La provincia de Málaga seguirá otra semana en la fase 1 de la desescalada, pese a las presiones políticas del Gobierno andaluz. El Ministerio de Sanidad ha autorizado este viernes que las provincias de Huelva, Cádiz, Sevilla, Córdoba, Jaén y Almería pasen desde el próximo lunes, 25 de mayo, a la fase 2 del plan de transición a la «nueva normalidad» de la crisis del coronavirus, al tiempo que ha decidido mantener en la fase 1 tanto a la provincia malagueña como a la de Granada, que accedieron a dicho nivel una semana después que las otras seis provincias andaluzas, el pasado lunes 18. La principal novedad en adelante es el uso obligatorio de mascarillas, decretado esta misma semana.

Hasta ahora, el uso de mascarillas en España era obligatorio para viajar en transporte público y colectivo, tanto terrestre como autobús, taxi, VTC y ferrocarril, así como transporte aéreo y marítimo. Según la orden publicada por el Boletín Oficial del Estado (BOE), a partir de este jueves 21 de mayo el uso de estas mascarillas también es obligatorio en «vía pública, espacios al aire libre y en espacios cerrados de uso público o que se encuentre abierto al público», siempre y cuando no se pueda mantener una distancia de al menos dos metros.

En lo referido a la vida cofrade, los templos de la Diócesis malagueña ya se pueden visitar pero habrá que acceder con mascarillas, a diferencia de los primeros días. Por su parte, las cofradías seguirán sin actividad, más allá de posibles reuniones telemáticas de los órganos de gobierno, hasta que avance la desescalada.

En cuanto a las personas a las que afecta esta nueva normativa sobre el uso de mascarillas, deben utilizar en los supuestos anteriormente nombrados todas las personas mayores de seis años, mientras que para la población de entre tres y cinco años, su es recomendable. Además del lavado de manos con agua y jabón de forma frecuente o el uso de gel hidroalcohólico para asegurar la desinfección, el uso de mascarillas higiénicas también ayuda a prevenir el contagio del coronavirus Covid-19, según las últimas directrices de las autoridades sanitarias.

¿Quién no tiene que llevar mascarilla? Aquellos ciudadanos que cuenten con algún tipo de dificultad respiratoria que pueda agravarse por el uso de la mascarilla o las personas que no puedan utilizarlas por motivos de salud o discapacidad, quedan exentas de esta obligación. Además, el uso de mascarillas no es obligatorio cuando se lleven a cabo actividades que resulten incompatibles, como comer o beber o en «circunstancias en las que exista una causa de fuerza mayor o situación de necesidad».

La orden señala que es obligatorio el uso de cualquier tipo de mascarilla que cubra la nariz y la boca, aunque es preferible el uso de mascarillas higiénicas y quirúrgicas.

Archivado en: Coronavirus.