Málaga consigue situar su tasa de contagio de Covid-19 por debajo de 250 (el jueves se encontraba en 221,6) y pasa de una situación de riesgo extremo a otra de riesgo alto, desde este segundo fin de semana de Cuaresma. Esto significa que los templos podrán recuperar parte de su aforo, pues su ocupación ya no tendrá que recudirse al 30% del total, sino que se podrán ocupar al 50% tras abandonar el nivel de alerta 4 y pasar al nivel 3 grado 1. Oficialmente, las medidas están en vigor desde las 24.00 horas de este viernes, 26 de febrero.

Las buenas noticias son extensibles a gran parte de la provincia malagueña y del territorio andaluz en general. Un total de once municipios de Málaga dejan el cierre perimetral. De este modo, sólo tres localidades quedarán con restricciones de movilidad ya que Árchez y Benaoján, aunque recuperarán su actividad no esencial, seguirán confinadas junto con Montejaque. En Andalucía, sólo siete de las 29 grandes ciudades de más de 50.000 habitantes –El Ejido (Almería), Marbella (Málaga), Algeciras (Cádiz), Utrera (Sevilla), Estepona (Málaga), Almería y Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)- registraron este viernes 26 de febrero una tasa de incidencia de coronavirus Covid-19 por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días superior a 250 catalogada como riesgo extremo, nueve menos que la víspera.

Archivado en: Coronavirus, Cuaresma.