Las campanas de todos los templos en España han repicado este Domingo de Pascua. De este modo, las 12.00 horas, se han unido al Papa Francisco en su bendición Urbi et Orbi, con el lema Jesucristo ha resucitado, anuncia y realiza la victoria de la vida sobre la muerte. Somos testigos de esta esperanza con el fin de transmitir a la sociedad «esperanza» en el actual momento de emergencia sanitaria por el Covid-19. Esta bendición la realiza el Papa anualmente en Pascua y Navidad, aunque esta Cuaresma ya realizó una de forma extraordinaria por la amenaza global de la pandemia.

La iniciativa fue propuesta por la Conferencia Episcopal Española (CEE) en una carta en la que lamentan que «la expresión mayor del drama» que está viviendo el país «es la muerte de miles de personas en soledad y, a veces, en la desesperación y falta de consuelo de sus familiares». «La manera de despedir a los difuntos, celebrar ritos de esperanza y acompañar el duelo de sus deudos, está en el origen de la civilización. La actual crisis socava este pilar», indicaron los prelados.

Las campanas también anunciaron la victoria de Cristo sobre la muerte

En medio de esta situación, los obispos españoles destacaron que «la Iglesia es depositaria de la esperanza que brota de la fe en Cristo muerto y resucitado y se comparte en la caridad«. «Tocamos las campanas para ofrecer esta esperanza a quienes hoy más la necesitan», subrayaron los obispos.

Las campanas de los templos también anunciaron con su repique «la victoria de Cristo sobre la muerte». «Este anuncio nuclear de nuestra fe tratamos de hacerlo llegar con múltiples testimonios e iniciativas. Deseamos pregonarlo, aun con lágrimas en los ojos».

Archivado en: Iglesia, Semana Santa 2020.