La merma en la calidad musical de una banda puede habilitar a una cofradía para romper unilateralmente un contrato firmado. Así lo hizo la Hermandad de la Paloma en 2017 con la Banda de San Fernando. Desde su estreno en la capital malagueña el Miércoles Santo de 2014, la banda siempre había cuajado buenas actuaciones. Por ello, pocos cofrades entendieron en su momento que la formación gaditana no siguiese tras el trono de la Virgen de la Paloma. Aunque la Cofradía no ha hecho público el litigio, elcabildo.org ha tenido acceso a la sentencia del Juzgado de Primera Instancia 1 de San Fernando que falla en favor de la Cofradía malagueña y saca a la luz lo ocurrido.

La Paloma renovó en noviembre de 2015 por dos años más el contrato con la Banda de San Fernando, entonces con vitola de banda municipal. La Cofradía se obligaba a abonar 7.650 euros por cada Miércoles Santo, incluidos los gastos de desplazamiento. A principios de 2017, la Paloma rescinde el acuerdo de forma unilateral por “el abandono de prácticamente la mitad de sus integrantes, siendo éstos los que mayor formación musical presentaban”. La formación no aceptó esta resolución e interpuso una demanda para reclamar el dinero de la actuación que no llegó a producirse. Una sentencia dictada el pasado 20 de enero falla en favor de los cofrades malagueños.

Aunque el contrato suscrito no detallaba el número de músicos de la Banda, el juez admite la merma de músicos como un incumplimiento de lo pactado

En el juicio, la Paloma aportó como pruebas, principalmente, testimonios de personas que habían estado vinculadas a la propia formación. En la vista quedó reconocida la merma de músicos que había sufrido la banda. También fueron aportadas declaraciones e informaciones publicadas en algunos medios, donde se corroboraba que la banda en 2016 dejó de ser municipal y perdió así el status y las subvenciones que recibía del Ayuntamiento de San Fernando.

«Aunque no se especificará en el contrato en número de integrantes que debería tener la Banda, en atención a lo expuesto resulta acreditado que la actora se contrató en atención a unas características específicas», detalla la sentencia. El juez admite así los incumplimientos alegados por la Paloma, cuyo fundamento de su decisión consisten en la merma de la calidad y cantidad de los integrantes de la banda difiriendo, sustancialmente, de los existentes en el momento de su contratación. «Si dichas características varían y se traducen en una merma de calidad y en una pérdida de confianza no puede obligarse a la demandada a que continúe con los términos de un contrato cuando el objeto del mismo se ha modificado, y no resulta aquel que se contrató, por lo que resulta justificado la causa de resolución la cual se efectuó, además, con tiempo suficiente, y por tanto no ha lugar a la indemnización reclamada”, argumenta la sentencia.

La Banda de San Fernando ha tocado tres veces en la Semana Santa de Málaga, siempre detrás de la Virgen de la Paloma, de 2014 a 2016. Desde entonces no ha vuelto a Málaga y, según fuentes consultadas, sigue intentando recuperarse de aquella crisis que le llevó a perder distintos contratos. Esta sentencia genera jurisprudencia en la relación de las cofradías con las formaciones musicales.

Archivado en: BM San Fernando, Paloma.