El Papa impartirá una bendición Urbi et Orbi extraordinaria, extensiva como su nombre indica al mundo entero, para derrotar la pandemia de coronavirus. «Rezamos por los enfermos y sus familias; por los trabajadores de la salud y los que los ayudan; por las autoridades, los organismos encargados de hacer cumplir la ley y los voluntarios; por los ministros de nuestras comunidades», dijo este miércoles durante la oración colectiva que realizó desde el Vaticano, retransmitida en directo.

Esta bendición se imparte dos veces al año: el Domingo de Pascua y el día de Navidad, 25 de diciembre. Este viernes, 27 de marzo, se realizará de forma extraordinaria, a las 18.00 horas desde el exterior de la basílica de San Pedro. Así lo anunció el pasado domingo tras rezar el Ángelus ante una plaza completamente vacía y así estará también el viernes. De hecho, la plaza de San Pedro permanece cerrada a turistas y fieles como medida para evitar el contagio. elcabildo.org ofrecerá la señal en directo desde aquí.

 

¿Qué es la bendición papal Urbi et Orbi?

Urbi et Orbi, que en latín significa «a la ciudad (Roma) y al mundo», era la fórmula habitual con la que empezaban las proclamas del Imperio Romano. En la actualidad es la bendición más solemne que imparte el Papa, y sólo él, dirigida a la ciudad de Roma y al mundo entero.

La bendición Urbi et Orbi se imparte desde el balcón central de la Basílica de San Pedro, llamado por eso Balcón de las bendiciones. El Papa suele revestirse con ornamentos solemnes (mitra, báculo, estola y capa pluvial) y va precedido de cruz procesional y acompañado de cardenales, diáconos y ceremonieros. Esta bendición también se imparte, además de cada Domingo de Pascua y el día de Navidad, el día de la elección del Papa; es decir, al final del cónclave, en el momento en que se presenta ante Roma y el mundo como nuevo sucesor de San Pedro.

Esta bendición otorga a los fieles católicos la remisión por las penas debidas por pecados ya perdonados. La culpa por el pecado es remitida por el Sacramento de la Reconciliación (confesión), de manera que la persona vuelve a estar en gracia de Dios, por lo cual se salvará si no vuelve a caer en pecado mortal. Dado que la indulgencia plenaria remite completamente esa pena debida, el fallecido sin haber caído nuevamente en pecado no ha de pasar por el purgatorio y accede directamente al cielo. En plena pandemia mundial, el Papa Francisco bendecirá a toda la humanidad. De acuerdo a las creencias de los fieles, los efectos de la bendición Urbi et Orbi se cumplen para toda aquella persona que la reciba con fe y devoción, incluso si la recibe a través de los medios de comunicación.

El viernes 27 de marzo, a partir de las 18.00 horas, sigue en directo la bendición extraordinaria Urbi et Orbi del Papa Francisco, aquí.

Archivado en: Iglesia, Papa Francisco.