Si la pandemia del Covid-19 no permite otra cosa, la Agrupación de Cofradías plantea una Semana Santa exclusiva para el público de las sillas. Una particularidad de este virus es que su control es incompatible con las aglomeraciones propias de la celebración. Y como aforar la ciudad entera sería imposible, para que las procesiones puedan celebrarse, las cofradías proyectan un circuito cerrado de 3.650 metros, por los 1.200 del actual Recorrido oficial. Si nada cambia, hay que decidir si es preferible una Semana Santa privada o nada. Las cofradías no saldrían del trazado estipulado, por lo que el único modo de ver las procesiones sería en una silla o tribuna. O desde casa, por la televisión.

La prioridad de la Agrupación de Cofradías es que puedan celebrarse procesiones en Semana Santa y está barajando todas las opciones. Este plan de privatización total de las procesiones se abordó en una reunión celebrada el pasado 8 de octubre, que fue filtrada al Diario Sur y a cuyo informe también ha tenido acceso la redacción de elcabildo.org y aquí se puede leer de forma íntegra. El itinerario que hay sobre la mesa está formado por las calles: Santa María, Císter, Plaza de la Aduana, Alcazabilla, Plaza de Jesús El Rico, Plaza de la Merced, Álamos, Carretería, Pasillo de Santa Isabel, Cisneros, Especería, Plaza de la Constitución, Marqués de Larios, Martínez, Atarazanas, Prim, Puente de la Esperanza, Nazareno del Paso, Avenida de Andalucía, Puente de Tetuán, Alameda Principal, Plaza de la Marina, Molina Lario, Postigo de los Abades (rampa entrada Catedral), Patio de los Naranjos.

Boceto del itinerario propuesto.

La premisa es que todas las cofradías pisen la Catedral. Y para que ninguna tenga que pisar calles fuera del circuito planteado, se han establecido un total de 15 puntos de partida, a las que las cofradías deberán acogerse para el inicio de sus estaciones de penitencia. Es decir, muchas de ellas deberán realizar traslados previos para salir de estas sedes provisionales. La mayoría de las afectadas ya han expresado su deseo de que sean traslados públicos, «aunque para ello tengan que hacerlo de madrugada». Los puntos de salida/entrada establecidos son:

  • Museo de la Aduana
  • Casa de hermandad de Estudiantes
  • Casa de hermandad del Santo Sepulcro
  • Casa de hermanad de El Rico
  • Iglesia de Santiago Apóstol
  • Iglesia de San Felipe Neri / Instituto Gaona
  • Capilla de la Paloma
  • Casa de hermandad de Viñeros / Iglesia de las Catalinas
  • Oratorio de las Penas
  • Casa de hermandad de la Sagrada Cena / Instituto de Turismo Andaluz
  • Iglesia de San Juan
  • Casa de hermandad de Mena
  • Casa de hermandad y Basílica de la Esperanza
  • Casa de hermandad de la Expiración
  • Iglesia del Carmen

Dado que la convivencia bajo los varales podría ser foco de contagios, el planteamiento es que las imágenes sean procesionadas en pequeñas andas alternativas, como los tronos de traslado que tienen muchas cofradías. En muchos casos, algunos podrían usarse varios días, en caso de ser necesario. El informe de la reunión subraya que «todos los cortejos procesionales busquen la homogeneidad, es decir, limitar en la medida de lo posible la participación de promesas, autoridades y cuerpos honorarios y todos aquellos enseres que no sean estrictamente necesarios para la procesión; así como la eliminación de las bandas de cabeza». La propuesta aún tiene muchos perfiles por detallar, de hecho, no queda claro si la citada acotación supondría establecer un número clausus de participantes por cortejo, es decir, una posible limitación del derecho de vestir la túnica nazarena a algún hermano.

El próximo 28 de marzo será Domingo de Ramos y esta es una de las opciones que contempla la Agrupación de Cofradías para celebrar la Semana Santa 2021, si la crisis sanitaria no remite. Los 23.800 abonados tendrían su silla garantizada, un aforo que podría doblarse con el nuevo trazado y aún está por estudiar la fórmula de comercialización que se llevaría a cabo.