Ya lo hizo el Santísimo Sacramento en las procesiones claustrales que tuvieron lugar en varias parroquias por la Solemnidad del Corpus. Ahora son ya imágenes las que se han mecido de manera pública, aunque sean bajo las naves de sus sedes en la capital malagueña.

El pasado 1 de noviembre la agrupación parroquial del Carmen Doloroso, en Pedregalejo, y la Archicofradía del Carmen de El Perchel celebraron sus anuales rosarios de ánimas en la Solemnidad de Todos los Santos, víspera de la conmemoración de los Fieles Difuntos.

El Carmen de El Perchel pasando por su camarín. (@carmenperchel)

Al no poder hacerlo por las calles de la feligresía a causa de la pandemia que vivimos, ambas corporaciones optaron por entronizar sus titulares en andas y recorrer las naves laterales de sus respectivas sedes canónicas mientras los fieles se iban repartiendo por el interior del templo, procurando salvar la debida distancia interpersonal.

En la parroquia del Corpus Christi de Pedregalejo, la Virgen del Carmen Doloroso discurrió en andas de mano por las amplias naves laterales del templo, haciendo estaciones ante la imagen de Jesús del Dulce Nombre, de la propia corporación, y de la Virgen del Carmen que cada 16 de julio sale en procesión y que permanecía expuesta a los pies de su retablo para la ocasión.

La Virgen del Carmen Doloroso, ante la puerta principal de la parroquia del Corpus Christi. (@carmendoloroso)

En la parroquia del Carmen, en el barrio de El Perchel, la titular del templo presidió en unas andas, a hombros de sus hermanos, los cinco misterios del rosario que se fueron rezando a lo largo de las naves del antiguo convento carmelita. Una de las estaciones se rezó ante la capilla de la Cofradía de la Misericordia y otra, ante los columbarios parroquiales.