El Gobierno decide ampliar otros 15 días el estado de alarma, que se prolongará hasta el Domingo de Pascua, que será 12 de abril. Si el pasado sábado se confirmaba la suspensión de las procesiones, este cuarto Domingo de Pascua se confirma, además, que la Semana Santa habrá que vivirla recluidos en casa, cada uno en su domicilio. “Lo peor está por llegar y pondrá al límite nuestras capacidades”, afirma el presidente, Pedro Sánchez, que ya ha informado a los líderes autonómicos en una reunión telemática esta misma mañana. España registra 1.462 muertos y 26.004 contagiados por coronavirus Covid-19, según el último balance del Ministerio de Sanidad, cruzado con los datos de las comunidades autónomas.

Mientras dure la actual crisis sanitaria, los fieles católicos están dispensados del precepto dominical, es decir, de la obligación de la Misa los domingos y fiestas de guardar. Por su parte, Roma concede indulgencias especiales a las víctimas del coronavirus Covid-19 y a quienes les cuidan.