“DOLORES, Reina y Madre
dispuesta en un regio
y majestuoso trono en el que,
bajo un rosa inmaculado,
la plata y el oro batallan por ser
dignos de tu Grandeza”.

(Pregón de la Semana Santa de Málaga, 2019. Paloma Saborido Sánchez)

 

Uno de los ‘santo y seña’ del patrimonio artístico de la Archicofradía de la Expiración es, sin duda, el trono de María Santísima de los Dolores Coronada. La realización de esta pieza abarca de 1946 a 1952, tres décadas después de que Enrique Navarro cogiera las riendas de la cofradía y años en los que el crecimiento y la madurez de la cofradía se hacían cada vez más patentes de la mano de este ilustrísimo cofrade. A pesar de la pujanza de la hermandad, la realidad socioeconómica del país no escapaba a nadie por lo que era necesario llamar muchas puertas para poder llevar a cabo las distintas empresas que se afrontaban. Uno de los sectores a los que se recurrió fue al de la tauromaquia ya que desde 1944 a 1947 la cofradía organizó festejos taurinos con el fin de recaudar ingresos para materializar los numerosos proyectos, fundamentalmente el citado trono de Nuestra Señora. En esta ocasión nos centramos en el último año, ya que se cumplen 70 desde la celebración de la última corrida organizada.

Luis Miguel Dominguín. (RAH)

Además del propio Navarro, si una figura resalta en esta historia es la del diestro Luis Miguel Dominguín, ya que sería la figura de relumbrón que se anunciaría en un cartel previsto para el 18 de julio y que estaría rematado por los matadores Raúl Acha ‘Rovira’ y Cañitas, ambos de gran predicamento en aquellos años, ante toros de la mítica ganadería de Miura. Todo estaba previsto al céntimo, tal y como le aseguraba Don Enrique, mediante carta, a Don Camilo Alonso Vega, a la sazón director general de la Guardia Civil, cuando se dirigía a él para pedir la ayuda de la Comandancia de Málaga en la corrida:

“[…] Al mismo tiempo me permito confirmarle mi anterior, donde le participaba el proyecto de la Cofradía de intervenir en una corrida de toros el día 18 de Julio, si podíamos contar con la valiosísima ayuda, como en años anteriores, de la Comandancia de Málaga.

De acuerdo con el Sr. Coronel, me he entrevistado con el Sr. Gobernador Civil, y le ha parecido muy bien el proyecto, ofreciendo su colaboración a la Hermandad.

Con la empresa de toros, con quien hemos mantenido varias entrevistas, hemos llegado a u completo acuerdo, y en condiciones ventajosísimas para la Cofradía, toda vez que no corremos riesgo alguno, pues el presupuesto total de gastos es por cuenta de la empresa, las condiciones convenidas son las siguientes:

Nosotros nos comprometemos a la venta de 3.000 entradas y obtenemos 5 ptas. por cada espectador bien sea de sombra o de sol, es decir que se puede conseguir un beneficio de unas 50.000 ptas. El cartel está casi ultimado a base de Toros de Miura por Luis Miguel Dominguín, Rovira y Cañita. […]”(Sic)

Sólo ocho días después de que tuviera lugar el espectáculo, Don Enrique Navarro estableció comunicación con el propio Dominguín

A pesar de la abundante correspondencia y flujo de contactos, según se destila de los documentos encontrados, el resultado económico del festejo no fue el previsto debido a los gatos de organización y gestión. Muestra de ello es que hubo que recurrir de nuevo a las cartas y a los contactos para solucionar el problema. Con fecha del 26 de julio de 1947, sólo ocho días después de que tuviera lugar el espectáculo, Don Enrique Navarro estableció comunicación con el propio Dominguín con el siguiente discurso:

Al hacer balance de la citada corrida hemos tenido que lamentar que la relativa parte de beneficio que nos correspondía tan sólo llegaba a cubrir excasamente los desembolsos que para personal, propaganda, exposición y otros conceptos habíamos efectuado y como quiera que el fin que perseguíamos era el de aliviarnos de los compromisos de pago, que forzosamente tenemos que atender para seguir con la obra de arte que tenemos en encargo […] la Junta de Gobierno de la Cofradía, conociendo su carácter magnánimo y su cariño a las cosas de Andalucía, ambos puestos de manifiesto en cuantas ocasiones le fué posible, acordó solicitar de Vd. Una aportación económica con la cual contribuya al engrandecimiento y prosperidad de ésta popularísima Hermandad, que se halla enclavada en el corazón mismo del típico barrio del Perchel, y con lo que se sumará a nuestros numerosos protectores de toda España […]” (Sic)

Carta de Enrique Navarro a Dominguín. (@expiracionmlg)

En el archivo de la Archicofradía no consta si hubo respuesta del afamado torero, aún así el conjunto del trono de la Virgen de los Dolores se dio por concluido en el año 1955 con la terminación del manto de procesión nacido en los talleres sevillanos de Esperanza Elena Caro, autora también del palio.

· Artículo publicado en el Boletín de la Archicofradía de la Expiración, 2017

Archivado en: Expiración, Toros.