Las restauraciones que en los últimos años se han realizado en distintos templos malagueños han posibilitado estampas inéditas. Una de ella se vive estos días: con la Virgen de los Remedios, a pies de los Dolores de San Juan. Dicho de otro modo, las patronas de dos feligresías históricas, como son la de los Santos Mártires y San Juan, en la misma capilla. En las últimas semanas, también se ha podido contemplar a la Virgen de los Remedios en el presbiterio bajo del altar mayor de San Juan, para la celebración de su Misa de Patronazgo.

El sábado 3 de octubre, la Virgen de los Remedios amanecerá, nuevamente, en la capilla de San José, donde recibe culto mientras duren las obras de su sede canónica. El traslado a la capilla de la Archicofradía del Viernes Santo es tan extraordinario como temporal, para la celebración del triduo anual de esta Corporación letífica.

La Virgen de los Remedios inaugura cada año el curso de su feligresía con su procesión en las últimas semanas de septiembre y días más tarde celebra su triduo de Regla, que finaliza este viernes 2 de octubre. Este año la procesión de la Virgen de los Remedios no pudo celebrarse por el coronavirus y está por ver si podrá celebrarse el tradicional Rosario de Campanilleros que tiene lugar al inicio del tiempo de Adviento.