Andalucía ya ha celebrado, como le han permitido las circunstancias del confinamiento a causa de la crisis del coronavirus, su primera gran cita mariana del tiempo de Pascua: la romería de la Virgen de la Cabeza, patrona de Andújar.

Esta romería, la más antigua de las andaluzas -está a punto de cumplir 800 años-, congrega cada último domingo de abril a miles de peregrinos venidos de todas partes en torno al Santuario de Sierra Morena y con numerosas hermandades filiales. De hecho, Málaga tiene su propia corporación filial, con sede en la parroquia Jesús Obrero, en La Palma.

Este año ha sido distinto. La Eucaristía ha comenzado a las diez de la mañana, celebrada por el obispo de la Diócesis de Jaén -de la que es también patrona la Virgen de la Cabeza-, Amadeo Rodríguez. Le han acompañado sacerdotes de la orden trinitaria, que son quienes regentan el Santuario.

Al final de la misa el deán de la Catedral de Jaén, Francisco Juan Martínez Rojas, ha dictado la bendición apostólica del papa Francisco ex profeso para los fieles de La Morenita: «En estos momentos difíciles confíen en la Madre del Cielo. Ella también está presente junto a nosotros. Y desde lo alto, La Morenita los mira y los abraza».

La Virgen de la Cabeza lucía su terno blanco del centenario, elaborado por el bordador Pedro Palenciano en 2009, exornada con flores regaladas por el Ayuntamiento de Andújar. Canal Sur ha retransmitido la celebración. Fuera del santuario una bandera de España ha sido alzada a media asta con un crespón negro en señal de luto por los miles de fallecidos a causa de la pandemia.

Abajo, en el pueblo de Andújar, a 32 kilómetros del Santuario, el embellecimiento de los balcones ha sido una constante, también en esta romería especial. La ciudad se ha vestido para su día grande. En ese sentido, el alcalde iliturgitano, el socialista Francisco Huertas, ha precisado a Europa Press que “es muy emocionante ver como la gente se ha volcado colgando guirnaldas de balcón a balcón y decorando, en la medida de lo posible, el interior de sus casas. Los balcones se han convertido en la parte trasera de las tradicionales carretas y los vecinos, desde los mismos, va reviviendo diferentes momentos de la romería”. La próxima gran cita sentimental de los andaluces, confinados, será en Lucena con la Virgen de Araceli, en apenas una semana.