¿Podrá celebrarse la Semana Santa 2020 con normalidad? Es la pregunta más repetida entre los cofrades pero la respuesta no llegará, parece, hasta días antes del Domingo de Ramos. Andalucía sigue sumando casos de contagios de coronavirus Covid-19. La realidad actual es que las principales zonas afectadas están relativamente apartadas de Despeñaperros, como son Madrid y algunas localidades del País Vasco y La Rioja. El experto de referencia en diferentes crisis sanitarias internacionales, Juan José Badiola, ha mandado este miércoles a través de los micrófonos de Radio Euskadi un mensaje de calma, pese al aumento de contagios por coronavirus y la alarma que se está generando vía redes sociales. Si bien, habla de unos plazos demasiados ajustados con la celebración de la próxima Semana Santa, que debe celebrarse entre el 5 y el 12 de abril.

El director del Centro de Enfermedades Transmisibles Emergentes calcula que «llegaremos a un pico máximo a mediados de abril y luego comenzará a descender». Para ello deben cumplirse las medidas establecidas. De hecho, el experto considera que el caso italiano se ha desbordado por negligencia de la población. «Ha existido un exceso de confianza y ha hecho que la gente no cumpliera con los protocolos y eso tiene malas consecuencias», explica Badiola, que considera que «China es el mejor ejemplo de que cuando se aplican medidas válidas se puede vencer a la epidemia«. Según las declaraciones realizadas en Radio Euskadi, habrá que «esperar a otoño para ver cómo se comporta el virus» pero para entonces «habrá antivirales, la puesta en marcha de vacunas estará muy avanzada» e incluso, el hecho de que las «personas que hayan desarrollado anticuerpos propios, actuará como una barrera ante el virus».

El coronavirus es un tipo de virus que suele seguir un parámetro de actuación muy similar, como una campana de Gauss, una curva que asciende, llega a un pico y luego desciende

Para controlar la expansión del coronavirus en la mayor brevedad, el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, apeló este miércoles en rueda de prensa «a la responsabilidad individual». Según subrayó, «ninguna comunidad está exenta de riesgo de transmisión, de que haya brotes importantes». En opinión de Badiola, este tipo de virus suele seguir un parámetro de actuación muy similar: «es una campana de Gauss, una curva que asciende, llega a un pico y luego desciende».

Las primeras medidas contundentes están en marcha desde este miércoles pero hay que esperar para valorar resultados. «Todo esto junto debería tener un impacto en la transmisión y por tanto en la reducción de nuevos casos. Pero este impacto no se observará hasta dentro de unos días. ¿Cuántos días? Depende del tipo de información a la que tengamos acceso. La más rápida son nuevos casos por fecha de notificación, que tienen un retraso respecto a cuando los casos inician síntomas: darse cuenta de que los tiene, luego va al médico, este diagnostica y pedir la prueba, luego esperar la prueba. Ese plazo creemos que es de 4 y 5 días. Cada día, la información de las comunidades hacen un esfuerzo por acortar esos plazos. No veremos el impacto de las medidas hasta 9 o 10 días. El problema que tiene esto es que cuanto más lejos está la visibilización del impacto, más difícil es mantener la tensión. Por eso hay que hacer un gran esfuerzo, la población lo que tiene que hacer es asumir la responsabilidad que corresponde, no se está bloqueando el país ni prohibiendo la movilidad en conjunto, pero sí se pide responsabilidad a las instituciones y a la población», explicó Fernando Simón.

Con esta realidad, ¿podrá celebrarse la Semana Santa 2020 con normalidad? La respuesta aún no se conoce.