El 28 de febrero celebramos el Día de Andalucía en conmemoración del referéndum llevado a cabo en 1980 para consultar a los ciudadanos si era preciso iniciar el proceso autonómico. Es la fiesta regional oficial, si bien existe un segundo día sentimental de Andalucía: el 4 de diciembre, ya que ese día de 1977 se celebraron masivas manifestaciones en todo el territorio clamando por la autonomía. Esta fecha, además, cuenta con la nota trágica del asesinato del malagueño Manuel José García Caparrós en la esquina de la Alameda de Colón con el Puente de Tetuán, junto a la calle que hoy lleva su nombre.

En estas cercanías del 28F, es habitual que vuelva a la memoria, a los colegios y también a los actos oficiales el himno de Andalucía: una melodía y letra oficiales desde 1933, y estrenado en julio de 1936.

Pero la música tiene un origen mucho más ancestral, incierto… y religioso. Se trata de un himno eucarístico: el Santo Dios, una plegaria que Blas Infante escuchó por primera vez cuando cursaba entre 1896 y 1899 el bachillerato en las Escuelas Pías de Archidona, institución que permaneció en esta ciudad hasta 1950.

Se da la circunstancia de que el órgano en el que probablemente el Padre de la Patria Andaluza oyera esta melodía se encuentra desde 1952 en Granada: en la escolapia iglesia de San José de Calasanz, al marcharse la comunidad de aquella localidad malagueña. La pieza fue construida por el organero de la Catedral de Málaga, Ramón Pérez Molina, en 1873.

El himno Santo Dios, que también se cantaba por parte de los segadores en campos de zonas muy dispares de Andalucía, dice así:

“Santo Dios
Santo Fuerte
Santo Inmortal
Líbranos, Señor
de todo mal.

Por la sal de nuestra frente
Danos pan, salud, danos fe
Salva al pueblo que perece
Por tu nombre uno en tres.”

El músico José del Castillo armonizó la melodía y situó el inicio del himno en el estribillo –el Andaluces, levantaos…-.  La trayectoria del Himno fue objeto de una interesante publicación discográfica: Historia sonora del Himno Andaluz, impulsada por la Junta de Andalucía en 2000, con la participación de la Banda Municipal de Granada y del desaparecido sacerdote escolapio Enrique Iniesta Coullaut-Valera (1930-2010).

El verdadero ‘constructor’ del Himno, José del Castillo Díaz (1890-1955), fue un espléndido músico sevillano que sufrió un cruel destierro profesional por razones políticas con la llegada de la dictadura franquista. De hecho, fue destituido en 1939 como director de la Banda Municipal de Sevilla y encarcelado. A pesar de que buena parte de su obra fue destruida por su condición de masón, la base de datos de la web Patrimonio Musical le asigna hasta siete marchas procesionales de las que haya constancia de su existencia, una de ellas grabada: la espléndida ‘Camino del Gólgota’, dedicada a la hispalense Hermandad de la Amargura y recuperada por la banda de la Oliva de Salteras en 2006.

 

El himno andaluz en las procesiones

Otro músico también Castillo de apellido, el muy reputado Manuel Castillo Navarro-Aguilera (1930-2006), Hijo Predilecto de Andalucía desde 1988 y compositor de una única marcha procesional (‘Reina de la Paz’), fue el encargado de firmar la versión oficial del Himno de Andalucía en 1985 que, curiosamente, suena menos que la archiconocida versión que José Albero hizo motu proprio en 1979. De cualquier forma, interpretar esta pieza en las procesiones no está muy generalizado.

La Divina Pastora sale a los sones del Himno de Andalucía. (@divinapastora)

En concreto, en el caso de Málaga, la Virgen de la O de la Hermandad de los Gitanos fue, en los años noventa, la primera en incorporar el himno andaluz a la salida, haciéndolo con la versión de Albero. Posteriormente lo haría la Congregación de la Divina Pastora en su procesión de mayo, aludiendo al origen genuinamente andaluz de esta advocación mariana, y con la versión oficial de Manuel Castillo. En 2019, la Hermandad de la Virgen del Carmen de Huelin también hizo sonar el Himno a su salida.

Es la sevillana Hermandad del Cerro del Águila la que impulsó esta costumbre a la salida de la Virgen de los Dolores cada Martes Santo, desde 1995. En 2018, y en la misma jornada de la Semana Santa, la primera salida de la Virgen de la Salud de la Hermandad de la Agonía de Córdoba también la hizo a los sones del himno de los andaluces.