Ante una Semana Santa sin precedentes, que cada cofrade deberá vivir en la intimidad de su domicilio por una pandemia que asola a la humanidad, elcabildo.org propone este camino hasta la Pascua. Además de mantener el compromiso editorial aunque no salgan las procesiones, las estaciones del Vía Crucis que rezó el Papa Francisco la pasada Semana Santa serán el hilo conductor en este medio de comunicación hasta que iniciemos nuevamente la cuenta atrás hacia otra Jornada de Palmas. Aquí, una invitación a conmemorar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo, a través de los ojos de Málaga…

I Estación

Reflexión: Señor, ¿quién mejor que María, tu Madre, supo ser tu discípula? Ella aceptó la voluntad del Padre incluso en el momento más oscuro de su vida, y con su corazón destrozado estuvo a tu lado. La que te engendró, te llevó en su seno, te recibió en sus brazos, te alimentó con amor y te acompañó durante tu vida terrenal, debía recorrer tu misma vía del Calvario y compartir contigo el momento más dramático y doloroso de tu vida y de la suya.

Oración: Señor, ¿cuántas madres viven todavía hoy la experiencia de tu Madre y lloran por el destino de sus hijas y sus hijos? ¿Cuántas, después de haberlos engendrado y dado a luz, los ven sufrir y morir por las enfermedades, la falta de alimentos, de agua, de atención médica y oportunidades de vida y de futuro? Te pedimos por aquellos que ocupan puestos de responsabilidad, para que puedan escuchar el clamor de los pobres que sube a Ti desde todo el mundo. El grito de todas esas jóvenes vidas, que de muchos modos están condenadas a muerte por la indiferencia generada por políticas exclusivas y egoístas. Que no falte a ninguno de tus hijos el trabajo y lo necesario para una vida honrada y digna.

 «¿Quién mejor que María, tu Madre, supo ser tu discípula?»