La crisis del coronavirus no parece quedarse conforme con la Semana Santa y ya comienza a fastidiar citas de la misma trascendencia, en tanto suponen unas verdaderos acontecimientos de concurrencia masiva, en algunos casos a nivel internacional.

Es el caso de la romería de la Virgen de la Cabeza. La cita en torno a la patrona de Andújar es la más antigua de las romerías andaluzas, con casi 800 años de historia, y reúne a miles de peregrinos en torno al último domingo de abril en su santuario de Sierra Morena, entre ellos los pertenecientes a la hermandad filial de Málaga, con sede en la parroquia Jesús Obrero, en La Palma.

Así, este 20 de marzo, la Pontificia, Primitiva y Muy Antigua, Real e Ilustre Cofradía Matriz de la Santísima Virgen de la Cabeza de Andújar ha emitido un comunicado mediante el cual suspenden los actos previstos, si bien subrayan desde la junta de gobierno que ya trabajan para valorar una posible fecha alternativa para celebrar estas fiestas en torno a la que, también, es patrona de la Diócesis de Jaén.

El Santuario de la Cabeza, durante la romería. (@andaluciajunta)

Tres días después, la misma noticia saltaba al otro lado de Andalucía. Mediante un comunicado firmado por el presidente de la Pontificia, Real e Ilustre Hermandad Matriz de Nuestra Señora del Rocío de Almonte, Santiago Padilla, se hacía pública la suspensión de la romería más multitudinaria de España, que reúne en torno a un millón de personas en la aldea onubense junto a las Marismas del Guadalquivir.

Una romería, además, con connotaciones extraordinarias pues, como cada siete años, la Virgen del Rocío se encuentra en la actualidad en la parroquia de la Asunción del pueblo de Almonte tras la celebración de la Venida de la Virgen el pasado mes de agosto.

Al estar la Virgen en el pueblo, este año estaban previstas tres salidas consecutivas: el 17 de mayo por las calles de Almonte, el retorno a la aldea en la siguiente semana y la tradicional procesión de Pentecostés

En circunstancias normales, este año estaban previstas tres salidas consecutivas de la patrona de Almonte: el 17 de mayo, por las calles de su pueblo, el 24 de mayo con el traslado de la Virgen a la aldea de El Rocío y su tradicional procesión gloriosa de Pentecostés, en la madrugada del 31 de mayo al 1 de junio.

En el documento, Padilla expresa sus dudas “¿cuánto tiempo durará la pandemia?, ¿hasta cuándo se prolongarán las medidas restrictivas preventivas, como está ocurriendo en China, más allá de la situación del Estado de Alarma, que no permitan la convocatoria de citas masivas?”. El consuelo de los vecinos de Almonte es que, casualmente, la Virgen está en su pueblo, como ocurría en tiempos de epidemias y revueltas sociales.

De esta forma, las seis hermandades filiales de la provincia de Málaga: Fuengirola, Marbella, Ronda, Estepona, Málaga y Málaga-La Caleta tendrán que esperar para acudir de forma corporativa a los pies de la Virgen del Rocío con sus respectivos simpecados. Algunas podrán tener la oportunidad en sus anuales peregrinaciones extraordinarias.

 

Lucena, sin fiestas aracelitanas

Aunque no es romería, otra de las citas marianas masivas de Andalucía tiene lugar en Lucena en torno a finales de abril y comienzos de mayo. Se trata de las fiestas aracelitanas, que la céntrica localidad andaluza.

La Real Archicofradía de María Santísima de Araceli, patrona de Lucena y del Campo Andaluz, ha emitido un comunicado este 23 de marzo en el que anuncian la suspensión de las fiestas en honor de su patrona. De cualquier forma, no cierran la puerta a que la celebración pueda tener lugar en otro momento de 2020, ya que además se trata de la principal fiesta de la ciudad, y cuenta con la participación del Ayuntamiento.

La Virgen de Araceli baja de su santuario en la Sierra de Aras cada último domingo de abril. Cada primer domingo de mayo es la procesión solemne por la ciudad, dentro de las fiestas aracelitanas, que se duran algo menos de una semana.