• miércoles, 30 septiembre 2020
  • Actualizado: 26/09/2020
5 meses y 25 días para el Domingo de Ramos

El nombre de Manuel López Farfán es fundamental para historiar y entender la evolución de la música procesional. Su papel en este terreno está sobradamente reconocido en el mundo cofrade merced a sus dos universales marchas Pasan los Campanilleros (1924) y La Estrella Sublime (1925).

Este músico nacido en Sevilla en 1872 pronto rebasaría su papel como mero compositor para pasar a convertirse en una figura relevante dentro del panorama cultural de la capital hispalense. De hecho, tal y como afirma José Manuel Castroviejo, uno de los fundadores de la web Patrimonio Musical e investigador especializado en la figura del autor de La Esperanza de Triana o El Refugio de María, “Manuel López Farfán se rodeó de los círculos musicales y culturales de la época”, en definitiva, una persona que era respetada tanto por la opinión pública de la Sevilla de la época, como de la propia prensa.

No en balde, una reseña en El Noticiero Sevillano del 28 de agosto de 1928 reconoce a Farfán como un autor cuya obra “debida al ingenio del notable compositor, está impregnada de andalucismo y posee grandes efectos líricos de admirable belleza”.

Es en estas líneas del mencionado diario sevillano, desaparecido en 1933, en donde se constata la participación de Manuel López Farfán en un concurso de bandas de música en Málaga. Lo hizo con la formación que dirigía: la del Regimiento de Infantería Soria nº 9, una de las más emblemáticas de la Semana Santa de Andalucía que cesó su actividad en 1996 tras casi quinientos años de historia.

Músicos como Font Marimont, Gámez Laserna, Pedro Morales o Abel Moreno dirigieron, como Farfán, la emblemática banda de Soria 9

Soria 9 sigue siendo, aun después de desaparecida, una banda mítica. Principal protagonista de la difusión de la marcha procesional por sus más de una veintena de grabaciones de trabajos, han pasado por su dirección nombres propios como José Font Marimont (entre 1876 y 1898), Juan Vicente Mas Quiles (de 1947 a 1956) o sus tres últimos que tomaron la batuta: Pedro Gámez Laserna, que comenzó a dirigirla en 1957; Pedro Morales (relevó a Gámez en 1967) y Abel Moreno (quien estaría al frente desde 1985 hasta su disolución), todos ellos autores prolíficos y sobradamente conocidos y reconocidos.

Manuel López Farfán fue director de Soria 9 durante diez años, de 1919 a 1929. De esta forma, en ese agosto de 1928 acudiría a Málaga con la formación para, todo parece indicar, estrenar el pasodoble Menipo.

Pero, ¿qué tipo de concurso había tenido lugar en Málaga? El ‘Boletín Musical dedicado a las bandas de música’ que se venía editando periódicamente en Valencia desde el siglo XIX nos lo desvela: se trataba de un concurso para conmemorar la Fiesta del Pasodoble Andaluz y que promovió la Asociación de la Prensa de Málaga.

132 obras se presentaron al concurso. Probablemente también participara Pascual Marquina con ‘Brisa de Málaga’, pasodoble firmado en 1928

Se presentaron 132 obras a este exitoso certamen, cuyos premios consistían en mil pesetas para el primero, quinientos para el segundo pasodoble elegido y 250 pesetas para el tercero. Es más que probable, por ejemplo, la presencia del pasodoble Brisa de Málaga, de Pascual Marquina, fechada en 1928, entre las candidatas. La pieza ganadora y la segunda clasificada fueron firmadas por el compositor Pablo Cambronero, tituladas Gitanería Andaluza y El Chorro (o Boquerón de Plata, según otras fuentes). El tercer premio recayó en el pasodoble Búcaros, del músico de Játiva Germán Sanchís Morell.

Sin embargo, El Noticiero Sevillano destaca sobre Menipo que “Al interpretar la banda de Soria la obra del maestro Farfán fue ovacionadísima, viéndose obligada a bisarlo”, añadiendo que “oficialmente ha sido felicitado el coronel don José Carranza Tapia por la brillante actuación de su regimiento”.

De esta forma, la reseña del diario hispalense destaca en su subtítulo que la obra Menipo obtendría el accésit de honor. Para José Manuel Castroviejo, además, Menipo “es una estupenda muestra del catálogo de pasodobles de López Farfán -que supera el centenar-, tan amplio como desconocido”. Y para la historia musical de Málaga queda ese mes de agosto de lujo en lo musical. Pareciera que ya no se hacen certámenes como los de antes.

 

Archivado en: Música.