Afrontamos una Semana Santa nunca antes vivida por la mayoría de los que puedan leer estas líneas. Hay que remontarse a 1936 para dar con una Semana Santa expedita de procesiones en Málaga, aunque entonces fueron motivos políticos y sociales los que causaron aquello. Por motivos sanitarios también existen precedentes en los que todas las cofradías se quedaron en sus templos. Ocurrió durante la epidemia de cólera que asoló la capital malagueña en 1855. Al igual que ahora, se suprimieron las procesiones para evitar aglomeraciones de personas. Pese a que los repartos y tallajes no llegaron a completarse y muchas túnicas se quedaron colgadas, así como parte del trabajo de las albacerías por hacer, todo estaba dispuesto sobre el papel. Aquí seguimos con un recorrido por lo que había previsto en cada jornada. Con los matices que correspondan, habrá que esperar un año para vivirlo a pie de calle. Bueno, realmente faltan menos de 365 días…

Mucho dieron que hablar los horarios del Miércoles Santo del nuevo Recorrido oficial y habrá que esperar a un tercer intento para comprobar su resultado a pie de calle. La lluvia frustró el pasado su estreno y hoy tampoco podrá ser. El debate se extendió especialmente en torno a esta jornada porque la Expiración es la gran voz opositora al actual Recorrido oficial. Además de argumentar que los cambios no benefician a la Semana Santa en su conjunto, se siente especialmente perjudicada con el itinerario que debe realizar. La Archicofradía perchelera llegó a presentar en San Julián un informe de 189 páginas donde muestra sus dudas en materia de seguridad en el nuevo trazado. En la Semana Santa de 2019 los hechos ya dieron la razón a la Expiración en algunas cuestiones.

Con el nuevo Recorrido oficial, el itinerario de las cofradías que acceden a la plaza de la Constitución desde la zona suroeste de la ciudad, inevitablemente, multiplica sus metros. La Expiración es una de ellas y no suele llegar a su encierro para muchos alardes. Según ha podido saber elcabildo.org, desde la Agrupación de Cofradías -de forma extraoficial- se llegó a ofrecer financiar una nueva mesa del trono de la Virgen los Dolores a cambio del voto favorable. Más allá del Recorrido oficial, la Expiración también realizó intentos, infructuosos a la postre, de adelantar su orden de paso. Todos los debates quedaron en suspenso a falta de ver la jornada a pie de calle. Este año no será y el año pasado, recordemos, la incertidumbre meteorológica tumbó un Miércoles Santo en el que sólo tres cofradías pisaron la calle, pero ninguna pudo completar su estación de penitencia con normalidad. Fusionadas, Paloma, Sangre y Expiración suspendieron sus salidas; Mediadora se quedó refugiada en la casa hermandad de Estudiantes ante el riesgo de precipitaciones y El Rico sólo salió para liberar al preso. Únicamente Salesianos pudo completar el recorrido previsto sin alteraciones.

De un año a otro, sobre el papel, apenas han existido variaciones, como cabía esperar. Sí algún ajuste horario. Curiosamente, entre estas actualizaciones, la Expiración anunciaba 20 minutos más tarde su entrada respecto a 2019. La lectura más que positiva que deja para el cofrade de a pie toda toda esta realidad, es que las posibilidades para buscar a la Archicofradía se multiplican. Incluso hay dos horas para verla antes de entrar en el Recorrido oficial. Todo lo contrario ocurre con la Paloma y la Sangre, que prácticamente pasan el mismo tiempo dentro que fuera del Recorrido oficial, con las limitaciones que ello supone para poder verlas. Y las consecuencias negativas para la jornada en su conjunto, por sí ya muy concentrada entorno a la almendra del casco histórico. Dada la situación de su sede canónica, esta realidad se agrava especialmente en el caso de la Paloma, actualmente la hermandad con el itinerario más exiguo y, encima con uno de los cortejos nazarenos más extensos. Tanto que sería deseable una reflexión interna para tratar de sumar metros de algún modo.

Tras las tensiones vividas en 2019 en el entorno de la Catedral entre El Rico y las dos cofradías que acceden al interior del primer templo malagueño, Mediadora y Salesianos, estaba por ver qué ocurriría este año. Sobre el papel, parecen condenadas a tener que entenderse, dada la coincidencia espacio-temporal del acto de liberación del preso, que esta Semana Santa no se producirá, y las citadas estaciones de penitencias. Pero todos los años ocurre algo no deseable. Salesianos debía cumplir este año su trigésima cita en la Catedral malagueña. Por cierto, que desde su fundación, en 1985, nunca se ha quedado sin salir por motivos meteorológicos. Una pandemia global ha dejado este año la Semana Santa sin procesiones.

Por otra parte, más que deseable es volver a ver a las Cofradías Fusionadas nuevamente en la Catedral. Es una de las grandes noticias del nuevo Recorrido oficial pero, queda dicho, habrá que seguir esperando. Ya falta un día menos.

Tres claves que esperaba el equipo de elcabildo.org

1. Todas las miradas de la jornada se centraban en el regreso de la Expiración, tras pasar un año sin que esta Archicofradía experimentara el nuevo trazado. En caso de problemas, el debate sobre el Recorrido oficial podría haberse reabierto con virulencia llegada la Pascua. No será la de 2020.

2. El reencuentro de la Fusionadas en la Catedral. Aunque para algunas cofradías no poder hacer coincidir dentro del templo a todos los participantes no es plato de gusto -así lo manifestaron expresamente Pasión y Dolores de San Juan-, en el caso de Fusionadas esta circunstancia es precisamente lo que permite su entrada, dada la extensión de su cortejo, con cuatro tronos.

3. Para 2021 también queda pendiente descubrir cómo influye en el conjunto de la jornada -movilidad, entaponamiento, masificación- las escasas horas en las que se puede buscar a la Paloma y la Sangre fuera del Recorrido oficial. Y, donde sea, ver a la Virgen de Consolación y Lágrimas, tras su reciente y afortunada restauración, en su conjunto procesional.