Septiembre se deshace en lo que a cultos externos se refiere, sumando siete meses ya sin cultos externos en la capital malagueña desde que el pasado 7 de marzo saliese en Vía Crucis la Virgen de Guadalupe de la parroquia de Santa Ana y San Joaquín, en Nueva Málaga.

La hermandad de los Remedios ha sido la última en suspender su procesión de alabanza, a un mes de la fecha de salida, que tenía que ser el domingo 20 de septiembre. En el comunicado, afirman que «es evidente que aún no es tiempo de manifestaciones públicas de fe, con la consiguiente fuente de contagios que podría suponer una concentración notable de personas».

Además, la hermandad de la Patrona de los Santos Mártires aprovecha para «apelar a nuestros hermanos a la responsabilidad individual, siguiendo en todo momento las indicaciones y recomendaciones de las autoridades competentes», añade el comunicado.

Los cultos internos anuales sí tendrán lugar, esto es: la Misa del Patronazgo el domingo 20 de septiembre por la mañana y el triduo, que tendrá lugar del miércoles 30 al viernes 2 de octubre. Todos se celebrarán en la iglesia de San Juan, su sede provisional.

 

Suspensiones a cuatro meses vista

Los Remedios se suma a la hermandad de la Virgen de la Cabeza, filial de la patrona de Andújar, que ya anunció el 28 de mayo la suspensión de su salida procesional prevista cuatro meses después, el último domingo de septiembre. Lo hacían «en solidaridad con las hermandades de Pasión y Gloria y las de la Cabeza», expresaba el comunicado.

Aún antes, a finales de abril, lo hacía la Hermandad Romera de Nuestra Señora de la Alegría, con un argumento similar: «rendir homenaje a todos los fallecidos por esta pandemia y solidarizarnos con las hermandades tanto de pasión como de gloria que no han podido procesionar a sus sagrados titulares dadas las circunstancias». De esta forma, suspendía su habitual romería que tiene lugar a mediados de septiembre.

Estas tres corporaciones de Gloria, así como la Hermandad de la Esclavitud (que sale cada 15 de septiembre con su Dolorosa) y la Virgen de las Mercedes de El Tarajal, se suman a la de la Virgen de la Victoria, Patrona de Málaga y su Diócesis, que el 30 de agosto aparecerá en su altar de novena en la Catedral de Málaga tras un traslado privado, pero que no saldrá a las calles el 8 de septiembre, solemnidad de la Natividad de Nuestra Señora y fiesta local en la capital malagueña.