El culto continúa igual. Aforo limitado según el grado y fase en que se encuentre cada población, pero no los templos no cerrarán necesariamente a las seis de la tarde pues, según cita el Obispado de Málaga en su nota aclaratoria, “la limitación horaria de las 18.00 horas no hace referencia alguna a los lugares de culto. Esto es obvio al no tratarse la libertad religiosa de un ‘servicio o establecimiento’”, que es a lo que alude la Orden de 8 de noviembre de 2020 emitida por el gobierno andaluz.

Así las cosas, desde la Iglesia de Málaga especifican que puede mantenerse la celebración de misas vespertinas, si bien indican que el horario de cierre del templo no puede superar las 21.30 horas, para facilitar el retorno de los fieles a sus casas. Esto en la práctica no implica apenas variación, pues extraño es el caso de un templo en toda la Diócesis que cierre sus puertas después de esa hora, si es que lo hay.

En fase 3, con 50% de aforo se ha encontrado esta semana la capital, el Valle del Guadalhorce y los pueblos de la Axarquía y Sierra de las Nieves más próximos

En cuanto al aforo, éste se debate entre el cincuenta y el treinta por ciento, en función del nivel en que se encuentre la localidad dentro del grado 1 de confinamiento perimetral en que se halla todo el territorio andaluz en la actualidad.

Por ejemplo, durante esta primera semana, el aforo ha podido ser de la mitad en las localidades que se hallan en fase 3: Málaga capital, Rincón de la Victoria, Moclinejo, Totalán y Macharaviaya en la Axarquía; hasta Ardales, Álora y Almogía por el norte; así como todo el Valle del Guadalhorce y algunos municipios de la Sierra de las Nieves, llegando al límite por el oeste en Casarabonela, Yunquera, Tolox y Monda. El resto de la provincia, al encontrarse en fase 4, ha tenido que reducir su aforo al treinta por ciento. Consulta el Mapa Covid desarrollado por la Junta de Andalucía.

Mensaje para sacerdotes

Se da la circunstancia de que numerosos párrocos atienden varias localidades a la vez. Y en alguno de los casos, hasta con un escalón entre ellas en lo que a fases de confinamiento se refiere, como es el caso del sacerdote que atiende las feligresías de Yunquera y El Burgo, en fase 3 y 4 respectivamente. Más allá de la anécdota, para todos los religiosos que atiendan en más de un municipio, el Obispado expresa que “deben ponerse en contacto con la Secretaría General a fin de que pueda emitir el correspondiente Certificado en función de la encomienda pastoral”.