La ciudad de Córdoba acogió el pasado 12 de octubre, Día de la Hispanidad y de la Virgen del Pilar, un mano a mano muy sonado, no sólo por el cartel en sí (la experiencia y el barroquismo de ‘Morante de la Puebla’ frente a las esperanzas en Juan Ortega) sino también porque sería la única corrida celebrada durante la pandemia en una plaza de Primera Categoría. Además, el festejo se concebía como un homenaje a José Gómez Ortega ‘Gallito’, en el centenario de su muerte. Días antes de la corrida, el propio Morante protagonizó una curiosísima estampa en la que se unían tauromaquia, fe y tradición: el torero,  vestido de corto y a caballo, fue a pedirle su protección al Cristo de los Faroles, insigne imagen de la ciudad califal y que se alza en medio de unas plazas andaluzas más fotografiadas, la Plaza de Capuchinos. Se vio al matador postrado de rodillas ante el Cristo de los Desagravios y Misericordia (que es en realidad su verdadera advocación) y con los brazos en cruz solicitaba al crucificado sus bendiciones. Aprovechando su visita al enclave, no faltó a su cita con la Virgen de los Dolores, una de las grandes devociones de Córdoba, que recibe culto en la iglesia de San Jacinto. Otro detalle de veneración: tal y como publicó la propia empresa que gestiona el Coso de los Califas, ‘Lances de Futuro’, la decoración floral de la corrida de la Hispanidad ya está a los pies de la citada Virgen “en agradecimiento por su ayuda y protección”.

En una entrevista publicada por el Diario ABC el 11 de octubre, firmada por Víctor Molino, al ser preguntado por este hecho, el diestro cigarrero respondió: “Cuando se llega a los sitios hay que acercarse a los emblemas de la tierra. En mi caso, que soy cristiano quise pedirle a Dios ahí. Es uno de los lugares más identitarios de esa ciudad. Quería pedir para que todo salga bien en la corrida del mañana. Quería estar cerca de Dios en ese lugar único”.

Nota: Según crónicas y aficionados, ‘Morante de la Puebla’ realizó ante el quinto toro de la tarde la que muchos han calificado como de las mejores faenas, si no la mejor, de la ‘Temporada Covid’. Lo hizo a los sones de ‘Suspiros de España’ .

Archivado en: Córdoba, Toros.