Así lo explicó el propio ministro del ramo, Salvador Illa.

El Ayuntamiento de Málaga pospone el Festival de Cine dado que la recomendación de no viajar dificulta que la cita se desarrolle con normalidad

Distintos responsables políticos de la Junta de Andalucía enviaron este martes mensajes optimistas respecto a la expansión del coronavirus. El propio presidente, Juanma Moreno, dijo que “no hay razones motivadas” en Andalucía para suspender las clases, ni la Semana Santa, ni el Festival de Cine. Aunque, horas más tarde, el Ayuntamiento de Málaga suspendió el Festival dado que la recomendación de no viajar dificulta que la cita se desarrolle con normalidad. La 23 edición del certamen tenía previsto celebrarse entre este viernes 13 y el domingo 22 de marzo. En el caso del Festival, se intentará celebrar más adelante, cosa que en el caso de la Semana Santa no sería posible.

Si bien, como dijo el consejero de la presidencia de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, “las decisiones que se han tomado en Madrid no tienen que aplicarse en Andalucía”. Algunos expertos confían en que la epidemia remita con la subida de las temperaturas en primavera, pero la OMS advierte de que seguirá si no se toman medidas drásticas. Las primeras medidas están tomadas, por lo que los próximos días serán clave para ver cómo evoluciona la expansión del coronavirus. La incertidumbre ante una posible suspensión de la Semana Santa planea sobre todos los cofrades, pero no se sabrá hasta última hora. Así, del mismo modo que cuando las nubes amenazan una estación de penitencia, las cofradías siguen su vida normal para poner la Cruz Guía en la calle cuando llegue el momento. Y así será salvo que las autoridades competentes digan lo contrario.