Málaga mantiene cerrada toda actividad no esencial desde el pasado 3 de febrero, tras superar el umbral de los 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes. Estas restricciones del Nivel 4 de alerta decretado por la Junta de Andalucía deben mantenerse al menos 14 días, es decir, hasta el próximo 17 de febrero, que será Miércoles de Ceniza. En este contexto de incertidumbre, y a la espera de que la situación sanitaria mejora, algunas cofradías con cultos a la vista optan por retrasar sus celebraciones de Regla para más avanzada la Cuaresma.

Dentro de la nutrida agenda de cultos con la que se inicia cada año la Cuaresma en Málaga, el Ecce Homo, el Dulce Nombre y el Cautivo han decidido retrasar sus celebraciones. Sendas convocatorias se posponen para la segunda semana del tiempo de Cuaresma. Consulta todas las citas actualizadas en la Agenda Cofrade.

Mientras se mantenga el Nivel 4 de alerta por contagio de Covid-19, los templos deben mantener una limitación de su aforo al 30%. Si la situación mejora, en los niveles 2 y 3, los templos podrán albergar hasta el 50% de su aforo. Todos los lunes y jueves, el comité de alertas de salud pública andaluza analiza la tasa de contagios y actualiza las restricciones de los distintos municipios.

El único culto en marcha en Málaga esta última semana de precuaresma es el septenario en honor a Santa María del Monte Calvario, que por cuestiones de aforo se celebra este año en el Santuario de la Victoria, en lugar de la Ermita. El ejercicio de este septenario se realiza de forma semanal los viernes. La Hermandad mantiene la fecha anunciada para el quinario del Cristo Yacente de la Paz y la Unidad, que tendrá lugar del 16 al 20 de febrero, en el propio Santuario. Las imágenes permanecerán en el barrio de la Victoria toda la Cuaresma y regresarán a su ermita para Semana Santa.