España vivirá -desde este mismo miércoles 27- diez días de luto por las víctimas del coronavirus, el periodo de duelo más largo de la democracia. Así lo ha declarado el Consejo de Ministros, por lo que hasta el próximo 6 de junio, las banderas situadas en el exterior de los edificios públicos deberán ondear a media. Las localizadas en el interior lucen un lazo negro o crespón. También ondearán a media asta las banderas de los buques de la armada. Es el motivo por el que muchas cofradías lucen crespones en sus redes sociales, principalmente. Aunque la mayoría iniciaron este particular duelo durante el confinamiento, antes del inicio de este luto oficial.

Con la reapertura de las iglesias y el reencuentro con las devociones, el pasado lunes 18 que se inició en Málaga la fase 1 de la desescalada, en algunos templos también se dejaron ver guiones con sus respectivos lutos. Seguramente alguno más se sumará en los próximos días. Sobre el atavío de las imágenes, en la capital malagueña tan solo la Virgen de la Esperanza luce de negro de forma extraordinaria en este tiempo pascual. También fue con anterioridad al inicio de este luto oficial. En casi todas las ciudades andaluza, alguna Dolorosa ha optado por esta estética, si bien la mayoría de imágenes lucen los colores habituales de la Pascua, donde imperan los tonos claros en conmemoración de la Resurrección del Señor.

 

 

La Virgen de la Esperanza se presentó a los fieles con una mantilla negra, que únicamente vistió en 2012 durante el funeral del que fuese hermano mayor de la Archicofradía entre 1960 y 1984, Carlos Gómez Raggio. Igualmente, porta un sencillo halo de estrellas y esmeraldas; una de las piezas más antiguas del ajuar del Virgen. De las primeras piezas que se usó para ataviar a la Virgen tras su restitución al culto tras la quema de 1931.

La crisis sanitaria del coronavirus y su inmediato confinamiento sorprendió a todos en plena Cuaresma. Las albacerías se quedaron con todo a medio hacer y muchas dolorosas, ataviadas a la usanza hebrea. De hecho, alguna imagen seguía así ataviada en la reapertura de las iglesias. Este mismo miércoles ha sido el cambio de la Virgen del Amparo, una de las últimas dolorosas que quedaba con su estética cuaresmal de las cofradías agrupadas. En San Juan, por ejemplo, la Virgen de la O aún sigue de hebrea.

La desescalada avanza de la mano de este epílogo de la Pascua (el Tiempo Ordinario comienza a partir del Domingo de Pentecostés), por ello serán comunes los gestos de duelo entre las cofradías durante los próximos días y meses. La pandemia dejará miles de víctimas en toda España.

Archivado en: Coronavirus, Esperanza.