Estas atípicas vísperas de la Semana Santa 2020, con toda la población confinada en sus domicilios para tratar de frenar la curva de contagios de coronavirus Covid-19, estarán pasadas por agua. Más motivos para no salir de casa y, quizá, ayudar a mitigar el sinsabor de estos días. Casi toda la provincia malagueña amanece este Martes de Pasión en alerta amarilla por fuertes lluvias. La inestabilidad se mantendrá durante toda la semana y parece que el Domingo de Ramos volverá a dar un giro la situación meteorológica.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) advierte que este Martes de Pasión podrían acumularse hasta 60 litros por metro cuadrado en 12 horas, y en algunos puntos del litoral occidental se pueden llegar a recoger hasta 30 litros en una hora. Por ello se ha activado la alerta amarilla en la capital, la Costa del Sol, la Axarquía y la Serranía de Ronda. Desde la Aemet subrayan que las fuertes lluvias podrían estar ocasionalmente acompañadas de tormentas y granizo menudo.

Con las precipitaciones volverán temperaturas más propias del invierno. Será como consecuencia de la entrada de una masa de aire frío por el norte, que permanecerá en la Península hasta el Jueves de Pasión, y que afectará al país en su conjunto, incluso con posibilidad de nevadas en cotas bajas. De este modo, la capital malagueña registrará temperaturas máximas de 16 grados y mínimas de 13. No obstante, a partir del Miércoles de Pasión las temperaturas comenzarán a suavizarse ligeramente. Serán los últimos coletazos del invierno, en esta atípico inicio de primavera con todos confinados en casa.

Archivado en: Tiempo.