El Consejo de Ministros se reunirá este sábado, tercero de la Cuaresma, de manera extraordinaria para decretar el estado de alarma nacional ante la epidemia de coronavirus Covid-19. Así lo ha anunciado este viernes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una declaración institucional en el Palacio de la Moncloa. De este modo, se podrán adoptar medidas excepcionales que permiten limitar durante 15 días el movimiento de personas. Aunque podría prorrogarse la situación si el Gobierno así lo considera, inicialmente, el estado de alarma se prolongará hasta el 29 de marzo, que será Domingo de Pasión (el anterior al Domingo de Ramos). Pese a la gravedad de la situación actualmente, aún no hay pronunciamiento alguno sobre las procesiones de la próxima Semana Santa. Aún faltan 22 días.

Sánchez ha comunicado esta decisión al Rey Felipe VI y a las fuerzas políticas, y este mismo viernes por la tarde hablará con los presidentes de las comunidades autónomas, a los que ha agradecido de antemano su trabajo y comprensión. Será la segunda vez que se tome la medida en la democracia española, tras la crisis de los controladores aéreos vivida en 2010.

El presidente del Gobierno hace un llamamiento a la ciudadanía para que todo el mundo evite salir de sus domicilios

El jefe del Ejecutivo no ha descartado que se alcancen los 10.000 contagios y ha explicado que la declaración del estado de alarma «permite movilizar al máximo los recursos materiales para combatir el virus», pero ha insistido también en llamar a la responsabilidad individual para contenerlo. «La victoria depende de cada uno de nosotros, el heroísmo consiste también en lavarse las manos y en quedarse en casa. Vamos a parar el virus con responsabilidad y con unidad», ha subrayado el presidente del Gobierno en su comparecencia para anunciar el estado de alarma.