Jesús Cautivo se encuentra retirado del culto desde el tercer fin de semana de Pascua. La parroquia de San Pablo, que ha mantenido su apertura diaria durante el estado de alarma, salvo los 15 días de confinamiento total, inicia una nueva fase de sus obras de rehabilitación. Esto ha obligado a reservar a todas sus devociones. El plan de las tres cofradías con sede allí era buscar sedes provisionales y realizar traslados llegada la Pascua. Pero el Covid-19 también ha truncado estos planes. Los traslados, públicos o privados, se realizarán en la mayor brevedad cuando la situación lo permita. En este contexto, el Cautivo tiene sobre la mesa una invitación de la Archicofradía de la Esperanza, que abre sus puertas al Señor de Málaga y a la Virgen de la Trinidad. La estampa sería tan inédita como histórica.

Jesús Cautivo y la Virgen de la Esperanza, los dos grandes iconos de la Semana Santa de Málaga, nunca han coincidido. Salvo la noche del jueves 28 de octubre de 2004, en aquel triduo itinerante de la coronación de los Dolores del Puente, ninguna devoción más allá de las titulares de la Basílica esperancista han hecho noche en el templo perchelero. La decisión está en manos de la Cofradía trinitaria, que sopesa distintas opciones, pendiente de que pueda reunirse la junta de gobierno.

La Basílica de la Esperanza se encuentra a 700 metros de San Pablo. Distancia similar con la iglesia parroquial de Santo Domingo, que son 500 metros y es donde más cofradías conviven; las cuatro son sede allí (Dolores del Puente, Estrella, Mena y el Rosario) más la Sagrada Cena, por las obras de los Santos Mártires. Aunque se hallan en barrios distintos, la Trinidad y El Perchel, la distancia con estos templos es mínima. Según Google, están separados por menos de nueve minutos caminando.

Una opción que ve con buenos ojos el Cautivo es la parroquia de la Amargura, sede canónica de Zamarrilla pero sin presencia allí. Ubicada en el entorno de la calle Mármoles, está en una zona sentimentalmente quizá más trinitaria, aunque en acera perchelera. En distancia son unos 850 metros, que equivalen a diez minutos de paseo, según la misma referencia. Si hablamos de metros a unos 650, el Convento de la Trinidad es el más próximo emocionalmente, también el que tiene su horario de apertura más reducido. La Virgen lo visita cada año en su procesión de gloria y antes de organizarse la procesión del Lunes Santo en el Colegio Bergamín, lo hacía allí. Además de ubicarse junto a la propia casa hermandad del Cautivo, por cierto, lugares en los que no ha sido extraño levantar oratorios provisionales en casos como este. Estas son todas las opciones.

Por el momento, todas las devociones de San Pablo están retiradas del culto y se encuentran en un salón parroquial convertido en oratorio, no visitable por los devotos. Salvo el Cristo de la Esperanza en su Gran Amor y la Virgen de la Soledad de San Pablo que, por dificultades de movilidad, siguen en las naves de la iglesia, con las obvias medidas de seguridad y cuidados. Todas a la espera de que la crisis sanitaria permita su traslado hasta que concluyan estas necesarias obras de rehabilitación.

Archivado en: Cautivo, Esperanza.San Pablo.